Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

La guerra cultural y epistemológica que desintegró la civilización occidental en el siglo XX

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



¿Cómo fue que Estados Unidos, la tierra de la libertad, renunció voluntariamente a sus instituciones democráticas en favor de un nuevo sistema de gobierno supranacional y de decrecimiento?

 

Por Mathew Ehret

En mi último artículo “Guterres y el Gran Reseteo: Cómo el capitalismo se convirtió en una bomba de relojería”, expuse el argumento de que la bomba de relojería que justifica un Gran Reseteo de la civilización se puso en marcha hace más de 50 años. En ese artículo, presenté un elenco de personajes en torno al Foro Económico Mundial y la Comisión Trilateral que desempeñaron un papel decisivo en la realización de una desintegración controlada de la civilización occidental.

A pesar de que esta transformación antinatural se produjo sobre los cadáveres de grandes estadistas de la década de 1960, aún persiste una pregunta: ¿cómo hicieron las naciones occidentales… especialmente Estados Unidos, tan profundamente moldeado por el amor a la libertad, para renunciar voluntariamente a sus instituciones democráticas en favor de un nuevo sistema de gobierno supranacional y de decrecimiento? ¿Cómo es que las mismas personas a las que se dirigía la destrucción no sólo permitieron que esto sucediera sino que, en algunos casos, incluso ayudaron a los autores de la deisntegración?

 

La guerra epistemológica en Estados Unidos

En este sentido, resulta útil recurrir a los escritos de un gran estratega imperial que con demasiada frecuencia se presenta como defensor de la libertad: Aldous Huxley.

Mientras que el hermano de Aldous, Julian, estaba remodelando el paradigma global al volver a empaquetar la eugenesia bajo varios disfraces nuevos después de 1945, los jugos creativos de Aldous fueron impulsados completamente por su papel de guerrero cultural.

Ambos nietos de Thomas Huxley -a quien se le encargó la reorganización del Imperio Británico a finales de la década de 1850- abrazaron vigorosamente el negocio familiar trabajando estrechamente con el elitista Grupo de Bloomsbury de Bertrand Russell, y John Maynard Keynes entre 1914-1937.

Entre estos misántropos creativos, Lord Bertrand Russell (otro célebre pacifista) había llegado muy lejos al esbozar el tipo de ideal escalofriante que las leyes darwinianas de la evolución exigían que fuera el destino de la humanidad bajo un sacerdocio científicamente gestionado. En su obra Perspectivas Científicas de 1930, Russell afirmaba:

“Los gobernantes científicos proporcionarán un tipo de educación a los hombres y mujeres ordinarios, y otro a los que han de convertirse en titulares del poder científico. Se espera que los hombres y mujeres comunes sean dóciles, trabajadores, puntuales, irreflexivos y contentos. De estas cualidades, probablemente la más importante sea la satisfacción. Para producirla, todos los investigadores del psicoanálisis, el conductismo y la bioquímica entrarán en juego…. Todos los niños y niñas aprenderán desde una edad temprana a ser lo que se llama `cooperativo’, es decir, a hacer exactamente lo que todo el mundo hace. La iniciativa será desalentada en estos niños, y la insubordinación, sin ser castigada, será científicamente entrenada fuera de ellos.”

“Excepto en el único asunto de la lealtad al estado mundial y a su propio orden, los miembros de la clase gobernante serán alentados a ser aventureros, y llenos de iniciativa. Se reconocerá que es su negocio mejorar las técnicas científicas y mantener contentos a los trabajadores manuales por medio de nuevas y continuas diversiones”.

Huxley tendría muy presente la tesis de Russell cuando empezó a escribir su Brave New World en 1931.

 

Aldous se pone a trabajar

Tras establecer su base de operaciones en Hollywood en 1937, Aldous vivió sus días en Estados Unidos escribiendo guiones para Hollywood, explorando las drogas psicotrópicas y coordinando un nuevo movimiento cultural que pronto alcanzaría a la juventud que crecía en medio de la locura de la Guerra Fría.

En un infame discurso de 1962 titulado “La revolución definitiva”, Aldous Huxley esbozó los principios de esta nueva ciencia de la gobernanza diciéndoles a sus adorables fans en medio de los aspirantes a alfas en el auditorio de Berkeley:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Si vas a controlar a cualquier población durante cualquier tiempo, debes tener alguna medida de consentimiento. Es muy difícil ver cómo el terrorismo puro puede funcionar indefinidamente. Puede funcionar durante bastante tiempo, pero creo que tarde o temprano hay que introducir un elemento de persuasión, un elemento que haga que la gente consienta en lo que le está ocurriendo. Bueno, me parece que la naturaleza de La Revolución Definitiva a la que nos enfrentamos ahora es precisamente esta: Que estamos en proceso de desarrollar toda una serie de técnicas, que permitirán a la oligarquía controladora que siempre ha existido y presumiblemente siempre existirá, conseguir que la gente, realmente, ame su servidumbre.”

Conseguir que la gente ame su servidumbre sería posible gracias a una serie de nuevas técnicas esbozadas tanto en los escritos de ficción como de no ficción de Huxley y puestas en marcha por el duro trabajo de los laboratorios financiados por la CIA que trabajan bajo el paraguas secreto del MK Ultra de Allan Dulles. Utilizando muchas técnicas iniciadas por los psiquiatras nazis en la Segunda Guerra Mundial, uno de los principales objetivos de MK Ultra era deconstruir la psique humana utilizando una mezcla de terapia de electroshock, drogas psicotrópicas y otros condicionamientos para reconstruir personalidades desde cero por psiquiatras profesionales. Como Naomi Klein demostró en su famoso libro La Doctrina del Shock, la idea detrás de MK Ultra siempre fue extender estas técnicas de comportamiento para reprogramar grupos enteros, sociedades y naciones.

Dentro de Brave New World de Huxley, las drogas psicotrópicas (soma), las normas culturales impulsadas por el sensualismo preadolescente, las constantes escapadas sexuales tipo Tinder, la desintegración de las unidades familiares y el entretenimiento hipersensualizado (apodado “feelies”) hicieron el trabajo muy bien. La distopía de Huxley presentaba una sociedad que había evolucionado con éxito hasta convertirse en una oligarquía total, con un sacerdocio científico que dirigía a los bebés de probeta mediante bioingeniería para que se convirtieran en alfas, betas, gammas o en los humildes epsilones limpiadores de retretes, que recordaban a los morlocks subhumanos descritos en la anterior Máquina del Tiempo de H.G. Wells. En el mundo de Huxley, las unidades familiares hace tiempo que se han desintegrado con el Estado-nación y cualquier creencia en Dios.

En su obra Brave New World Revisited, de 1958, Aldous denuncia el mal final causado por la fe en el progreso científico y tecnológico como una ilusión que no puede proporcionar una salida a la ley determinante de la humanidad: la superpoblación. Citando los avances creativos en la energía atómica, la exploración espacial y la medicina, Huxley se lamenta de cómo cada vez que la humanidad resuelve un problema que nos permite salvar más vidas, la especie se reproduce a un ritmo más rápido provocando los inevitables problemas maltusianos de las futuras guerras por los recursos, las enfermedades y la reproducción de las razas inferiores.

Huxley escribe:

“En esta segunda mitad del siglo XX no hacemos nada sistemático con respecto a nuestra reproducción; pero en nuestra forma aleatoria y no regulada no sólo estamos sobrepoblando nuestro planeta, sino que también, al parecer, nos estamos asegurando de que este mayor número sea de peor calidad biológica. En los malos tiempos, los niños con defectos hereditarios considerables, o incluso leves, rara vez sobrevivían. Hoy, gracias a la sanidad, la farmacología moderna y la conciencia social, la mayoría de los niños nacidos con defectos hereditarios llegan a la madurez y multiplican su especie”.

En otro discurso pronunciado en la Universidad de California en 1961, Huxley profundizó en este escalofriante plan diciendo:

“Habrá en la próxima generación más o menos un método farmacológico para hacer que la gente ame su servidumbre y producir una dictadura sin lágrimas, por así decirlo. Produciendo una especie de campo de concentración indoloro para sociedades enteras, de modo que a la gente se le quitarán de hecho sus libertades, pero más bien lo disfrutarán, porque estarán distraídos de cualquier deseo de rebelión – por la propaganda, o el lavado de cerebro, o el lavado de cerebro mejorado por métodos farmacológicos. Y esta parece ser la revolución final”.

Huxley sabía que si se inducía con éxito este tipo de lavado de cerebro, la oligarquía gobernante podría asegurarse de que las identidades hedonistas de quienes llegaran a la mayoría de edad dentro de este entorno controlado se desprendieran de conceptos anticuados como el nacionalismo, el amor a la familia o la religión, para crear “microrrealidades” personales impulsadas por el LSD. Honrar el pasado y sacrificarse por el futuro fue sustituido por una nueva sabiduría de “vivir en el ahora”.

Huxley se alegró de descubrir que el LSD-25, mezclado con el cannabis, el hachís y la mescalina, era un complemento perfecto para el soma, escribiendo lo siguiente en su obra Revisited de 1958:

“En el LSD-25 (dietilamida del ácido lisérgico) los farmacólogos han creado recientemente otro aspecto del soma: un mejorador de la percepción y productor de visión que, fisiológicamente hablando, casi no tiene coste. Esta extraordinaria droga, que es eficaz en dosis tan pequeñas como cincuenta o incluso veinticinco millonésimas de gramo, tiene el poder (como el peyote) de transportar a las personas al otro mundo. En la mayoría de los casos, el otro mundo al que da acceso el LSD-25 es celestial; alternativamente, puede ser purgatorio o incluso infernal. Pero, sea positiva o negativa, la experiencia del ácido lisérgico es sentida por casi todos los que la experimentan como profundamente significativa e iluminadora. En cualquier caso, el hecho de que las mentes puedan cambiar tan radicalmente con tan poco coste para el cuerpo es totalmente asombroso”.

Durante su estancia en Estados Unidos coordinando esta nueva insurgencia contracultural, Aldous reclutó para su causa a un joven profesor de psiquiatría llamado Timothy Leary. Describiendo su interacción con Huxley mientras ambos planeaban esta revolución final, Leary escribió en 1983:

“Nos habíamos topado con el compromiso judeocristiano de un solo Dios, una sola religión, una sola realidad, que ha maldecido a Europa durante siglos y a América desde nuestros días de fundación. Las drogas que abren la mente a múltiples realidades conducen inevitablemente a una visión politeísta del universo. Intuimos que había llegado el momento de una nueva religión humanista basada en la inteligencia, el pluralismo de buena voluntad y el paganismo científico.”

 

La creación de la esquizofrenia organizada

El modo en que la contracultura se formó en las entrañas de tales trituradoras mentales psiquiátricas oligárquicas como el Instituto Tavistock de Londres y fue aplicada por las tropas de choque psiquiátricas estratégicamente colocadas en todas las escuelas, militares, sindicatos, juntas corporativas y burocracias gubernamentales a lo largo de los años está más allá del alcance de este artículo, aunque fue explorado en un vídeo reciente de este autor.

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Lo que hay que tener en cuenta para nuestros propósitos actuales es que la guerra cultural durante este intenso período posterior a la Segunda Guerra Mundial fue de naturaleza de espectro completo, tomando en cuenta cada rama importante de la vida humana y extrayendo todo rastro de razón creativa, universalidad, Libertad y Verdad en cualquier lugar que pudiera encontrarse.

Tanto en las bellas artes y la música como en la práctica científica, se impusieron nuevos dualismos que separaban el pensamiento lógico de la “contaminación” de las emociones subjetivas. Mientras que las artes se moldearon cada vez más por el hedonismo liberado de la razón (con un arte posmoderno “alto” para las élites y un arte populista “bajo” para las masas mudas), las ciencias se rigieron por la fe dogmática en la fría esterilidad matemática regida por la “estadística”, la entropía y el fatalismo ciego.

Las salpicaduras de pintura al azar de los artistas financiados por la CIA, como Jackson Pollock, o los cuadrados borrosos de Mark Rothko, se convirtieron en el nuevo ideal artístico, mientras que los científicos se vieron entrenados para pensar como ordenadores, modelando sus mentes con los métodos de los Principia de Bertrand Russell, la Cibernética de Norbert Weiner y la Teoría de la Información de John von Neumann. A nadie se le escapa el papel de Bertrand Russell como coordinador del Congreso para la Libertad de la Cultura de la CIA.

Con la separación de la creatividad de la razón, las mentes de los procesados por este nuevo campo cultural estaban cada vez más formadas por reglas ciegas y axiomas aplicados por el consenso de los expertos en lugar de actos personales de descubrimiento. El modelado informático sustituyó así a los actos de pensamiento humano genuino y, en este clima intelectual estéril, un nuevo culto a la inteligencia artificial empezó a encontrar un terreno fértil para echar sus perversas raíces.

 

 

Cuando se mezclan con fuertes dosis de guerras imperiales, asesinatos, golpes de estado y la amenaza inminente de la aniquilación nuclear, los padres de los baby boomers no tenían ni idea del mal al que se enfrentaban, ya que sus hijos fueron absorbidos por un nuevo campo cultural plagado de drogas y sexo que nadie había experimentado antes. El caos esquizofrénico en el mundo engendró un caos esquizofrénico en la cultura a medida que un número cada vez mayor de jóvenes renunciaba a la realidad para “sintonizar, encender y abandonar”.

A lo largo de la década de 1960, las fuerzas patrióticas de todo el mundo se unieron para revivir el espíritu del progreso científico y tecnológico que estos neomaltusianos tanto despreciaban. El presidente John F. Kennedy trató de ampliar el programa Átomos para la Paz de Eisenhower, así como las inversiones a gran escala en África, Asia e Iberoamérica, junto con los líderes del mundo panafricano que se comprometieron a acabar con el colonialismo y a llevar a sus pueblos al siglo XXI.

Tras el asesinato de Kennedy, Charles de Gaulle trabajó con copensadores internacionales como el primer ministro de Quebec, Daniel Johnson, el primer ministro canadiense, John Diefenbaker, y el canciller alemán, Adenauer, para lograr una coalición de progreso que alcanzó su punto álgido en 1968 con el inevitable liderazgo de Bobby Kennedy en Estados Unidos.

Al igual que en el periodo de finales del siglo XIX, cuando un sistema de cooperación internacional en el que todos salían ganando amenazaba con sustituir al moribundo sistema hobbesiano del Imperio Británico, una densa cadena de golpes de Estado, revoluciones de colores y asesinatos garantizó el aplastamiento de esta dinámica mientras se desataba una nueva era de posindustrialismo, imperialismo angloamericano y monetarismo sobre una sociedad desprevenida.

 

El Club de Roma entra en escena

En este nuevo clima político posterior a 1968, se organizaron nuevas conferencias científicas para intentar imponer a los sistemas biológicos, económicos y, sobre todo, ecológicos, una modelización estadística basada en el análisis de sistemas. La extrapolación de las tendencias actuales hacia el futuro, sin tener en cuenta los saltos cualitativos no lineales provocados por el pensamiento creativo, permitió a esta nueva generación de científicos “predecir” las inevitables crisis provocadas por el crecimiento demográfico y la disminución de los rendimientos de los recursos finitos.

El estudio emblemático de este nuevo movimiento científico fue el informe del MIT sobre los límites del crecimiento, elaborado por el Club de Roma, que “predijo”, como había hecho Malthus dos siglos antes, el punto de crisis en el que las presiones demográficas superarían la abundancia de la naturaleza, dando a los tecnócratas que gestionan la humanidad las herramientas necesarias para hacer los sacrificios adecuados en el presente.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

límites al crecimiento

 

Cuando figuras como Mark Carney hablan de la “ecologización de las finanzas mundiales” y de asignar valores monetarios a la reducción de la huella de carbono, éste es el fundamento enfermizo y anticientífico de su pensamiento. Mientras que antes la humanidad valoraba el crecimiento económico a través del progreso científico y tecnológico (e implícitamente el mantenimiento de un mayor número de personas con un mayor nivel de vida), el nuevo sistema de “valores” promovido por estos misántropos exige que el beneficio esté ligado a la reducción de la actividad humana sobre la Tierra.

El cofundador del Club de Roma, Aurelio Peccei, que se presentó en las reuniones inaugurales del Foro Económico Mundial en Davos, declaró: “La economía y la ecología están inextricablemente unidas…. Una estrategia de generación de riqueza y otra de salvaguarda de este patrimonio son opuestas. Las actividades que generan riqueza pero destruyen aún más el patrimonio natural, crean un valor negativo”.

Margaret Mead (esposa del controlador del MK Ultra, Gregory Bateson), ex presidenta de la Federación Mundial de Salud Mental durante el punto álgido de MK Ultra, presidió en 1975 una de estas conferencias sobre el medio ambiente y la atmósfera patrocinada por el Club de Roma (este club también fue uno de los primeros patrocinadores del Foro Económico Mundial en 1971). Haciéndose eco del espíritu de Russell y Huxley anteriormente, Mead hizo un llamamiento a la creación de una nueva ciencia de la estadística basada en la equiparación de la contaminación con el cambio climático, que sería internamente consistente y daría forma al comportamiento de la humanidad de cara al siglo XXI. El objetivo era siempre el control de la población. En su discurso, Mead dijo:

“El aumento sin precedentes de la población humana y su demanda de alimentos, energía y recursos es claramente la influencia desestabilizadora más importante en la biosfera. Nos enfrentamos a un periodo en el que la sociedad debe tomar decisiones a escala planetaria”.

“Lo que necesitamos de los científicos son estimaciones, presentadas con suficiente conservadurismo y verosimilitud pero al mismo tiempo lo más libres posible de desacuerdos internos que puedan ser explotados por intereses políticos, que nos permitan empezar a construir un sistema de alertas artificiales pero eficaces, alertas que sean paralelas a los instintos de los animales que huyen antes del huracán. [Hay que sacar de la capacidad de sacrificio necesaria. Se trata, pues, de una declaración de las principales posibilidades de peligro, que pueden alcanzar a la humanidad, en las que es importante concentrar la atención”.

En lugar de ver la ciencia como un campo para la resolución optimista de problemas, este culto misantrópico de elitistas exigía que la ciencia se redefiniera en torno a una “nueva sabiduría” de adaptación a los problemas reales o imaginarios. Esta ciencia cínica de la “problemática” (la ciencia de los problemas) asumía que, dado que todo descubrimiento creativo provocaba un crecimiento de la población, el verdadero enemigo se encontraba en los optimistas ingenuos que creen que es bueno promover los descubrimientos. Mead ridiculizó a los optimistas culturales que rechazaban esta visión cínica de la ciencia diciendo:

“Aquellos que reaccionan contra los profetas de la fatalidad, creyendo que no hay una base científica adecuada para sus melancólicas profecías, [pues] tienden a convertirse a su vez en profetas de imposibilidades paradisíacas, utopías garantizadas de felicidad tecnológica, o intervenciones benignas en favor de la humanidad que no son menos irracionales sólo porque se formulan como ‘racionales’. Expresan una especie de fe en el instinto humano de supervivencia incorporado, o una fe en alguna panacea tecnológica mágica”.

Utilizando un lenguaje más veraz, el cofundador del Club de Roma, Sir Alexander King, afirmó en el prefacio de La primera revolución global (1991)

“Al buscar un enemigo común contra el que podamos unirnos, se nos ocurrió que la contaminación, la amenaza del calentamiento global, la escasez de agua, la hambruna y otros aspectos similares, encajarían en el proyecto. En su conjunto y en sus interacciones, estos fenómenos constituyen una amenaza común a la que debemos enfrentarnos todos juntos. Pero al designar estos peligros como el enemigo, caemos en la trampa, de la que ya hemos advertido a los lectores, de confundir los síntomas con las causas. Todos estos peligros son causados por la intervención humana en los procesos naturales, y sólo mediante un cambio de actitudes y comportamientos se pueden superar. El verdadero enemigo es, pues, la propia humanidad”.

El mundo actual está siendo arrastrado por dos dinámicas opuestas.

Los profetas de la fatalidad que pusieron la bomba de relojería hace medio siglo preparan vertiginosamente su utópico Gran Reseteo, que exige un vasto derramamiento de sangre mientras una humanidad superpoblada es sacrificada por un moderno sacerdocio científico pagano dedicado a Gaia y a los modelos informáticos. Por otro lado, el espíritu del progreso y del pensamiento sistémico abierto ha cobrado vida en la forma de la alianza multipolar que basa su planificación en un conjunto opuesto de supuestos sobre la naturaleza de la humanidad, el pensamiento creativo, el valor, la economía, el progreso y la ley natural.

Las decisiones y los descubrimientos que hagamos (o dejemos de hacer) en los próximos días determinarán qué futuro se impone en esta batalla por la humanidad.

 

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

 

Fuente:

Mathew Ehret: Cultural Warfare in the 20th Century: How Western Civilization Came Undone.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

Por Eric Zuesse China ha anunciado ahora públicamente que, a menos que el Gobierno de Estados Unidos retire sin demora de la provincia china...

Ciencia y Tecnología

Por Harley Schlanger Mientras que el Gran Reseteo/Nuevo Trato Verde anglo-veneciano está preparado para un colapso sin gloria, hay un “reseteo” diferente en marcha,...

Contenidos

Por Caitlin Johnstone Discutamos por el Superman bisexual mientras el mundo arde, mientras nos preparan para la guerra con China, mientras nos quitan nuestros...

Actores

“La extrema derecha ha estereotipado a los judíos y protestantes como los primeros grandes banqueros de la usura en la historia moderna. Son tonterías....

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon