Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La guerra, una patología occidental —Conferencia del Teniente Coronel (ret.) de la OTAN, Ulrich Scholz

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



“La guerra es una patología occidental”, afirma el Teniente Coronel (retirado) de la OTAN, Ulrich Scholz, en una conferencia del Instituto Schiller, en julio de 2016. En su breve y amena intervención, Scholz ilustra tres metáforas y plantea tres preguntas que uno debería hacerse para entender por qué la guerra ya no debe ser un medio de hacer política ni salvar al asmático sistema económico occidental.

 

 

La patología del paradigma occidental de la guerra

Buenos días. Voy a hablarles de la guerra, y voy a llamarla una patología de Occidente.

Permítanme empezar diciendo unas palabras sobre mí mismo, para que tengan la sensación de que no estoy hablando sólo como un ingenuo activista por la paz. He sido un guerrero la mitad de mi vida: soy un piloto de caza entrenado en Estados Unidos; sabía cómo lanzar bombas. Enseñé a la gente a lanzar bombas, incluso bombas nucleares, y lo disfruté. Hice mi formación de Estado Mayor en las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos. Me gusta mucho la cultura estadounidense; tengo muchos amigos entre ellos, muy buena gente. Y creo que tengo que decir esto, porque por lo que voy a decir después, podrían dudar de que sigo siendo muy amigo de Estados Unidos.

Voy a utilizar tres metáforas, y voy a enseñarles tres preguntas que deben hacerse, para llegar a la conclusión de que la guerra no debe ser ya un medio de hacer política. Así que esa es la conclusión. Utilizo metáforas, porque he aprendido que es la mejor manera de conseguir que los adultos aprendan sin que sepan que están aprendiendo.

Dos metáforas en esta foto: ¿Quién conoce la película de la que procede el cuadro? Más fuerte: El planeta de los simios, eso es. Y no voy a contar el argumento de esta película, porque la película encaja justo en el centro de lo que es esta conferencia; y en el descanso, si alguien no lo sabe, se lo diré. Merece la pena verla, con Charlton Heston; y si aún no la han visto, compren el DVD y háganlo; es fascinante.

BIEN. Todo comenzó con estas dos personas simpáticas, Carl von Clausewitz, un joven general del ejército prusiano, y su esposa. Después de las guerras napoleónicas, Clausewitz se sentó y trató de comprender lo esencial de la guerra estudiando a Napoleón, y escribió este libro. Por desgracia, murió antes de poder terminarlo. Así que su esposa, Marie, terminó el libro después del primer capítulo. Tomó sus notas y escribió el libro. Fue algo extraordinario para una mujer en esa época escribir un libro sobre la guerra.

Clausewitz, uno de sus fundamentos es esta famosa frase: La guerra es la continuación de la política por otros medios. De nuevo, es una reducción de una descripción de lo que estudió, y ahora lo increíble: Los políticos y los generales siguen, hoy en día, tomando esto, la observación de Clausewitz, como un libro de cocina. Sólo hay que estudiar las guerras para aplicarlas correctamente, para hacer valer los intereses políticos. Y esto es un escándalo. Si miramos los hechos, en los últimos 200 años, en las grandes guerras, tuvimos más de 150 millones de muertos. En este momento, tenemos 4.000 armas nucleares, armadas, activas, en este mundo. Y en nuestras cartas de derecho internacional, hemos escrito que la guerra está prohibida.

Y aún así, los políticos y los generales siguen pensando en cómo utilizar la guerra para hacer valer sus intereses. Creo que hay una patología detrás de eso. Porque, con estos hechos, creo que nadie que sea sensible – siempre digo: “La guerra es una ofensa a la inteligencia humana”. Porque, si uno ve estos hechos, ¿a quién se le ocurre ir a la guerra?

Voy a utilizar el otro es el famoso poeta alemán, Goethe, y voy a utilizar una pequeña rima que utilizó como metáfora. Él escribió,

“En la respiración, hay dos gracias,
aspirar el aire y exhalarlo.
Una constriñe, y la otra refresca.
Así se mezcla maravillosamente la vida.
Agradeces a Dios cuando te aprieta,
y le agradeces cuando te libera otra vez”.

Ahora, estoy comparando esta metáfora de la respiración con el sistema capitalista. Para mí, respirar es crecer. En nuestros sistemas, hemos aprendido a inhalar; por desgracia, hemos olvidado cómo exhalar. Y la guerra es para mí, la última y desesperada forma de intentar inhalar. La enfermedad que está detrás de esto es el asma; la gente con asma no puede exhalar.

El sistema económico occidental es asmático.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Entonces, ¿qué tenemos que hacer, para conseguir una forma equilibrada de respirar en nuestro mundo? Un cambio de paradigma, de eso hablamos. Debemos cambiar. Y mi primer paso para eso es dejar ir este viejo paradigma de guerra. Así que ahí es donde quiero llegar.

Ahora a las tres preguntas. Si lees o escuchas sobre un gobierno que va a la guerra, siempre debes poner en duda y preguntar sobre estas tres cosas: ¿Cuál es el objetivo político? ¿Cómo quieren los militares conseguirlo? ¿Y qué pasa con nuestra ética cuando lo hacemos? Estas tres cosas se pueden preguntar en la historia de todas las guerras, y acabo de examinar los últimos 25 años de guerras que ha librado Occidente. Y Occidente falla en estas tres cosas. Y aun así, van a la guerra.

Voy a utilizar la actual Operación Inherent Resolve. Es la campaña de bombardeo estadounidense contra Daesh, contra el Estado Islámico, para mostrarles cómo fallan estas tres cosas.

Esta es la página web del Pentágono sobre la Operación Inherent Resolve http://www.inherentresolve.mil, que es accesible al público. Una cosa que siempre debe tener un objetivo político, para que los militares vayan tras él, con medios militares, es un estado final. ¿Qué aspecto tiene el mundo, si los militares han hecho su trabajo? Y como estamos en Occidente, y nos gusta controlar, nos gustan los números. Nos gusta conocer una cifra. Así que, en esta página web, puedes encontrarla: Cada día, actualizan los objetivos que han alcanzado y destruido. Puedes verlo todos los días. Esto es el 31 de mayo de 2016 (www.inherentresolve.mil/Portals/PDF).

Empezaron a contar en 2014. Por desgracia, lo que no han hecho, no han dado un número, cuando hemos ganado. Así que pueden hacer este recuento para siempre. En Vietnam, perdieron por el conteo – “body count”; lo sabes. Todavía lo están haciendo de nuevo. Eso es patológico, ¿no?

Así que, si lees, “edificios destruidos, 6.500”, me pregunto, “¿quién más estaba en el edificio además de los terroristas? ¿Quién estaba en el edificio vecino?” OK

Entonces, los objetivos políticos deben estar claramente definidos. Debe haber una declaración clara de lo que los militares deben hacer. Te doy los objetivos políticos de Inherent Resolve. Es “derrotar militarmente a Daesh, para aumentar la estabilidad regional”. ¿Hay alguna estabilidad en esta región? ¿Hay algo que podamos aumentar? Léanlo. Es oficial. “Para aumentar la estabilidad regional”. Eso es engañarse a sí mismos, y engañarnos a nosotros mismos. Esto es una tontería.

Un segundo objetivo político es “derrotar la ideología de Daesh”. ¿Cómo se puede derrotar una ideología con el lanzamiento de bombas, dime eso? “Detener el flujo global de combatientes extranjeros en todas nuestras naciones”. Bombardear en Oriente Medio “detendrá el flujo de terroristas en todas nuestras naciones”. ¿Se puede hacer esto militarmente?

Así que estos dos objetivos políticos son la base de todos los bombardeos que hacemos allí cada día. Podrían detenerse aquí. Qué desperdicio de vidas y dinero.

A continuación, la doctrina militar. El presidente Obama dijo en el 9-14 que no había fuerzas terrestres de EE.UU. La doctrina es la forma en que luchamos. Y después de Vietnam, los EE.UU. desarrollaron una doctrina de unión – usamos todo lo que tenemos en nuestro stock, el Ejército, la Marina, la Fuerza Aérea, las Fuerzas Especiales. Analizamos el problema y luego decidimos si podemos hacerlo y cómo queremos hacerlo. Obama dijo “no hay fuerzas terrestres”. Un general debería haber dicho, allí mismo, contra toda doctrina “no lo hacemos”. Lo están haciendo de todos modos.

Están usando fuerzas rebeldes en el terreno, fuerzas indígenas, lo llaman – suena científico. No tiene nada que ver con la unión: No hay una cultura militar común, no hay un lenguaje común, no hay procedimientos comunes, no hay coherencia de fuerzas. Son sólo dos cosas diferentes las que ocurren. Los kurdos y todos los buenos están sobre el terreno tratando de hacer algo, y la guerra aérea tiene lugar encima de ellos. No es muy profesional.

Hacer la guerra sólo con el poder aéreo -y en los últimos 25 años Estados Unidos y la OTAN lo han hecho en varios países- es inútil. Es simplemente inútil.

Y ahora, el argumento del golpe de gracia: La ética. Los rebeldes e insurgentes siempre evitarán los grandes enfrentamientos militares. Se mezclarán con la población. Lo hacen deliberadamente. Si usted, con toda su precisión, y toda su minuciosa selección de objetivos, trata de golpear a los terroristas en Alepo, o en Ar Raqqah, golpeará a los civiles. Ahora, les pregunto, ¿cuántos niños mataremos por un solo terrorista? Yo digo: Ninguno.

En el cuartel general aéreo de Qatar, en el proceso de planificación, hay un asesor jurídico. La OTAN lo tiene, los franceses lo tienen, los alemanes lo tienen, un asesor legal, un abogado que le dirá al planificador cuántos civiles “vale” un determinado objetivo. Él escribe las sentencias de muerte: Él dirá, ¿20? No. ¿Diez? OK. Esto sucede todos los días, y simplemente no nos importa. Y eso es un escándalo, creo.

Ahora, a mi último punto: ¿Cómo podemos pasar del viejo paradigma de hacer la guerra, cómo podemos llegar a uno nuevo? Creo que es un cambio cultural, y los cambios culturales no funcionan desde arriba. Eso es una dictadura; ya lo hemos intentado antes. Hacer un cambio cultural desde abajo es la guillotina, ya lo hemos visto antes. Sólo puede funcionar cuando la gente aprende. Y el aprendizaje sólo puede ocurrir cuando intentas incitar discursos, informar a la gente, animarla a decir “no”. Pregunten a los políticos, pregunten a los generales estas tres cuestiones sobre los objetivos, la ética y, por supuesto, las formas militares de hacer las cosas.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Así que lo que pido es que nos alejemos del paradigma de hacer la guerra por razones políticas; deberíamos hacer la guerra sólo por razones humanitarias. Y este es el final de mi discurso.

 

Por qué a la OTAN y al ‘Centro Contra la Desinformación’ de Ucrania les preocupa que escuches al coronel retirado Richard Black

 

Fuente:

Schiller Institute: Lt. Col. (ret.) Ulrich Scholz: War – a pathology of the West. 2 de julio de 2016.

Te puede interesar

Contenidos

Como es habitual, los registros gubernamentales y militares revelan lo contrario de las declaraciones de los políticos y sus cámaras de eco en los...

Contenidos

Como realista pragmático, Vladimir Putin cree que, dado que Estados Unidos y sus aliados europeos han roto sus promesas, Rusia tiene el derecho natural...

Contenidos

Por EIRNS 9 de agosto de 2022 (EIRNS)- La “OTAN global” está avanzando en su empeño por controlar “la narrativa” en todo el mundo....

Contenidos

Los senadores apoyan mayoritariamente la adhesión de Finlandia y Suecia, al tiempo que rechazan una enmienda que pretendía limitar los poderes bélicos de la...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY