Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La estrategia de ‘doble circulación’ impulsará simultáneamente la autosuficiencia de China y todo tipo de intercambios entre Oriente y Occidente

Como apunta Pepe Escobar, las Nuevas Rutas de la Seda, o BRI, así como los esfuerzos de integración de los BRICS+, la OCS y la UEEA estarán en primera línea de la política china. La estrategia de doble circulación refleja el énfasis de los dirigentes de Pekín en impulsar simultáneamente la autosuficiencia de China y su vasta huella en los mercados de exportación. Prácticamente todas las políticas gubernamentales giran en torno a la doble circulación.

 

Pepe Escobar

Liu He estudió Economía en la Universidad Renmin de China y obtuvo un máster en Harvard. Desde 2018, es uno de los viceprimer ministros de China -junto con Han Zheng, Sun Chunlan y Hu Chunhua-. Es director de la Comisión Central de Asuntos Financieros y Económicos y dirige el Comité de Estabilidad y Desarrollo Financiero de China. Cualquiera del mundo que quiera saber qué impulsará la economía china en el Año del Conejo debe prestar atención a Liu He.

Davos 2023 ha llegado y se ha ido: un extenso ejercicio de distopía demente con picos de paroxismo. El discurso de Liu He ofreció al menos una pizca de realidad. Un análisis limitado pero competente de lo que dijo es infinitamente más útil que los torrentes de “investigación” sinófoba apenas disimulada vomitada por los centros de pensamiento de Estados Unidos.

Liu He señaló algunas cifras clave para la economía china en 2022. Puede que un crecimiento global del 3% no sea innovador, pero lo que importa es que el valor añadido de la fabricación de alta tecnología y la fabricación de equipos aumente un 7,4% y un 5,6% respectivamente. Esto significa que la capacidad industrial china sigue ascendiendo en la cadena de valor.

El comercio, como era de esperar, reina: el valor total de las importaciones y exportaciones alcanzó el equivalente a 6,215 billones de dólares en 2022; esto supone un aumento del 7,7% respecto a 2021.

Liu He también dejó claro que la mejora de la riqueza de los ciudadanos chinos sigue siendo una prioridad clave, tal y como se anunció en el Congreso del Partido de 2022: el número de chinos de clase media, para 2035, debería pasar de los 400 millones actuales a unos sorprendentes 900 millones.

Liu He explicó con precisión que todo en las reformas chinas gira en torno a la noción de establecer “una economía de mercado socialista”. Esto se traduce como “dejar que el mercado desempeñe un papel decisivo en la asignación de recursos, dejar que el gobierno desempeñe un papel mejor”. Esto no tiene absolutamente nada que ver con que Pekín privilegie una economía planificada. Como detalló Liu He, “profundizaremos la reforma de las SOE [State-Owned Enterprises], apoyaremos al sector privado y promoveremos la competencia leal, el antimonopolio y el espíritu empresarial”.

China está alcanzando el siguiente nivel, desde el punto de vista económico: eso se traduce en construir, lo más rápido posible, una base comercial impulsada por la innovación. Entre los objetivos concretos figuran las finanzas, la tecnología y una mayor productividad en la industria, como la aplicación de más robótica.

En el frente de las tecnologías financieras, un Hong Kong resurgente está llamado a desempeñar un papel muy importante a partir de 2024, sobre todo gracias a varios mecanismos de Wealth Management Connect.

La Gran Área de la Bahía de Guangdong-Hong Kong-Macao, uno de los principales nodos de desarrollo de la China del siglo XXI.

Lo que se conoce como Wealth Management Connect de la Gran Área de la Bahía es un mecanismo que permite a los inversores adinerados de las nueve ciudades continentales que componen la zona invertir en productos financieros denominados en yuanes emitidos por bancos de Hong Kong y Macao, y viceversa. En la práctica, esto significa abrir aún más los mercados financieros de China continental.

Así que espere un nuevo boom hongkonés para 2025. Todos aquellos abatidos por el marasmo colectivo de Occidente, empiecen a hacer planes.

 

La doble circulación golpea a Eurasia

Como era de esperar, Liu He también se refirió a la estrategia clave de Pekín para esta década: “Un nuevo paradigma de desarrollo con la circulación nacional como pilar y las circulaciones nacional e internacional reforzándose mutuamente”.

La estrategia de doble circulación refleja el énfasis de los dirigentes de Pekín en impulsar simultáneamente la autosuficiencia de China y su vasta huella en los mercados de exportación. Prácticamente todas las políticas gubernamentales giran en torno a la doble circulación. Cuando Liu He habla de “estimular la demanda interna de China” está enviando un mensaje directo a los exportadores mundiales -orientales y occidentales- que se centran en esta masa gigantesca y en constante crecimiento de consumidores chinos de clase media.

En cuanto al panorama geopolítico y geoeconómico, Liu He se mostró diplomáticamente circunspecto. Se limitó a dejar filtrar que “creemos que un orden económico internacional equitativo debe ser preservado por todos”.

Traducción: las Nuevas Rutas de la Seda, o BRI, así como los esfuerzos de integración del BRICS+, la OCS y la UEEA estarán en primera línea de la política china.

Y eso nos lleva a lo que debería convertirse en una de las historias clave del Año del Conejo: el renovado impulso de las Nuevas Rutas de la Seda.

Pocos mejor que los chinos comprenden, históricamente, que de Samarcanda a Venecia, de Bujará a Guangzhou, de Palmira a Alejandría, del Karakórum al Hindu Kush, de los desiertos que engullían caravanas a los jardines de harenes solitarios, una formidable atracción de factores económicos, políticos, culturales y religiosos no sólo unía los extremos de Eurasia -del Mediterráneo a China-, sino que determina y seguirá determinando su historia secular.

En las antiguas Rutas de la Seda no sólo circulaba la seda, sino también especias, porcelana, tonos preciosos, pieles, oro, té, cristal, esclavos, concubinas, guerra, conocimientos, plagas… y así es como se convirtieron en el símbolo de los “intercambios entre pueblos” de toda Eurasia, tal y como los ensalzan hoy Xi Jinping y los dirigentes de Pekín.

En estos procesos intervienen la arqueología, la economía, la historia, la musicología, la mitología comparada; así que, siguiendo con el pasado, las Nuevas Rutas de la Seda también significan todo tipo de intercambios entre Oriente y Occidente. La historia perpetua del comercio incesante, en este caso, es sólo la base material, un pretexto.

Antes de la seda hubo lapislázuli, cobre, incienso. Aunque es posible que China no se abriera al mundo exterior hasta el siglo II a.C. -debido a la seda-, la tradición china, en la novela china más antigua, La Crónica del Hijo del Cielo Mu, cuenta que el emperador Mu visitó a la reina de Saba ya en el siglo X a.C.

Es posible que los intercambios entre Europa y China no comenzaran hasta el siglo I a.C. Los hombres que realmente atravesaron las inmensidades euroasiáticas fueron realmente pocos. Sólo en el año 98 la embajada china de Gan Ying parte hacia Da Qin, es decir, Roma. Nunca llegó.

En el año 166, la embajada de Antonino Pío, supuestamente enviada por el propio Emperador, llega por fin a China; pero en realidad se trata sólo de un comerciante aventurero. Durante 13 siglos hubo un enorme vacío exploratorio.

A pesar de los prodigiosos avances del Islam y de la omnipresencia de los mercaderes musulmanes desde el siglo VII, sólo en el siglo XIII -en la época de las últimas Cruzadas y de la conquista mongola- los europeos retomaron el camino hacia Oriente. Y luego, en el siglo XV, los emperadores Ming, que sucedieron a los mongoles, cerraron totalmente China al mundo exterior.

Sólo gracias en cierta medida a los jesuitas en el siglo XVI se produjo por fin un encuentro, 17 siglos tarde: Europa empezó por fin a adquirir algún conocimiento de China, aunque soñaba con ella una y otra vez, desde que los elegantes patricios romanos se envolvían en túnicas de seda transparente.

 

Leibniz y la raíz de la 1ª integración euroasiática saboteada por el Vaticano jesuita

 

Hasta 1600, los europeos no parecen haber tomado conciencia de que el norte y el sur de China están en el mismo continente. Así que podemos concluir que China no se dio a conocer realmente en Occidente hasta después del “descubrimiento” de las Américas.

Dos mundos que se ignoraron mutuamente durante tanto tiempo, y aun así, a lo largo de las atalayas en medio de las estepas, el comercio siguió moviéndose de un lado a otro de Eurasia.

Ahora es el momento de dar otro empujón histórico, incluso cuando una Europa desconcertada es rehén de una cábala de neoconservadores y neoliberales straussianos imperiales. Duisburgo, en el valle del Rhur, el mayor puerto interior del mundo, después de todo sigue siendo el centro clave de la Ruta de la Seda de Hierro a través de la BRI, unida por interminables vías férreas a Chongqing en China. Despierta, joven alemán: tu futuro está en el Este.

 

Matthew Ehret: El verdadero EEUU es compatible con la Iniciativa del Camino y Ruta de la Seda china

 

 

Fuente:

Pepe Escobar: Can You Smell What The Year Of The Rabbit Is Cooking?

Contenidos

Por Mente Alternativa En un informe publicado a finales de febrero por el centro de pensamiento estadounidense RAND Corporation, titulado “Teorías militares estadounidenses sobre...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo publicado por Sputnik, Pepe Escobar cita un correo electrónico del miembro de la Academia Rusa de Ciencias y...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Aproximadamente cuatro quintas partes de los estadounidenses tienen una opinión desfavorable de China y un número cada vez mayor la considera...

Contenidos

Por Mente Alternativa El ejército estadounidense está llevando a cabo ejercicios de guerra para prepararse para posibles conflictos nucleares con Rusia, China, Corea del...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram