Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La guerra y la paz en la era pos Nord Stream

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por EIRNS

El 26 de septiembre del 2022, día en que los dos gasoductos de Nord Stream fueron saboteados en un acto de terrorismo internacional, pasará a la historia como un punto de inflexión decisivo en la situación estratégica mundial. O bien ese acontecimiento será el disparo inicial de una serie de provocaciones extremas de Estados Unidos, el Reino Unido y la OTAN contra Rusia, que se intensificarán rápidamente, hasta llegar al lanzamiento de armas nucleares tácticas en el territorio ucraniano, del que se culparía a Rusia, y al que la OTAN “respondería” con ataques nucleares contra la propia Rusia. O bien, las impresionantes implicaciones del sabotaje a los gasoductos Nord Stream servirán para despertar suficientes fuerzas en Estados Unidos y Europa para hacer descarrilar el plan en marcha de la casta dominante occidental hacia la confrontación final con Rusia y China. Esto, a su vez, abriría la puerta a una deliberación internacional seria sobre un nuevo paradigma de seguridad y desarrollo que permita el progreso continuo de la humanidad.

De un modo o de otro, la cuestión se decidirá en cosa de semanas, no de años.

La pregunta fundamental de contrainteligencia, “cui bono”, con relación al ataque al Nord Stream, ya apunta el dedo de la sospecha a las capacidades de seguridad e inteligencia de Estados Unidos, el Reino Unido y la OTAN. Si una investigación forense competente determina que eso es realmente lo que ocurrió —que Estados Unidos y el Reino Unido destruyeron intencionadamente el sustento económico físico de Europa, hundiendo a cientos de millones de sus “aliados” en la desindustrialización y la penuria, por no hablar de la perspectiva de una guerra interminable— se desencadenará una explosión política que bien podría poner patas arriba todo el tablero estratégico.

El proceso de pensamiento sería así: “Si Estados Unidos y el Reino Unido volaron el Nord Stream y luego culparon a los rusos —lo cual es obviamente ridículo— ¿qué les impide lanzar una bomba nuclear táctica y luego señalar a Rusia? Después de todo, ¡bombardearon la central nuclear de Zaporiyia y culparon a Rusia de bombardear su propia planta! Cometieron atrocidades en Bucha e Izyum que intentaron atribuir a Rusia. Mintieron descaradamente sobre las ‘armas de destrucción masiva’ en Iraq, y esperaron que el mundo les creyera. Montaron el infame incidente del Golfo de Tonkin para justificar una guerra ilegal en el sudeste asiático. Y sus papás y abuelos orquestaron el incendio del Reichstag para llevar a cabo su pretendido golpe fascista en Alemania. ¿Qué tan estúpidos se creen que somos?”

Mucho.

El filósofo imperial británico Bertrand Russell —el hombre que Lyndon LaRouche calificó con precisión como la persona más malvada del siglo 20— trató de hacer una ciencia de lavado cerebral de poblaciones enteras para que creyeran mentiras transparentes, como la afirmación de que “la nieve es negra”. En su libro de 1951, The Impact of Science on Society, (El impacto de la ciencia en la sociedad) Russell escribió proféticamente:

“Creo que el tema que tendrá más importancia política es la psicología de masas… Su importancia ha aumentado enormemente por el crecimiento de los métodos modernos de propaganda… Los psicólogos sociales del futuro tendrán una serie de clases de niños en edad escolar con los que probarán diferentes métodos para producir una convicción inquebrantable de que la nieve es negra… No se puede hacer mucho a menos que el adoctrinamiento comience antes de los diez años… los versos musicalizados y entonados repetidamente son muy eficaces”.

Este es el mismo Bertrand Russell que defendía fanáticamente la reducción maltusiana de la población por medio de plagas periódicas; el mismo Russell que también instó a que se lanzara un ataque nuclear contra la Unión Soviética inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial.

El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, pronunció un discurso el 30 de septiembre en el que rechazó sin rodeos todo el paradigma actual basado en un entramado de mentiras; planteó la situación estratégica extraordinariamente peligrosa a la que se enfrenta el mundo; y luego ofreció una sugerencia sobre la dirección en la que debe encontrarse una solución:

“Se ha ahogado a la verdad en un océano de mitos, ilusiones, falsificaciones, utilizando propaganda agresiva, mintiendo como Goebbels: Entre más increíble sea la mentira, más rápido la creerá la gente; así es como operan, según este principio.

“Pero no se puede alimentar a la gente con dólares y euros impresos. No se les puede alimentar con esos trozos de papel, y la capitalización virtual e inflada de las empresas occidentales de medios sociales no puede calentar sus hogares… No se puede alimentar a nadie con papel; se necesitan alimentos; y no se puede calentar a nadie con esas capitalizaciones infladas; se necesita energía”.

Putin afirmó también que “Occidente está dispuesto a cruzar todas las líneas para preservar el sistema neocolonial que le permite vivir del mundo, saquearlo gracias al dominio del dólar y la tecnología, para cobrar un verdadero tributo a la humanidad”. Si Rusia es derrotada y desmembrada, agregó, “creo que los siguientes en la fila son los demás países de Asia, Latinoamérica, África y el Oriente Medio, así como los actuales socios y aliados de Estados Unidos”.

Putin fue tajante en este punto: “Permítanme repetir que la dictadura de las élites occidentales apunta a todas las sociedades, incluso a los propios ciudadanos de los países Occidentales. Esto es un desafío para todos. Esta renuncia completa a lo que significa ser humano, el derribo de la fe y los valores tradicionales, y la supresión de la libertad están llegando a parecerse a una ‘religión al revés’: puro satanismo”.

Putin también tomó nota de la resistencia creciente en Occidente mismo a esas políticas suicidas. “Como ya he dicho, tenemos muchas personas afines en Europa y Estados Unidos, y sentimos y vemos su apoyo. En los más diversos países y sociedades, está tomando forma un movimiento esencialmente emancipador y anticolonialista contra la hegemonía unipolar. Su poder no hará más que crecer con el tiempo. Es esa fuerza la que determinará nuestra futura realidad geopolítica… Y repito: las cosas nunca volverán a ser las mismas”.

 

La desactivación del NS y el NS2 relega a Alemania a la condición de vasallo absoluto de EEUU y atenta contra la consolidación trans-euroasiática entre Alemania, Rusia y China

Fuente:

EIRNS: La guerra y la paz en la era pos Nord Stream. 2 de octubre de 2022.

Te puede interesar

Contenidos

Objetivamente, estamos tanto al borde de la Tercera Guerra Mundial, como también a punto de iniciar un sistema completamente nuevo. Qué camino se tomará,...

Ciencia y Tecnología

Estados Unidos financió actividades de laboratorio de ántrax en un laboratorio biológico ucraniano en 2018, según registros de la Agencia de Reducción de Amenazas...

Contenidos

Para evitar que el nuevo sistema emergente se convierta en una mera versión multipolar del actual orden mundial unipolar, un conjunto multipolar de bloques...

COVID-19

En la visión del historiador ruso Andrey Fursov, el conflicto actual en Ucrania y otros muchos acontecimientos que se desarrollan simultáneamente y aparentemente sin...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY