Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

La estrategia climática obvia de la que nadie habla: El desarrollo económico es el único camino probado hacia la resiliencia climática

“Las inundaciones de 1887 se cobraron hasta 2 millones de vidas, y las de 1931 mataron hasta 4 millones”, y las hambrunas han matado a millones de personas en China a lo largo de la historia. Hoy en día, las muertes por inundaciones en China son inferiores a 500, y no ha habido ninguna hambruna en décadas. De hecho, la pobreza extrema fue erradicada en la nación asiática en años recientes. ¿Cómo se logra comprender la relevancia de estos datos sin caer en la ya chirriante trampa dialéctica de la anacrónica fórmula “comunismo chino” versus “capitalismo Occidental”? Muy fácil. Tan solo hay que abrir los ojos y mirar hacia Oriente para darse cuenta de cómo las élites asiáticas INDUSTRIALISTAS y PRODESARROLLO hacen renacer la civilización en Eurasia, mientras las élites occidentales REGRESIVAS y DESINDUSTRIALIZANTES siguen lanzando crisis manufacturadas a través de la imposición de políticas maltusianas (dizque para salvar al mundo de nuestras emisiones) con el objetivo de provocar el caos necesario para justificar el colapso (y reseteo) del sistema financiero especulativo que ellas mismas crearon y que tiene a Europa hundida en una crisis energética. Este artículo de Ted Nordhaus, Vijaya Ramachandran y Patrick Brown, ayuda a comprender las alternativas que China ha desarrollado para superar la visión del orden unipolar occidental de CRECIMIENTO CERO.

 

 

Por Ted Nordhaus, Vijaya Ramachandran y Patrick Brown

Los líderes mundiales se reunirán esta semana en la ciudad turística egipcia de Sharm el-Sheikh para una nueva ronda de regateo sobre la respuesta mundial al cambio climático. Aunque los lugares son diferentes, el guión sigue siendo el mismo: los líderes mundiales se superarán unos a otros con advertencias funestas de catástrofe, acordarán que la “crisis climática” exige una mayor ambición para reducir las emisiones y reiterarán su compromiso con objetivos no vinculantes que el mundo probablemente no cumplirá.

Luego, si el pasado sirve de guía, la conferencia sobre el clima se hundirá en los mismos conflictos insolubles de siempre. Los países pobres exigirán que los países ricos reduzcan las emisiones primero y más rápido, y que apoyen programas para ayudar al Sur global a adaptarse a un clima más cálido. Los países ricos exigirán que los países pobres abandonen los combustibles fósiles y alimenten su desarrollo con energía eólica y solar. Los países pobres aceptarán, en principio, hacerlo si los países ricos pagan la factura y compensan a las naciones del sur global por los daños del cambio climático de los que no son responsables. Los países ricos se comprometerán, en principio, a hacerlo, pero no prestarán la ayuda prometida.

Este ha sido el modelo básico de las negociaciones mundiales sobre el clima desde que comenzaron en serio a mediados de los años noventa. La enorme brecha entre el espectáculo que se está dando en Egipto y el mundo tal y como funciona en realidad será aún más pronunciada este año. Los países ricos se han embarcado en una loca carrera para asegurar el suministro de petróleo y gas tras la invasión rusa de Ucrania. Los países pobres se enfrentan a una gran escasez de energía y alimentos, ya que las naciones ricas han subido el precio de los combustibles fósiles, los alimentos y los fertilizantes, y al mismo tiempo han cortado la ayuda a los países pobres para que desarrollen sus propios suministros de combustibles fósiles e infraestructuras en nombre de evitar el desastre climático.

Pero mientras los políticos, los funcionarios de las Naciones Unidas, los activistas del clima, las celebridades de la jet-set y los medios de comunicación complacientes encontrarán formas creativas de escalar la narrativa de las catástrofes en cascada, llenas de anécdotas de aguas furiosas, calor opresivo, suelos resecos y tormentas asesinas, los datos cuentan una historia diferente y mucho más prometedora. En las últimas décadas, el mundo no ha avanzado mucho en la reducción de las emisiones totales. Pero se ha vuelto mucho más resistente a todo tipo de fenómenos climáticos extremos.

La adaptación al clima -las medidas que toman las sociedades para proteger a sus poblaciones de los fenómenos meteorológicos extremos, como tormentas, inundaciones, sequías, olas de calor y olas de frío- funciona. Incluye todas las cosas que la gente de los países ricos da por sentadas: edificios bien construidos que resisten los desastres, diques y presas que protegen de las inundaciones, aire acondicionado y almacenamiento en frío de alimentos y medicinas, sistemas de alerta temprana, personal de primera intervención bien equipado y rutas de evacuación por carreteras bien pavimentadas.

La resistencia de una sociedad a los fenómenos climáticos extremos está estrechamente relacionada, por supuesto, con el desarrollo económico. Esto incluye el acceso a una energía abundante, una mejor tecnología, una agricultura mejorada y la capacidad de pagar por mejores casas e infraestructuras. Incluso una mirada superficial a los datos deja muy claro que el desarrollo ha salvado millones de vidas en el último siglo. El habitante medio de la Tierra tiene hoy más de un 90% menos de probabilidades de morir a causa de inundaciones, sequías, tormentas u otros fenómenos climáticos extremos que en la década de 1920, y eso es casi totalmente el resultado de una fenomenal disminución del número de personas que viven en la pobreza sin acceso a cosas como una vivienda segura, infraestructuras que funcionen y buenas instituciones.

El crecimiento económico y la innovación tecnológica han salvado decenas de millones de vidas de los extremos climáticos durante el último siglo.

El crecimiento económico y la innovación tecnológica han salvado decenas de millones de vidas de los extremos climáticos durante el último siglo. Incluso mientras el calentamiento global calienta el planeta, ya sabemos que el desarrollo económico continuo y el aumento del nivel de vida salvarán muchas más vidas en las próximas décadas, especialmente en el sur global.

Sin embargo, en Egipto apenas se reconocen estos hechos. Cuando las negociaciones giren en torno a la adaptación y la resiliencia, la conversación volverá a ignorar el historial real de adaptación al clima, insistiendo, en contra de los hechos, en que la vulnerabilidad mundial a los extremos climáticos ha aumentado radicalmente en los últimos años.

Esto sirve a los intereses de los gobiernos del mundo rico, cuyo discurso sobre la emergencia climática apacigua a los poderosos grupos ecologistas nacionales que exigen que se limite el desarrollo de los combustibles fósiles en los países pobres. Los países pobres, a su vez, alegan que el cambio climático es responsable de las catástrofes actuales para exigir recursos financieros a los países ricos.

Pero la confusión y la desinformación sobre la adaptación, que se expondrán en Egipto, también han hecho retroceder los esfuerzos para mejorar la resiliencia climática. Esto se debe a que desvían el foco de atención de las vías de desarrollo probadas, transformando un proyecto de desarrollo global de gran éxito en un conflicto de suma cero que enfrenta a la mitigación del clima con la adaptación y a los países ricos con los pobres.

 

Por qué funciona la adaptación

La adaptación al clima es uno de los grandes y poco apreciados éxitos de los últimos 100 años. El número de muertes asociadas a las condiciones meteorológicas extremas y a las catástrofes naturales relacionadas con el clima se ha multiplicado por 10 en el último siglo. Ajustada a la población mundial actual, mucho más numerosa, esta mortalidad ha disminuido aún más rápido: por un factor de 25.

Hasta bien entrado el siglo XX, el número de muertes anuales por desastres naturales relacionados con el clima era de cientos de miles o incluso millones. En China, la crecida del río Amarillo de 1887 causó la muerte de hasta 2 millones de personas y las inundaciones del río Yangtze-Huai de 1931 de hasta 4 millones. Los ciclones tropicales en India, Pakistán y Bangladesh mataron a unas 61.000 personas en 1942, 47.000 en 1965, 500.000 en 1970, 50.000 en 1977 y 140.000 en 1991. Las hambrunas en India y China mataron regularmente a millones de personas.

Hoy en día, las muertes por inundaciones en China son menos de 500 cada año. Los ciclones en el subcontinente indio rara vez causan ni siquiera 1.000 muertes. Ni China ni la India han sufrido una hambruna en décadas.

Estas tendencias son anteriores al conocimiento o la preocupación por el cambio climático. Pero incluso en el pasado más reciente, para el que los datos son más fiables y cuando los efectos del calentamiento global se han hecho más claros, la tendencia no muestra signos de detenerse. Desde la década de 1980, la tasa de mortalidad mundial por estos peligros ha disminuido en un 85%, incluyendo un 52% para las inundaciones generales, un 55% para las olas de calor y un 87% para las tormentas.

El aumento de la resistencia a las catástrofes naturales de todo tipo está fuertemente correlacionado con el aumento de la riqueza mundial y la mejora de las infraestructuras, la tecnología, la gobernanza y los servicios sociales. Como demuestran esas estupendas cifras de muertos de la China y la India anteriores al desarrollo, los principales beneficiarios han sido los más pobres del planeta. Esto es especialmente cierto en las últimas décadas, ya que el descenso de los índices de pobreza, la rápida urbanización y la mejora de las tecnologías de la comunicación han mejorado radicalmente la capacidad de resistencia a las catástrofes de la mayoría de las poblaciones del mundo.

La migración de grandes poblaciones de las regiones rurales a las ciudades conlleva el cambio de carreteras sin asfaltar y casas a menudo de barro, que no resisten bien las tormentas e inundaciones, a infraestructuras y viviendas mucho más duraderas. La mejora del saneamiento y el agua potable reducen las enfermedades y dolencias tras estos fenómenos. La mejora de la irrigación y de los cultivos ha reducido la frecuencia de las pérdidas de cosechas a causa de las sequías. La refrigeración evita que los alimentos se estropeen en el camino a los mercados, y el aire acondicionado ayuda a la gente a mantenerse fresca durante las olas de calor.

Es cierto que el cambio climático puede empeorar algunos aspectos de los extremos climáticos. Una inundación, una ola de calor o un huracán pueden verse intensificados por el cambio climático. Pero en casi todos los casos, un acontecimiento climático extremo seguiría siendo un acontecimiento extremo sin el cambio climático, sólo que no sería tan extremo. Por ejemplo, el calentamiento global probablemente hizo que la ola de calor que azotó a la India en la primavera de 2022 fuera aproximadamente 1 grado centígrado más caliente de lo que habría sido de no ser por el cambio climático. El calentamiento incrementó las precipitaciones del huracán Katrina entre un 4 y un 9% y las del huracán Ian en torno a un 10%.

Además, los costes humanos y económicos de una catástrofe natural casi nunca están determinados principalmente por la intensidad del extremo climático. Más bien, esos costes vienen determinados en gran medida por el número de personas que se encuentran en peligro y por lo bien adaptadas que estén esas poblaciones al peligro. Un huracán de categoría 1 que toque tierra en Puerto Príncipe (Haití), por ejemplo, provocaría con toda seguridad muchas más pérdidas de vidas que un huracán de categoría 5 mucho más potente que golpeara Miami. Las pérdidas económicas, por otra parte, serían mayores en Miami, simplemente porque Miami es mucho más rica. Pero las consecuencias de esas pérdidas económicas en términos de medios de vida y bienestar humano serían mucho más graves en Puerto Príncipe.

En resumen, la mayor parte de los costes asociados a las catástrofes climáticas actuales se deben a la variabilidad natural del clima, no al cambio climático, y están determinados por el desarrollo económico y la resistencia de la sociedad, no por la intensidad del peligro climático. Por estas razones, la fórmula básica para adaptarse al cambio climático es la misma que ha permitido al mundo reducir radicalmente los costes humanos de las catástrofes relacionadas con el clima durante el último siglo: más riqueza, infraestructuras y tecnología.

 

Cómo la adaptación se convirtió en una mala palabra

A pesar de la abrumadora evidencia de que la humanidad se ha vuelto mucho más resistente a los extremos climáticos -y sabe cómo aumentar aún más su resistencia-, los esfuerzos internacionales para abordar el cambio climático han ignorado en gran medida estos hechos. En lugar de centrarse en el desarrollo económico y de infraestructuras para aumentar la resiliencia, los responsables políticos, los expertos y los activistas se han centrado únicamente en un conjunto mucho más reducido de medidas de adaptación que no entrarían en conflicto con su empeño único en mitigar las emisiones de carbono.

Al Gore, en su libro de 1992, La Tierra en Peligro, calificó la adaptación de “especie de pereza, una fe arrogante en nuestra capacidad de reaccionar a tiempo para salvar el pellejo”. Durante gran parte de las dos décadas siguientes, muchos activistas del clima consideraron que la “adaptación” era una palabra sucia: una forma de negación del clima que distraía de los esfuerzos por reducir las emisiones y prohibir los combustibles fósiles. Los ecos de esas afirmaciones permanecen hoy en día. Para muchos ecologistas, hablar demasiado de la adaptación al cambio climático suscita el fantasma del riesgo moral: la preocupación de que centrarse en la adaptación desvíe los recursos y la atención de los esfuerzos por reducir las emisiones.

En 1992, cuando los líderes mundiales adoptaron la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, reconocieron la importancia de la adaptación al clima, pero sólo en la medida en que fuera necesaria para hacer frente a los impactos climáticos atribuibles a las emisiones antropogénicas de efecto invernadero, ignorando los riesgos mucho mayores asociados a los extremos naturales. Definir la adaptación de forma tan limitada permitió a los defensores del clima confundir todo tipo de extremos climáticos naturales con el calentamiento antropogénico en el discurso sobre el clima, excluir los procesos de desarrollo económico del panorama de la adaptación y ocultar las verdaderas compensaciones entre la mitigación de las emisiones y la adaptación al clima, especialmente para los países pobres.

La mayoría de los defensores del clima reconocen que la adaptación es una prioridad mundial, pero ignoran el problema: El desarrollo económico es el camino hacia la resiliencia climática.

En consecuencia, la mayoría de los defensores del clima pueden reconocer que la adaptación es una prioridad mundial fundamental, pero ignoran el elefante en la habitación: el desarrollo económico es la vía hacia la resiliencia climática y muchos de los procesos de desarrollo más importantes siguen requiriendo combustibles fósiles. En lugar de ello, los defensores del clima se centran en un reducido conjunto de medidas de adaptación al cambio climático que eluden en gran medida la cuestión. Entre ellas están el abandono de las regiones costeras bajas y las llanuras de inundación en lugar de protegerlas con infraestructuras; las llamadas soluciones naturales, como la restauración de humedales y bosques; y remedios tecnológicos limitados, como los sistemas de alerta temprana y las variedades de cultivos tolerantes a la sequía. El denominador común es que este estrecho conjunto de proyectos no entra en conflicto en modo alguno con la prioridad del movimiento climático de reducir las emisiones.

Sin duda, algunas de estas medidas tienen mérito. Pero ignoran por completo los mecanismos probados que han mejorado tan radicalmente la resistencia mundial a los extremos climáticos. La razón es obvia: el desarrollo y la resiliencia requieren energía, y mucha.

La mayoría de los mecanismos que hacen que las sociedades sean resistentes al cambio climático no sólo son intensivos en energía, sino que también tienden a ser poco adecuados para las tecnologías actuales de bajo carbono, en particular las energías renovables. Los cultivos tolerantes a la sequía son importantes. Pero también lo son los fertilizantes sintéticos, que son esenciales para aumentar el rendimiento agrícola y mejorar la seguridad alimentaria en África y otras regiones de bajos ingresos. También lo es el riego a gran escala. Pero, a diferencia de las semillas, los fertilizantes sintéticos se fabrican con gas natural, y el riego requiere un suministro continuo de electricidad que las energías renovables no están en condiciones de proporcionar.

La seguridad alimentaria no termina en la granja. En Nigeria, el 45% de los productos frescos se pudren por falta de refrigeración. En todo el mundo, 1.300 millones de toneladas de alimentos perecederos se desperdician cada año por falta de un almacenamiento adecuado tras la cosecha, casi todo en los países pobres. El almacenamiento en frío y el transporte fiable son fundamentales para que las cadenas de suministro de alimentos sean sólidas y resistentes a la sequía y a las variaciones de temperatura. Pero, al igual que la irrigación y la producción de fertilizantes, el almacenamiento en frío consume mucha energía y, por lo tanto, es exclusivo de los países ricos y de ingresos medios. Estados Unidos, por ejemplo, utiliza 50 veces más energía per cápita para el almacenamiento en frío que África.

Para hacer frente a las tormentas y las inundaciones, los países pobres deben pavimentar las carreteras, construir diques y construir casas, escuelas y hospitales resistentes. Esto también requiere mucha energía. Las estructuras resistentes requieren hormigón y acero, que utilizan grandes cantidades de energía en su fabricación. Estos procesos requieren temperaturas muy elevadas que sólo pueden alcanzarse con combustibles fósiles. Las carreteras requieren grandes cantidades de asfalto, producto del refinado del petróleo.

Las carreteras pavimentadas, además, no sirven de mucho sin vehículos. Pero aún faltan décadas para que los vehículos eléctricos y la infraestructura de recarga sean rentables y puedan satisfacer las necesidades críticas de transporte en lugares como el África subsahariana.

En estos y muchos otros aspectos, los esfuerzos para mejorar la resistencia global a los extremos climáticos y a los desastres naturales dependen de la disponibilidad de muchos tipos de infraestructuras críticas y capacidades de adaptación. Casi todas ellas requieren energía fósil. O bien son difíciles de electrificar -como los procesos industriales y el transporte-, lo que las convierte en malas candidatas para ser alimentadas con energía renovable, o bien requieren una energía continua que fuentes de energía variable como la eólica y la solar no pueden proporcionar actualmente de forma rentable.

El contraste entre la adaptación de toda la sociedad a la energía, que demuestra que los países son más resistentes al cambio climático, y el reducido conjunto de proyectos de adaptación que se presentan en las negociaciones climáticas de la ONU, revela lo poco serios que son los esfuerzos internacionales de adaptación. Al ignorar los procesos de adaptación probados, los defensores del clima han sido capaces de meter con calzador un conjunto estrecho y limitado de medidas de adaptación que no requieren demandas de energía fósil de gran capacidad para la mitigación del clima, mientras que simultáneamente insisten en que la adaptación es una tontería sin reducciones rápidas y profundas de las emisiones.

El resultado práctico ha sido restar importancia a la adaptación, oponerla a la mitigación y, de forma desmedida, obstruir la dimensión más importante en la que el mundo ha avanzado para abordar el problema. En la actualidad, la Unión Europea, el gobierno de Biden y los grupos ecologistas con sede en Occidente y financiados por éste abogan por prohibir totalmente la financiación internacional de todas las infraestructuras de combustibles fósiles en nombre de la mitigación del cambio climático. Esto no crea ningún conflicto ostensible con los compromisos internacionales de adaptación al clima sólo porque todos los procesos críticos de adaptación que requieren un desarrollo basado en los combustibles fósiles han sido literalmente definidos fuera del marco internacional.

Todo esto, irónicamente, se ha hecho en nombre de salvar a los pobres del mundo de las catástrofes climáticas, incluso cuando ha puesto en riesgo innumerables vidas no sólo ignorando los procesos que aumentan la resiliencia sino obstruyéndolos activamente.

 

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

 

 

Lo que los países pobres y en desarrollo deberían hacer ahora

¿Por qué, entonces, la mayoría de las naciones pobres han firmado el marco internacional de acción climática, aun sabiendo que la pobreza y la falta de desarrollo económico representan una amenaza mucho mayor para la salud y el bienestar de sus poblaciones que el cambio climático?

La respuesta debería ser obvia. El marco climático de la ONU se basó en un gran acuerdo: A cambio de un compromiso global para limitar el calentamiento a 2 grados centígrados por encima de las temperaturas preindustriales, las naciones ricas reducirían las emisiones en gran medida, financiarían el coste de una transición de energía limpia en los países pobres, y financiarían la adaptación y el desarrollo para garantizar que los países pobres fueran resistentes a los impactos del calentamiento que no pudieran evitarse.

Los países pobres aceptaron este plan con la esperanza de que les diera más apoyo al desarrollo y por miedo a que, sin un asiento en la mesa, se les cortara la ayuda al desarrollo y el acceso a la tecnología y los mercados occidentales. Pero en los 30 años transcurridos desde la adopción de ese marco, ninguna de estas promesas se ha materializado. En Egipto, los países pobres harían bien en reconsiderar si seguir obedeciendo el actual marco de política climática sirve a sus necesidades e intereses.

El canto de sirena de la recompensa por los daños climáticos y las peticiones no correspondidas de financiación para la adaptación no han conseguido que se pavimenten carreteras, se construyan casas o se instalen sistemas modernos de riego, agua y alcantarillado. Por el contrario, los países pobres han legitimado inadvertidamente afirmaciones catastróficas y muy exageradas sobre los futuros impactos climáticos y su relación con las emisiones. Estas afirmaciones, a su vez, han justificado los esfuerzos de Occidente por restringir el desarrollo de los recursos energéticos y las infraestructuras de los países pobres, el requisito previo para la resiliencia climática.

En la última década, las negociaciones internacionales para abordar el cambio climático han dado un giro parcial y bienvenido. En lugar de intentar negociar un tratado jurídicamente vinculante para limitar el calentamiento, las cumbres sobre el clima se han orientado hacia compromisos voluntarios y ascendentes por parte de los gobiernos nacionales para apartar sus economías de los combustibles fósiles de forma coherente con otras prioridades críticas, entre ellas el desarrollo económico.

Los países pobres han legitimado inadvertidamente afirmaciones catastróficas y muy exageradas sobre los futuros impactos climáticos y su relación con las emisiones.

Pero estas negociaciones siguen cargando con compromisos arbitrarios y no vinculantes sobre objetivos de emisiones y umbrales de temperatura, que se han convertido en la base de las restricciones de los gobiernos occidentales y las organizaciones multilaterales a la financiación del desarrollo. Todo esto sucede a pesar de que, en el mejor de los casos, sólo hay pruebas débiles de una relación entre cualquier umbral de temperatura específico y los impactos climáticos catastróficos en las sociedades humanas.

Hace tiempo que es necesario un cambio completo de los esfuerzos internacionales para abordar el cambio climático hacia un esfuerzo global compartido para acelerar el desarrollo económico, construir infraestructuras resistentes y acelerar la innovación y el despliegue de bajas emisiones de carbono. Los países pobres, directamente afectados, deberían liderar el impulso.

Hay muchas buenas razones para intentar limitar el calentamiento global. Pero precisamente cuánto se calienta la Tierra no será el principal determinante de cómo el cambio climático afectará a las sociedades humanas. Tampoco el hecho de centrarse en la riqueza, el desarrollo, las infraestructuras y la tecnología impedirá que se dejen de emitir gases de efecto invernadero, como quieren hacer creer muchos activistas. Por el contrario, hay muy buenas razones para creer que el crecimiento económico y el desarrollo durante el resto de este siglo serán mucho menos intensivos en carbono que en el siglo pasado.

Las emisiones ya han tocado techo en la mayoría de las naciones ricas y ahora están disminuyendo, incluso después de que se tenga en cuenta la externalización de las industrias intensivas en carbono a las regiones menos desarrolladas. Las tecnologías eólica, solar e incluso de baterías se han vuelto mucho más viables desde el punto de vista tecnológico y económico, ofreciendo alternativas reales a los combustibles fósiles en muchos contextos. Europa ha invertido en gran medida su oposición a la energía nuclear, se están construyendo docenas de nuevas centrales nucleares en toda Asia, y una nueva generación de tecnologías nucleares avanzadas, seguras y a pequeña escala promete finalmente hacer que la energía nuclear limpia sea más barata y accesible también para los países pobres.

Estos avances prometen mitigar -pero no eliminar- la dependencia mundial de los combustibles fósiles. Demasiados usos de los combustibles fósiles siguen siendo críticos, especialmente para las economías en desarrollo. Pero incluso aquí, hay muchas promesas: África, donde se producirá la mayor parte del crecimiento demográfico mundial en lo que queda de siglo, tiene abundantes recursos de gas natural e hidroeléctricos. Eso podría permitir a África superar el carbón, el combustible fósil más intensivo en carbono, incluso mientras utiliza petróleo y gas en sectores clave de su economía.

Para detener el calentamiento global será necesario que el mundo deje de quemar combustibles fósiles por completo en algún momento. Pero un mundo más rico, más resistente y más equitativo tendrá más tiempo y más recursos para hacerlo. La notable y en gran parte no contada historia de la adaptación a los extremos climáticos por parte del desarrollo muestra cómo hacerlo.

Sin embargo, para poner en práctica estas lecciones será necesario que los países pobres se enfrenten a la moralina fácil y a la hipocresía de los gobiernos occidentales y de los defensores del clima, y que rechacen enérgicamente las falsas limitaciones que la diplomacia climática internacional ha intentado imponer a su desarrollo en los últimos 30 años. Sharm el-Sheikh, una fantasía ecológica construida por el gobierno egipcio para atender a los turistas europeos, sería un lugar apropiado para hacerlo, porque, al igual que Sharm el-Sheikh, el marco climático de la ONU se construyó para servir a los gobiernos del mundo rico y a los ecologistas occidentales. Este mes, los líderes del mundo en desarrollo no podrían pedir un lugar mejor y más simbólico para abandonarlo.

Los líderes mundiales se reunirán esta semana en la ciudad turística egipcia de Sharm el-Sheikh para una nueva ronda de regateo sobre la respuesta global al cambio climático. Aunque los lugares son diferentes, el guión sigue siendo el mismo: los líderes mundiales se superarán unos a otros con advertencias funestas de catástrofe, acordarán que la “crisis climática” exige una mayor ambición para reducir las emisiones y reiterarán su compromiso con objetivos no vinculantes que el mundo probablemente no cumplirá.

Luego, si el pasado sirve de guía, la conferencia sobre el clima fracasará por los mismos conflictos insolubles de siempre. Los países pobres exigirán que los países ricos reduzcan las emisiones primero y más rápido, y que apoyen programas para ayudar al Sur global a adaptarse a un clima más cálido. Los países ricos exigirán que los países pobres abandonen los combustibles fósiles y alimenten su desarrollo con energía eólica y solar. Los países pobres aceptarán, en principio, hacerlo si los países ricos pagan la factura y compensan a las naciones del sur global por los daños del cambio climático de los que no son responsables. Los países ricos se comprometerán, en principio, a hacerlo, pero no prestarán la ayuda prometida.

Este ha sido el modelo básico de las negociaciones mundiales sobre el clima desde que comenzaron en serio a mediados de los años noventa. La enorme brecha entre el espectáculo que se está dando en Egipto y el mundo tal y como funciona en realidad será aún más pronunciada este año. Los países ricos se han embarcado en una loca carrera para asegurar el suministro de petróleo y gas tras la invasión rusa de Ucrania. Los países pobres se enfrentan a una profunda escasez de energía y alimentos, ya que las naciones ricas suben el precio de los combustibles fósiles, los alimentos y los fertilizantes, mientras que simultáneamente cortan la ayuda a los países pobres para que desarrollen sus propios suministros de combustibles fósiles e infraestructuras en nombre de evitar el desastre climático.

 

Matthew Ehret: El verdadero EEUU es compatible con la Iniciativa del Camino y Ruta de la Seda china

 

Fuente:

Ted Nordhaus, Vijaya Ramachandran, Patrick Brown, en Foreign Policy: The Obvious Climate Strategy Nobody Will Talk About. Economic development is the only proven path to climate resilience. 6 de noviembre de 2022.

Contenidos

Por Mente Alternativa En un informe publicado a finales de febrero por el centro de pensamiento estadounidense RAND Corporation, titulado “Teorías militares estadounidenses sobre...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Aproximadamente cuatro quintas partes de los estadounidenses tienen una opinión desfavorable de China y un número cada vez mayor la considera...

Contenidos

Por Mente Alternativa El ejército estadounidense está llevando a cabo ejercicios de guerra para prepararse para posibles conflictos nucleares con Rusia, China, Corea del...

Contenidos

Por Dennis Small Hay causas, y luego hay efectos. Efecto: El secretario de Estado de Estados Unidos, Tony Blinken, concluyó una visita de tres...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram