Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

La guerra contra la agricultura mundial: La insostenible Agenda 2030 ‘sostenible’ de la ONU

En las últimas semanas ha comenzado un asalto coordinado contra nuestra agricultura, la capacidad de producir alimentos para la existencia humana. La reciente reunión gubernamental del G20 en Bali, la reunión de la Cop27 de la Agenda 2030 de la ONU en Egipto, el Foro Económico Mundial de Davos y Bill Gates son cómplices. Por lo general, utilizan un marco lingüístico distópico para crear la ilusión de que están haciendo el bien, cuando en realidad están impulsando una agenda que conducirá a la hambruna y la muerte de cientos de millones si se permite que siga adelante. Está impulsado por una coalición de dinero.

 

Por F. William Engdahl

Del G20 a la Cop27 y al FEM

El 13 de noviembre, el G20 -representantes de las 20 naciones más influyentes, entre ellas Estados Unidos, Reino Unido, la Unión Europea (aunque no es una nación), Alemania, Italia, Francia, Japón, Corea del Sur y varios países en desarrollo como China, India, Indonesia y Brasil- acordó una declaración final.

El primer punto importante es un “llamamiento a una transformación acelerada hacia una agricultura y unos sistemas alimentarios y cadenas de suministro sostenibles y resilientes”. Además, “trabajar juntos para producir y distribuir alimentos de forma sostenible, garantizar que los sistemas alimentarios contribuyen mejor a la adaptación y mitigación del cambio climático, y detener e invertir la pérdida de biodiversidad, diversificar las fuentes de alimentos…”. Además, pidieron “un comercio agrícola inclusivo, predecible y no discriminatorio, basado en las normas de la OMC”. Asimismo, “nos comprometemos a apoyar la adopción de prácticas y tecnologías innovadoras, incluida la innovación digital en la agricultura y los sistemas alimentarios para mejorar la productividad y la sostenibilidad en armonía con la naturaleza…” Luego viene la declaración reveladora: “Reiteramos nuestro compromiso de lograr cero emisiones netas globales de gases de efecto invernadero/neutralidad del carbono para mediados de siglo o alrededor de esa fecha.” (el subrayado es mío)

“Agricultura sostenible” con “cero emisiones netas de gases de efecto invernadero” es un doble lenguaje orwelliano. Para una persona ajena a la lingüística de la ONU, las palabras suenan demasiado bien. Lo que de hecho se está promoviendo es la destrucción más radical de la agricultura y la ganadería a nivel mundial bajo el nombre de “agricultura sostenible”.

Sólo unos días después de la reunión del G20 en Bali, se celebró en Egipto la cumbre anual de las Naciones Unidas sobre el clima COP27. Allí, los participantes de la mayoría de los países de la ONU junto con ONG como Greenpeace y cientos de otras ONG verdes redactaron un segundo llamamiento. La COP27 lanzó algo que reveladoramente llaman FAST: la nueva iniciativa de la ONU sobre Alimentación y Agricultura para una Transformación Sostenible (FAST, por sus siglas en inglés). Fast, como en “abstenerse de comer…”. Según Forbes, FAST promoverá un “cambio hacia dietas sostenibles, resistentes al clima y saludables, ayudaría a reducir los costes sanitarios y del cambio climático hasta en 1,3 billones de dólares, al tiempo que apoyaría la seguridad alimentaria frente al cambio climático”. Estamos hablando de grandes cifras. 1,3 billones de dólares por la transición a “dietas sostenibles, resistentes al clima y saludables” que reducirían el coste del cambio climático en 1,3 billones de dólares. ¿Qué ocurre realmente detrás de todas estas palabras?

 

Detrás hay mucho dinero

Según declaraciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación a Reuters durante la COP27, en el plazo de un año la FAO lanzará un proyecto de “patrón oro” para la reducción de los llamados gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura.

El impulso para esta guerra contra la agricultura no procede sorprendentemente del gran capital, la Iniciativa FAIRR, una coalición de gestores de inversiones internacionales con sede en el Reino Unido que se centra en los “riesgos y oportunidades materiales de ESG causados por la producción ganadera intensiva”. Entre sus miembros se encuentran los actores más influyentes de las finanzas mundiales, como BlackRock, JP Morgan Asset Management, Allianz AG de Alemania, Swiss Re, HSBC Bank, Fidelity Investments, Edmond de Rothschild Asset Management, Credit Suisse, Rockefeller Asset Management, UBS Bank y muchos otros bancos y fondos de pensiones con un total de activos gestionados de 25 billones de dólares. Ahora están abriendo la guerra a la agricultura de la misma forma que lo han hecho con la energía. El Director Adjunto de la FAO para Políticas de Cambio Climático, Zitouni Ould-Dada, afirmó durante la COP27 que “nunca antes se había prestado tanta atención a la alimentación y la agricultura. Esta COP es definitivamente la indicada”.

La FAIRR afirma, sin pruebas, que “la producción de alimentos representa alrededor de un tercio de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y es la principal amenaza para el 86% de las especies del mundo en peligro de extinción, mientras que la ganadería es responsable de tres cuartas partes de la pérdida de selva amazónica”. La FAO tiene previsto proponer una reducción drástica de la producción ganadera mundial, especialmente del ganado vacuno, que según la FAIRR es responsable de “casi un tercio de las emisiones mundiales de metano relacionadas con la actividad humana, liberadas en forma de eructos del ganado, estiércol y cultivos forrajeros”. Para ellos, la mejor manera de acabar con los eructos y el estiércol de vaca es eliminar el ganado.

 

Agricultura sostenible insostenible

El hecho de que la FAO de la ONU esté a punto de publicar una hoja de ruta para reducir drásticamente los llamados gases de efecto invernadero de la agricultura mundial, bajo el falso reclamo de “agricultura sostenible” que está siendo impulsada por los mayores gestores de riqueza del mundo, incluyendo BlackRock, JP Morgan, AXA y similares, dice mucho acerca de la verdadera agenda. Estas son algunas de las instituciones financieras más corruptas del planeta. Nunca ponen un céntimo donde no tengan garantizados enormes beneficios. La guerra contra la agricultura es su próximo objetivo.

El término “sostenible” fue creado por el maltusiano Club de Roma de David Rockefeller. En su informe de 1974, La humanidad en el punto de inflexión, el Club de Roma argumentó:

Las naciones no pueden ser interdependientes sin que cada una de ellas renuncie a parte de su propia independencia, o al menos reconozca sus límites. Ha llegado el momento de elaborar un plan maestro de crecimiento orgánico sostenible y desarrollo mundial basado en la asignación global de todos los recursos finitos y en un nuevo sistema económico mundial. (el subrayado es mío)

Esa fue la formulación inicial de la Agenda 21 de la ONU, la Agenda2030 y el Gran Reajuste de Davos 2020. En 2015, los países miembros de la ONU adoptaron los llamados Objetivos de Desarrollo Sostenible u ODS: 17 objetivos para transformar nuestro mundo. El Objetivo 2 es “Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.”

 

El Club de Roma y el auge de la mafia de los ‘modelos predictivos’

 

Pero si leemos en detalle las propuestas de la COP27, el G20 y el FEM de Davos de Klaus Schwab encontramos lo que significan estas palabras que suenan tan bien. Ahora estamos siendo inundados con afirmaciones, no verificadas, por numerosos modelos de think tanks gubernamentales y privados, de que nuestros sistemas agrícolas son una de las principales causas de, sí, el calentamiento global. No sólo el CO2, sino también el metano y el nitrógeno. Sin embargo, todo el argumento de los gases de efecto invernadero de que nuestro planeta está al borde de un desastre irreversible si no cambiamos radicalmente nuestras emisiones para 2030 es una tontería no verificable de modelos informáticos opacos. Basándose en estos modelos, el IPCC de la ONU insiste en que si no detenemos un aumento de la temperatura global de 1,5 C por encima del nivel de 1850, en 2050 el mundo esencialmente se habrá acabado.

 

La guerra no ha hecho más que empezar

La ONU y el FEM de Davos se unieron en 2019 para impulsar conjuntamente el ODS Agenda 2030 de la ONU. En el sitio web del WEF se admite abiertamente que esto significa deshacerse de las fuentes de proteína de carne, introduciendo la promoción de carne falsa no probada, abogando por proteínas alternativas como hormigas saladas o grillos molidos o gusanos para reemplazar el pollo o la carne de res o cordero. En la COP27 se habló de “dietas que puedan mantenerse dentro de los límites planetarios, incluyendo la reducción del consumo de carne, el desarrollo de alternativas y el impulso del cambio hacia más plantas, cultivos y cereales autóctonos (reduciendo así la actual dependencia del trigo, el maíz, el arroz y las patatas)”.

El FEM está promoviendo un cambio de las dietas de proteínas cárnicas a las veganas argumentando que sería más “sostenible”. También promueven alternativas de carne cultivada en laboratorio o a base de plantas, como las Impossible Burgers financiadas por Bill Gates, cuyas propias pruebas de la FDA indican que es un probable carcinógeno, ya que se produce con soja transgénica y otros productos saturados de glifosato. La consejera delegada de Air Protein, otra empresa de carne falsa, Lisa Lyons, es asesora especial del FEM. El WEF también promueve las proteínas de insectos alternativas a la carne. Nótese también que Al Gore es fideicomisario del WEF.

La guerra contra la cría de animales para carne se está volviendo mortalmente seria. El gobierno de los Países Bajos, cuyo Primer Ministro Mark Rutte, anteriormente de Unilever, es un Colaborador de la Agenda del WEF, ha creado una Ministra especial para el Medio Ambiente y el Nitrógeno, Christianne van der Wal. Utilizando unas directrices de protección de la naturaleza Natura 2000 de la UE nunca invocadas y obsoletas, diseñadas supuestamente para “proteger el musgo y el trébol”, y basadas en datos de pruebas fraudulentas, el Gobierno acaba de anunciar que cerrará por la fuerza 2.500 explotaciones ganaderas en toda Holanda. Su objetivo es obligar a cerrar al 30% de las explotaciones ganaderas o enfrentarse a la expropiación.

En Alemania, la Asociación Alemana de la Industria Cárnica (VDF), afirma que en los próximos cuatro a seis meses Alemania se enfrentará a una escasez de carne, y los precios se dispararán. Hubert Kelliger, miembro de la junta directiva de la VDF, dijo: “En cuatro, cinco o seis meses tendremos vacíos en las estanterías”. Se prevé que la carne de cerdo sufra la peor escasez. Los problemas de abastecimiento de carne se deben a que Berlín insiste en reducir el número de cabezas de ganado en un 50% para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. En Canadá, el gobierno de Trudeau, otro producto del FEM de Davos, según el Financial Post del 27 de julio, planea reducir las emisiones de los fertilizantes un 30% para 2030 como parte de un plan para llegar a cero neto en las próximas tres décadas. Pero los cultivadores dicen que, para lograrlo, quizá tengan que reducir considerablemente la producción de cereales.

Cuando el autocrático Presidente de Sri Lanka prohibió toda importación de fertilizantes nitrogenados en abril de 2021 en un brutal esfuerzo por volver a un pasado de agricultura “sostenible”, las cosechas se desplomaron en siete meses y la hambruna y la ruina de los agricultores y las protestas masivas le obligaron a huir del país. Ordenó que todo el país pasara inmediatamente a la agricultura ecológica, pero no proporcionó a los agricultores ninguna formación al respecto.

Si combinamos todo esto con la catastrófica decisión política de la UE de prohibir el gas natural ruso utilizado para fabricar fertilizantes a base de nitrógeno, obligando a cerrar plantas de fertilizantes en toda la UE, lo que provocará una reducción global del rendimiento de las cosechas, y también con la falsa oleada de gripe aviar que está ordenando falsamente a los granjeros de Norteamérica y la UE que maten a decenas de millones de pollos y pavos, por citar sólo algunos casos más, queda claro que nuestro mundo se enfrenta a una crisis alimentaria sin precedentes. ¿Todo por el cambio climático?

 

F. William Engdahl es consultor de riesgos estratégicos y conferenciante, licenciado en Políticas por la Universidad de Princeton y autor de best-sellers sobre petróleo y geopolítica, en exclusiva para la revista en línea Global Research Centre for Research on Globalization

 

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

 

Fuente:

F. William Engdahl: War on Global Agriculture: The Unsustainable ‘Sustainable’ UN Agenda 2030. 30 de noviembre de 2022.

 

Contenidos

Por Mente Alternativa El hijo de de colaboradores nazis y fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial (FEM), Klaus Schwab, dejará de dirigir...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Durante una reunión especial del Foro Económico Mundial sobre “colaboración mundial, crecimiento y energía para el desarrollo”, celebrada en Arabia Saudí...

Contenidos

En un artículo publicado por Welcome to Absurdistan, Elizabeth Nickson, una periodista británica que ha escrito en medios de masas como The Guardian, Observer,...

Contenidos

Por Mente Alternativa EIRNS hizo referencia a una conmovedora yuxtaposición de Associated Press que arroja luz sobre las terribles crisis humanitarias que se desarrollan...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram