Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La OTAN global quiere ‘despotenciar’ la economía transatlántica; el Instituto Schiller se moviliza para la reorganización por bancarrota a nivel mundial

Por Executive Intelligence Review

Tanto en Bruselas como en Washington, las principales naciones de la OTAN, junto con la Gran Bretaña Global, emitieron ayer más compromisos dementes para “despotenciar” sus economías en nombre de la lucha contra Rusia, todo ello mientras arman y destruyen Ucrania, incitan a Taiwán contra China, y amenazan con una guerra mundial.

La Unión Europea (UE) aprobó el 30 de mayo por la noche, en su reunión de dos días de jefes de Estado, su sexta ronda de sanciones contra Rusia, cuyo eje principal es la prohibición parcial de las importaciones de petróleo procedentes de Rusia, con la prohibición de cualquier embarque de petróleo que llegue por barco ruso, y la fijación de un plazo de seis meses para el petróleo por oleoducto, salvo una exención para Hungría, que se opuso rotundamente y seguirá recibiendo petróleo ruso a través del oleoducto de la Amistad. Además, tres bancos rusos, incluido el mayor prestamista, Sberbank, fueron expulsados de SWIFT, así como otras sanciones personales punitivas.

Europa ya tiene escasez de electricidad y de combustible, debido a los años de reducción de su plataforma de producción de energía básica, en especial por el afán de convertirse a las “energías verdes” contra los combustibles fósiles, por lo que este último ataque económico dirigido contra Rusia, en realidad golpea con más fuerza a la población nacional de Europa.

Sin embargo, la presidente de la Comisión Europea (CE), Úrsula von der Leyen, pronunció el 31 de mayo un discurso exultante en la clausura de la cumbre de la UE, en el que proclamó que la UE se ha comprometido a “repotenciar” a Europa. Dijo que se van a realizar “enormes inversiones en energía renovable”, el mismísimo cambio descendente a una energía poco fiable e insuficiente que forma parte de la desintegración hiperinflacionaria que ya se está produciendo en la economía. La tasa de inflación de mayo fue del 8,1% en Europa en términos interanuales, y muchos sectores y regiones experimentan una inflación del 30% en determinados costos, y una escasez absoluta de productos de primera necesidad.

En Washington, el Presidente Biden proclamó nuevas medidas ejecutivas en torno a la inflación en Estados Unidos, que para el mes de abril mostró unos precios globales un 8,5% superiores a los de hace un año. Hizo un gran alboroto de la reunión en la Casa Blanca con el presidente del Banco de la Reserva Federal, Jerome Powell, por primera vez en seis meses. El Wall Street Journal del 30 de mayo publicó como su columnista invitado un artículo de Biden, titulado, “Joe Biden: My Plan for Fighting Inflation” (Joe Biden: Mi plan para combatir la inflación), en el que presenta una retórica totalmente retorcida en el que pretende dar un giro positivo a la hiperinflación, y dice que era parte del resultado del estruendo de la economía post-pandémica, y que ahora, la inflación que la acompañó es sólo una transición hacia una economía estable que el gobierno de Biden promete ocasionar. “No me voy a entrometer con la Reserva Federal, pero haré frente a los altos precios mientras guío la transición económica hacia un crecimiento estable y constante”.

Biden enumeró tres puntos: 1) Intervención de la Reserva Federal; 2) la atención del gobierno a un conjunto de problemas diversos, por ejemplo, el sobreprecio de los medicamentos recetados, el sobreprecio del transporte marítimo, el sobreprecio del cuidado de niños y ancianos, etc.; y 3) la reforma fiscal del gobierno para reducir la deuda Federal.

Toda esta incompetencia perversa es lo normal, pero ya no se puede tolerar, como vienen a expresar muchas más naciones y personas. Miren el mentado Marco Económico Indo-Pacífico (IPEF por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, que anunció en Japón personalmente el Presidente Biden a principios de este mes. El destacado estadista, Mahathir Mohamad, ex Primer ministro de Malasia durante 24 años (de 1981 al 2003; y del 2018 al 2020), denunció esta semana que el IPEF no tiene nada de económico, sino que es una estratagema política dirigida en contra de China, y una estratagema peligrosa.

El enfoque sobre qué hacer con la crisis sistémica del moribundo sistema mundial de economía de casinos, pero armado, lo proporciona hoy la recién publicada invitación a la conferencia internacional del Instituto Schiller para el 18 y 19 de junio de este año. La misma se titula, “No puede haber paz sin hacer una reorganización por bancarrota del moribundo sistema financiero transatlántico”.

El comunicado del Instituto Schiller con la invitación destaca que, “En cuanto al colapso económico físico, el Banco de la Reserva Federal ha encabezado un frenético programa mundial de impresión de dinero inorgánico, la mentada ‘Emisión Cuantitativa’, que ha desatado una hiperinflación galopante, que ahora se extiende desde los $1.900 billones de dólares en derivados impagables y otros activos financieros, a los sectores de producción y bienes de consumo de la economía. Como resultado, hay una escasez drástica y creciente de alimentos, energía y otros bienes esenciales para la supervivencia humana…”

¿Qué hacemos? Ya “ha llegado el momento de recurrir a las soluciones programáticas que aportó Lyndon LaRouche, para llevar a cabo una exitosa reorganización por bancarrota de ese sistema moribundo [el sistema de libre comercio y tipos de cambio flotantes de la City de Londres y Wall Street], y sustituirlo por una nueva arquitectura internacional de seguridad y desarrollo construida sobre el mismo pilar filosófico del arte de gobernar que dio origen a la Paz de Westfalia en 1648…”

Lee la invitación completa a la conferencia: [https://es-schillerinstitute.nationbuilder.com/evento_18_19_06_2022]

Por favor corre la voz e invita a otras personas.

 

Rusia y China le dijeron ‘no’ al Great Reset: Occidente oculta la verdad sobre la integración euroasiática

 

Fuente:

Executive Intelligence Review: La OTAN global quiere “despotenciar” la economía transatlántica; el Instituto Schiller se moviliza para la reorganización por bancarrota a nivel mundial. Editorial EIR 02 junio 2022.

Contenidos

Por Red Voltaire La mayor parte de los expertos militares advierten que las fuerzas armadas ucranianas están al borde del colapso. Las potencias occidentales...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 25 de abril, en un artículo publicado en Weapons and Strategy, el experto en estrategia de seguridad y tecnología, experimentado...

Contenidos

En un artículo publicado por Badlands Media, el historiador Matthew Ehret recuerda cómo, en 1997, el actual presidente de los Estados Unidos y entonces...

Contenidos

En medio de esta incertidumbre, el mundo observa con cautela los movimientos de las potencias mundiales, a la espera de que se desvele el...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram