Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

La ‘Curva Triple’ de LaRouche muestra el próximo crac financiero. Lyndon LaRouche introdujo la Curva Triple en 1995, antes de la serie de crisis financieras entrelazadas que se suscitaron entre 1997 y 2001, y la actualizó en 2003, antes de sus pronósticos públicos de 2006 y de 2007 del estallido financiero global que ocurrió en 2007 y 2008. En 2014, LaRouche publicó un bosquejo integral de lo que se debe hacer para detener el próximo colapso, peor todavía, que se nos aproxima.

 

Si el informe que publicó el diario Wall Street Journal el 14 de enero es preciso, algunos funcionarios de la Reserva Federal están “considerando” quebrantar la ley (la Ley de la Reserva Federal) para imprimir enormes cantidades de dinero e inyectarlo directa y diariamente al mercado de derivados financieros sumamente especulativo, lo cual equivale a querer matar un mosquito con un cañón. Según el informe, se trata no solo de salvar bancos como tales, sino también sería para que los grandes fondos especulativos de contingencia, cubran sus enormes pérdidas en derivados. Se sabe ya que el Banco de la Reserva Federal de Nueva York ha estado cubriendo desde mediados de septiembre, los “huecos de liquidez” en el sistema financiero mediante el recurso de prestar entre $50 y $100 mil millones de dólares a muy corto plazo, a grandes bancos todas las mañanas de los días laborables de la semana, sin informar al público ni dar ninguna explicación a nadie. Durante los últimos cuatro meses, la Reserva Federal a tenido que completar a los mercados financieros la desaparición de un 10% más o menos de la liquidez de todo el mercado de préstamos interbancarios, para impedir una reacción en cadena de liquidaciones de bonos corporativos y contratos de derivados financieros que llevarían al crac financiero.

Pero si la Reserva Federal está ya tan desesperada como para pensar en imprimir dinero y tirárselo directamente a los grandes fondos especulativos, quiere decir que hemos avanzado ya bastante hacia una crisis financiera que lleva a un crac, o si no, a una explosión inflacionaria. Esta situación también ha desesperado a otros —los geopolíticos de la “guerra permanente”, la camarilla financiera imperial de Londres—desesperados por embrollar al Presidente Donald Trump en una guerra para distraer al pueblo estadounidense del peligro en que se halla.

Según el blog financiero Zero Hedge, el informe del 14 de enero sostiene que “los funcionarios de la Reserva Federal están considerando una nueva herramienta para reducir el estrés del mercado repo [préstamos con promesa de recompra de los títulos valores de colateral, que es la fórmula que ha venido empleando la Reserva]; en concreto, se trata de pasar por alto las normas del sistema, y prestarle efectivo directamente a los pequeños bancos, a las casas de corretaje, y a los fondos especulativos, a través de la cámara de compensación de los mercados repo, la Corporación de Compensación de Ingreso Fijo” (FICC, en sus siglas en inglés). Si la Reserva Federal empieza a hacer esto, estaría financiando directamente para su rescate a los LCTM de esta crisis. El fondo especulativo Long Term Capital Management (LTCM) era un fondo de gestión de activos que estaba súper apalancado, 100-a-1 que especulaba exclusivamente en derivados financieros, y su quiebra estuvo a punto de desatar un crac financiero a principios de 1999.

El informe trimestral del Banco de Pagos Internacionales (BPI) —el banco central de los bancos centrales con sede en Basilea, Suiza— fechado el 8 de diciembre último, muestra que cuando se “congeló” el mercado de préstamos interbancarios por primera vez el 17 de septiembre del año pasado, algunos grandes fondos especulativos que utilizaban ese mercado para apalancar sus deudas, se vieron al borde de la quiebra, cuando entró la Reserva para “descongelar” el mercado. Como se ha corroborado en estos cuatro meses, esta situación no tiene fin, a no ser un crac en el momento en que la Reserva deje de inyectar suficiente liquidez nueva a través de los bancos hacia los fondos especulativos y sus contratos de especulación para cubrir las pérdidas. Según Zero Hedge, la Reserva Federal “se enfrenta con una constelación de explosiones de muchos LTCM”.

El mercado de derivados es donde los fondos como el LTCM tratan de hacer súper ganancias para terminar de cubrir sus pérdidas.

La Curva Triple del finado economista y estadista Lyndon LaRouche, o también conocida como la “Función típica de colapso”, describe exactamente la situación en la que la economía física real se contrae, pero tanto los agregados financieros (deudas de todo tipo) y los agregados monetarios (toda la oferta monetaria) aumentan rápidamente y a una tasa cada vez más acelerada. En el punto en que esas dos curvas en ascenso se cruzan, porque la oferta monetaria se dispara hasta las nubes para cubrir la cascada de pérdidas en los activos de papel, en ese punto, el sistema financiero está listo para un colapso seguro. No se puede pronosticar exactamente cuando, señala LaRouche, pero es seguro.

triple curva de colapso

LaRouche introdujo la Curva Triple en 1995, antes de la serie de crisis financieras entrelazadas que se suscitaron entre 1997 y 2001, y la actualizó en 2003, antes de sus pronósticos públicos de 2006 y de 2007 del estallido financiero global que ocurrió en 2007 y 2008.

Lyndon LaRouche publicó en 2014 un bosquejo integral de lo que se debe hacer para detner el próximo colapso, peor todavía, que se nos aproxima: Plantea, primero, dividir los bancos de Wall Street y de la City de Londres según las normas de la Ley Glass-Steagall de Franklin Roosevelt; crear una banca nacional “hamiltoniana” e instituciones de crédito para canalizar el crédito hacia la creación de infraestructura de tecnología más avanzada y de mayor densidad energética, tales como los reactores modulares de energía nuclear de cuarta generación y corredores ferroviarios de alta velocidad y de levitación magnética; e iniciar los programas de urgencia para la exploración espacial de la NASA y de investigación en la energía de fusión, para que sean los “motores científicos” de la economía real. Ese plan del 8 de junio de 2014 “Cuatro leyes nuevas para salvar a Estados Unidos” es todavía el plan de acción actual.

Fases del Plan LaRouche de recuperación para EEUU y el mundo

Fuente:

LaRouche PAC — La “Curva Triple” de LaRouche muestra el próximo crac financiero.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.