Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La Gran Bretaña global y el Gran Reseteo del Rey Carlos

Si usted cree que el Imperio Británico y su jefe de Estado hereditario titular son sólo una reliquia simbólica de épocas pasadas sin influencia activa en la actualidad, debe apagar el televisor para pensarlo de nuevo, e investigarlo bien. La semana pasada, el mundo fue expuesto a una inquietante, arcaica y bizarra paganía no vista en más de 70 años con la coronación del Rey Carlos III como cabeza de la Mancomunidad Británica Global, cabeza de la Iglesia Anglicana, y portavoz de un programa apodado Gran Bretaña Global que fue puesto en línea como el mandato oficial del partido Conservador en 2021. Como expone el historiador y geoestratega Matthew Ehret en este artículo, desde la gestión de un imperio global de esclavitud económica y habiendo invadido casi todas las naciones de la Tierra en un momento u otro, la Gran Bretaña sigue ejerciendo un vasto control global. Detrás del monarca hay toda una armada de manipuladores, cortesanos y grandes estrategas bizantinos más profundos que giran en torno a la Corona como institución. La continuidad lo es todo para el imperio, y la importancia de mantener instituciones que trasciendan las vidas individuales ha sido siempre un punto de gran preocupación. La suposición de que los derechos no puedan ser concedidos o denegados por un linaje superior es un verdadero anatema para cualquier sistema de oligarquismo, incluso si se oculta tras el disfraz de una especie de democracia diseñada para aplacar a la plebe pero sin permitirles a ellos o a sus representantes los medios de influir en algo verdaderamente significativo sobre su realidad.

 

Por Matthew Ehret

Esta semana, el mundo fue expuesto a una inquietante, arcaica y bizarra paganía no vista en más de 70 años con la coronación del Rey Carlos III como cabeza de la Mancomunidad Británica Global, cabeza de la Iglesia Anglicana, y portavoz de un programa apodado Gran Bretaña Global que fue puesto en línea como el mandato oficial del partido Conservador en 2021.

Desde la gestión de un imperio global de esclavitud económica y habiendo invadido casi todas las naciones de la Tierra en un momento u otro [2], la Gran Bretaña sigue ejerciendo un vasto control sobre las concesiones mineras de África con más de 1 billón de dólares de intereses mineros directos controlados por corporaciones británicas y/o basadas en la Commonwealth británica. Según el informe de 2016 elaborado por War on Want [3]: “101 empresas que cotizan en la Bolsa de Londres (LSE) -la mayoría de ellas británicas- tienen operaciones mineras en 37 países del África subsahariana. En conjunto, controlan más de un billón de dólares de los recursos más valiosos de África. El gobierno del Reino Unido ha utilizado su poder e influencia para garantizar que las empresas mineras británicas tengan acceso a las materias primas de África. Así ocurrió durante el periodo colonial y sigue ocurriendo hoy”.

 

La City

Como se describe en mi nuevo libro The Anglo Venetian Roots of the Deep State, la “milla cuadrada” apodada La City de Londres (una entidad jurídica separada de la propia Londres) es el centro neurálgico de las finanzas mundiales, con el Banco de Inglaterra y los paraísos fiscales offshore de la Commonwealth dirigiendo billones de dólares del lavado de dinero de la droga, la financiación del terrorismo y otras prácticas corruptas a nivel mundial. La soberanía de la City más allá de toda jurisdicción nacional quedó consagrada en la oligárquica “Carta Magna” de 1214, que estableció el centro financiero como una corporación supranacional capaz de dirigir su propia fuerza policial y sistema judicial… que sigue manteniendo 800 años después.

Durante los 183 años entre 1763 y 1946 que vieron la mayor influencia directa de la supremacía unipolar británica sobre el mundo, las naciones empobrecidas del mundo se encontraron más empobrecidas, menos capaces de adquirir medios de producción industrial y más en guerra consigo mismas y con sus vecinos mediante tácticas de divide y vencerás. Desde que este imperio adoptó la forma de la “relación especial” angloamericana después de 1945, esta tendencia no hizo sino exacerbarse.

 

La mano causal de la inteligencia británica

Desde el punto de vista de las operaciones globales de inteligencia, Gran Bretaña es el creador y la estructura central de mando del aparato de inteligencia de los Cinco Ojos y también ha sido apodada “Londonistán” por haber proporcionado refugio a grupos terroristas internacionales que han encontrado cobijo bajo la ideología superficial liberal de la tolerante Gran Bretaña [4].

También se ha descubierto que la inteligencia británica ha ayudado a crear y/o ha seguido apoyando a grupos terroristas a escala internacional, como señala el investigador del EIR Michael Billington en el informe de 2020 Creación británica y control del terror islámico: Background to China’s Defeat of Terror in Xinjiang [5].

Mientras alimentaba el terrorismo global y el islamismo radical, la inteligencia británica tampoco perdió tiempo cultivando las variantes más rabiosas del sionismo político, y elaboró el propio Estado de Israel a partir del programa Mesa Redonda/Fabian que llegó a llamarse “Los Acuerdos de Balfour”. La historia de la creación británica del sionismo político y del cristianismo rapturista también se esboza en un episodio de 2021 de El Gran Juego aquí.

Mientras que China ha concedido préstamos a gran escala para corredores de transporte, nuevas zonas industriales e inversiones en carbón, petróleo, gas natural, energía hidroeléctrica y nuclear a países que necesitan desesperadamente un desarrollo real, la Gran Bretaña Global y sus cohortes estadounidenses y de la UE llevan décadas concediendo únicamente préstamos condicionados y con condiciones y tecnologías ecológicas “apropiadas” que impedirán para siempre que África u otras naciones pobres puedan valerse por sí mismas.

La idea de la Gran Bretaña Global siempre ha tenido en su corazón el concepto de una Commonwealth británica integrada con los Cinco Ojos a la cabeza de la inteligencia, la City de Londres a la cabeza de las finanzas y las estructuras hereditarias de poder centradas en torno a la Corona como fuente titular de todos los honores a través de la cual todas las ramas del Estado profundo internacional derivan sus poderes.

 

Agentes de la Corona

Desde 1833, la Gran Bretaña global está gestionada por un sistema pseudoprivado de Agentes de la Corona, hoy denominado Agentes de la Corona para el Gobierno y la Administración de Ultramar. Este vasto organismo existe con carácter semioficial y se describe a sí mismo como “una emanación de la corona” y es extremadamente activo en Europa Central y Oriental, centrándose sobre todo en el sistema de gestión económica, energética y sanitaria de Ucrania. La agencia está asociada con el Banco Mundial, la ONU y la Fundación Bill y Melinda Gates y actúa como un gigantesco holding con un accionista llamado Crown Agents Foundation, con sede en Southwark, Londres.

Creada en la década de 1930 como la nueva cara del Imperio Británico, la Commonwealth británica ocupa hoy 12,2 millones de millas cuadradas de territorio, acoge a 2.400 millones de personas y representa el 21% de la superficie terrestre mundial. Para quienes aún creen en el mito de que el Imperio Británico desapareció tras la II Guerra Mundial, merece la pena contrastar los mapas de la Commonwealth y del Imperio.

 

commonwealth

imperio britanico

 

El hecho es que el Imperio Británico sigue ejerciendo una enorme influencia sobre los asuntos mundiales. A pesar de haber desaparecido nominalmente tras la Segunda Guerra Mundial, dando paso a un “Imperio Americano”, Gran Bretaña Global es simplemente un intento de hacer explícito lo que siempre ha sido cierto. Los estrategas actuales que gestionan la “fiesta de presentación” de la agenda de la Gran Bretaña Global se encuentran en un intento desesperado por posicionar a la Commonwealth como el centro de una nueva era post-reinicio.

Al ser una institución organizada enteramente en torno a instituciones hereditarias, la pieza central para la continuidad de esta reforma depende de que una familia gobernante ocupe la posición de Prima inter pares oficial en torno a la cual toda la estructura de controles pueda ejercer su influencia.

En la época actual, este papel ha recaído en cierta criatura endogámica de nombre Carlos.

 

La Reina ha muerto, viva el Rey

“El puente de Londres ha caído” fueron las palabras en clave que el secretario privado de la reina, Edward Young, transmitió a los altos funcionarios tras la muerte de la reina Isabel II.

Este código fue seleccionado como parte de un protocolo más amplio apodado extrañamente “operación Unicornio” por razones que escapan a la imaginación de este autor y que pone en marcha un conjunto de acciones que culminan con la unción del Príncipe Carlos como nuevo Rey de Gran Bretaña y de la Commonwealth.

Para los canadienses que habían pensado que ya no se verían obligados a soportar ver a su Primer Ministro declarar servilmente sus juramentos de lealtad (y juramentos de secreto) a un monarca endogámico sentado al otro lado del océano, como había ocurrido en 2017, se sentirán muy decepcionados.

 

 

La Ley de Juramentos Parlamentarios de Canadá de 1866 exige que ambas cámaras del Parlamento presten juramento de fidelidad tras la muerte de todos los monarcas en ejercicio. Así es, todos y cada uno de los miembros del gobierno supuestamente “electo y democrático” de Canadá deben declarar sus juramentos de lealtad no al pueblo o a una constitución inexistente, sino a algún linaje familiar endogámico del otro lado del mundo.

Juramentos similares fueron leídos por los cargos electos de todos los demás Estados miembros de la Commonwealth de los Cinco Ojos.

Así pues, cabe preguntarse si esta institución de poderes hereditarios que ha heredado Carlos es sólo un bolo ceremonial sin ninguna sustancia o influencia real detrás.

Aunque la mayoría de los ciudadanos, incluidos los súbditos británicos, así lo creen, los hechos apuntan a una realidad muy distinta.

 

El Príncipe Carlos: el mayor terrateniente del mundo

Puede que le sorprenda, pero la Corona británica es el mayor propietario del mundo, con 6.600 millones de acres en Australia, Nueva Zelanda, Irlanda del Norte, Canadá, Gran Bretaña y las Islas Malvinas[6].

Además de las “Tierras de la Corona” y las “Corporaciones de la Corona” que son propiedad legal del monarca de Gran Bretaña, una organización llamada “The Crown Estate” es uno de los mayores grupos inmobiliarios del mundo. Describiendo la institución que envía cada año el 25% de sus ganancias directamente a las arcas del monarca, Die Welt Business decía lo siguiente [7]

“El Estado de la Corona posee propiedades en todo el Reino Unido, desde castillos y casas de campo hasta tierras agrícolas y bosques, además de parques comerciales y centros comerciales. Posee más de la mitad de toda la costa marítima del Reino Unido, lo que le otorga derechos de subasta enormemente valiosos para la actividad comercial en alta mar, como los parques eólicos”.

La Corona controla casi todo el lecho marino (y la mitad de la orilla del mar) en todo el Reino Unido, y cualquier empresa que desee construir molinos de viento en alta mar como parte del Green New Deal se ve obligada a alquilar sus fondos marinos a la Corona. Según Byline Times, la Corona se convertirá en “el mayor beneficiario de la Agenda Verde del Reino Unido”, que recientemente ha presentado un plan de 10 puntos para una “revolución verde” y la plena descarbonización en 2050. Para cualquiera que esté confundido por la explosión de los precios de las fuentes de energía ineficientes en toda Inglaterra, no llegaría muy lejos sin apreciar el disparate de las granjas eólicas, subvencionadas por los contribuyentes.

El propio Príncipe Carlos ha demostrado que ciertamente no ve a la Corona como una entidad simbólica y fue acusado de “lobby incontinente” en 2013 cuando docenas de cartas personales (apodadas los “Memos de la Araña Negra”) a parlamentarios y al Primer Ministro se hicieron públicas tras una intensa lucha legal para mantenerlas en secreto. El biógrafo oficial de Carlos, Jonathan Dimbleby, llegó a escribir en 2013 que tras la sucesión de Carlos a la Corona las cosas se pondrían mucho más manos a la obra, y “que una revolución constitucional silenciosa está en marcha” [8].

 

Los poderes prerrogativos son reales

Aunque se hace un gran esfuerzo por presentar los poderes prerrogativos de la Corona como meramente simbólicos, abarcan casi todas las ramas del gobierno y se han utilizado ocasionalmente… aunque las esferas de influencia británicas en las que más se aplican suelen estar tan autorreguladas que requieren muy poca aportación de esa influencia externa para mantenerlas a raya.

Estos poderes se revelaron públicamente por primera vez en 2003 y en un artículo titulado “Se levanta el misterio sobre los poderes de prerrogativa”[9], el London Guardian señaló que estos poderes incluyen (pero no se limitan a):

“Asuntos domésticos, nombramiento y destitución de ministros, convocatoria, prórroga y disolución del Parlamento, aprobación real de proyectos de ley, nombramiento y regulación de la función pública, nombramiento de oficiales de las fuerzas armadas, dirección de la disposición de las fuerzas armadas en el Reino Unido (y en otros países de la Commonwealth), nombramiento de consejeros de la Reina, expedición y retirada de pasaportes, prerrogativa de clemencia. (Solía aplicarse en casos de pena capital. Aún se utiliza, por ejemplo, para subsanar errores en el cálculo de las penas), concesión de honores, creación de corporaciones por Carta, Asuntos Exteriores, celebración de tratados, declaración de guerra, despliegue de fuerzas armadas en el extranjero, reconocimiento de Estados extranjeros y acreditación y recepción de diplomáticos”.

Cuando en 2009 se presentó en el Parlamento un proyecto de ley que proponía limitar estos poderes, una revisión del Ministerio de Justicia dirigida por el Consejo Privado concluyó que tales limitaciones “debilitarían peligrosamente” la capacidad del Estado para responder a una crisis” y el proyecto fue rápidamente rechazado[10].

A nivel provincial, encontramos vicegobernadores que (en Canadá) son miembros de los Caballeros Francmasónicos de San Juan de Jerusalén.

 

El rey Carlos y el Gran Reseteo

Carlos demostró este enfoque “más práctico” de la gobernanza el 3 de junio de 2020, cuando se convirtió en el patrocinador oficial del Great Reset del Foro Económico Mundial e incluso lanzó oficialmente el proyecto tuiteando #TheGreatReset [El Gran Reseteo].

 

gran reseteo carlos

 

En su página web oficial, el Príncipe lanzó el proyecto diciendo: “Hoy, a través de la Iniciativa de Mercados Sostenibles de SAR y el Foro Económico Mundial, el Príncipe de Gales ha lanzado una nueva iniciativa global, The Great Reset”.

 

Las ‘visiones de cambio’ del Rey maltusiano Carlos III

 

Rey ecoguerrero de una nueva cruzada

Carlos ha demostrado el tipo de entusiasmo por la descarbonización del mundo que uno tiende a encontrar sólo en un fanático religioso que se erige en el guerrero ecológico de los monarcas, un Rey Cruzado de una nueva religión, salvo que en lugar de musulmanes en Tierra Santa, nuestros nuevos eco-cruzados conectados a Davos han apuntado al dióxido de carbono y a la civilización industrial, la agricultura y los comedores inútiles que lo causan, como la amenaza venenosa que debe ser destruida. Charles parece verse a sí mismo siguiendo los pasos de su padre fundador del WWF como el nuevo portavoz líder de una transformación total de la sociedad bajo un sacerdocio de gobernanza verde del WEF.

Una edición de julio de 2022 del Spectator australiano caracterizó acertadamente el activismo misántropo de Carlos en los siguientes términos:

“El ecologismo en el que el Príncipe ha decidido ocuparse mientras espera ascender al trono no es un tipo inofensivo de actividad apolítica de plantación de árboles o de salvación de la selva tropical. No está abrazando pandas ni financiando santuarios de vida salvaje. En lugar de eso, se ha involucrado en una revuelta híbrida de negocios y política que amenaza la supervivencia del sistema político que se supone que debe supervisar. Además de ser una traición al ciudadano de a pie, sus acciones representan un incumplimiento de su único deber como futuro rey: proteger la monarquía constitucional del creciente fascismo climático y del globalismo”.

 

Raíces nazis de la Casa de Sajonia-Coburgo-Gotha

El papel de la Corona en la dirección de un renacimiento de las prácticas del totalitarismo global, el control de la población y el fascismo no carece de precedentes. Un hecho incómodo que ha desvelado recientemente el documental Edward VIII: Britain’s traitor King (Eduardo VIII: el rey traidor de Gran Bretaña) en el canal británico Channel 4, este corazón fascista de la Corona estuvo vivo durante los años más oscuros antes y durante la Segunda Guerra Mundial.

Esta película, basada en un libro del historiador Andrew Lownie que saldrá a la venta próximamente, utiliza informes recientemente desclasificados de los Archivos Reales para contar la historia del rey nazi de Gran Bretaña Eduardo VIII, que no sólo deseaba la victoria nazi en la Segunda Guerra Mundial, sino que trabajó activamente en pos de ese objetivo desde el momento en que se vio obligado a abdicar al trono en 1936 (supuestamente para casarse con una divorciada estadounidense, Wallis Simpson) hasta los días más oscuros de la propia guerra.

 

hitler

 

Como demuestra este documental, enseñar a su joven sobrina Isabel II a hacer un auténtico “sieg heil” no fue su único baile con el nazismo.

Durante su exilio en Portugal, donde se codeaba con la élite alemana, el documental cita cables diplomáticos enviados por Eduardo a funcionarios alemanes en los que exigía a los nazis que bombardearan implacablemente Inglaterra hasta la sumisión en 1940, fomentando la muerte de millones de civiles inocentes. El documental también cita un discurso poco conocido en el que Edward pedía la rendición de Gran Bretaña a los nazis en 1939 y que la BBC se negó a emitir. Incluso después de ser enviado a las Bahamas por funcionarios imperiales que habían decidido que era más conveniente sacrificar a su monstruo de Frankenstein que continuar con sus planes anteriores de un Nuevo Orden Mundial fascista, el aspirante a rey nazi había enviado un telegrama a los funcionarios de Hitler indicando su disposición a regresar a Europa cuando fuera necesario y retomar su legítimo asiento en el trono como rey ario.

 

Más allá de la película: Más raíces nazis de los Windsor

Más allá del caso de Eduardo VIII, hay muchas otras conexiones nazis embarazosas con la casa de Windsor (antes Saxe-Coburg-Gotha) que la película no mencionó, algunas de las cuales implican directamente al difunto príncipe consorte Felipe Mountbatten (también conocido como Duque de Edimburgo).

Las tres hermanas del duque de Edimburgo estaban casadas con príncipes nazis, y el marido de una de ellas (Sophie) llegó a ser oficial de las Waffen SS con el rango de Oberführer (jefe superior).

El marido de la hermana de Felipe, Sofía, el príncipe Cristóbal de Hesse-Cassel, fue jefe de la Forschungsamt (Dirección de Investigación Científica), una operación especial de inteligencia dirigida por Hermann Göring, y también fue Standartenführer (coronel) de las SS en el personal de Heinrich Himmler. Los cuatro cuñados de Felipe, con los que vivía, llegaron a ser altos cargos del Partido Nazi.

El propio Philip mantuvo la tradición familiar, primero habiendo sido educado bajo un plan de estudios nazi centrado en la eugenesia en la década de 1930, y luego pasando a fundar el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) con otro antiguo miembro del Partido Nazi, el príncipe Bernhard de Holanda, eugenista de toda la vida y fundador del Grupo Bilderberg, en 1961. A Philip y Bernhard se unió Sir Julian Huxley (entonces presidente de la Sociedad de Eugenesia de Gran Bretaña) como cofundador del WWF.

 

wwf

 

En una entrevista concedida en agosto de 1988 a Deutsche Press Agentur, el Príncipe Felipe proclamó su deseo de regresar en la próxima vida como un virus mortal para ayudar a “resolver la superpoblación”.

El Príncipe Felipe exudó frías “cavilaciones” misantrópicas a lo largo de su vida al contemplar el zoológico humano afirmando:

“No se puede mantener un rebaño de ovejas mayor del que se es capaz de alimentar. En otras palabras, la conservación puede implicar la eliminación selectiva para mantener un equilibrio entre los números relativos de cada especie dentro de un hábitat concreto. Soy consciente de que se trata de un tema muy delicado, pero lo cierto es que la humanidad forma parte del mundo vivo. Cada nuevo acre cultivado significa otro acre negado a las especies salvajes”.

 

El antihumanismo del Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo

 

Cabe señalar que el rey Carlos continuó el legado de su padre como presidente de la British World Wildlife Foundation, que dirige desde hace más de 30 años.

El pedigrí nazi de la familia real y sus leales gestores plantea la pregunta: ¿Por qué no se ha dado a conocer más ampliamente su continuación de la doctrina eugenésica nazi en forma de los movimientos de eutanasia y crecimiento cero? ¿En qué tipo de mundo vivimos, que hechos tan sorprendentes no pueden ser de conocimiento general?

El verdadero Imperio siempre ha sido una oligarquía financiera que es utilizada por una vasta red de estructuras de poder para promover los intereses de la aristocracia de Europa; El epicentro actual del poder son las monarquías anglo-holandesas.

Es este poder el que controla el Grupo Bilderberg, su apéndice menor el Foro Económico Mundial, y dirige la política estadounidense a través del Consejo de Relaciones Exteriores con sede en Nueva York (la versión estadounidense de Chatham House).

Fue a Lord Lothian, destacado miembro de Chatham House, a quien Hitler expuso en 1937 su concepto del Nuevo Orden Mundial Anglo-Alemán diciendo: “Alemania, Inglaterra, Francia, Italia, América y Escandinavia… deberían llegar a algún acuerdo por el que impidieran a sus nacionales ayudar en la industrialización de países como China, e India. Es suicida promover el establecimiento en los países agrícolas de Asia de industrias manufactureras”.

Cualquier tecnócrata que impulsara un plan de “Reconstruir mejor para el mundo” o un “Nuevo Pacto Verde Mundial” podría haber dicho lo mismo.

En la actualidad, el Instituto Canadiense de Asuntos Internacionales ha pasado a llamarse Consejo Internacional Canadiense (CIC). El CIC está presidido por el especialista en cambio de régimen Ben Rowswell, formado en Oxford, que trabajó estrechamente con la Consejera Privada Chrystia Freeland en el intento de derrocar al gobierno de Maduro a favor del títere del FEM Juan Guaido, que continúa hasta el día de hoy.

Un pilar clave en el control sobre las colonias de la influencia anglo-holandesa sigue siendo el sistema del Consejo Privado, que se centra en Gran Bretaña, pero tiene ramas secundarias en países selectos de la Commonwealth. Es bajo la influencia del Consejo Privado que se instituyen los operativos de nivel inferior en forma de viceministros, el Consejo del Tesoro, los Comités Selectos y otros funcionarios nombrados en la Administración Pública. Otros nodos clave del sector público y privado gestionan los intereses de la Corona. Todos los miembros del gabinete del gobierno son nombrados Consejeros Privados y todos los Consejeros Privados prestan juramento de secreto y lealtad a la Reina, incluido el juramento de mantener en secreto lo que se hable en las reuniones del Consejo Privado.

 

La Corona como clave de la continuidad del Imperio

Por supuesto, sería una tontería creer que Carlos (o cualquier otro monarca reinante con anterioridad) era una persona en sí misma, ignorando la armada de manipuladores, cortesanos y grandes estrategas bizantinos más profundos que giran en torno a la Corona como institución a veces apodada “la Fuente de Todos los Honores”. La Fuente de Todos los Honores es un término oficial que denota la idea legal de que toda la autoridad para los asuntos públicos y privados emana de la única fuente de la Corona y su línea de sangre ininterrumpida.

La continuidad lo es todo para el imperio, y la importancia de mantener instituciones que trasciendan las vidas individuales ha sido siempre un punto de gran preocupación.

En un mundo posterior a 1776 que empezaba a sentir el gusto por el autogobierno, la libertad y la democracia como nuevo modo de autoorganización, la “estabilidad” de las instituciones hereditarias se vio gravemente amenazada.

No sería exagerado decir que los últimos 250 años han estado marcados por el choque de estos dos paradigmas opuestos de organización de la sociedad. Mientras que un paradigma asume como evidente la existencia de derechos inalienables de todas las personas, el otro sistema presume que los únicos derechos inalienables son los que posee una clase dominante oligárquica que desea gobernar sobre súbditos (también conocidos como comedores de inútiles) cuyos niveles de población deben ser sacrificados periódicamente para facilitar su gestión.

La suposición de que los derechos no puedan ser concedidos o denegados por un linaje superior es un verdadero anatema para cualquier sistema de oligarquismo, incluso si se oculta tras el disfraz de una especie de democracia diseñada para aplacar a la plebe pero sin permitirles a ellos o a sus representantes los medios de influir en algo verdaderamente significativo sobre su realidad.

 

Robert Ingraham: El ‘Gran Reseteo’ del Imperio Británico

 

 

Notas a pie de página

[2] There Are Only 22 Countries in the World That the British Haven’t Invaded By Matt Soniak, Mental Floss, Nov 7, 2012.

[3] The New Colonialism: Britain’s Scramble for Africa’s Energy and Mineral Resources by Mark Curtis, published by War on Want, 2016.

[4] The ’emirs of Londonistan’ and the alleged UK-jihadist collaboration.

By Nawaf al-Tamimi, New Arab, Aug. 11, 2015.

[5] British Creation and Control of Islamic Terror: Background to China’s Defeat of Terror in Xinjiang by Mike Billington, EIR, Jan. 10, 2020.

[6] The World’s 15 Biggest Landowners Thornton McEnery, Business Insider, Mar 18, 2011.

[7] The mysterious property empire behind the Queen.

Arthur Sullivan. Die Welt, June 9, 2021.

[8] Prince Charles at 65: a pensioner waits for the job of his life by Jonathan Dimbleby, The Guardian, Nov. 13, 2013.

[9] Mystery lifted on Queen’s powers, Clare Dyer, The Guardian, Oct. 2003.

[10] Royal powers review warns against further reform, by Alan Travis, The Guardian, October 2009.

 

Fuente:

Matthew Ehret: Global Britain and King Charles’ Great Reset. 8 de mayo de 2023.

Ciencia y Tecnología

Por Leonid Savin Es bien sabido que en Occidente, hace muchas décadas, triunfaron en la publicidad, sobre todo en la publicidad política. Si es...

Contenidos

Por Hunter Pauli   Se ha descubierto una fotografía del entonces Príncipe Carlos recibiendo un premio de manos de un exmiembro de las Waffen-SS....

Contenidos

En un artículo publicado con motivo del 80 aniversario de la Gran Victoria contra el nazismo, el Vicepresidente del Consejo de Seguridad de la...

Contenidos

Por Mente Alternativa La historia enseña por identidad, pero sobre todo por analogía. Por ello, presentamos una selección de textos de revisionismo histórico, criptopolítica...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram