Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La conexión Azov-Brasil: Cómo los neonazis están presionando para ‘ucranizar’ Brasil

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Un pequeño grupo de bolsonaristas brasileños se han convertido en celebridades de las redes sociales al cruzar la frontera con Ucrania para luchar contra Rusia, pero como informa Brian Meir, los grupos neonazis ucranianos han tenido influencia en Brasil durante años. Según la profesora de antropología e investigadora del nazismo Adriana Dias, actualmente hay 530 células neonazis operando en Brasil.

 

Por Brian Mier

SÃO PAULO – Durante las dos últimas semanas, un pequeño grupo de bolsonaristas brasileños se convirtieron en celebridades de las redes sociales al cruzar la frontera con Ucrania para luchar contra Rusia, posando con rifles de asalto en Instagram, recitando oraciones a las fuerzas especiales y compartiendo monólogos en vídeo en los que alababan la hermandad de personas de todo el mundo que se habían reunido en una base de entrenamiento cerca de la ciudad ucraniana de Lviv para matar a los “comunistas” rusos. La inexperiencia del grupo quedó demostrada por el hecho de que la mayoría de sus publicaciones en las redes sociales incluían su información de geolocalización.

Todo esto cambió tras un ataque con misiles a la base de entrenamiento cerca de Lviv el 13 de marzo, después de lo cual empezaron a aparecer una serie de fotos y vídeos más humildes en sus canales de Twitter e Instagram.

Desde el otro lado de la frontera polaca, Jefferson Kleidian publicó una autofoto en la que mostraba un dedo meñique herido y daba gracias a Dios por un día más en la Tierra.

 

El ex combatiente Jefferson Kleidian agradece a Dios un día más en la Tierra desde un lugar seguro en Polonia.

El ex combatiente Jefferson Kleidian agradece a Dios un día más en la Tierra desde un lugar seguro en Polonia.

 

Andre Hack publicó que había perdido amigos en la base. Tiago Rossi, de 28 años, instructor de tiro y fanático de Bolsonaro, tuiteó un video diciendo que había huido de la base inmediatamente antes del ataque con misiles. “Toda nuestra legión fue destruida, la información que tengo es que todos murieron. No entiendes lo que es que un avión de combate te dispare un misil. No pensé que fuera una guerra de verdad”, dijo.

 

 

¿Qué hacían estos brasileños en Ucrania en primer lugar? Para responder a esa pregunta, hay que echar un vistazo al resurgimiento de la ideología nazi en Brasil y a la relación cada vez más profunda entre los grupos neonazis brasileños, que han crecido un asombroso 270% desde que Jair Bolsonaro asumió el cargo en 2019, y las organizaciones neonazis ucranianas como Azov.

Durante la década de 1930, Brasil fue el hogar del mayor partido nazi alemán fuera de Europa y tuvo un movimiento fascista indígena mucho más grande, llamado los integralistas, que intentó promulgar un golpe de Estado en 1938. El golpe fue aplastado, pero la ideología perduró en un país que ya sufría un grave racismo estructural por ser el último lugar de América en erradicar la esclavitud.

El actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro -que llegó al poder solo después de que una operación conjunta del Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Fiscalía brasileña encarcelara al principal candidato presidencial de 2018 por cargos falsos– comenzó su carrera como capitán del ejército durante una dictadura militar subfascista, que empleó tácticas de la Gestapo como escuadrones de la muerte y tortura contra líderes sindicales, intelectuales y comunistas.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Como diputado en 2004, Bolsonaro escribió una serie de cartas a sitios web neonazis, diciendo cosas como “ustedes son la razón por la que estoy en la política”. Basado en una plataforma de discurso de odio anticomunista, su presidencia desató una avalancha de apoyo público al fascismo, que había estado latente desde el final de la dictadura. Según la ley brasileña, las organizaciones nazis son ilegales, pero según la profesora de antropología e investigadora del nazismo Adriana Dias, actualmente hay 530 células neonazis operando en Brasil. Desde 2012, estas organizaciones han tenido crecientes interacciones con organizaciones nazis ucranianas, que han dado lugar a que los nazis brasileños adquieran experiencia de combate con Azov en Donbás y a una campaña para “Ucrania Brasil” dirigida por una facción ultraderechista de partidarios de Bolsonaro.

 

El papel de una FEMENazi

Sara Fernanda Giromini era una adolescente que participaba en bandas nazis de cabezas rapadas en Sao Paulo cuando abrió una cuenta en VK y se hizo amiga de neonazis rusos y ucranianos y conoció a FEMEN tras leer sobre ella en Facebook. VK es una popular plataforma de redes sociales gestionada por Rusia.

Giromini visitó por primera vez Ucrania en 2011, donde se reunió y entrenó con líderes de FEMEN y otros actores de la extrema derecha ucraniana. Tras regresar a Brasil en 2012, comenzó a llamarse Sarah Winter en homenaje a la fascista inglesa de los años 20.

Después de que una serie de protestas en topless transformaran a Giromini en una celebridad, FEMEN Brasil implosionó en menos de un año. Bruna Themis, número dos de la organización, dimitió y concedió una serie de entrevistas en las que denunció que los ucranianos les exigían que echaran a cualquier mujer brasileña que no cumpliera con sus estándares sexistas de aspecto físico y peso; que el verdadero líder del grupo era un político menor de extrema derecha llamado Andrey Cuia, que viajaba con frecuencia a Ucrania; y que Cuia y Giromini estafaban a los donantes y se quedaban con el dinero.

 

Tras posar con armas de fuego mientras amenazaba con violencia a los ministros del Tribunal Supremo, Giromoni fue puesta bajo arresto domiciliario.

Tras posar con armas de fuego mientras amenazaba con violencia a los ministros del Tribunal Supremo, Giromoni fue puesta bajo arresto domiciliario.

 

Poco después, FEMEN Ucrania anunció que FEMEN Brasil no tenía nada que ver con ellos, a pesar de que Giromini fue detenida durante una protesta de FEMEN en Kiev en 2012. Giromini dice ahora que durante su tiempo en FEMEN, le pagaban 2.000 dólares por protesta.

Según el profesor Dias, después de que FEMEN se plegara, Giromini, que sigue siendo amiga de varios líderes de Azov y del Batallón Fénix en su cuenta de VK hasta el día de hoy, comenzó a invitar a neonazis ucranianos a Brasil.

 

Vladimir Putin en guerra contra los ‘straussianos’

 

En 2016, la policía civil del estado sureño de Río Grande do Sul, hogar de varias oleadas de inmigración alemana e italiana y de una larga tradición fascista propia, llevó a cabo una investigación contra grupos neonazis que planeaban ataques violentos contra afrobrasileños, judíos y LGBT+ y descubrió que la milicia neonazi ucraniana División Misántropa estaba reclutando nazis brasileños en siete ciudades del estado para que sirvieran como combatientes voluntarios con Azov en la región de Donbas. La investigación, bautizada como “Operación Azov”, recibió una amplia cobertura en la prensa brasileña e israelí de la época.

Después de que el principal candidato, Luiz Inácio Lula da Silva, fuera encarcelado arbitrariamente durante la campaña electoral de 2018, Bolsonaro fue arrastrado a la presidencia por una ola de propaganda anticomunista de influencia nazi que le llevó a tachar de comunista a cualquier persona u organización que le criticara. En un momento dado llegó a llamar a la revista conservadora más antigua del mundo, The Economist, “El Comunista”.

Giromini, para entonces una miembro vocal del movimiento antiaborto, hizo una gran campaña por Bolsonaro. Después de que él asumió el cargo en 2019, ella comenzó un llamado público para “Ukrainizar Brasil”. Muchas de las figuras públicas más reaccionarias asociadas a Bolsonaro, como el legislador carioca abiertamente fascista Daniel Silveira, se unieron a la campaña. El profesor Dias dice: “La táctica de Azov siempre ha sido llevar un grupo de 300 personas a una ciudad y, a través de actividades de formación con los locales, iniciar un movimiento de extrema derecha.” Giromini se trasladó a Brasilia y puso en marcha una organización llamada “grupo de los 300” para ayudar a conseguir apoyo para la ucranización de Brasil.

En 2020, después de que el Tribunal Supremo de Brasil bloqueara uno de los intentos de Bolsonaro de saltarse la Constitución, el grupo de los 300 de Giromini acampó en la explanada nacional, realizó una serie de protestas con antorchas tiki frente al edificio del tribunal y disparó fuegos artificiales contra él. Posando para selfies con armas de fuego, citó por violencia a los ministros del Tribunal Supremo; el 15 de julio de 2020, el Tribunal Supremo ordenó su detención. Tras dos semanas en la cárcel, se le colocó una pulsera en el tobillo, se la trasladó a un arresto domiciliario y se le ordenó que se mantuviera alejada de las redes sociales. Desde entonces se encuentra allí.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Sara Giromini AKA Winter, encabezando una protesta frente al Tribunal Supremo.

Sara Giromini AKA Winter, encabezando una protesta frente al Tribunal Supremo.

 

Mientras tanto, las banderas ucranianas y los símbolos de la ultraderecha ucraniana se hicieron cada vez más populares en los mítines pro-Bolsonaro. En 2020, un exsoldado y consultor de seguridad llamado Alex Silva, que vive en Kiev desde 2014 y dice ser miembro de una “fuerza policial auxiliar voluntaria” de allí, desató una polémica mediática que llevó a un descargo oficial de la embajada ucraniana cuando izó una bandera roja y negra del Pravyi Sektor en un camión de sonido en un mitin de Bolsonaro y fue fotografiado caminando entre la multitud llevándola como una capa. Silva, ahora de vuelta en Kiev, se ha convertido en otra celebridad de Internet para la extrema derecha brasileña, publicando vídeos de sus patrullas voluntarias armadas en Kiev tan recientemente como esta semana.

 

Ucranizando Brasil

Leonel Radde es un concejal de Porto Alegre que dedica gran parte de su tiempo a investigar a los grupos neonazis de Rio Grande do Sul. Preguntado por las conexiones entre los grupos neonazis brasileños y ucranianos, dijo

“Vemos claramente que la mayoría de los grupos nazis de aquí utilizan elementos de diseño ucranianos. Utilizan los mismos símbolos -principalmente el sol negro- y todos utilizan este discurso de ucranizar Brasil. También hablan entre ellos de adaptar las tácticas ucranianas para montar campamentos y ocupar plazas públicas y cosas así. Definitivamente están tratando de copiar lo que sucedió en Ucrania en 2014. Estamos tratando de averiguar hasta qué punto sólo están copiando cosas que ven en internet o si están siendo financiados desde Ucrania, aunque Sarah Winter pasó un tiempo cerca de Porto Alegre haciendo trabajo de organización y ella empezó todo esto.”

 

El influencer de extrema derecha Alex Silva, ex soldado y "policía auxiliar voluntario" en Kiev, envuelto en una bandera del Pravyi Sektor en una protesta de 2020 en Sao Paulo.

El influencer de extrema derecha Alex Silva, ex soldado y “policía auxiliar voluntario” en Kiev, envuelto en una bandera del Pravyi Sektor en una protesta de 2020 en Sao Paulo.

 

Mientras tanto, influencers de extrema derecha en las redes sociales como Alex Silva siguen enviando informes desde Ucrania. La semana pasada, la embajada ucraniana en Brasilia dijo que había recibido 100 solicitudes de brasileños que pedían alistarse como voluntarios en el ejército ucraniano, y UOL informa de que el análisis de los grupos de medios sociales bolsonaristas muestra que otros 500 están planeando ir.

Todavía está por ver si el ataque con misiles cerca de Lviv y los informes que llegan de excombatientes brasileños de aspecto asustado que han escapado a Polonia cambiarán algo de eso. En cualquier caso, está claro que el adoctrinamiento político de los nazis ucranianos ha calado entre la creciente extrema derecha brasileña y será un factor en la temporada de elecciones presidenciales de este año.

 

Los hechos dan la razón a Putin: Una ‘banda de drogadictos y neonazis’ detentan ‎el poder en Kiev

 

Fuente:

Brian Mier, en Mint Prezz News: Behind the Azov-Brazil Connection: How Neo-Nazis Are Pushing to “Ukrainize” Brazil.

Te puede interesar

Contenidos

Stepan Bandera fue agente de la Gestapo y sólo dejó el recuerdo –que algunos creen ‎positivo– de las masacres que organizó. Pero Dimitro Dontsov...

Contenidos

En un artículo previo, Kit Klarenberg documentó las actividades antidemocráticas del célebre periodista Paul Mason, asociado con la inteligencia británica, para atacar a los...

Contenidos

En este vídeo, grabado el 13 de junio de 2022 y extraído de la conferencia del Instituto Schiller del 18 y 19 de junio,...

Contenidos

Por Red Voltaire Decae el apoyo de Occidente a Ucrania Doyle McManus, editorialista del diario estadounidense Los Angeles Times, estima que el rápido ‎‎empeoramiento...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY