Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai traza una hoja de ruta para fortalecer el mundo multipolar

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Samarcanda demostró que al menos existe un consenso entre todos los actores de las diferentes organizaciones institucionales en cuanto a que: la soberanía tecnológica determinará la soberanía; y que la regionalización -en este caso euroasiática- está destinada a sustituir a la globalización regida por Estados Unidos. Estos actores también entienden que la era de Mackinder y Spykman está llegando a su fin, cuando Eurasia estaba “contenida” de forma semidesarmada para que las potencias marítimas occidentales pudieran ejercer un dominio total, en contra de los intereses nacionales de los actores del Sur Global.

 

Por Pepe Escobar

En medio de serios temblores en el mundo de la geopolítica, es muy apropiado que la cumbre de jefes de Estado de la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) de este año haya tenido lugar en Samarcanda, la última encrucijada de la Ruta de la Seda durante 2.500 años.

Cuando en el año 329 a.C. Alejandro Magno llegó a la entonces ciudad sogdiana de Marakanda, que formaba parte del imperio aqueménida, se quedó perplejo: “Todo lo que he oído sobre Samarcanda es cierto, excepto que es aún más hermosa de lo que había imaginado”.

Avancemos rápidamente hasta un artículo de opinión del Presidente de Uzbekistán, Shavkat Mirziyoyev, publicado antes de la cumbre de la OCS, en el que subraya cómo Samarcanda ahora “puede convertirse en una plataforma capaz de unir y reconciliar a Estados con diversas prioridades de política exterior”.

Después de todo, históricamente, el mundo, desde el punto de vista del hito de la Ruta de la Seda, siempre ha sido “percibido como uno e indivisible, no dividido”. Esta es la esencia de un fenómeno único: el “espíritu de Samarcanda””.

Y aquí Mirziyoyev vincula el “espíritu de Samarcanda” con el “espíritu de Shangai” original de la OCS, establecido a principios de 2001, unos meses antes de los acontecimientos del 11 de septiembre, cuando el mundo se vio abocado a la lucha y a la guerra interminable, casi de la noche a la mañana.

Durante todos estos años, la cultura de la OCS ha ido evolucionando de forma distintiva en China. Al principio, los Cinco de Shanghai se centraron en la lucha contra el terrorismo, meses antes de que la guerra del terror de Estados Unidos (la cursiva es mía) hiciera metástasis desde Afganistán hasta Irak y más allá.

Con el paso de los años, los “tres noes” iniciales -ninguna alianza, ningún enfrentamiento, ningún objetivo para terceros- acabaron equipando un vehículo rápido e híbrido cuyas “cuatro ruedas” son “política, seguridad, economía y humanidades”, completado con una Iniciativa de Desarrollo Global, todo lo cual contrasta fuertemente con las prioridades de un Occidente hegemónico y enfrentado.

Posiblemente, lo más destacable de la cumbre de Samarcanda de esta semana es que el presidente chino Xi Jinping presentó a China y a Rusia, conjuntamente, como “potencias globales responsables” empeñadas en asegurar la emergencia de la multipolaridad, y en rechazar el “orden” arbitrario impuesto por Estados Unidos y su visión unipolar del mundo.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, calificó de “excelente” la conversación bilateral de Xi con el presidente Vladimir Putin. Xi Jinping, antes de su encuentro, y dirigiéndose directamente a Putin, ya había subrayado los objetivos comunes de Rusia y China:

“Ante los colosales cambios de nuestro tiempo a escala global, sin precedentes en la historia, estamos dispuestos, junto con nuestros colegas rusos, a dar ejemplo de potencia mundial responsable y a desempeñar un papel de liderazgo para situar un mundo tan cambiante en la trayectoria del desarrollo sostenible y positivo.”

Más tarde, en el preámbulo de la reunión de jefes de Estado, Xi fue directamente al grano: es importante “impedir los intentos de fuerzas externas de organizar ‘revoluciones de color’ en los países de la OCS”. Pues bien, Europa no podría contarlo, porque ha sido objeto de revoluciones de color sin parar desde 1945.

Putin, por su parte, envió un mensaje que resonará en todo el Sur Global: “Se han esbozado transformaciones fundamentales en la política y la economía mundiales, y son irreversibles”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Irán: es la hora del espectáculo

Irán fue la estrella invitada del espectáculo de Samarcanda, abrazado oficialmente como noveno miembro de la OCS. El Presidente Ebrahim Raisi, significativamente, subrayó antes de reunirse con Putin que “Irán no reconoce las sanciones contra Rusia”. Su asociación estratégica se verá reforzada. En el ámbito empresarial, una nutrida delegación formada por dirigentes de 80 grandes empresas rusas visitará Teherán la próxima semana.

La creciente interpolación Rusia-China-Irán -los tres principales impulsores de la integración de Eurasia- asusta a los sospechosos habituales, que pueden estar empezando a comprender cómo la OCS representa, a largo plazo, un serio desafío a su juego geoeconómico. Así que, como ya sabe cada grano de arena de cada desierto del Heartland, la presión geopolítica contra el trío aumentará exponencialmente.

Y luego está la mega-crítica trilateral de Samarkanda: Rusia-China-Mongolia. No hubo filtraciones oficiales, pero este trío discutió sin duda el gasoducto Power of Siberia-2 -el interconector que se construirá a través de Mongolia- y el papel reforzado de Mongolia en un corredor de conectividad crucial de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta (BRI), ahora que China no está utilizando la ruta transiberiana para las exportaciones a Europa debido a las sanciones.

Putin informó a Xi sobre todos los aspectos de la Operación Militar Especial (OEM) de Rusia en Ucrania, y podría decirse que respondió a algunas preguntas realmente difíciles, muchas de las cuales han circulado de forma desenfrenada en la web china desde hace meses.

Lo que nos lleva a la rueda de prensa de Putin al final de la cumbre, en la que prácticamente todas las preguntas giraron, como era de esperar, en torno al teatro militar en Ucrania.

La clave del presidente ruso: “No hay cambios en el plan SMO. Las principales tareas se están llevando a cabo”. Sobre las perspectivas de paz, es Ucrania la que “no está dispuesta a hablar con Rusia”. Y en general, “es lamentable que Occidente haya tenido la idea de utilizar a Ucrania para intentar colapsar a Rusia”.

Sobre el culebrón de los fertilizantes, Putin señaló que “el suministro de alimentos, el suministro de energía, ellos (Occidente) crearon estos problemas, y ahora intentan resolverlos a costa de otro”, es decir, de las naciones más pobres. “Los países europeos son antiguas potencias coloniales y todavía tienen este paradigma de filosofía colonial. Ha llegado el momento de cambiar su comportamiento, de ser más civilizados”.

Sobre su reunión con Xi Jinping: “Fue una reunión normal, hacía tiempo que no teníamos un encuentro cara a cara”. Hablaron de cómo “ampliar el volumen de negocio” y sortear las “guerras comerciales provocadas por nuestros supuestos socios”, ya que “la expansión de los acuerdos en moneda nacional no avanza tan rápido como queremos”.

 

Reforzar la multipolaridad

La bilateral de Putin con el primer ministro indio, Narendra Modi, no pudo ser más cordial -en un registro de “amistad muy especial”- y Modi pidió soluciones serias a las crisis de alimentos y combustibles, dirigiéndose realmente a Occidente. Mientras tanto, el Banco Estatal de la India abrirá cuentas especiales en rupias para gestionar el comercio relacionado con Rusia.

Este es el primer viaje al extranjero de Xi desde la pandemia de Covid. Podría hacerlo porque está totalmente seguro de que se le concederá un tercer mandato durante el Congreso del Partido Comunista que se celebrará el mes que viene en Pekín. Xi controla ahora y/o tiene aliados colocados en al menos el 90% del Politburó.

La otra razón de peso era recargar el atractivo de la BRI en estrecha relación con la OCS. El ambicioso proyecto BRI de China fue lanzado oficialmente por Xi en Astana (ahora Nur-Sultan) hace nueve años. Seguirá siendo el concepto general de la política exterior china durante las próximas décadas.

El énfasis de la BRI en el comercio y la conectividad enlaza con los mecanismos de cooperación multilateral en evolución de la OCS, congregando a las naciones que se centran en el desarrollo económico independiente del nebuloso y hegemónico “orden basado en reglas”. Incluso la India bajo el mandato de Modi se está arrepintiendo de confiar en los bloques occidentales, donde Nueva Delhi es, en el mejor de los casos, un “socio” neocolonizado.

Así que Xi y Putin, en Samarcanda, delinearon a todos los efectos prácticos una hoja de ruta para fortalecer la multipolaridad, como se subrayó en la declaración final de Samarcanda firmada por todos los miembros de la OCS.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

El rompecabezas kazajo

Habrá muchos baches en el camino. No es casualidad que Xi haya comenzado su viaje en Kazajistán, la mega-estratégica retaguardia occidental de China, que comparte una larguísima frontera con Xinjiang. La triple frontera en el puerto seco de Khorgos -para camiones, autobuses y trenes, por separado- es todo un acontecimiento, un nodo absolutamente clave del BRI.

La administración del presidente Kassym-Jomart Tokayev en Nur-Sultan (que pronto volverá a llamarse Astana) es bastante complicada, pues oscila entre las orientaciones políticas orientales y occidentales, y está tan infiltrada por los estadounidenses como durante la época de su predecesor Nursultan Nazarbayev, el primer presidente de Kazajstán tras la URSS.

A principios de este mes, por ejemplo, Nur-Sultan, en colaboración con Ankara y British Petroleum (BP) -que prácticamente gobierna Azerbaiyán-, acordó aumentar el volumen de petróleo en el oleoducto Bakú-Tblisi-Ceyhan (BTC) hasta 4 millones de toneladas al mes a finales de este año. Chevron y ExxonMobil, muy activos en Kazajistán, forman parte del acuerdo.

La agenda declarada de los sospechosos habituales es “desconectar en última instancia las economías de los países de Asia Central de la economía rusa”. Dado que Kazajstán es miembro no sólo de la Unión Económica de Eurasia (EAEU) liderada por Rusia, sino también de la BRI, es justo suponer que Xi -al igual que Putin- discutió algunas cuestiones bastante serias con Tokayev, le dijo que entendiera hacia dónde sopla el viento y le aconsejó que mantuviera la situación política interna bajo control (véase el golpe de Estado abortado en enero, cuando Tokayev fue salvado de facto por la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva [OTSC] liderada por Rusia).

No cabe duda de que Asia Central, conocida históricamente como una “caja de gemas” en el centro del corazón, a lo largo de las antiguas rutas de la seda y bendecida con una inmensa riqueza natural -combustibles fósiles, metales de tierras raras, tierras agrarias fértiles-, será utilizada por los sospechosos habituales como caja de Pandora, liberando todo tipo de trucos tóxicos contra la legítima integración euroasiática.

Esto contrasta fuertemente con el oeste de Asia, donde Irán en la OCS impulsará su papel clave de encrucijada de conectividad entre Eurasia y África, en relación con la BRI y el Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC).

Así que no es de extrañar que los EAU, Bahréin y Kuwait, todos ellos en Asia Occidental, reconozcan hacia dónde sopla el viento. Los tres Estados del Golfo Pérsico recibieron en Samarcanda el “estatus de socio” oficial de la OCS, junto con las Maldivas y Myanmar.

 

Una cohesión de objetivos

Samarcanda también dio un impulso adicional a la integración a lo largo de la Gran Asociación de Eurasia concebida por Rusia -que incluye la Unión Económica Euroasiática (UEE)- y eso, justo dos semanas después del Foro Económico Oriental (FEE), que cambió el juego, celebrado en Vladivostok, en la estratégica costa rusa del Pacífico.

La prioridad de Moscú en la UEEA es poner en marcha una unión-estado con Bielorrusia (que parece destinada a convertirse en un nuevo miembro de la OCS antes de 2024), junto con una mayor integración con la BRI. Serbia, Singapur e Irán también tienen acuerdos comerciales con la UEEA.

La Gran Asociación Euroasiática fue propuesta por Putin en 2015, y se está afinando a medida que la comisión de la UEEA, dirigida por Sergey Glazyev, diseña activamente un nuevo sistema financiero, basado en el oro y los recursos naturales y que contrarresta el sistema de Bretton Woods. Una vez que el nuevo marco esté listo para ser probado, es probable que el principal difusor sea la OCS.

Así que aquí vemos en juego toda la cohesión de objetivos -y los mecanismos de interacción- desplegados por la Gran Asociación de Eurasia, el BRI, la EAEU, la OCS, el BRICS+ y el INSTC. Es una lucha titánica para unir a todas estas organizaciones y tener en cuenta las prioridades geoeconómicas de cada miembro y socio asociado, pero eso es exactamente lo que está ocurriendo, a una velocidad vertiginosa.

En este festín de la conectividad, los imperativos prácticos van desde la lucha contra los cuellos de botella locales hasta la creación de complejos corredores multipartitos: del Cáucaso a Asia Central, de Irán a la India, todo ello debatido en múltiples mesas redondas.

Los éxitos ya son notables: desde Rusia e Irán, que han introducido liquidaciones directas en rublos y riales, hasta Rusia y China, que han incrementado su comercio en rublos y yuanes hasta el 20%, y así sucesivamente. Es posible que pronto se establezca en Vladivostok una Bolsa de Productos Básicos del Este para facilitar el comercio de futuros y derivados con Asia-Pacífico.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

China es el principal acreedor/inversor indiscutible en infraestructuras en toda Asia Central. Las prioridades de Pekín pueden ser la importación de gas de Turkmenistán y Uzbekistán y de petróleo de Kazajstán, pero la conectividad no se queda atrás.

La construcción del ferrocarril Pakistán-Afganistán-Uzbekistán (Pakafuz), de 600 km de longitud, por valor de 5.000 millones de dólares, permitirá transportar mercancías desde Asia Central hasta el océano Índico en sólo tres días, en lugar de 30. Y ese ferrocarril estará unido a Kazajstán y al ya en marcha ferrocarril de Lanzhou a Tashkent, de 4.380 km, construido por China, un proyecto BRI.

Nur-Sultan también está interesado en un ferrocarril Turkmenistán-Irán-Turquía, que conectaría su puerto de Aktau en el Mar Caspio con el Golfo Pérsico y el Mar Mediterráneo.

Por su parte, Turquía, que sigue siendo un observador de la OCS y que no cesa de hacer apuestas, está intentando, sin prisa pero sin pausa, avanzar estratégicamente en su propia Pax Turcica, desde el desarrollo tecnológico hasta la cooperación en materia de defensa, todo ello bajo una especie de paquete político-económico-seguridad. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habló de ello en Samarcanda con Putin, ya que este último anunció más tarde que el 25% del gas ruso comprado por Ankara se pagará en rublos.

 

Bienvenidos al Gran Juego 2.0

Rusia, incluso más que China, sabe que los sospechosos habituales van a por todas. Sólo en 2022, hubo un golpe de Estado fallido en Kazajstán en enero; problemas en Badakhshan, en Tayikistán, en mayo; problemas en Karakalpakstán, en Uzbekistán, en junio; los incesantes enfrentamientos fronterizos entre Tayikistán y Kirguistán (ambos presidentes, en Samarcanda, al menos acordaron un alto el fuego y retirar las tropas de sus fronteras).

Y luego está el recientemente liberado Afganistán, con no menos de 11 provincias atravesadas por el ISIS-Khorasan y sus asociados tayikos y uzbekos. Miles de aspirantes a yihadistas del Heartland han hecho el viaje a Idlib en Siria y luego de vuelta a Afganistán – “alentados” por los sospechosos habituales, que utilizarán todos los trucos bajo el sol para acosar y “aislar” a Rusia de Asia Central.

Así que Rusia y China deberían estar preparadas para involucrarse en una especie de Gran Juego 2.0 inmensamente complejo y rodante con esteroides, con EE.UU./OTAN luchando contra Eurasia unida y con Turquía en el medio.

Como nota positiva, Samarkanda demostró que al menos existe un consenso entre todos los actores de las diferentes organizaciones institucionales en cuanto a que: la soberanía tecnológica determinará la soberanía; y que la regionalización -en este caso euroasiática- está destinada a sustituir a la globalización gobernada por EEUU.

Estos actores también entienden que la era de Mackinder y Spykman está llegando a su fin -cuando Eurasia estaba “contenida” de forma semidesarmada para que las potencias marítimas occidentales pudieran ejercer un dominio total, en contra de los intereses nacionales de los actores del Sur Global.

Ahora el juego es completamente diferente. Por mucho que la Asociación para la Gran Eurasia cuente con el pleno apoyo de China, ambos favorecen la interconexión de los proyectos de la BRI y la EAEU, mientras que la OCS da forma a un entorno común.

Sí, se trata de un proyecto civilizatorio euroasiático para el siglo XXI y más allá. Bajo la égida del “Espíritu de Samarcanda”.

 

Mientras las naciones euroasiáticas se reúnen para una cumbre que promueve la integración económica regional, los regímenes de la OTAN impulsan la guerra y la austeridad

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuente:

Pepe Escobar, en The Cradle: ‘Samarkand Spirit’ To Be Driven By “Responsible Powers” Russia & China.

Te puede interesar

Contenidos

Desde la óptica geoestratégica, los ataques a los gasoductos Nord Stream forman parte de un intento de sabotear la integración euroasiática (poder terrestre) y...

Contenidos

Todo crimen implica un motivo. El gobierno ruso quería -al menos hasta el sabotaje de Nord Stream- vender petróleo y gas natural a la...

Contenidos

Desactivar el NS y el NS2 representa el cierre definitivo de cualquier posibilidad de un acuerdo germano-ruso sobre el suministro de gas, con el...

Contenidos

El gobierno danés considera que las fugas de gas frente a una isla danesa en el mar Báltico son “acciones deliberadas”, dijo el martes...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY