Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La ‘Cumbre por la Democracia’ (Cumbre de la Hipocresía) es una tapadera para la geopolítica imperial y la guerra

La cuestión de la guerra y la paz depende ahora de que el presidente Biden lo entienda, mientras negocia con Putin en vísperas de su Cumbre de la Hipocresía.

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Harley Schlanger

6 de diciembre — Los días 9 y 10 de diciembre, el gobierno de Biden convocará una “Cumbre por la Democracia”, con la intención anunciada de “renovar la democracia en el país y hacer frente a las autocracias en el extranjero”. Los temas que se abordarán son 1.) “La defensa contra el autoritarismo”; 2.) “El tratamiento y la lucha contra la corrupción”; y 3.) “Promover el respeto de los derechos humanos”.

Pero al observar la actividad diplomática y militar de las principales naciones del mundo transatlántico en las semanas previas a este evento, quizás sería mejor denominarla “Cumbre de la Hipocresía”, ya que su continuo afán por imponer un “Orden basado en reglas” unilateral y arbitrario hace que la idea de “democracia” sea una burla. El Dr. Andrey Kortunov, director del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia, la describe en un artículo de opinión publicado en Global Times como un “intento de hacer avanzar un único modelo sobre todos los demás”. Con este acto, continúa, la administración Biden está “lanzando una cruzada ideológica contra China, Rusia y otras naciones que se atreven a desviarse de los fundamentos del modelo de desarrollo occidental”.

Lo que no dice Kortunov es que este “modelo” está sufriendo un colapso acelerado, ya que no tiene respuestas para revertir las urgentes crisis actuales, como la propagación de una pandemia mundial, el hambre y la inanición a la que se enfrentan decenas de millones de personas, y la creciente hiperinflación. En su lugar, sus promotores están organizando una dictadura bancaria mundial que llaman “El Gran Reajuste”, que centralizaría la emisión de crédito en manos de los bancos centrales, que no actúan en nombre del desarrollo de los Estados soberanos, sino en interés de los bancos privados y las instituciones financieras centradas principalmente en la City de Londres y Wall Street.

Esto facilitaría la imposición de un “Green New Deal”, utilizando el control del crédito para eliminar el uso de la producción eficiente de energía a partir de combustibles fósiles y energía nuclear, a favor de la inversión, tanto por parte de los gobiernos como de los fondos privados, en fuentes y entidades “sostenibles” ineficientes con un perfil de “cero carbono”. Organizado bajo la dirección del ex gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, más de 400 instituciones financieras han firmado este nuevo “pacto de los banqueros” para reducir los préstamos a cualquier nación o institución que rechace el modelo de carbono cero, lo que no es un ejemplo de “democracia”.

La cumbre del clima del mes pasado, la COP26 de Glasgow, debía forjar un consenso detrás de este modelo. En lugar de ello, fracasó, convirtiéndose en FLOP26, ya que muchas naciones se rebelaron, insistiendo en su derecho soberano a perseguir modelos de desarrollo que incluyan el uso de sistemas de producción de energía de mayor densidad de flujo energético, como el carbón y la energía nuclear, que la mafia del clima está tratando de prohibir. Además de países como Nigeria, India, Indonesia y Arabia Saudí, que reaccionaron contra la consolidación de una nueva dictadura climática, Rusia y China insistieron en su derecho a utilizar fuentes de energía no aprobadas por el modelo de la COP26.

 

‘O estás con nosotros, o estás contra nosotros’

Detrás de la fachada de la democracia se esconde la amenaza del cambio de régimen y la guerra, que se han lanzado repetidamente contra las naciones que se niegan a someterse al “orden mundial” surgido tras la caída de la Unión Soviética. El “Nuevo Orden Mundial” proclamado por el presidente George H.W. Bush en 1991 al lanzar una guerra contra Irak, se basaba en una nueva arruga de la geopolítica imperial británica, que declaraba que las “democracias occidentales” emergieron triunfantes en la Guerra Fría, lo que significa que el único paradigma aceptable para todas las naciones es el definido por el neoliberalismo y el libre comercio. La defensa de este orden se utilizó para justificar la intervención militar de Estados Unidos y la OTAN contra Irak en la primera Guerra del Golfo, y se extendió a Europa en la intervención en los Balcanes.

El presidente George W. Bush lo expresó con más crudeza para justificar la invasión de Afganistán tras los ataques terroristas del 11-S, y fue explícito en la guerra que derrocó a Saddam Hussein y que se transformó en las bárbaras “guerras interminables” que continúan hasta hoy. Como dijo el joven Bush, “Cada nación, en cada región, tiene ahora que tomar una decisión. O están con nosotros, o están con los terroristas”.

Esta expresión de unilateralismo está detrás de la frecuente invocación del “Orden Basado en Reglas” (RBO) impulsado piadosamente por el criminal de guerra y ex Secretario de Estado, Mike Pompeo, y adoptado por su sucesor, Antony Blinken. La defensa del RBO fue un tema central en la Cumbre del G7 y la Cumbre de Ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN a mediados de junio de 2021. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, en una declaración emitida el 28 de junio, describió estas cumbres como un intento de “enviar un mensaje claro”, de que las potencias transatlánticas están “unidas como nunca antes”, y se comprometen a “obligar a otros, principalmente a Rusia y China, a seguir su ejemplo.” Dijo que estas reuniones “cimentaron el concepto de orden mundial basado en reglas como contrapeso a los principios universales del derecho internacional con la Carta de la ONU como fuente principal”.

 

Las invenciones de los halcones de la guerra

Este tema volvió a estar en el centro de los discursos pronunciados en la reunión de Ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN celebrada esta semana en Riga, Letonia, para movilizarse contra una supuesta amenaza rusa de invadir Ucrania. Incluso mientras se discute una próxima cumbre por vídeo entre Biden y Putin, Blinken y otros funcionarios estadounidenses están recorriendo Europa proclamando que poseen pruebas de que Rusia puede invadir Ucrania ya en enero o febrero del próximo año. Blinken declaró en Riga: “No sabemos si el presidente Putin ha tomado la decisión de invadir. Sí sabemos que está poniendo en marcha la capacidad para hacerlo… si así lo decide”.

Esta alegación se apoyó en “pruebas” producidas por las mismas agencias de inteligencia británicas y estadounidenses que tenían pruebas “contundentes” de la posesión de armas de destrucción masiva por parte de Saddam Hussein, y afirmaron tener pruebas del hackeo ruso de las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, y de la colusión entre Donald Trump y Rusia para asegurar su victoria. En ambos casos, las “pruebas” han demostrado ser fabricadas por las agencias de inteligencia; y, en ambos casos, se produjo un inmenso daño como consecuencia de estas mentiras, difundidas por los funcionarios de inteligencia, los funcionarios electos y los principales medios de comunicación, lo que condujo a las “guerras interminables” en el sudeste asiático y socavó el potencial de cooperación entre el presidente de Estados Unidos con Rusia y China.

Esta tradición de fabricar inteligencia falsa para fomentar la división geopolítica entre las naciones transatlánticas y Eurasia continúa, con una “filtración” de la comunidad de inteligencia sobre la supuesta preparación rusa para una invasión de Ucrania, que se publicó en el Washington Post el 3 de diciembre, y circuló ampliamente en los principales medios de comunicación.

En respuesta a esta supuesta amenaza, se han producido repetidas provocaciones de la OTAN contra Rusia, incluidas maniobras militares en la frontera rusa o cerca de ella, con aviones con capacidad para lanzar bombas nucleares que vuelan a menos de 15 kilómetros de Rusia; maniobras navales en el Mar Negro; entrega de nuevas armas avanzadas a Ucrania; promesas de proporcionar apoyo militar si Rusia invade; y llamamientos a adoptar medidas duras y punitivas si Rusia cruza a Ucrania. El Secretario General de la OTAN, Stoltenberg, amenazó: “Cualquier futura agresión rusa contra Ucrania tendría un alto precio y graves consecuencias económicas y políticas….”. Tales amenazas, dijo, están diseñadas para asegurar que Rusia “no subestime la determinación de la OTAN”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Cada una de estas amenazas, así como la posibilidad de que Ucrania reciba la adhesión a la OTAN, ha sido identificada por Putin como el cruce de una “línea roja”. Además, dar ese respaldo incondicional a Ucrania aumenta el peligro de que los halcones de guerra de gatillo fácil de las fuerzas de defensa y seguridad de Ucrania -especialmente los que participaron en el golpe de estado del Maidan de 2014 y están conectados a las milicias neonazis como la Brigada Azov- puedan actuar unilateralmente, para avanzar agresivamente en el este de Ucrania o Crimea, para provocar una respuesta de Rusia, para forzar a la OTAN a un conflicto militar.

Es a la luz de estas acciones provocadoras y de la retórica incendiaria de Occidente, contra Rusia y China, que se puede ver la verdadera naturaleza de la Cumbre para la Democracia. No tiene nada que ver con el respeto a los derechos humanos, ni con asegurar los derechos democráticos para todas las naciones. En cambio, proviene de la “guerra de cada uno contra todos” hobbesiana, que es el origen “filosófico” del concepto que subyace en la geopolítica británica. Es la última versión del proyecto para sostener la división del mundo entre ricos y pobres, entre las fuerzas imperiales que defienden los intereses financieros de las potencias occidentales, mediante la propaganda y la guerra psicológica, respaldada por la fuerza militar, contra los derechos soberanos de todas las naciones a elegir su propio modelo de desarrollo.

Está claro que el presidente Putin entiende que esta es la dinámica que se esconde tras las actuales acusaciones falsas y peligrosas sobre la intención rusa, y el intento de trazar una línea divisoria entre las “democracias” y los regímenes “autoritarios”. La cuestión de la guerra y la paz depende ahora de que el presidente Biden lo entienda, mientras negocia con Putin en vísperas de su Cumbre de la Hipocresía.

 

 

Fuentes:

Harley Schlanger, en The LaRouche Organization: “Summit for Democracy” is a Cover for Imperial Geopolitics and War.

Harley Schlanger, en The LaRouche Organization: Let’s Defeat the Real Enemies: The City of London/Wall St. Corporatist Empire!

Te puede interesar

Contenidos

El ex piloto de aviones caza, planificador de la OTAN y profesor de guerra aérea, Teniente Coronel retirado Ulrich Scholz, argumenta por qué no...

Ciencia y Tecnología

La administración Biden está impulsando lo que llama “un esfuerzo de todo el gobierno para proteger los derechos reproductivos”. Como advierte Great Game India,...

Contenidos

“La guerra es una patología occidental”, afirma el Teniente Coronel (retirado) de la OTAN, Ulrich Scholz, en una conferencia del Instituto Schiller, en julio...

Contenidos

Stepan Bandera fue agente de la Gestapo y sólo dejó el recuerdo –que algunos creen ‎positivo– de las masacres que organizó. Pero Dimitro Dontsov...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY