Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La olvidada alianza judeo-cristiana-musulmana y la Ruta de la Seda de China

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El geoestratega Matthew Ehret, quien en semanas recientes ofreció dos brillantes intervenciones en las sesiones 2 y 6 del Gran Jurado Del Tribunal De La Opinión Pública Para La Investigación Del Coronavirus, ha decidido publicar un artículo esencial para comprender la situación geoestratégica actual, que, sin embargo, algunos podrían considerar polémico debido a que contradice al sector que promueve el mito de que la “malvada mafia jázara” está detrás de todos los problemas del mundo.

 

Por Por Matthew Ehret

Nota para el lector: Este artículo (y capítulo del próximo volumen 3 de Clash of the Two Americas) es la continuación del informe del 4 de febrero “Poniendo en perspectiva la ‘conspiración judía’”, y del anterior “La liga de Cambrai de 1509 y BRI hoy: Cómo NO repetir la historia”, que le aconsejo que lea antes de seguir adelante.

En la actualidad, se está formando una coalición de culturas cristianas, musulmanas y confucianas en torno a una arquitectura financiera y de seguridad alternativa. Estas naciones están dirigidas por estadistas que no están dispuestos a sacrificar sus antiguas civilizaciones en el altar de un moderno culto tecnocrático a Gaia y han desencadenado una gran estrategia dirigida por los Cinco Principios de Coexistencia Pacífica que surgieron en 1954 y dieron origen al movimiento original de los no alineados.

Dado que hay muy pocos ejemplos en la historia del mundo de este tipo de coalición de diversos grupos culturales en torno a un principio común, me gustaría profundizar un poco más en la onda más larga de la historia que da forma a nuestra época actualmente confusa echando un vistazo al olvidado Reino Judío de Khazaria (siglos 7-11 de la era cristiana).

Tomarse el tiempo de investigar esta parte importante de la historia mundial es además importante, ya que la Nueva Ruta de la Seda de China representa actualmente la mayor esperanza de paz entre las distintas creencias y culturas no sólo en Oriente Medio, sino a nivel mundial. Esta no es la primera vez que la Ruta de la Seda marcó la esperanza de una nueva era de la razón entre diversas culturas y, como pronto veremos, el Reino de Khazaria jugó un papel importante en ese esfuerzo que San Agustín llamó Ciudad de Dios hace más de un milenio.

 

Figura 1: La nueva ruta de la seda actual.

Figura 1: La nueva ruta de la seda actual.

 

El misterio de Khazaria en la era moderna

Los lectores normalmente bien informados que frecuentan los medios de comunicación alternativos o bien nunca han oído hablar del reino judío de Khazar que dominó Europa central, el sur de Rusia y el Cáucaso en los siglos VII y X o, SI HAN oído hablar de él, tienden a creer que este reino era la fuente de todo el mal hasta los tiempos modernos. Una especie de Mordor donde los malvados “orcos judíos” violaban, mataban o esclavizaban a cualquiera lo suficientemente estúpido como para aventurarse en su territorio.

Y muchos otros estudiosos de la cultura oficial tienden a negar simplemente toda evidencia de que este reino judío haya existido.

 

Figura 2: El Reino de Khazaria.

Figura 2: El Reino de Khazaria.

 

Me gustaría adoptar un enfoque novedoso sobre este asunto anómalo de Khazaria y el papel más amplio del judaísmo en la historia del mundo. No sólo afirmo que la abundante evidencia nos permite concluir que este reino judío ciertamente existió, sino que toda la evidencia existente apunta al hecho de que era todo lo contrario a un semillero de “judíos asquenazíes malvados” como tantos investigadores perezosos han afirmado. En cambio, este informe intentará demostrar que el reino olvidado no sólo fue un hermoso fenómeno que unió a las tres principales religiones abrahámicas bajo una alianza ecuménica de cooperación durante más de un siglo, sino que también sirvió como piedra angular de las recién renacidas rutas comerciales de la Ruta de la Seda que unían a Asia con Europa a través de la dinastía confuciana Tang (618-912 CE).

 

Figura 3: La antigua Ruta de la Seda con una ruta comercial a través de Rusia.

Figura 3: La antigua Ruta de la Seda con una ruta comercial a través de Rusia.

 

Gran parte del siguiente informe ha sido posible gracias al trabajo pionero del historiador Pierre Beaudry en su libro en línea El principio ecuménico de Carlomagno.

Según una versión primitiva de la doctrina del choque de civilizaciones de Samuel Huntington, el Imperio veneciano y la Iglesia ultramontana, herederos de la oligarquía romana recientemente derrumbada, odiaban el ascenso del Imperio carolingio bajo Carlomagno y las reformas educativas y económicas humanistas agustinianas promulgadas durante el reinado de Carlomagno. Y, lo que es más importante, odiaban las brillantes alianzas que Carlomagno supervisó junto a su copensador Harun al Rashid (califa de la dinastía abasí de Bagdad que gobernó entre 786 y 809 de la era cristiana) y el nuevo rey Bulan de Khazaria, que convirtió su reino al judaísmo a mediados del siglo VIII.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Figura 4: Cuatro grandes líderes ecuménicos (de izquierda a derecha): Carlomagno, Harun al Rashid, el rey Bulan y el emperador Xuanzong.

Figura 4: Cuatro grandes líderes ecuménicos (de izquierda a derecha): Carlomagno, Harun al Rashid, el rey Bulan y el emperador Xuanzong.

 

La conversión turca al judaísmo: El ángulo de China

Khazaria se estableció por primera vez a mediados del siglo VII por el kaganato turco occidental que se había independizado de toda obediencia al imperio matriz turco oriental cuando este último había sido derrotado militarmente por el emperador Taizong de la dinastía Tang de China en el año 643 de la era cristiana. Con la derrota del kaganato occidental, se estableció una importante alianza chino-turca que perduró durante otro siglo.

Con esta victoria de 643, el emperador chino fue nombrado “Tengri Khagan” (Rey Celestial), autoridad suprema sobre todos los turcos. 100 000 turcos emigraron entonces al reino de China, que se había ampliado enormemente, y 10 000 miembros de la élite turca se instalaron en la capital. Las cartas de varios líderes turcos a la corte Tang, hasta el año 741 de la era cristiana, seguían reconociendo a los emperadores chinos como Khagan Celestial.

El confucianismo se extendió eléctricamente por todo el Imperio Turco y los turcos recién independizados del oeste establecieron rápidamente un gobierno centralizado muy desarrollado en Khazaria cuya economía se basaría principalmente en la pesca, y la agricultura. Khazaria se convirtió en una piedra angular de la Ruta de la Seda, con rutas primarias de la Ruta de la Seda de la Estepa que iban de este a oeste por tierra desde el territorio de Uygur en el este hasta el oeste de Crimea y líneas de exportación/importación a lo largo de los ríos Dniéper, Don y Volga que desembocaban en los mares Caspio y Negro. Khazaria también mantenía la vital ruta comercial Norte-Sur a lo largo del Volga desde Escandinavia a través de Rusia Central hasta el Irán islámico y Azerbaiyán. Dado que las guerras de vapor venecianas con el Islam imposibilitaban el comercio mediterráneo, y también hacían inseguro para los cristianos o los comerciantes musulmanes moverse a través de los territorios del otro, esta ruta jazaria era vital y el papel de los judíos indispensable para el comercio.

 

Anomalías de los jázaros judíos

No se puede ignorar el hecho de que Khazaria fue fundada por turcos con un fuerte vínculo con China. Al evaluar este hecho, debemos tener en cuenta tres hechos importantes:

1) Innumerables estudiosos han señalado la fuerte filosofía confuciana incrustada en el Khaganate turco occidental que estableció el Reino de Khazaria antes de la posterior conversión del rey Bulan al judaísmo en algún momento alrededor de 750CE. Aunque eran chamanistas, el principio confuciano del Mandato del Cielo era una creencia fundamental de los turcos jázaros.

2) La presencia de los judíos en China en esta época fue anómala, ya que la primera afluencia de judíos de la que se tiene constancia se produjo en el año 618 de la era cristiana con el inicio de la dinastía Tang. Cuando el emperador Tang resucitó las rutas comerciales de la Ruta de la Seda, que se habían desmoronado tras la caída de la dinastía Han en el año 200, budistas, hindúes, cristianos nestorianos, zoroastrianos, musulmanes y judíos acudieron en masa a China. Esto supuso un soplo de aire fresco especialmente positivo para los judíos, como afirmó el profesor Pan Guang: “Podían conservar sus costumbres y creencias religiosas nativas… En la educación, el trabajo, la compra y venta de tierras, el matrimonio y el derecho a desplazarse, gozaban de los mismos derechos y trato que los chinos Han. Nunca fueron discriminados”.

Esta política tolerante de China contrastaba con la persecución y las conversiones forzadas que se habían desatado en Occidente. Gran parte de esta persecución se debió menos a razones religiosas y más a razones geopolíticas, ya que la conversión al judaísmo del anterior reino judío de Himyaritic en el año 380 CE destruyó los planes de Bizancio de hacerse con el control de Arabia. Oleadas de violencia cayeron sobre los judíos durante esta época y después del colapso de Himyaria en el 525 CE como venganza por resistirse a la hegemonía imperial.

3) El grupo principal en esta fase inicial de las rutas renovadas de la Ruta de la Seda eran los comerciantes judíos radhanitas, originarios de la ciudad de Radhan en Irak. Según el erudito persa al Masudi (896-956), estos comerciantes judíos hablaban árabe, griego, persa, eslavo, español y franco y, según el geógrafo del siglo IX Ibn Khurdabhe, había cuatro rutas comerciales radhanitas que unían Europa con China. El corredor principal y más activo que atravesaba Oriente Medio y llegaba a Europa era la “Ruta de la Seda de la Estepa”, gran parte de la cual estaba bajo la jurisdicción de Khazaria.

 

La alianza ecuménica judía, cristiana, musulmana y confuciana

El historiador árabe del siglo X, Al Masudi, informó en sus Praderas de Oro que los jázaros judíos habían establecido una increíble alianza militar con la dinastía islámica Abbasid, que suministró un ejército de 10.000 soldados musulmanes a los jázaros judíos con la condición de que si algún futuro líder judío declaraba la guerra al Islam, ¡ese ejército lucharía por el Islam! Esta increíble salvaguarda fue un flanco creativo que unió los intereses propios de ambas culturas de manera que hizo casi imposible un conflicto imperial orquestado.

Otro rasgo distintivo de Khazaria era su sistema judicial único que representaba sabiamente las diversas creencias que buscaban refugio en esta tierra judía. Khazaria se había hecho famosa por su tolerancia y apertura (la mayoría de la población era una mezcla de cristianos, musulmanes y paganos, aunque el rey y su corte eran judíos). El historiador persa del siglo X, Abu al-Istakhri, describió el Tribunal Supremo de Justicia de Khazaria, cuyos jueces estaban compuestos por dos cristianos, dos musulmanes, dos judíos y un pagano, declarando “El rey tiene 7 jueces [hukkan] entre judíos, cristianos, musulmanes e idólatras. Cuando el pueblo tiene un pleito, son ellos quienes lo juzgan. Las partes no se dirigen al propio rey, sino a estos jueces”.

La dinastía abasí desempeñó otro papel indispensable en la preservación de la Ruta de la Seda y el renacimiento confuciano junto con su alianza con Khazaria. En un momento decisivo, en el año 755 de la era cristiana, la dinastía Tang se enfrentó a una terrible crisis conocida como la Rebelión de An-Shi, cuando un general renegado, An Lushan, se autoproclamó emperador del Norte, amenazando tanto con una guerra civil como con la disolución de la nueva Ruta de la Seda. El califa al-Mahdi (abuelo del gran Harun al Rashid) envió 4000 soldados musulmanes para ayudar al emperador a sofocar la rebelión, ¡preservando la alianza ecuménica!

Es una lástima que la dinastía Tang nunca pudiera recuperar su prestigio anterior a la Guerra Civil y que la Ruta de la Seda perdiera una valiosa vitalidad justo cuando la alianza cristiano-judía-musulmana estaba alcanzando su cúspide.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

ehret

 

Septimania: la entrada europea en la Ruta de la Seda

Ya hemos señalado muchas alianzas ecuménicas sorprendentes e importantes en torno a un concepto superior de justicia divina y bien común en oposición a las políticas del II Imperio Romano que operaban exclusivamente con tácticas de “dividir para gobernar”. Sin embargo, hemos dejado de lado otra importante alianza creativa que merece ser mencionada.

En el año 751, el Califato Omeya de España perdió un importante territorio llamado Septimania a manos de la nueva dinastía carolingia de un rey franco llamado Pepín el Breve (padre de Carlomagno) que gobernó desde el año 751 al 768. La Septimania, una amplia zona que alberga la estratégica ciudad portuaria de Narbona, contaba con una gran población judía y musulmana con la que Pepín y su hijo se aliaron contra las intrigas de Venecia. Esta zona se convirtió más tarde en una destacada zona renacentista que revivió el estudio de los clásicos griegos, la astronomía, la poesía y la medicina bajo el Renacimiento andaluz siglos después.

En lugar de caer en los conflictos entre judíos y cristianos y musulmanes que la oligarquía hubiera deseado, Pepín llamó a un líder judío de Bagdad descendiente de la Casa de David llamado Natronai al Makhir (725-765) para que se convirtiera en rey de la Septimania, incluso dando a su hija Alda a Makhir como esposa. A su vez, Al Makhir dio en matrimonio a su hija judía al rey Carlomagno como parte de un flanco diplomático contra los belicistas de Roma.

Carlomagno puso fin a la política antijudía dominante en Europa durante siglos e incluso concedió a los judíos derechos de propiedad de la tierra y títulos sin precedentes en esa época. Siempre que Carlomagno o su padre establecieron embajadas diplomáticas con los abasíes musulmanes, los enviados diplomáticos seleccionados fueron siempre judíos. El papa ultramontano Esteban III, que abogaba por una política de “choque de civilizaciones”, atacó la política de Carlomagno en el año 768 de la era cristiana escribiendo al arzobispo Ariberto:

“Los cristianos trabajan las viñas y los campos de estos judíos. Los hombres y mujeres cristianos viven bajo el mismo techo que estos prevaricadores, escuchando su lenguaje blasfemo, noche y día; estos miserables hombres y mujeres siempre tienen que humillarse ante la exhibición denigrante de los perros. ¿Qué comunión tiene la luz con las tinieblas y qué concordia tiene Cristo con Balial?”

Tanto Pepín como Carlomagno ignoraron las numerosas exigencias del Vaticano de renunciar a su programa ecuménico.

El gobierno de la Septimania fue posteriormente dividido por Carlomagno con 1/3 bajo la autoridad del arzobispo Tomás de Normandía, 1/3 bajo el vizconde islámico y 1/3 bajo el gobierno judío poniendo irónicamente un territorio musulmán bajo la protección judía y cristiana.

Esta política de evitar la guerra de forma creativa y de colaborar para ganar, se vinculó a un acuerdo musulmán-cristiano dirigido por Harun al Rashid en el año 800 d.C. cuando dio el control de Tierra Santa a Carlomagno declarando que la tierra del líder cristiano sería protegida por el gobierno musulmán. Según los registros del monje Zacarías, esta entente diplomática fue negociada por el embajador judío de Carlomagno en Bagdad, Isaac de Rachen.

 

La olvidada alianza judeo-cristiana-musulmana y la Ruta de la Seda de China

Figura 6- Julius Köckert, Carlomagno y Haroun al-Rashid,1856.

 

Relacionando esta alianza con el escenario geopolítico internacional, es importante recordar que Narbona/Septimania era el punto clave de entrada de las mercancías de la Ruta de la Seda a Europa, y su temprana caída habría sido devastadora para la causa humanista. Esta alianza ecuménica fue lo suficientemente fuerte como para durar 90 años antes de derrumbarse bajo las posteriores intrigas de Venecia, que había conseguido que los nietos de Carlomagno, de poca monta, cayeran en la guerra civil rompiendo el Imperio Carolingio con el Juramento de Estrasburgo de 842 en regiones conflictivas que más tarde se convertirían en las fronteras de la Europa moderna.

 

El Renacimiento carolingio

Sin entrar en los detalles de las audaces reformas de Pepino y Carlomagno centradas en las infraestructuras (vastas carreteras, puentes sobre el Rin, canales, catedrales y escuelas), su movimiento de monasterios irlandeses y las reformas financieras que hicieron que los financieros privados perdieran el control mientras el gobierno de Carlomagno tomaba el control de la moneda y el crédito… basta por ahora con afirmar que el Renacimiento carolingio se ganó su nombre por las razones correctas. La base filosófica de la capacidad de Carlomagno para romper con el odio antijudío se encontraba en la doctrina del Testigo formulada por San Agustín a principios del siglo V y que afirmaba que los judíos ya no debían ser sacrificados, sino protegidos ya que su propia existencia y adhesión al Antiguo Testamento era un testimonio vivo de la fe cristiana.

El historiador Thomas MacDonald dijo de la doctrina de Agustín “Su posición es que los judíos están bajo una orden divina de protección física, y que no sólo deben ser protegidos, sino que se les debe permitir rendir culto como judíos… Su razón para este punto de vista es denigrante para los judíos, pero también informó siglos de teología e innumerables órdenes de protección de los judíos que vivían en tierras cristianas. Cuando los judíos fueron perseguidos a manos de los cristianos, fue en desafío directo a esta doctrina, y cuando fueron protegidos fue debido a esta influencia.”

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

El renacimiento abasí

En el Islam, la doctrina de Agustín encontró un paralelo en la Doctrina de Dimi, que afirmaba que los musulmanes debían proteger a los judíos porque tenían relación directa con el Dios Único que todas las creencias abrahámicas comparten en común.

También cabe destacar que la dinastía abasí fue conocida, con razón, como la “Edad de Oro islámica”, que inauguró una reforma burocrática, monetaria y educativa paralela bajo el principio confuciano del Mandato del Cielo (es decir, el derecho de un líder a gobernar sólo era válido a través de su obediencia a las leyes de la naturaleza y el bien común). Este era un concepto antioligárquico de gobierno que compartían Carlomagno y el califa al Rashid. Bajo el liderazgo humanista del califa Al Mahdi, su hijo Harun Al Rashid y su nieto Al Mamun, se crearon redes de centros educativos humanistas denominados “Casas de la Sabiduría” que reunían a eruditos musulmanes, cristianos y judíos para traducir obras antiguas del griego y el latín, estudiar astronomía, literatura, medicina e ingeniería. En el año 832 se crearon fábricas de papel en Samarcanda, El Cairo, Damas y Bagdad, aplicando la tecnología china para ampliar el acceso de la humanidad al conocimiento.

 

El Renacimiento chino

En China, la dinastía Tang (618-907) se distinguió desde el principio por ser un refugio ecuménico para todas las culturas y vio afluir a musulmanes, judíos y grandes grupos de cristianos nestorianos que hicieron de China su hogar. Durante los 300 años de gobierno de los Tang, las artes alcanzaron nuevas cotas y el poeta-estado se convirtió en un ideal actualizado, ya que los más grandes poetas y pintores (como Wang Wei, Li Bai y Du Fu) desempeñaron importantes papeles como figuras políticas. La tortura y las penas de muerte casi desaparecen y se construyen escuelas públicas en cantidades récord. Por desgracia, a lo largo de los años se produjeron guerras con los musulmanes, los turcos y los tibetanos, y se produjeron muchas luchas internas que debilitaron la dinastía.

Las evidencias físicas del Reino Khazar fueron casi todas destruidas o suprimidas, dejando muy poca evidencia empírica con la que trabajar para los estudiosos modernos (y dejando mucho espacio para los chismes especulativos dirigidos por activos imperiales británicos como Arthur Koestler o el curandero hombre lagarto David Icke). Por suerte, docenas de eruditos cristianos y musulmanes de los siglos VIII al XII han escrito extensamente sobre su existencia, y algunos de los 250.000 fragmentos descubiertos a finales del siglo XIX en la Geniza de El Cairo se están haciendo públicos por fin, sacando a la luz pruebas directas por primera vez en milenios.

Una pregunta sigue sin respuesta: ¿Por qué terminó el reino jázaro en el siglo X y por qué se destruyeron todas las huellas de esta época dorada entre el confucianismo, el judaísmo, el cristianismo y el islam?

 

La toma de posesión veneciana y el ascenso de los “banqueros judíos

Aquí debemos mirar hacia ese feo centro de pus espiritual: Los herederos de la oligarquía romana que se encuentran en las lagunas de Venecia y el Imperio Bizantino (que pronto se deshizo por los venecianos más salvajes en 1251, como se indica en mi reciente informe La Liga de Cambrai y los BRICS de hoy y la película de 2009 La nueva edad oscura).

Aunque le costó un par de cientos de años de esfuerzo, la oligarquía tuvo finalmente éxito en romper el reino unificado de Carlomagno en facciones beligerantes, y el Imperio Islámico pronto cayó en su propia discordia interna y externa. Finalmente, en 1095, Venecia y el Papado Ultramontano lograron lanzar la primera Cruzada contra el Islam poniendo el mundo patas arriba. Cabe destacar que todas las rutas comerciales establecidas por los judíos renanos fueron lo primero que destruyeron en Europa los cruzados, que luego se apoderaron de esas rutas, utilizando esta infraestructura para librar una guerra de lo más impía.

 

Los primeros usureros en la historia moderna temprana fueron los banqueros papales, no los judíos ni los protestantes

 

Lo que sucedió para causar el debilitamiento y el colapso final de Khazaria bajo las invasiones de Kiev Rus en 969 no está claro. Lo que sí está claro es que las leyes antijudías se impusieron a un ritmo sin precedentes a partir de los siglos XI-XVI de dominio mundial veneciano. A finales del siglo X, los judíos quedaron aislados de Khazaria cuando todas las rutas comerciales de este a oeste fueron tomadas por Génova y Venecia. Aunque otras naciones no tardaron en seguir su ejemplo, Venecia fue la primera en prohibir a los judíos todo tipo de comercio internacional, ya que el Senado veneciano aprobó una ley en el año 945 de la era cristiana que prohibía a cualquier barco con destino a Asia llevar a un judío. Pronto se promulgaron leyes en toda Europa siguiendo la dirección de Venecia, que prohibían a los judíos poseer tierras, formar parte de gremios de tejedores, tintoreros, carpinteros o herreros, o ser propietarios de empresas comerciales. Otras leyes, como las Assize Laws inglesas de 1181, prohibían a los judíos poseer armas, servir en el ejército o incluso dedicarse a la agricultura.

La palabra “gueto” comenzó también en Venecia, ya que los judíos fueron relegados a un pequeño barrio llamado gueto y fueron excluidos de cualquier forma normal de profesión, siendo obligados a comerciar con trapos viejos, a empeñar o a prestar dinero para familias oligárquicas (nominalmente) cristianas que los utilizaban como sirvientes de HofJuden.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El historiador Cecil Roth abordó esta devastadora situación diciendo: “La situación habría sido imposible de no ser por la presencia del judío, que, precisamente al verse excluido de otros métodos de ganarse la vida, se vio obligado a ejercer esta profesión tan poco honrosa. Los capitalistas no judíos prestaban a los reyes y a los magnates, bajo la cobertura de diversos artificios (como hacer la fianza por una cantidad mayor que la suma prestada, o llamar eufemísticamente a los intereses con otro nombre). Las ramas más abiertas, menos lucrativas y más impopulares de la profesión, como el préstamo en prenda por un corto período al artesano y al comerciante, fueron obligadas a los judíos. ”

“En Venecia, por ejemplo, hasta finales del siglo XVIII, la comunidad judía sólo era tolerada con la condición expresa de que mantuviera en el gueto cuatro bancos de préstamos (un término más educado para referirse a los establecimientos de venta de empeños)… Las únicas otras profesiones legalmente permitidas allí eran el comercio de ropa vieja y el comercio de exportación al por mayor hacia el Levante, que no competían con los comerciantes cristianos. Lo mismo ocurría en las ciudades de tierra firme. Esta ignominiosa condición de las cosas se imponía con severidad, y cualquier intento por parte de los judíos de ampliar su estatus económico, o de situarlo en un plano ligeramente más digno, era sistemáticamente bloqueado”.

Esto abre la puerta a nuestra siguiente entrega, que introducirá una nueva perspectiva del Mercader de Venecia y Otelo de Shakespeare. También prepara el escenario para el papel de Venecia como el verdadero centro del mal en la historia del mundo, que surgió como una potencia global en la estela del colapsado Imperio Romano.

Matthew Ehret es redactor jefe de la revista Canadian Patriot Review y profesor de la Universidad Americana de Moscú. Es autor de la serie de libros “Untold History of Canada” y Clash of the Two Americas. En 2019 cofundó la Fundación Rising Tide , con sede en Montreal.

 

El Apóstol San Pablo, creación literaria de los sacerdotes judíos de Serapis

 

Fuente:

Matthew Ehret: The Forgotten Jewish-Christian-Muslim Alliance and China’s Silk Road.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Por Executive Intelligence Review Uno tras otro, los Presidentes y Primeros ministros de las 13 naciones invitadas a participar en la cumbre “BRICS Plus”...

Contenidos

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, admitió recientemente algo que ya sabíamos: “La OTAN se ha venido preparando para una confrontación con...

Contenidos

Además de Irán y Argentina, hay más naciones interesadas en pertenecer a los BRICS en un contexto en el que las economías que la...

Ciencia y Tecnología

Mientras que el sumo sacerdote transhumanista Yuval Noah Harari aboga por gestionar a los “comedores inútiles” bajo un nuevo orden feudal tecnocrático global, otras...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY