Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La imperial y pecaminosa Ciudad de Londres

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Ante el precipitado colapso del sistema financiero, las mejores mentes formadas en la Ivy League del mundo se han topado con un callejón sin salida: los rescates al sistema bancario que comenzaron el pasado mes de septiembre han evitado un colapso en cadena durante unos meses, pero a medida que la liquidez se agote también lo harán las ideas sobre de dónde saldrá el dinero que justifique los rescates bancarios. Aunque Wall Street ha contribuido en gran medida a esta triste situación, este centro bancario de Estados Unidos se entiende mejor como el engendro de la City de Londres. Si la City de Londres ha conservado sus “antiguas libertades” y ha mantenido su poder financiero mundial, ¿ha desaparecido realmente el Imperio Británico?

 

Por Cynthia Chung

El desplome de más de 1.000 puntos de la bolsa el 27 de febrero y las rupturas más amplias del sistema financiero la semana pasada han sido una nueva llamada de atención para quienes se han contentado hasta ahora con “vivir el momento” del dinero rápido.

Desde la crisis financiera de 2008, considerada la más grave desde la Gran Depresión de los años 30, muchos no han podido volver a dormir después de tan lúcida pesadilla. Algunos han optado por el camino de abastecerse de latas de alubias, destilar su orina en agua y darse un atracón de televisión viendo a supervivientes como Bear Grylls con la esperanza de absorber sus habilidades por ósmosis televisiva.

La crisis de 2008 puso en el punto de mira el nivel psicopático de la codicia, el vicio, la apatía y la miopía de quienes querían jugar en las casas de casino de la City de Londres y Wall Street. Hazte rico rápidamente y no te importa a quién jodes en el proceso, después de todo, al final del día eres un ganador o un perdedor.

Dado que el público en general suele estar formado por personas decentes, existe una dificultad generalizada para comprender cómo economías enteras de países han sido secuestradas por estas pirañas. Que hayamos llegado a tal nivel de delincuencia que incluso las pensiones, la educación, la asistencia sanitaria, la vivienda, etc. que tanto cuesta ganar se estén jugando… LEGALMENTE.

Viendo a los banqueros de inversión de hoy en día, uno recuerda a esos tristes adictos del casino que se arruinan y lo pierden todo, salvo que la diferencia es que se les da la opción de vender a la familia de su vecino como esclavos para pagar su deuda.

No es ningún secreto que gran parte de las “finanzas” que pasan por la City de Londres y Wall Street son sucias y, sin embargo, a pesar de este reconocimiento, parece que hay una incapacidad para abordarlo y que en este momento se nos dice que si tratamos de abordarlo mediante la ruptura y la regulación de los bancos “demasiado grandes para quebrar”, entonces toda la economía se vendría abajo.

Es decir, el mundo está tan evidentemente dirigido por la actividad criminal que en este punto nos hemos vuelto dependientes de su dinero sucio para mantener a flote la economía mundial.

Ante el colapso inminente del sistema financiero, las mentes más brillantes del mundo, formadas en la Ivy League, se han topado con un callejón sin salida: los rescates del sistema bancario que comenzaron el pasado mes de septiembre han evitado un colapso en cadena durante unos meses, pero a medida que la liquidez se agote también lo harán las ideas sobre de dónde saldrá el dinero que justifique los rescates bancarios.

Con estos callejones sin salida, hemos visto cómo se encendía la bombilla en las mentes de un gran estrato de economistas que han estado argumentando en los últimos años que todavía se pueden generar valiosos ingresos a partir de una fuente más sin explotar: la despenalización y legalización del vicio.

Diablos, los principales bancos ya han estado haciendo esto de forma encubierta como una cuestión de práctica durante generaciones… así que ¿por qué no salir del armario y hacerlo oficial? Aquí es donde está el dinero. Aquí es donde está el mercado de trabajo. Así que no “mordamos la mano que nos da de comer”.

Pero, ¿es realmente así? ¿Realmente no hay diferencia cualitativa en cómo se genera el dinero y cómo se gasta mientras haya un flujo de dinero adecuado?

Nunca es una buena señal que junto a los más ricos se encuentren también los más pobres a un tiro de piedra. Y justo al lado del mayor centro financiero del mundo, la City de Londres, se encuentra el barrio más pobre de todo Londres: Tower Hamlets, con una tasa de pobreza del 39% y una renta familiar media inferior a 13.000 libras al año.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Una ciudad dentro de otra ciudad

“El infierno es una ciudad muy parecida a Londres” – Percy Bysshe Shelley

Aunque Wall Street ha contribuido en gran medida a esta triste situación, este centro bancario de Estados Unidos se entiende mejor como el engendro de la City de Londres.

La City de Londres tiene más de 800 años, podría decirse que es más antigua que la propia Inglaterra, y durante más de 400 años ha sido el centro financiero del mundo.

Durante la época medieval, la City de Londres, también conocida como la Milla Cuadrada o simplemente la City, estaba dividida en 25 antiguos distritos dirigidos cada uno por un concejal. Esto continúa en la actualidad. Además, existía la Corporación de la Ciudad de Londres, o simplemente la Corporación, que es el órgano de gobierno municipal de la ciudad. También sigue existiendo en la actualidad.

Aunque los orígenes de la Corporación no se pueden fechar específicamente, ya que nunca se encontró una carta “superviviente” que estableciera su base “legal”, ha mantenido sus funciones hasta el día de hoy basándose en la Carta Magna. La Carta Magna es una carta de derechos acordada por el rey Juan en 1215, que establece que “la ciudad de Londres tendrá/disfrutará de sus antiguas libertades”. En otras palabras, la función legal de la Corporación nunca ha sido cuestionada, revisada, reevaluada, sino que se ha dejado que funcione legalmente de acuerdo con sus “antiguas libertades”, que es una descripción muy gris de la función si me preguntas. Es decir, son libres de hacer lo que consideren oportuno.

Y la cosa se pone peor. La Corporación no está realmente bajo la jurisdicción del gobierno británico. Es decir, el gobierno británico no tiene actualmente autoridad para socavar la forma en que la Corporación de la City decide gobernar el mayor centro financiero del mundo. La City tiene un sistema de votación independiente que permite a las corporaciones votar sobre cómo debe funcionar su “gobierno” independiente. También tiene su propia fuerza policial privada y un sistema de tribunales privados.

La Corporación no se limita a funcionar dentro de la Ciudad. El Recordatorio de la Ciudad, que parece más bien una versión deformada del fantasma de las Navidades pasadas, tiene la función de actuar como canal de comunicación entre la Corporación y el Soberano (la Reina), la Casa Real y el Parlamento. El Recordatorio actúa así como un “recordatorio”, algunos dirían incluso “ejecutor”, de la voluntad de la Corporación. Este cargo lo ocupa Paul Double desde 2003, no está claro quién otorga este cargo no electo.

El Sr. Double tiene derecho a actuar como grupo de presión oficial en la Cámara de los Comunes, y se sienta a la derecha de la silla del Presidente, con el fin de examinar e influir en cualquier legislación que considere que afecta a los intereses de la Corporación. Al parecer, también tiene derecho a revisar cualquier texto legislativo a medida que se redacta y puede incluso hacer comentarios que afecten a su resultado final. Es la única persona no elegida que puede entrar en la Cámara de los Comunes.

Según la página web oficial de la City de Londres, la razón por la que la City tiene un sistema de votación separado es porque:

“La Ciudad es la única zona del país en la que el número de trabajadores supera significativamente a los residentes y, por lo tanto, para ser realmente representativa de su población, ofrece un voto a las organizaciones de la Ciudad para que puedan opinar sobre la forma de dirigirla”.

Sin embargo, los trabajadores no tienen nada que decir. Las organizaciones de la Ciudad para las que trabajan tienen un voto de cierto tamaño en función del número de trabajadores que emplean, pero no consultan a estos trabajadores, y muchos de ellos ni siquiera saben que se celebran estas elecciones.

Si se siente como si acabara de atravesar el espejo de Alicia, no es el único, pero lo que parece un nivel absurdo de locura es lo que ha estado dirigiendo el mayor centro financiero del mundo desde el año 1600, bajo las maquinaciones del Imperio Británico.

Por lo tanto, la pregunta es: si la City de Londres ha conservado sus “antiguas libertades” y ha mantenido su poder financiero mundial, ¿ha desaparecido realmente el Imperio Británico?

La banca offshore: ¿La mano invisible de Adam Smith?
En contra de la ingenua creencia popular, el imperio sobre el que nunca se pone el sol (algunos dicen que “porque Dios no les confiaría en la oscuridad”) nunca desapareció.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la colonización estaba destinada a desaparecer, y muchos pensaron que lo mismo ocurría con el Imperio Británico. Los países reclamaban su soberanía, los gobiernos eran creados por el pueblo, el sistema de saqueo y pillaje había llegado a su fin.

Es una bonita historia, pero no podría estar más lejos de la realidad.

En los años 50, para “adaptarse” al cambiante clima financiero mundial, la City de Londres creó lo que se llama “jurisdicciones secretas”. Éstas debían operar dentro de los últimos restos de los pequeños territorios/colonias de Gran Bretaña. De los 14 territorios británicos de ultramar, 7 son auténticos paraísos fiscales o “jurisdicciones secretas”. También se creó un mercado financiero internacional independiente para facilitar el flujo de este dinero extraterritorial, el mercado del eurodólar. Como este mercado tiene sus bancos fuera del Reino Unido y de Estados Unidos, no están bajo la jurisdicción de ninguno de los dos países.

En 1997, casi el 90% de todos los préstamos internacionales se realizaban a través de este mercado.

Lo que a menudo se malinterpreta es que las finanzas offshore de la City de Londres no están contenidas en un sistema de secreto bancario, sino de fideicomisos. La diferencia es que un fideicomiso juega en última instancia con el concepto de propiedad. La idea es que usted entrega sus activos a un fideicomisario y en ese momento, legalmente esos activos ya no son suyos y usted no es responsable de dar cuenta de ellos. Su relación con dichos activos queda completamente oculta.

Además, en las jurisdicciones offshore británicas, no se exige ninguna cualificación para ser fiduciario: cualquiera puede crear un fideicomiso y cualquiera puede ser fiduciario. Tampoco existe un registro de fideicomisos en estos territorios. Por tanto, los únicos que conocen este acuerdo son el fideicomisario y el fideicomitente.

John Christensen, economista de investigación, estima que este capital que legalmente no pertenece a nadie podría ascender a 50 billones de dólares en estos territorios británicos. No sólo no se grava, sino que una parte importante se ha sustraído a sectores de la economía real.

¿Cómo afecta esto a los “antiguos” países colonizados?

Ahí está el problema para la mayoría de los países en desarrollo. Según John Christensen, la deuda externa combinada de los países del África subsahariana era de 177.000 millones de dólares en 2008. Sin embargo, la riqueza que las élites de estos países trasladaron al extranjero, entre 1970-2008, se estima en 944.000 millones de dólares, 5 veces su deuda externa. Esto no es sólo dinero sucio, sino también dinero ROBADO de los recursos y la productividad de estas economías. Por lo tanto, como afirma Christensen, “lejos de ser un deudor neto del mundo, el África subsahariana es un acreedor neto” de las finanzas extraterritoriales.

En este contexto, el llamado “atraso” de África no se debe a su incapacidad para producir, sino a que ha sufrido un saqueo ininterrumpido desde que estas regiones fueron colonizadas.

Estos países africanos necesitan entonces pedir dinero prestado, que se les da alegremente a altos tipos de interés, y acumulan un nivel de deuda que nunca podrá ser devuelto. Así, estos países son saqueados dos veces, sin que les quede dinero para invertir en su futuro, y mucho menos para poner comida en la mesa.

Los paraísos fiscales son los que hacen que este tipo de actividad sea “legal” y desenfrenada.

Y la cosa no acaba ahí. En todo el mundo, se calcula que los países en desarrollo pierden 1 billón de dólares cada año por la fuga de capitales y la evasión fiscal. La mayor parte de esta riqueza vuelve al Reino Unido y a Estados Unidos a través de estos paraísos fiscales, y permite que sus monedas se mantengan fuertes mientras las de los países en desarrollo se mantienen débiles.

Sin embargo, las naciones en desarrollo no son las únicas que han sufrido este sistema de saqueo. Las propias economías del Reino Unido y de Estados Unidos también han sido destruidas. A partir de la década de 1960, el Reino Unido y Estados Unidos, para compensar el aumento del flujo de dinero que salía de sus países, decidieron que era una buena idea abrir sus mercados nacionales a los billones de dólares que pasaban por sus paraísos fiscales.

Sin embargo, esos bancos no están interesados en poner su dinero en la industria y la fabricación, sino que lo ponen en la especulación inmobiliaria, la especulación financiera y el comercio de divisas. Y así se produjo la financiarización de las economías británica y estadounidense, y los verdaderos empleos procedentes de la economía real disminuyeron o desaparecieron.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Aunque muchos economistas tratan de afirmar lo contrario, la desesperación ha hervido y movimientos como los chalecos amarillos son el reflejo de las verdaderas consecuencias de estas políticas económicas.

Hemos llegado a un punto en el que todos los países occidentales del primer mundo están luchando con una tasa de desempleo mucho más alta y un nivel de vida más bajo que hace 40 años. Junto con el aumento de la pobreza ha seguido el aumento del consumo de drogas, el aumento del suicidio y el aumento de la delincuencia.

 

El segundo Imperio Británico: La verdad del dinero y la Ciudad Corporativa de Londres

 

Una economía estable basada en la libertad o la esclavitud?

Según el informe del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT) de 2017, el Reino Unido tiene, con diferencia, la mayor tasa de sobredosis de drogas de toda Europa, con un 31%, seguido de Alemania, con un 15%. Es decir, el Reino Unido consta de 1/3 de las sobredosis de drogas que se producen en toda Europa.

La renta familiar media en el Reino Unido es actualmente de 28.400 libras. La tasa de pobreza en el Reino Unido es de ~20%.

La renta familiar media de la que fue el epicentro de la industrialización mundial, Detroit, tiene una renta familiar media de 26.249 dólares. La tasa de pobreza de Detroit es de ~34,5%.

 

¿Cuál es la solución?

Para empezar, revertir la desregulación del sistema bancario de Margaret Thatcher en 1986, que destruyó la separación entre banca comercial, banca de inversión, fideicomisos y seguros. Una restauración similar de Glass-Steagall en los Estados Unidos debería seguir el ejemplo, no sólo para romper el sistema bancario “Demasiado Grande para Fallar”, sino para restaurar la autoridad de los estados nacionales sobre las finanzas privadas una vez más. Si estas medidas de emergencia se tomaran antes de que los mercados colapsen (y colapsarán), entonces la reactivación de la infraestructura industrial en todas las naciones transatlánticas aún puede ocurrir.

Terminemos aquí recordando las palabras de Clement Attlee, primer ministro del Reino Unido entre 1945 y 1951:

“Una y otra vez hemos visto que hay otro poder que el que tiene su sede en Westminster. La City de Londres, un término conveniente para un conjunto de intereses financieros, es capaz de imponerse al gobierno del país. Los que controlan el dinero pueden seguir una política en el país y en el extranjero contraria a la que decide el pueblo.”

 

Anuncian al nuevo Rey del Imperio Británico…y del Gran Reseteo

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Fuente:

Cynthia Chung, en The Canadian Patriot: Sugar and Spice and Everything Vice: the Empire’s Sin City of London.

Te puede interesar

Contenidos

En Ángel Metropolitano, Daniel Estulin retoma un importante tema estructural que juega un papel trascendental en el desarrollo del mundo a corto plazo, mediano...

Contenidos

El economista anglo-canadiense y ex Gobernador del Banco de Inglaterra Mark Joseph Carney, es el financierista más influyente del mundo y uno de los...

Contenidos

Por EIRNS 10 de agosto de 2022 (EIRNS) – No culpen al pueblo británico por las políticas malignas que emanan de la City de...

Contenidos

El control sobre Taiwán es uno de los factores estratégicos que garantizarían el actual dominio anglo-veneciano de la escena Mundial, pues esta isla bloquea...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY