Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La des-ideologización de las relaciones de Rusia con América Latina merece la máxima atención

Los agentes de la desinformación ideológica ya están trabajando para lavar el cerebro a los latinoamericanos y hacerles creer que las políticas socioculturales de Rusia, comparativamente más derechistas, excluyen la posibilidad de que cualquier gobierno de izquierdas coopere pragmáticamente con Rusia. Según esta narrativa de guerra informativa, trabajar juntos sería una “traición” a las creencias de sus movimientos. Los conservadores-soberanistas multipolares (MCS) respetan el derecho soberano de cada país a desarrollarse según los modelos que deseen, mientras que los liberales-globalistas unipolares (ULG) quieren obligar a todos a aplicar los modelos occidentales. En su mayoría, la Entente Chino-Rusa y el Sur Global abrazan el MCS, mientras que los mil millones de oro del Occidente liderado por Estados Unidos y sus vasallos promueven el ULG. Hay algunas excepciones notables, pero esta visión representa las líneas divisorias geopolítico-ideacionales simplificadas de la Nueva Guerra Fría.

 

Por Andrew Korybko

Los agentes de la desinformación ideológica ya están trabajando para lavar el cerebro a los latinoamericanos y hacerles creer que las políticas socioculturales de Rusia, comparativamente más derechistas, excluyen la posibilidad de que cualquier gobierno de izquierdas coopere pragmáticamente con Rusia. Según esta narrativa de la guerra de la información, sería una “traición” a las creencias de sus movimientos trabajar junto con cualquier país que sostenga creencias polarmente opuestas en algunos aspectos, noción que es utilizada como arma por los globalistas liberales que gobiernan Estados Unidos para dividir y gobernar a Rusia y América Latina.

“El viejo paradigma de la Guerra Fría es irrelevante en la nueva Guerra Fría”, que el profesor indio de Relaciones Internacionales Rajesh Rajagopalan acaba de descubrir, pero es importante que todos los demás sean conscientes de ello también. A diferencia de la Antigua Guerra Fría, en la que Estados Unidos y la URSS competían por promover sus visiones del mundo capitalista y comunista, la Nueva Guerra Fría se libra para decidir si la transición sistémica mundial sigue evolucionando hacia la multipolaridad o conserva la mayor parte de los rasgos de la unipolaridad.

Los conservadores-soberanistas multipolares (MCS) respetan el derecho soberano de cada país a desarrollarse según los modelos que deseen, mientras que los liberales-globalistas unipolares (ULG) quieren obligar a todos a aplicar los modelos occidentales. En su mayoría, la Entente Chino-Rusa y el Sur Global abrazan el MCS, mientras que los mil millones de oro del Occidente liderado por Estados Unidos y sus vasallos promueven el ULG. Hay algunas excepciones notables, pero esta visión representa las líneas divisorias geopolítico-ideacionales simplificadas de la Nueva Guerra Fría.

El lector intrépido puede aprender más sobre la dinámica de esta competición en los siguientes análisis:

* 15 de mayo de 2022: “Lo que se difama deshonestamente como ‘propaganda rusa’ no es más que la visión multipolar del mundo” [https://astutenews.com/2022/05/whats-dishonestly-smeared-as-russian-propaganda-is-just-the-multipolar-worldview/]

* 5 de agosto de 2022: “El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso explicó exhaustivamente la transición sistémica mundial”. [https://korybko.substack.com/p/the-russian-foreign-ministry-comprehensively]

* 29 de octubre de 2022: “La importancia de enmarcar adecuadamente la nueva Guerra Fría”. [https://korybko.substack.com/p/the-importance-of-properly-framing]

* 9 de marzo de 2023: “Hacia la Tri-Multipolaridad: Los mil millones de oro, la Entente Chino-Rusa y el Sur Global” [https://astutenews.com/2023/03/towards-tri-multipolarity-the-golden-billion-the-sino-russo-entente-the-global-south/]

* 21 de marzo de 2023: “La Iniciativa de Civilización Global de China es su respuesta al liberal-mundialismo de Occidente” [https://korybko.substack.com/p/chinas-global-civilization-initiative]

Los análisis mencionados añaden contexto al nuevo concepto de política exterior de Rusia que puede leerse aquí [https://mid.ru/en/foreign_policy/fundamental_documents/1860586/].

El presente artículo se centra en el párrafo 58 y sus cuatro subpárrafos relativos a las relaciones de Rusia con América Latina, que son relevantes para la dimensión hemisférica occidental de su gran estrategia, tal y como se articula en el anterior documento hipervinculado del 31 de marzo. Para comodidad de todos, a continuación compartiremos íntegramente esta parte de ese detallado documento político antes de analizar su importancia en el contexto más amplio:

“58. Dado el progresivo fortalecimiento de la soberanía y el potencial multifacético de los Estados latinoamericanos y caribeños, la Federación Rusa se propone desarrollar las relaciones con ellos sobre una base pragmática, desideologizada y mutuamente beneficiosa, prestando atención prioritaria a:

1) el apoyo a los Estados latinoamericanos interesados y sometidos a la presión de los Estados Unidos y sus aliados para asegurar su soberanía e independencia, incluso mediante la promoción y ampliación de la cooperación en materia de seguridad, militar y técnico-militar;

2) el fortalecimiento de la amistad, el entendimiento mutuo y la profundización de la asociación multifacética mutuamente beneficiosa con la República Federativa de Brasil, la República de Cuba, la República de Nicaragua, la República Bolivariana de Venezuela, el desarrollo de las relaciones con otros Estados latinoamericanos, teniendo en cuenta el grado de independencia y constructividad de su política hacia la Federación Rusa;

3) aumentar el comercio y las inversiones mutuas con los Estados de América Latina y el Caribe, incluso mediante la cooperación con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, el Mercado Común del Sur. Sistema de la Integración Centroamericana, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, la Alianza del Pacífico y la Comunidad del Caribe;

4) ampliar los vínculos culturales, científicos, educativos, deportivos, turísticos y humanitarios con los Estados de la región”.

Llama inmediatamente la atención la frase abierta sobre la “base pragmática, desideologizada y mutuamente beneficiosa” de las relaciones previstas de Rusia con América Latina. Este enfoque encaja perfectamente con los preceptos de la MCS, en particular el respeto de Moscú por el derecho de sus socios a desarrollarse según los modelos que deseen. En la práctica, esto significa que las políticas socioculturales de Rusia, comparativamente más derechistas, no son un impedimento para ampliar los lazos con los Estados de izquierda.

Eso explica por qué mantiene una relación tan estrecha con Cuba, Nicaragua y Venezuela, los tres países que se han abstenido o han votado en contra de resoluciones antirrusas en la Asamblea General de las Naciones Unidas desde el inicio de la operación especial de Moscú. También indica la intención de Rusia de continuar explorando la expansión de relaciones mutuamente beneficiosas con Brasil, a pesar de sus visiones del mundo cada vez más divergentes bajo el tercer mandato de Lula, como se explica en detalle citando fuentes oficiales en estos análisis aquí y aquí.

A diferencia del ULG estadounidense, a los responsables políticos del SCV ruso no les importa cómo organicen los socios de su país sus sistemas económicos, políticos y/o socioculturales, de ahí que estén extendiendo una oferta de apoyo para reforzar su soberanía por medios técnico-militares y de otro tipo a pesar de sus diferentes modelos. Lo único que le importa al Kremlin es que sus socios sigan siendo de fiar y continúen respetando los intereses legítimos de Rusia sin criticarlos ni inmiscuirse en sus asuntos conexos.

Si continúan haciéndolo y esta visión pragmática del mundo se expande aún más por la región, entonces la base geopolítica-ideacional estará más sólidamente establecida para avanzar de forma integral en las relaciones de Rusia con las plataformas de integración regional mencionadas en la tercera cláusula anterior. Sin embargo, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) es la más prometedora de todas ellas, y las expectativas del presidente venezolano Maduro sobre su futuro papel global complementan los intereses rusos.

La cláusula final relativa a los lazos interpersonales es importante para mantener la cooperación mutuamente beneficiosa de ambas partes en la Nueva Era, cuya década actual también puede describirse como la Era de la Complejidad. Los agentes de desinformación ideológica ya están trabajando para intentar lavar el cerebro de los latinoamericanos haciéndoles creer que las políticas socioculturales de Rusia, comparativamente más derechistas, excluyen la posibilidad de que cualquier gobierno de izquierdas coopere pragmáticamente con Rusia.

Según esta narrativa de la guerra de la información, sería una “traición” a las creencias de sus movimientos trabajar juntos con cualquier país que mantenga creencias polarmente opuestas en algunos aspectos, noción que es utilizada como arma por los globalistas liberales que gobiernan Estados Unidos para dividir y gobernar a Rusia y América Latina. La llamada “Nueva Izquierda” que está surgiendo en la región difiere de la “Vieja Izquierda” en el sentido de que la primera es en gran medida poco sincera en su retórica obrera y se preocupa más por librar “guerras culturales”.

Su obsesión por la llamada “teoría crítica de la raza” y la propagación agresiva de las relaciones sexuales no tradicionales entre todos los miembros de la sociedad (incluidos los niños) tienen prioridad sobre la mejora tangible de las condiciones de vida de la población cuyos intereses económicos pretenden representar. Estas causas son las mismas que los demócratas estadounidenses imponen a su propio pueblo y propagan agresivamente por todo el mundo, de ahí la alianza informal de estos movimientos entre sí.

Al caer bajo la influencia de los liberal-mundialistas estadounidenses, la “Nueva Izquierda” latinoamericana (como también se puede caracterizar a la élite del Partido de los Trabajadores durante el tercer mandato de Lula según los análisis previos compartidos anteriormente en este artículo) comenzó gradualmente a alinearse con la política exterior de su aliado. Esto explica por qué el líder brasileño se convirtió en el primer BRICS en condenar personalmente a Rusia en su declaración conjunta con Biden de febrero y decidió continuar la política de Bolsonaro de votar en contra en la AGNU.

Al mismo tiempo, sin embargo, la “Vieja Izquierda” representada por Cuba, Nicaragua, Venezuela y también Bolivia (que por alguna razón no fue mencionada por su nombre en el nuevo concepto de política exterior de Rusia a pesar de ser un socio fiable) sigue dando un ejemplo geopolítico-ideacional positivo. Están más centrados en mejorar de forma tangible las condiciones de vida de su pueblo que en librar “guerras culturales”, de ahí que sigan resistiendo a la influencia de los demócratas estadounidenses, a diferencia de la élite del Partido de los Trabajadores.

En consecuencia, tampoco han votado en contra de Rusia en la AGNU, una vez más a diferencia del Brasil de Lula. El reto emergente en toda América Latina será, por tanto, que la “vieja izquierda” influya positivamente en la “nueva izquierda”, al menos en el sentido geopolítico de apreciar la importancia mutuamente beneficiosa de ampliar pragmáticamente los lazos con Rusia a pesar de la presión de su recién descubierto aliado ideológico estadounidense para distanciarse de ella y votar en contra de Moscú en la AGNU.

Teniendo en cuenta este imperativo, la desideologización oficial de las relaciones de Rusia con América Latina merece la máxima atención. Aquellos movimientos de la “Nueva Izquierda” que sigan cayendo bajo la perniciosa influencia geopolítica de los demócratas estadounidenses debido a sus intereses ideológicos coincidentes acabarán, en última instancia, haciendo parte de la oferta de ese hegemón unipolar en declive en la Nueva Guerra Fría. Si no se detiene e invierte esta tendencia a la Guerra Híbrida, toda América Latina podría verse abocada al vasallaje estadounidense.

 

Alexander Dugin: Principios y estrategia de Rusia para liberarse de la hegemonía occidental, y el papel de LATAM en la transición hacia la multipolaridad

 

 

Fuente:

Andrew Korybko: The De-Ideologization Of Russia’s Relations With Latin America Deserves Maximum Attention. 4 de abril de 2023.

Contenidos

En un artículo publicado por Strategic Culture Foundation, la analista Sonja van den Ende analiza un informe reciente del destacado centro de pensamiento estadounidense,...

Ciencia y Tecnología

Ucrania ha encontrado componentes británicos e irlandeses en los drones iraníes utilizados por Rusia en ataques contra Ucrania, según informa The Sun. El laboratorio...

Contenidos

El jefe de las Tropas de Protección Nuclear, Química y Biológica de las Fuerzas Armadas rusas, Teniente General Igor Kirillov, alega que Washington y...

Ciencia y Tecnología

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, reveló el jueves que Rusia está desarrollando una “capacidad antisatélite”. La capacidad es preocupante, aunque...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram