Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La falsa revolución de Biden: La ‘energía verde’ se convertirá en la nueva industria petrolera del mundo

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Las visiones de un futuro de energía limpia se atribuyen a las empresas más sucias del planeta mientras el presidente Biden inaugura la “economía verde” siguiendo los pasos de Trump. Empaquetado como un pacto para salvar la naturaleza, es todo menos eso.

 

Por Raul Diego

Justo antes de dejar el cargo, Donald Trump hizo valer su privilegio ejecutivo para entregar importantes concesiones a la industria minera, que culminaron con el regalo de territorio sagrado apache a un conglomerado minero extranjero cubierto a principios de este mes por MintPress. También condujo a la flexibilización irreversible de las regulaciones de la industria y a un mayor acceso a las tierras federales.

En octubre de 2020, el ahora ex presidente recurrió a su característica retórica populista para declarar una “emergencia nacional” para la industria minera de Estados Unidos y firmó una orden ejecutiva que buscaba reducir el enorme control de China sobre la cadena de suministro de tierras raras y minerales críticos. Esa orden ordena al Departamento del Interior que “utilice sus autoridades en virtud de la Ley de Producción de Defensa (DPA) para financiar el procesamiento de minerales que proteja nuestra seguridad nacional”. En contra de la creencia popular, Biden tiene toda la intención de seguir presionando a China en materia de comercio y tecnología y, según la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, la administración “evaluará” los aranceles impuestos por Trump y está “comprometida a detener los abusos económicos de China.”

Las directivas de la acción ejecutiva, que también incluyen la disponibilidad de más fondos para proyectos de extracción de recursos y la reducción de la burocracia para la industria, colocan a Deb Heeland, la nominada por Biden para dirigir la agencia, en una posición incómoda si se confirma. Heeland se convertirá en la primera nativa americana en ocupar un puesto en el gabinete del gobierno federal, sólo para dar más poder a las mismas corporaciones contra las que sus hermanos han estado luchando durante décadas.

Sin embargo, la administración de Biden está dispuesta a seguir adelante con los dictados de Trump, a pesar de su tan anunciada reincorporación a los acuerdos de París el primer día. La bancarrota moral del complejo industrial del cambio climático queda al descubierto en su marcha hacia la “economía verde” por la expansión sin precedentes de la extracción de minerales que se vislumbra. Como siguiente hombre en el carrusel político del Estado permanente, los mensajes de Joe Biden se dirigirán a los segmentos más liberales de la población estadounidense, pero sus políticas diferirán poco del status quo. A pesar de que ha criticado públicamente las perforaciones petrolíferas en Estados Unidos y ha cancelado el oleoducto Keystone XL (sólo uno de los cientos de oleoductos que ya atraviesan el país), promete llevar 500.000 estaciones de recarga a las ciudades y pueblos de Estados Unidos, mientras asegura a las empresas mineras a puerta cerrada que no interferirá en la producción nacional de metales.

El mercado ya ha reconocido la tendencia con un aumento del 20% en el precio del cobalto este año y el lanzamiento de una nueva bolsa de minerales de tierras raras en Ganzhou (China) el 31 de diciembre del año pasado. El cobalto, una materia prima “crítica”, se utiliza junto con los minerales de tierras raras para fabricar nuestros productos electrónicos de consumo más omnipresentes, desde teléfonos móviles hasta ordenadores portátiles. También es un componente vital en la fabricación de baterías para vehículos eléctricos (VE); un sector que está llamado a explotar en la próxima década a medida que entren en funcionamiento los acuerdos “verdes” que pretenden reducir las emisiones de carbono y avanzar hacia las llamadas energías renovables.

 

Falso horizonte

La gran mayoría del suministro mundial de cobalto se extrae utilizando mano de obra infantil en la República Democrática del Congo, donde la creciente demanda del mineral ha hecho brotar prácticas de minería “artesanal” que explotan a los niños. Esta siniestra realidad pone de manifiesto los verdaderos costes de nuestra tecnología actual y expone la hipocresía de personas como Elon Musk, famoso director general de una de las mayores empresas de vehículos eléctricos del mundo, que recientemente ofreció un premio de 100 millones de dólares para el desarrollo de la tecnología de captura de carbono, considerada una estratagema “astuta” y una ilusión diseñada para convencer a los consumidores de que “las emisiones que calientan el clima pueden almacenarse bajo tierra”.

Sin embargo, nuestros iPhones, ordenadores portátiles o ese Tesla de 70.000 dólares totalmente equipado no son ni mucho menos el final de la historia. Un importante impulsor de la “revolución verde” que Biden pretende llevar a cabo es la industria de la defensa, que se encuentra en pleno proceso de cambio hacia tecnologías impulsadas por la inteligencia artificial, un enorme emisor de dióxido de carbono, así como otras tecnologías cibernéticas, eólicas y solares, todas las cuales requieren enormes suministros de tierras raras y minerales críticos como el cobalto, el níquel, el cobre y el litio.

Aun así, el mercado de consumo de vehículos eléctricos y el floreciente panorama de productos del Internet de las Cosas (IoT), cuyo valor se prevé que ascienda a billones de dólares en todo el mundo en los próximos cinco años, representan la próxima frontera del crecimiento capitalista. Empaquetado como un pacto para salvar la naturaleza, es todo menos eso. Las llamadas tecnologías “verdes” tienen el potencial de hacer más daño a nuestro medio ambiente que cualquier otra modalidad anterior de consumo de recursos en la que se haya involucrado la humanidad.

Puede que Keystone XL se haya detenido, pero es poco probable que la enorme mina de cobre prevista para Oak Flat se encuentre con algún problema por parte de la administración Biden. Al fin y al cabo, un vehículo eléctrico medio utiliza aproximadamente 80 kg de cobre y el sector de los vehículos eléctricos necesitará un 250% más de cobre sólo para las estaciones de carga, por no hablar de los mercados emergentes de vehículos eléctricos como la India, que pretende sustituir a los vehículos de gas para 2030.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El inaceptable precio de la tecnología

Las operaciones mineras seguirán necesitando energía generada por los combustibles fósiles para alimentar sus equipos de extracción de la tierra, por no hablar del transporte y la expedición necesarios para trasladar la carga útil a sus respectivos mercados. Al mismo tiempo, el aumento exponencial de la demanda de estas materias primas dará lugar a que decenas de personas -hombres, mujeres y niños- sean explotadas por su trabajo, ya que muchos de estos recursos sólo pueden encontrarse en las naciones pobres, a las que se ha mantenido endeudadas gracias a los sofisticados mecanismos de opresión financiera de Occidente para tener un acceso barato a estos mismos recursos.

En 2019, Apple, Google, Microsoft, Dell y Tesla fueron demandados por un grupo de defensa de los derechos en nombre de las familias congoleñas de los niños que fueron asesinados o mutilados en el proceso de extracción del precioso cobalto que estas empresas utilizan para fabricar sus productos. La demanda colectiva se presentó ante el Tribunal del Distrito de Columbia basándose en las investigaciones de Siddharth Kara, defensor de la esclavitud y profesor de la Harvard Kennedy School of Government.

En una carta abierta que Kara dirigió a “cualquier persona que utilice un smartphone, conduzca un coche eléctrico o vuele en avión”, detalla algunos de los espantosos descubrimientos en las treinta y una explotaciones mineras que visitó y la cruda realidad de los más de 35.000 niños de tan solo seis años que trabajan en el calor agobiante y dentro de los peligrosos túneles, que conglomerados mineros como Glencore explotan en el Congo.

Uno de los familiares de las víctimas, representado por International Rights Advocates en la demanda, cuenta la historia de su sobrino, que fue obligado a trabajar en una mina de cobalto después de que la familia no pudiera cubrir la cuota escolar de 6 dólares mensuales del niño. El pequeño fue enterrado vivo en el interior de un túnel que se derrumbó mientras recogía rocas de cobalto para algún tipo de dispositivo tecnológico brillante; tal vez uno de los últimos iPhones que la gente consigue gratis con un contrato de dos años con un operador. Su cuerpo nunca se recuperó. Apple, Google, Tesla y las demás empresas tecnológicas mencionadas en la demanda han presentado peticiones de desestimación alegando que no pueden ser consideradas responsables del uso de cobalto en sus productos.

 

Fuente:

Raul Diego / MPN — Biden’s Faux Revolution: “Green Energy” Slated to Become World’s New Oil Industry.

Te puede interesar

Contenidos

Está surgiendo un nuevo paradigma y las amenazas económicas de Occidente no pueden detenerlo. Sólo una guerra nuclear podría garantizar el descarrilamiento del gran...

Ciencia y Tecnología

Por Tyler Durden Este verano, las redes eléctricas de todo el mundo no producirán suficiente electricidad para satisfacer la creciente demanda, amenazando a más...

Ciencia y Tecnología

EE.UU. admite que dirige 336 biolaboratorios financiados en secreto por el Pentágono en 30 países de todo ‎el mundo. Al menos 26 están en...

Contenidos

Con el sistema financiero occidental en un colapso hiperinflacionario, con una posible guerra entre potencias nucleares, nuevas epidemias y una hambruna que amenaza a...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY