Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La revolución de color en Cuba como señal de la reactivación de la próxima fase de guerras interminables

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



[Nota del editor: Joaquín Flores explica por qué es inútil intentar comprender las protestas en Cuba como una extensión del conflicto entre socialismo y capitalismo. Lo que estamos viendo hoy en día en Cuba, es el inicio de una nueva ola de esfuerzos de las élites occidentales para fomentar la desestabilización global y las guerras interminables, en este caso a través de un conflicto que cumple con todas las características de una revolución de color.]

 

 

Por Joaquín Flores

Si uno cree que las protestas en Cuba pueden explicarse dentro de la rúbrica de los sistemas económicos del siglo XX, y luego intenta extraer algunas grandes verdades sobre el socialismo frente al capitalismo, entonces está mal informado. Lo que ocurre en Cuba se trata de tecnocracia, de revolución de color y de las guerras interminables.

Los acontecimientos en Cuba fueron causados por el colapso económico escenificado dirigido por el FMI bajo la asesoría del Foro Económico Mundial, bajo el pretexto de paros en las líneas de suministro y cierres económicos para combatir el Covid-19. El conflicto socioeconómico que provoca una crisis impuesta de este tipo es un arma para desestabilizar “regímenes” con el fin de promover la agenda hegemónica de la oligarquía (ciertamente dividida) que gobierna el Occidente global. Ya vimos esto en 2008 con la crisis y el colapso, y cómo esto se convirtió en un arma para crear un proceso de desestabilización conocido como la Primavera Árabe.

Los planificadores implicados son planificadores a largo plazo, habiendo trascendido las limitaciones trimestrales del antiguo sistema de mercado. La nueva tecnocracia que emerge es simplemente capaz de utilizar las manipulaciones friedmanianas para mantener el sistema a flote hasta que la ley del valor sea totalmente transcendida a través de la automatización. Esa era la concepción cripto-marxiana de la economía promovida por Maynard Keynes.

Al igual que Cuba se aleja del socialismo y se integra más en los mercados globales, el FMI se mueve abiertamente para acabar con el sistema de mercado global y avanzar hacia un nuevo tipo de orden totalitario que algunos críticos han comparado con el comunismo.

Los cubanos protestan contra los mandatos de las máscaras y los cierres que han perjudicado el modo de vida de la población. Protestan contra el modo en que el gobierno ha privilegiado a los que tienen cuentas en dólares y pueden comprar en las tiendas de dólares sancionadas por el Estado. Por lo tanto, los que no tienen familias en el extranjero que envíen dólares son los más afectados. Esto va en contra de toda la narrativa de Cuba y su diáspora gusana. Cuba produce su propia vacuna, que no es una vacuna experimental de ARNm. A Estados Unidos le gustaría mucho forzar una concesión a Cuba para que acepte la vacuna de ARNm. Tal vez la población cubana de 11 millones de personas sea demasiado alta.

Los argumentos de las noticias falsas de que los cubanos están protestando por la falta de vacunas es una mentira. Supimos que los temas de conversación transatlánticos formaban parte del esquema de Color el año pasado en Bielorrusia cuando se nos dijo que los manifestantes se levantaron para oponerse al enfoque indiferente de Lukashenko ante la plandemia. Lukashenko, a su vez, reveló que había rechazado una oferta del FMI de 980 millones de dólares para jugar el partido de la muerte.

 

Esto es una Revolución de Color

Cualquiera que, como Tom Fowdy para RT, escriba que es prematuro decir que no hay señales claras de una Revolución de Colores, probablemente sólo lo dice porque no sabe realmente cuáles son esas señales.

Probablemente abordan esa cuestión en términos de forense in situ: identificar que un determinado líder de la protesta es en realidad un empleado del departamento de Estado o de la ONG de Soros de alguna manera.

Sin embargo, aquellos que entienden cuáles son los signos, saben que los signos de una Revolución de Colores están ciertamente ahí. Pero para entender esto se requiere una visión larga y amplia de la interacción entre las crisis económicas escenificadas y la previsible agitación que crean en ciertos países.

Porque la agitación y las protestas son casi predecibles incluso para OXFAM, una vez que el precio del índice alimentario de la FAO supere los 210 aproximadamente (en los ratios de 2012). Entonces, se convierte en una cuestión de qué países las instituciones crediticias mundiales consideran dignos de pedir préstamos para subvencionar contra el precio de los alimentos recién inflado, o qué países las empresas de producción de alimentos ven de manera indulgente.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Como escribió OXFAM en 2012 “Aunque la preocupación por los altos precios de los alimentos tiene que ver sobre todo con la propagación del hambre y la pobreza, los altos precios de los alimentos también están fuertemente correlacionados con la inestabilidad política e históricamente han sido un catalizador para las protestas masivas en los países donde la legitimidad ya se tambalea”. Una investigación realizada por el Instituto de Ciencia y Sociedad de Nueva Inglaterra ha identificado “un umbral global de precios de los alimentos para los disturbios”.

Desde 2007, los disturbios por alimentos han estallado en más de 60 países y se han producido con mayor frecuencia durante períodos de precios récord de los alimentos, como en 2008, cuando estallaron disturbios por alimentos desde Europa hasta el Pacífico Sur. El índice de precios de los alimentos de la FAO cruzó el umbral de 210, por primera vez, en febrero de 2008″.

¿Es necesario volver a mencionar que las crisis económicas mundiales se escenifican? Seguramente, hay problemas estructurales, a grandes rasgos, en todo el sistema neokeynesiano construido en gran parte a partir de las ideas de Milton Friedman. Por lo tanto, hay que aclarar que si bien el momento de estas crisis económicas está planificado, también están destinadas a suceder. Pero el momento exacto en que ocurren, y el sentido de las mismas, probablemente conmocionarían y confundirían, y luego desmoralizarían a cualquiera que tuviera una comprensión ingenua de la política mundial. Verán, el objetivo de las crisis económicas planificadas es la redistribución de la riqueza hacia arriba. Todas las empresas, excepto un puñado de ganadores elegidos por el Estado al estilo “zaibatsu”, deben absorber sus propias pérdidas. Esto es corporativismo 101.

Milton Friedman (31 de julio de 1912 – 16 de noviembre de 2006) Economista y estadístico estadounidense que recibió el Premio Nobel de Economía en 1976

Cada crisis de mercado está estructuralmente predeterminada, ya que las burbujas que las definen crecen hasta cierto punto. Pero es una decisión que se toma para “hacer estallar la burbuja” en un momento particularmente más fortuito en lugar de otro momento, dado que habría que hacerla estallar tarde o temprano. Se trata, pues, de características propias de la estructura, pero también planificadas.

Entender las revoluciones de colores requiere comprender este fenómeno. En 2008, los rescates masivos a los bancos mediante la devaluación de la moneda, condujeron a una estrategia geopolítica por parte del Estado profundo estadounidense para comprar y acaparar los mercados de productos perecederos, especialmente aquellos mercados y empresas que dirigían sus energías hacia Turquía, el mundo árabe e Irán. Esto provocó conflictos en la región del Magreb, Egipto y Siria, un aumento de los problemas en el Iraq ocupado y un impulso al movimiento verde en Irán.

 

La crisis en Cuba

Una mayor desestabilización en Cuba será una parte enorme en una próxima desestabilización global, por lo que hay que oponerse a ella. Esto es así, incluso contemplando las razonables quejas de los manifestantes reales, que a su vez no son las mismas que las demandas sorosianas puestas en boca de los manifestantes anónimos por los medios de comunicación globalistas.

Una crisis inflacionaria ha golpeado a Cuba debido a la respuesta política escenificada a Covid, destinada precisamente a provocar crisis inflacionarias a nivel mundial. La industria del turismo ha recibido el mayor golpe. Los alimentos y otros productos perecederos similares son inasequibles para muchos que no tienen acceso a cuentas en dólares. En el sector privado hay favoritos elegidos por el Estado (como ocurre en todas partes), así como burócratas del Partido Comunista que parecen no verse afectados por las mismas condiciones que los manifestantes les acusan de provocar. Esto parece razonable: a la hora de buscar a quién culpar de un problema, hay que mirar a los que se están liando.

Los temas que afectan a Cuba son el aislamiento y la soberanía, frente a la integración y la dependencia. Desde el colapso de la URSS, de la que Cuba dependía para obtener subvenciones masivas, Cuba ha tenido periodos de ascenso y descenso mientras lucha por equilibrar estas dos cuestiones. Cuba es una nación insular con sólo 11 millones de habitantes, por lo que no puede haber una verdadera soberanía sin el alto precio del aislamiento, ni tampoco puede haber una integración en el sistema globalista sin convertirse en un estado dependiente.

Es un aprieto muy duro, porque el Aparato Ideológico del Estado de Cuba es su propia variante del marxismo-leninismo, y esto significa que no importa lo realmente integrada y dependiente que esté o se esté convirtiendo Cuba, debe utilizar las páginas del Granma para polemizar declarando que Cuba es más soberana y estable que nunca. A la inversa, cada innegable período de crisis debe ser achacado a los mismos sistemas socioeconómicos de gobernanza global en los que Cuba se apoya en parte para su propia legitimidad.

El problema entonces es cuando la gente realmente cree esta propaganda estatal, o cuando la gente se ve obligada a proclamar abiertamente una verdad pública que sabe personalmente que es una mentira. Porque en lugar de que el público entienda que Cuba ha perdido gran parte de su soberanía en su proceso de dolarización de gran parte de su economía, (y que las maquinaciones de los actores extranjeros, el FMI, el colapso planificado y escenificado de la economía especulativa mundial en la que Cuba está integrada, es una gran parte de los problemas actuales de Cuba) la culpa la pone el público directamente a los pies del gobierno de un estado nominalmente soberano.

Todo un aprieto. Como el gobierno no puede decir la verdad, debe asumir la culpa. O hacer lo que ha hecho (y lo ha hecho sin vergüenza por provocar incredulidad), y afirmar que toda la protesta es una provocación extranjera.

El gobierno cubano y sus funcionarios sinecuras deben declarar siempre que cualquier queja popular expresada en masa es siempre, en el fondo, obra de operaciones de inteligencia extranjeras “imperialistas” empeñadas en una estrategia de desestabilización.

Sin embargo, es más probable que esas acusaciones de complots extranjeros sean ciertas que no.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Otro problema, y esto es algo en lo que el gobierno cubano tiene que poner remedio, es el tema de las cuentas en dólares.

Los que tienen cuentas en dólares se ven tremendamente menos afectados por la crisis de inflación de los productos perecederos en Cuba. Pero esos depósitos sólo son posibles por tener seres queridos que han salido de Cuba hacia los Estados Unidos. Así que los que han “traicionado” a la revolución son los que pueden ayudar a los que están en Cuba. Los que en Cuba viven mejor no son los que han sido leales al proyecto de socialismo de Cuba, salvo una pequeña capa de burócratas y chivatos profesionales, sino que son los familiares de esos gusanos en Florida y el resto de EEUU que se han ido a pastos más verdes.

¿Qué tipo de mensaje envía eso? Esto debilita enormemente la legitimidad del gobierno, porque los plebeyos que defienden el sistema cubano quedan como tontos. Cuando esta capa se une a un movimiento de protesta, el gobierno tiene los días contados.

 

Cuba – Entre la espada y la pared

Los esquemas de la Revolución de Colores no pueden funcionar a menos que existan agravios reales compartidos por grandes segmentos de la población.

Yendo más allá, esos agravios reales existentes hoy en día, (mientras que componen otros más antiguos de los que el gobierno cubano debe dar cuenta), están directamente causados por la decisión del FMI de detener el capitalismo global durante algún tiempo.

Es muy difícil para un gobierno nominalmente soberano contar una historia Thatcheriana de “TINA” – no hay alternativa. Cuba carece de alternativas, salvo seguir el camino de los jemeres rojos o el del laissez-faire. Ha elegido un camino intermedio.

Esto realmente toca un problema muy grande al que se enfrenta Cuba: su decisión civilizatoria de poner su legitimidad en manos de organizaciones internacionales relacionadas con la gobernanza global. Cuba se esfuerza por mostrar a sus propios ciudadanos, y quizás en segundo lugar a EE.UU., que el resto del mundo y especialmente la sopa de letras de la ONU de agencias y organizaciones, reconocen cualquier número de éxitos que Cuba promueve haber logrado. A saber, al menos dentro de la rúbrica de esos sistemas de contabilidad, Cuba tiene un caso decente.

Así que surge un problema cuando este mismo sistema de gobernanza global, bajo el pretexto de luchar contra el Covid-19, instruye a varios países a cometer un seppuku ritual en el altar de la salud mundial para preservar este estatus y estas relaciones con el comercio global y la gobernanza global.

¿Y cómo? El hemisferio occidental está controlado casi por completo por el FMI y los sistemas bancarios mundiales. Cuba existe en algún mundo de “daño útil”, si no a través de los Estados Unidos debido a las sanciones, entonces a través de los mismos bancos en sus encarnaciones transatlánticas a través de Europa.

Dado que entendemos que la OMS está efectivamente controlada por aliados del Foro Económico Mundial como Bill Gates, que a su vez es el think-tank del FMI; y dado que el FMI incluye en sus estatutos y requisitos que los países en una época de pandemia global declarada por la OMS deben tomar las medidas proscritas para combatirla, entonces entendemos lo que hemos visto como un fenómeno global.

Sólo un puñado de líderes, varios en África, en Haití y en Bielorrusia, han desafiado abiertamente estas disposiciones. Y de ellos, todos han sido eliminados desde entonces, excepto Lukashenko en Bielorrusia, que sin duda disfruta de algunas disposiciones de seguridad de la Federación Rusa.

El Observatorio de la Complejidad Económica (OEC) explica que en 2019, “las principales exportaciones de Cuba son Tabaco en Rollo (287M$), Azúcar Crudo (211M$), Matas de Níquel (134M$), Licor Duro (97. 3M), y Mineral de Zinc ($78.4M), exportando principalmente a China ($461M), España ($127M), Holanda ($65.5M), Alemania ($64.7M), y Chipre ($48.9M).

Las principales importaciones de Cuba son la carne de aves de corral (286 millones de dólares), el trigo (181 millones de dólares), la harina de soja (167 millones de dólares), el maíz (146 millones de dólares) y la leche concentrada (136 millones de dólares), importando en su mayoría de España (1.01B), China (790 millones de dólares), Italia (327 millones de dólares), Canadá (285 millones de dólares) y Rusia (285 millones de dólares)”.

Por lo tanto, Cuba fue colocada en una pinza. Perdió masivamente por la plandemia mundial y la restricción de las líneas de suministro, el acceso restringido a las importaciones, la pérdida del turismo. El acatamiento de otros países a la implosión económica ordenada por el FMI redujo la demanda de las exportaciones cubanas y perjudicó también al turismo.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Pero para mantener su propia relación con el FMI y también siguiendo la narrativa global de la Internacional Socialista (2ª Internacional), (una asociación socialdemócrata de gobiernos y partidos políticos impulsada por la UE), siguió el componente “solidario” de la política de woke que se ve en el enmascaramiento de “haz tu parte” y los bloqueos.

Pero los perjudicados por los cierres fueron los cubanos de a pie, no los funcionarios del gobierno o los que tienen cuentas en dólares. Así que la reacción que vemos hoy es predecible.

 

Conclusión

No puede haber ninguna duda: La crisis actual de Cuba no es el resultado directo de su propia mala gestión económica, sino de la demolición escenificada de las finanzas, el comercio mundial y las líneas de suministro utilizando la pandemia de Covid como pretexto. Sin embargo, una serie de decisiones sociales y políticas de los dirigentes cubanos han agravado sin duda el impacto de la crisis y han envalentonado a los manifestantes.

Lo que los ciudadanos de los países del primer mundo han visto como un “rebote bursátil” basado en rescates del tipo “demasiado grande para fracasar” (socialismo para los ricos), sólo es posible mientras ese dinero se mantenga en los libros pero no se gaste realmente, de ahí los cierres. Al menos no se gastan de manera que esta liquidez circule naturalmente en la economía. Ya que tal velocidad de los dineros, basada en una degradación tan extrema de la moneda, conduciría a la mayor crisis inflacionaria de la historia del hombre en la tierra.

En los países productores de materias primas, como Cuba, eso ha significado una penuria triplicada. El objetivo de los centros del capital financiero ha sido hacer algo parecido a la Primavera Árabe, sólo que más.

Al mismo tiempo, la postura defensiva y acusadora del gobierno cubano es una mala óptica y una mala política. Necesita comprometerse mejor con los manifestantes y validar alguna parte de sus quejas. Señalar con el dedo al Tío Sam es una sordera y sólo sirve para satisfacer a un único grupo demográfico en Cuba.

Hoy en día, sólo estamos viendo el comienzo de una nueva ola de esfuerzos de desestabilización global, de guerras interminables. Pero ahora los gobiernos han preparado a las poblaciones civiles para estas guerras bajo el pretexto de cierres interminables debido a una misteriosa enfermedad. El derecho a la protesta, las huelgas y el contacto social básico necesario para organizarlas pueden ser revocados por mandato instantáneo, ya que siempre se descubrirá invariablemente alguna nueva variante de Covid. Esta es la mayor amenaza a la que se enfrenta la humanidad desde la Segunda Guerra Mundial, pero además de las campañas de desestabilización, es el telón de fondo de un gambito de guerra de clases de la oligarquía contra la gente corriente. Hay que entender a Cuba desde esta perspectiva, y aunque necesita un mejor enfoque para gestionar la narrativa de Covid y escuchar a su pueblo, hay que oponerse a la intromisión extranjera en sus asuntos.

 

La corporación jesuita Castro de Cuba

 

 

Fuente:

Joaquín Flores, en Strategic Culture Foundation: Cuba and Color Revolution: A Cautionary Tale of the Next Phase of Forever-War.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Actores

  Por Mente Alternativa Circula en las redes sociales una imagen que muestra la línea genealógica del amigo del Príncipe Carlos de Gales y...

Ciencia y Tecnología

La fundación de investigación médica más rica del mundo, el Wellcome Trust británico, se ha asociado con un par de antiguos directores de DARPA...

Contenidos

Por The Daily Expose El Foro Económico Mundial ha desempeñado un papel más importante durante los últimos quince meses de lo que muchos de...

Contenidos

[Nota del editor: La existencia de la Red de Control Corporativo Global (o Cártel Bancario Internacional), también conocida como el Cártel Bancario global, fue...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon