Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La lucha anticolonial por un mundo multipolar

En su discurso para la Conferencia Global sobre Multipolaridad, celebrada del 29 de abril de 2023, en Moscú, el editor del Grupo Manifiesto Internacional, Keith Bennett, señaló tres factores clave que hasta ahora han logrado impedir la consumación del “nuevo orden mundial unipolar” anhelado por los imperialistas anglo-estadounidenses: 1. China profundizó su orientación socialista y ha continuado su ascenso constante, manteniéndose en la senda de superar a Estados Unidos como la mayor economía del mundo, un cambio nunca visto en más de un siglo. 2. Bajo el liderazgo del Presidente Putin, Rusia ha recuperado su dignidad y autoestima y vuelve a ser un aliado poderoso y fiable del Sur Global. 3. A partir de la Revolución Bolivariana en Venezuela, y con el gran ejemplo de la Cuba socialista a seguir, América Latina, considerada por Estados Unidos como su patio trasero hereditario durante siglos, ha avanzado a la vanguardia de la lucha mundial por la independencia y el progreso social. El regreso del Presidente Lula en Brasil también ha servido para acelerar enormemente ese proceso.

 

Por Keith Benett

Queridos amigos y camaradas,

Me gustaría agradecer a Nova Resistencia de Brasil, la Iniciativa del Nuevo Orden Internacional de Turkiye, el Movimiento Euroasiático Internacional de Rusia, el Foro de Pensadores de China y el Movimiento Rusófilo Internacional por organizar la Conferencia Global de Multipolaridad de hoy y por invitarme a compartir algunos pensamientos. sobre el subtema de la Lucha contra el Neocolonialismo en un Mundo Multipolar.

Lo más significativo de la coyuntura actual es que están madurando las condiciones para la resolución final de este problema histórico, a través de la creación de un mundo verdaderamente multipolar o pluripolar, con la independencia como base y núcleo.

En los albores del siglo XX, el gran erudito y revolucionario afroamericano Dr. W. E. B. Du Bois dijo que el tema definitorio del próximo siglo sería lo que él denominó la “línea de color”. Habló solo unos pocos años después de que las potencias coloniales europeas se reunieran en Berlín para repartirse el continente africano como si fueran rebanadas de pastel.

A lo que se refería Du Bois era a la lucha de las naciones y pueblos oprimidos por su liberación, una lucha que caracterizó al siglo XX. La revolución de 1917 que condujo a la creación de la Unión Soviética fue el primer gran punto de inflexión en la lucha anticolonial. Por primera vez emergía una gran potencia mundial comprometida inequívocamente con la lucha y la libertad de los pueblos coloniales.

Cuando las potencias imperialistas volvieron a sumergir al mundo en una guerra por la repartición de las colonias, fue la Unión Soviética y su Ejército Rojo los que jugaron un papel decisivo en lo que se convirtió en una batalla antifascista por la democracia.

De la histórica derrota del fascismo surgió la victoria de la revolución china, que tuvo un profundo impacto en el equilibrio de fuerzas mundial.

La fundación de la República Popular China, la independencia de India, las revoluciones en Corea y Vietnam, y la Conferencia Afroasiática de 1955 en la ciudad indonesia de Bandung, fueron algunos de los factores más importantes en la creación de una nueva realidad, en la que la La persistencia de los viejos imperios coloniales, en la forma que habían tomado hasta entonces, se hizo cada vez más insostenible.

Incluso en medio de sus trágicas y amargas divisiones, la existencia del campo socialista fue el mayor pilar y apoyo de la ola de anticolonialismo que se extendió por África y Asia, el Caribe y el Pacífico Sur, e incluso en Europa, como la lucha de el pueblo irlandés, entre otros, demuestra. Si bien aún no se ha completado la descolonización formal, cientos de millones de personas obtuvieron su independencia nacional y se embarcaron en la lucha para construir una nueva sociedad.

Sin embargo, esa lucha ha resultado no menos ardua que la de conquistar la independencia formal.

Así como Lenin había definido el imperialismo como la etapa más alta del capitalismo, le correspondió al primer presidente de Ghana, Osagyefo Dr. Kwame Nkrumah, definir el neocolonialismo como la etapa más alta del imperialismo.

Y así como fue la existencia del campo socialista lo que brindó el mayor apoyo a la causa de la independencia nacional y la construcción de una nueva sociedad, así fue el colapso de la Unión Soviética, en particular, el que constituyó el mayor revés, temporalmente. dando al colonialismo y al imperialismo una nueva oportunidad de vida.

Lejos del ‘dividendo de paz’ que nos prometieron, el ‘nuevo orden mundial’ y luego el supuesto ‘orden internacional basado en reglas’, dieron paso a un nuevo período de guerras coloniales, en Afganistán y Yugoslavia, Irak y Libia, Siria y Somalia, entre otros, causando estragos, destrucción y miseria en esos países y mucho más allá.

Sin embargo, tres factores en particular han servido para que el momento del triunfalismo imperialista sea fugaz:

La República Popular China, lejos de cambiar su carácter de clase, ha profundizado su orientación socialista y ha continuado su ascenso constante, manteniéndose en camino de superar a Estados Unidos como la economía más grande del mundo, un cambio que no se había visto en más de un siglo.

Bajo el liderazgo del presidente Putin, Rusia ha recuperado su dignidad y autoestima y es una vez más un aliado poderoso y confiable del Sur Global.

A partir de la Revolución Bolivariana en Venezuela, y con el gran ejemplo de la Cuba socialista a seguir, América Latina, considerada por Estados Unidos como su patio trasero hereditario durante siglos, ha avanzado al frente de la lucha mundial por la independencia y el progreso social. El regreso del presidente Lula a Brasil también ha servido para agilizar mucho ese proceso.

Se podría decir que hoy, a nivel estatal, las fuerzas anticoloniales nunca han sido más fuertes y cohesionadas. Y es precisamente por eso que el imperialismo ha respondido con una “nueva guerra fría” dirigida a Rusia y China en particular. De hecho, el imperialismo ya no finge que está abiertamente en guerra con Rusia.

Hoy, una vez más, el pueblo multinacional de Rusia está al frente de la lucha por la civilización y contra la barbarie. No tengo ninguna duda de que, como en 1945, prevalecerán.

Gracias por su atención.

 

Eurasia acelera su consolidación: Segundo Foro Económico Euroasiático dialoga sobre ‘la integración euroasiática en un mundo multipolar’

 

 

Fuente:

Keith Bennett, en Geopolitika: The anti-colonial struggle for a multipolar world.

Contenidos

Por Stewart Battle Ha habido mucha hiperventilación sobre los recientes comentarios realizados por Donald Trump en una entrevista con Bloomberg el 16 de julio....

Contenidos

Por Eva Panina Reuters entrevistó a expertos sobre el tema del despliegue de misiles terrestres de mediano y corto alcance en Europa. Todos llegan...

Contenidos

Por Eva Panina Las crecientes posibilidades de Donald Trump de ganar las elecciones presidenciales de Estados Unidos han intensificado los rumores de negociaciones encubiertas...

Contenidos

Por Mente Alternativa La analista Eva Panina considera que la imagen de Hungría como país rebelde de la Unión Europea encaja muy bien para...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram