Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

La crisis económica y la decadencia de Occidente se resolverán con cultura, no con finanzas especulativas

Lyndon LaRouche insistía en que la cultura, el arte, la ciencia y la economía física son la misma cosa. Mientras estuvo encarcelado en una prisión federal, cortesía de los Bush y los británicos, Lyndon LaRouche escribió “La ciencia de la economía cristiana.” En el mundo actual, la idea de unir esas tres palabras —“ciencia”, “cristiano” y “economía”— es casi incomprensible. Pero el divorcio de esos conceptos entre sí ha conducido a una crisis económica devastadora, y a una crisis cultural que hoy agrede mental y moralmente a nuestros hijos con abominaciones como el transgenerismo, el pensamiento fragmentado, el decrecimiento del intelecto y otros horrores.

 

Por Lyndon H. LaRouche, Jr.

A continuación, transcribimos algunos fragmentos de la presentación principal del Sr. LaRouche en la conferencia para un Movimiento del Conservatorio Nacional Marian Anderson el 28 de mayo de 1994. Se han añadido subtítulos.

Esto empezó hace muchos años. Comenzó en realidad a finales de los años cuarenta, después de la guerra, y surgió como subproducto de una empresa científica que emprendí con considerable pasión.

Hubo un libro publicado primero en 1947, pero luego publicado en una edición encuadernada en papel en los Estados Unidos, que se llamaba Cybernetics. Estaba escrito por un caballero llamado Prof. Norbert Wiener, que era uno de los principales exponentes de un dogma fraudulento llamado teoría de la información: la idea de que se podía reducir el contenido de las ideas en la comunicación entre los seres humanos a un procedimiento estadístico. Esa es la conocida teoría de la información actual, que deshumaniza a las personas. Y es fraudulenta en el sentido de que pretende representar algo que no representa.

Así que me enfadé lo suficiente. Estaba decidido a refutar a este caballero, y también a refutar a otro caballero llamado John Von Neumann, que probablemente ustedes conozcan como el padre del ordenador. No sé exactamente cómo se realizó el acto de la concepción, pero se supone que es el padre del ordenador. Y es famoso también por la teoría de juegos, que es una de las razones por las que todo el sistema financiero y monetario internacional que tenemos ahora está a punto de colapsar. Se está jugando en un casino con nuestro dinero, y no hay nada en casa para alimentar a los niños. Así que no está funcionando demasiado bien.

Pero en cualquier caso, después de considerar la biofísica matemática como un enfoque para refutar y desacreditar al Sr. Wiener y sus locas ideas, al final elegí hacerlo a través de la economía, porque es más fácil demostrar el caso en economía.

 

Situar la cuestión fundamental de la creatividad

Permítanme que haga una breve excursión para mostrarles exactamente dónde se sitúan los problemas de la música tal y como se plantean aquí.

La música, debo decir, es un asunto muy serio. A veces se crea con un espíritu lúdico, pero es un asunto muy serio. Es un asunto científico. No es algo secundario, ni un simple recreo. Es una parte esencial del lenguaje; es una parte esencial del desarrollo de las capacidades morales e intelectuales de quienes participan en él. Indicaré por qué.

La forma en que crece una economía, que damos por sentada, es en realidad algo muy sagrado. No hay animal que haya existido, que pueda hacer lo que el hombre hace. Si fuéramos animales, seríamos algo así como los babuinos o chimpancés. No seríamos más numerosos en este planeta que los babuinos y chimpancés, y probablemente actuaríamos, como hacen algunas personas, como babuinos o chimpancés. Hace poco tuvimos un Presidente que mostró esas propensiones.

Pero la humanidad tiene el poder de la creatividad, como dice Moisés en el primer libro del Génesis. Hemos sido creados a imagen de Dios Creador, como demostró Filón de Alejandría. Tenemos el poder creativo de cambiarnos a nosotros mismos, de cambiar nuestra relación con la naturaleza y el universo, de modo que podamos ejercer dominio sobre ella, con un fin superior. La humanidad crea.

Hoy pensamos en los descubrimientos científicos válidos y fundamentales de los últimos 550 años como la imagen de la creatividad. Bueno, es una buena imagen para empezar, pero no es el límite de la creatividad, que es el punto al que deseo llegar.

Ahora bien, ¿cómo funciona una economía? ¿Cómo funciona una economía moderna?

Hasta hace unos 600 años y algo más tarde, en cualquier parte del mundo, para mantener a un pueblo, más del 95-98% de la población trabajaba en la agricultura de forma muy primitiva, limitándose a producir alimentos suficientes para mantener a la población en su conjunto.

Hoy en día, la situación en los países que se han desarrollado tecnológicamente es algo inversa. Se necesita que menos del 2% de la población total se dedique directamente a la agricultura para abastecer a toda la población, siempre y cuando disponga de la tecnología necesaria. El resto de la población se dedica a producir infraestructuras, sistemas ferroviarios, sistemas de canales, sistemas de energía, sistemas de saneamiento, escuelas, sistemas médicos, es decir, todo lo necesario para mejorar las condiciones de vida y preservar la salud y la longevidad de las personas, la educación para desarrollar a las personas como personas, pero también para aumentar su capacidad de utilizar la tecnología, generar, asimilar y aplicar ideas más avanzadas.

Éstas son las condiciones que han permitido que la humanidad -que hasta hace 600 años nunca había superado los 3.400 millones de habitantes en este planeta- alcance hoy los 5.300 millones.

Si aplicáramos estas tecnologías, que ya tenemos, podríamos mantener fácilmente a 25.000 millones. Si mejoráramos, podríamos mantener a más, en un nivel de vida superior al que disfrutábamos, digamos, en 1968, más o menos cuando empezamos a ir cuesta abajo.

También estamos a punto de explorar y colonizar el espacio, no el año que viene, sino en las próximas décadas. Éstas son nuestras potencialidades.

El hombre es una criatura de Dios en el universo, para una misión que no conocemos plenamente, pero sabemos que tenemos que ir en una determinada dirección; y por eso debemos ir felices en esa dirección. Y somos capaces de hacerlo. Porque, a diferencia de cualquier otra criatura viviente, tenemos el poder creativo de la razón para cambiarnos a nosotros mismos a mejor, para aumentar nuestro dominio de la naturaleza y para resolver los problemas a los que se enfrenta el hombre, con esfuerzos dirigidos creativamente.

Ahora bien, esto ocurre normalmente. Tenemos científicos en laboratorios que descubren cosas. Van al laboratorio. Hacen un experimento de prueba de principio. Cuando perfeccionan el experimento, lo llevan al taller de máquinas-herramienta y desarrollan un principio de máquina-herramienta. Y si, mientras tanto, has educado a tu población, la gente puede ir a trabajar y utilizar una máquina que implica ese principio de máquina-herramienta y aumentamos los poderes productivos del trabajo, y así el hombre es capaz de mejorar su condición, si desea hacerlo. Y si no tienes babuinos dirigiendo el gobierno, es más probable que lo hagas.

Ahora bien, esto era fácil de demostrar desde el punto de vista de los hechos económicos en la década de 1940. Pero lo que demostró, sin entrar en los detalles, que están publicados en varios lugares, fue que ninguna matemática existente en la forma general que se enseña en las universidades, podía representar el tipo de proceso que ocurre cuando las economías funcionan bien. Por eso ninguna teoría matemática general de la economía funciona, porque hará que una economía se rompa. Si intentas hacer que una persona viva actúe como una persona muerta, puedes obtener un cadáver. Si intentas hacer que una economía viva funcione sobre la base de teorías matemáticas como las de Wiener o Von Neumann, arruinarás la economía, como se ha demostrado recientemente con la teoría de juegos y la especulación y los derivados y demás.

Por lo tanto, sobre esta base, con algunas investigaciones avanzadas en algunas áreas muy fundamentales de las matemáticas, presenté de qué se trata todo esto, y cuáles son las soluciones, y llegué a algunos descubrimientos en matemáticas y otras áreas. Pero eso no es adecuado para refutar a Norbert Wiener, porque Wiener dijo que hay algunos rincones de la mente, al menos, que no son creativos, que se pueden explicar con una teoría estadística muy simple.

Así que dije: “Bueno, tenemos que mostrar otros aspectos, además del descubrimiento en la ciencia física, que pertenezcan a la demostración de que el hombre es a imagen de Dios, como un hecho científico, así como un hecho que, por lo demás, deberíamos saber”.

Así que elegí la música.

La música demuestra que el hombre es imagen de Dios

Como yo había sido poeta y sabía algo de música, hice un estudio que luego reprodujeron algunos amigos míos en los años ochenta. Estudié una serie de compositores desde 1780 hasta la última obra de Brahms. Y tomé una serie de buenos compositores, como los famosos, y una serie de compositores competentes pero malos, como Reichert. E incluí a Hugo Wolf, que es un ejemplo muy interesante.

Así que, desde el punto de vista de la poesía, pude demostrar, tanto en la música como en la ciencia, que el mismo principio de descubrimiento es la esencia del gran arte, tal como lo tipifica el lied [canción artística alemana]. Se trata de un principio muy discutido hoy en día entre nosotros, al que me ayudó el propio compromiso que adquirí hace algunos años, sobre la música. Algunos amigos míos, persuadidos por mí, decidieron que ellos mismos trabajarían y aprenderían cómo se determinó la afinación, por qué se determinó; por qué Bach tenía razón, por qué la gente que atacaba a Bach estaba equivocada. Y lo hicieron en gran medida a través de la mentira.

Así que aprendieron que la forma más eficiente es empezar con el canto belcantista, que es la forma más natural de cantar, porque es la más eficiente. Se te da el potencial de una voz, la desarrollas, y deseas ser capaz de proyectar lo que deseas proyectar al máximo, con la relativamente menor cantidad de energía desperdiciada. Quieres hacer algo; y por lo tanto la mejor manera de utilizar el equipo que tienes y de entrenarlo y desarrollarlo, es obviamente la correcta.

Ahora bien, si comenzamos con los métodos de entrenamiento del bel canto de tipo florentino, que están grabados para nosotros, como por grabado en piedra, en la década de 1430 en el área del coro en la famosa catedral de Florencia; si cantamos de esa manera, y entrenamos a los niños a cantar de esa manera, y continuamos con esta disciplina del bel canto, descubrimos que tenemos cosas llamadas registros de voz. Descubres que la voz adulta se divide en
especies, que están separadas unas de otras de forma lícita, es decir, el registro está separado. Entonces intentas cantar armónicamente, poner las voces de acuerdo en la composición; y descubres que ‘tienes ciertas limitaciones, como Bach.

Entonces te encuentras con que tienes una escala natural, que se llama la escala bien temperada, que es la escala que tienes que usar si vas a poner estas voces de acuerdo para propósitos de polifonía. Y así tenemos una forma natural de cantar, que se demuestra perfectamente, si tomamos cualquier coral de Bach y lo relacionamos con el acompañamiento por el órgano u otros instrumentos que se designen: un sistema perfectamente natural.

También podemos demostrar, sobre ciertos principios físicos, que pertenecen a los procesos vivos, que -como ya lo entendió Platón a su manera, y como también lo entendió Kepler- esto forma parte de la manera natural de cantar. Está relacionado con las leyes del universo tal y como existen realmente.

Hay otra parte avanzada en esto, porque yo sabía algo de música para empezar. Siempre haces un poco de trampa; miras la contraportada del libro para determinar en qué dirección vas a ir, para encontrar la respuesta.

Después de haber realizado un trabajo creativo con bastante éxito, era bastante consciente de las circunstancias en las que era más creativo y menos. Cualquiera que trabaje en serio lo reconoce. Y descubrí que si me dedicaba a mi amada música durante una cierta parte del día, y me dedicaba en particular cada vez que me sentía frustrado o enfadado, o perturbado o embotado, descubría que mis poderes creativos en otros campos se restablecían. Y por eso comprendí desde el principio que el arte de la gran composición, en particular tal y como lo ejemplifican las canciones de Mozart, Beethoven, Schubert, sobre todo Schumann, pero especialmente Brahms al final, ese era el tipo de música, tal y como se refleja en las composiciones de esos compositores, que ennoblece el alma, que aumenta las facultades creativas de los que participan en ellas, en su interpretación, como público, como intérpretes, como aficionados, o lo que sea.

Estos son los poderes que nos alegran cuando un intérprete interpreta una obra de forma particularmente perspicaz, cuando un intérprete ha dominado la integridad de una obra, de modo que hay una idea ininterrumpida desde el principio hasta el final. Hay una tensión, una perfección.

Permítanme decir que hay intérpretes más débiles, que tienden a cortar una composición en partes, como un mosaico, y pegarlas. No crean la tensión. Los que hacen el rubato excesivo y otras cosas que pierden la composición, al intentar conseguir un pequeño efecto sensual en el medio o algo así.

Pero esa tensión maravillosa y gloriosa en la que, desde el principio de una composición hasta su final, te sientes atrapado, que es un principio, por supuesto, en la interpretación que concuerda con la composición minuciosa y la composición clásica. Siempre que me sentía aburrido, siempre que el mundo era demasiado feo, siempre que había rabia e ira a mi alrededor, ese tipo particular de música era para mí como un manantial de alimento espiritual que me permitía restaurar mis poderes de concentración, volver a mi escritorio y a mis estudios, y llegar a algún trabajo fructífero.

El primer paso hacia la libertad

En la historia de la gente que salía de la esclavitud en todo el mundo, debido a que muchas personas vivían bajo diversos tipos de servidumbre y esclavitud, la música fue una parte integral de su liberación. La música comenzó en todo tipo de lugares. Se instaló en las iglesias. Se estableció entre los niños que cantaban en las iglesias, y otras formas de este tipo de entretenimiento. Creció.

De ahí surgieron los compositores, estrechamente relacionados con los poetas, que tomaron la expresión poética de las ideas, reconocieron la musicalidad natural, la vocalización natural, que impregna la pronunciación de la vocal en el lenguaje; y utilizaron esa conexión entre la composición de buena poesía clásica y el canto para simplemente cantar poesía. Y en el canto de la poesía, porque un poema se hace una y otra vez, el poema se selecciona para ser cantado de una manera determinada que transmite la celebración de la idea asociada a la poesía, en la persona que lo está escuchando, en la persona que lo está cantando.

Y a partir de esto, tuvimos instrumentos, porque todos los grandes instrumentos se desarrollaron sobre el modelo de la voz cantada. Los instrumentos de cuerda. Al principio de las Invenciones de Bach, el propósito de la Invención, dice Bach, es instruir al estudiante para que aprenda a hacer que el instrumento cante -el instrumento debe cantar bel canto, los mejores intérpretes de cuerda hacen que sus instrumentos canten bel canto. El instrumentista de viento que tiene una idea belcantista de la musicalidad en la mente, produce misteriosamente un tono mejor, una interpretación mejor y más limpia.

Todas estas cosas están interrelacionadas. Y también, si examino, como estamos haciendo ahora en nuestro proyecto continuo, las más grandes composiciones de música desde el punto de vista de lo que sé sobre las matemáticas de la creatividad, puedo señalarles características de la composición, especialmente de la composición minuciosa, que se basan precisamente en los principios más profundos de la creatividad científica.

El mejor ejemplo de ello está en las grandes obras misteriosas que suelen interpretarse mal porque la gente no suele entenderlas: los últimos cuartetos de cuerda de Beethoven, la mayor joya de toda la composición musical hasta la fecha, que se entiende mal porque la gente cree que se supone que son el camino pionero hacia la disonancia, o Stockhausen, o algo así. Y no lo son.

Pero hay un principio científico que ennoblece el alma. Con razón hemos encontrado la música en las iglesias, donde hay que transformar el mensaje en una forma de expresión que llegue al alma. La música clásica en Europa se construyó en las iglesias. Se construyó porque los niños aprendieron a cantar, otros aprendieron a cantar. La formación en el canto construyó una pirámide, en la que tenías a la masa de la población, que participaba en la música, empezando por cantar de niños en las iglesias y lugares similares, y a partir de ahí tenías los pináculos de las grandes orquestas, los grandes teatros de ópera, los grandes cantantes, que representaban una destilación de este proceso de canto en la música. Y los grandes intérpretes actuaban para el pueblo y el pueblo decía: “Aquí está la mejor exposición de la música”. Y la música subía por la escalera, por la pirámide, hasta los intérpretes más hábiles, y luego volvía al pueblo en la base, que era el público.

Esta es una parte moral esencial de la vida. Durante la esclavitud, se decía que la alfabetización era el primer paso hacia la libertad, porque era la libertad mental. Yo diría lo mismo: La música es el primer paso hacia la libertad.

En la historia de México bajo los españoles, el canto fue una parte crucial del desarrollo de los indios, que es lo que la mayoría de los mexicanos son; no se puede hablar de indios; los mexicanos son generalmente indios. Son los descendientes de los habitantes de México, cuando llegó Cortés. Son descendientes de los indios que, de hecho, Cortés ayudó a liberar de los opresores aztecas. Fue a través de la música, y de cantarla en las iglesias, como el pueblo mexicano desarrolló una cultura.

Esto es similar en todo el mundo. Ahora tenemos en este país, y en todo el mundo, opresión. Pero la peor opresión es la opresión del alma. Peor que la mediocridad, la destrucción del sentido de la personalidad, la destrucción de la capacidad de concentración, la destrucción del reconocimiento de que uno mismo es a imagen de Dios. La incapacidad de reconocer la propia creatividad. La incapacidad de revivir la experiencia de descubrimiento de un gran descubridor del pasado, incluso simplemente el Teorema de Pitágoras o algo de ese espíritu, donde, al saber que el niño se ha replicado a sí mismo la experiencia de descubrimiento de un gran descubridor, el niño sabe: “Yo también tengo ese poder de creatividad”. Y cuando el niño hace eso con varios casos, el niño dice: “¡Tengo ese poder de creatividad que asocio con Dios Creador! ¡Soy a imagen de Dios! Es verdad. Moisés tiene razón. Estoy a imagen de Dios, y él también, y ella también”.

Y entonces el niño quiere celebrarlo. ¿Y qué mejor celebración que un poema? ¿Y qué mejor poema que uno que cantado correctamente?

Y necesitamos música. Forma parte de nuestra mente. Es próxima a nuestros poderes de creatividad.

Si podemos coger a gente pobre y desolada, o a niños de familias desoladas, y llevarles a la música, impartida por personas cualificadas en la pirámide, por así decirlo, para instruirles, si podemos crear un centro que se dedique a este fin, si podemos catalizar este proceso, entonces podremos coger a algunas de estas pobres criaturas, y coger a sus hijos, y enseñar a sus hijos que son realmente humanos; y enseñar a sus hijos lo que sus mentes son capaces de hacer.

Nuestra cultura de Sodoma y Gomorra

Mira lo que tenemos hoy en día en todo el mundo.

El respeto por la dignidad y el carácter sagrado de la vida humana ha desaparecido. Tenemos la imagen de este hombre malvado que es personalmente un admirador de Hitler, el Dr. Jack Kevorkian, en Michigan, que va por ahí timando a la gente para que se mate.

Sólo les daré un pequeño detalle al respecto, que sé por mis amigos médicos.

Uno de los resultados del control de las compañías de seguros sobre la medicina hoy en día, es que un médico está en riesgo si intenta tratar a un paciente que tiene un dolor extremo. Así que alguien viene, un paciente, que tiene dolor extremo, digamos dolor de espalda o algún otro tipo de dolor, crónico, dolor severo. Y los médicos son reacios a aliviarlo.

También hoy, las compañías de seguros y otros dicen: “La atención médica catastrófica cuesta demasiado. Dejemos de tratar a las personas con problemas médicos catastróficos. Dejémosles morir”.

Entonces llega un Jack Kevorkian. Y se acerca a unos niños, adultos de unos 30 o 40 años. Tienen un padre en los 50s o 60s o 70s, que tiene un pequeño nido de dinero. Y un día, los hijos dicen -los hijos de ese padre, ese padre que los crió con cariño-: “¡Mamá se está gastando nuestra herencia en atención médica y comida!”.

Eso se está convirtiendo en un patrón en todo este país. Y los Jack Kevorkians llegan a esa situación, y se acercan a alguien: “¿No te das cuenta de que eres una carga para tu familia? ¿No preferirías terminar con esto? ¿Puedes soportar este dolor?”

Hablamos de holocausto, pero tenemos holocaustos en todo el mundo. Estamos asesinando a personas en nombre del control de la población. Estamos asesinando a gente en África y en otras partes del mundo de un plumazo, creando las condiciones para que el hambre y las enfermedades epidémicas, así como los homicidios, despoblen continentes enteros, regiones enteras del mundo.

No sólo hacemos eso a países remotos, o decimos que no queremos pensar en esos países; lo estamos haciendo aquí, a nosotros mismos, en este país.

En nuestro afán no sólo por sacar a la Iglesia del Estado, sino por sacar a Dios del Estado, hemos traído al diablo. Lo vemos en nuestras escuelas, lo vemos en nuestra cultura, lo vemos en nuestros niños. Nos hemos convertido en Sodoma y Gomorra, porque hemos perdido el sentido de que cada ser humano tiene este poder que podemos reconocer a través de la ciencia, a través de la música. Ese poder que hace que cada bebé sea la viva imagen de Dios.

Esa es la realidad. Ese poder que nos une a personas muertas miles de años antes que nosotros, porque tenemos una relación íntima y directa con ellas a través de las ideas que han aportado para hacer posible nuestras vidas. Tomamos conciencia del vínculo que tenemos con personas de miles de años antes. Porque si queremos que nuestra vida sirva para algo, tenemos que fomentar esas contribuciones que se extienden a través de los milenios, a las personas que aún están por venir, y ayudar a crear un futuro mejor para los que aún no han nacido.

Cuando perdemos ese sentido, nos vamos.

Miren nuestro sistema escolar, miren nuestra cultura, miren nuestros televisores, miren nuestro entretenimiento en general; y verán la respuesta de por qué estamos siendo autodestruidos por nuestra inclinación a esta cultura podrida, decadente, de Sodoma y Gomorra, que está destruyendo no sólo nuestra nación, sino destruyendo las almas de nuestra gente, para que los niños criados por padres amorosos, entre muchos yuppies, digan esas feas palabras: “Mira, mamá tuvo su corrida. Y ahora está sufriendo. ¿No sería mejor…?”. O: “Fulano, ese niño, está tullido. ¿No sería mejor…?”

Esas son las características del mal.

Una de las razones por las que hemos perdido el poder de resistir eso como nación, es que no hay ciencia en nuestras escuelas. En muchos casos, puedo decirles, no hay ciencia entre nuestros científicos: ¡Son fraudes! Hacen cualquier cosa por un dólar, por un nombramiento.

No hay música en nuestras escuelas. No hay música en las mentes ni en las cabezas de nuestros niños. La música es un “esto” o un “aquello”. No se comprende la riqueza, la alegría, que muchos niños de mi generación sentíamos ante una buena interpretación, aunque no entendiéramos lo que era. Nos llegaba algo que nos atrapaba de principio a fin. Nos transportaba fuera de las circunstancias en las que estábamos sentados o de pie. La música nos transportó, porque estábamos concentrados en ella. Salimos de la audición de esa música sintiéndonos bien. Queríamos más. Por eso la mayoría se dedicó a la música, no porque la entendiera. ¿Qué niño entiende de música?

¿Por qué eligen la música? Por ese tipo de experiencia. Tenemos que preservarla para ellos.

Los principios de la creatividad son inteligibles

Tenemos que hacer algo más, que es el último punto que quiero tratar. Lo que me ha puesto en conflicto con muchos grupos musicales profesionales y con otros, los que enseñan la llamada “estética”, es que insisto, por las razones que he indicado, en que el elemento clave son los poderes creativos que se asocian con el gran arte clásico, ya sea la obra de un da Vinci o de un Rafael en pintura -o también en música, por cierto, con da Vinci; en la gran música, en la gran arquitectura, en el gran drama, la gran tragedia, todas estas cosas que ejemplifican el principio creativo y lo expresan, que ennoblecen las mentes del público y de los participantes. La falta de ese tipo de entorno, de ese tipo de educación, priva a la sociedad de la capacidad de “hacer ciencia”, como podrían decir.

Los principios del descubrimiento científico y los principios de la creatividad artística son idénticos. También son complementarios. Conozco a muy pocos científicos creativos en general, que no estén involucrados, normalmente en la música clásica de una forma u otra, o en alguna forma de arte. Es lo más natural del mundo. No tener música con la ciencia es como tener sólo la mitad de uno mismo. Te completa, igual que me nutrió a mí.

Y he insistido en que la música es inteligible. Es un trabajo duro, pero es inteligible. He insistido en que es comunicable, que si empezamos con los niños y les enseñamos a cantar, y les enseñamos instrumentos sobre la base de comprender simplemente cantando bonito, que si hacemos eso, podemos hacerla comprensible, del mismo modo que hacemos comprensible la ciencia.

Sí, no conocemos todos los principios. Pero si trabajamos en ello, seguiremos descubriendo nuevos principios, del mismo modo que algunos socios míos y yo nos lo estamos pasando en grande con lo que ha sido una dedicación de 50-55 años de mi vida para entender qué son los últimos cuartetos de Beethoven, y por qué son tan grandes. Y hoy empiezo a entenderlo.

Para mí, eso ilustra el hecho de que todo arte es intrínsecamente inteligible. No tiene nada de intuitivo ni de mágico. Es un trabajo duro, pero un trabajo duro que evoca esos poderes creativos de la mente que nos enseñan que cada uno somos a imagen de Dios y que necesitamos una forma de sociedad, una forma de relación entre los seres humanos, que reconozca que todos somos hermanos y hermanas, como hijos, a imagen de Dios.

 

Lyndon LaRouche: La Nobleza Negra Anglo-Veneciana sigue siendo el verdadero gobierno en la sombra

Fuente:

Lyndon LaRouche: In music, there is a scientific principle which ennobles the soul. EIR Volume 21, Number 25, June 17, 1994.

Ciencia y Tecnología

Los horribles bombardeos de Gaza, las pandillas diabólicas de Haití y las políticas económicas schachtianas de tierra arrasada en Buenos Aires, son parte del...

Contenidos

La transferencia de bienes y poder de los reinos soberanos europeos a órdenes internacionales ocultistas a partir del siglo XII de nuestra era revela...

Contenidos

La monarquía británica está preocupada, advierte Gretchen Small en una nota publicada por EIR. En su más reciente entrega bimestral de The World Today...

Contenidos

Bajo la influencia de la Escuela de Frankfurt y organizaciones vinculadas a la inteligencia anglo-estadounidense, el neoliberalismo desacredita la cultura clásica tildándola de “colonial”...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram