Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

La censura en línea es la nueva normalidad y tiene menos que ver con la lucha contra la desinformación que con el restablecimiento del control de las élites en el ámbito de la comunicación

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Alan Macleod

“La censura es el último recurso de los regímenes desesperados e impopulares. Aparece mágicamente para hacer desaparecer una crisis. Conforta a los poderosos con la narrativa que quieren escuchar, una que les devuelven los cortesanos de los medios de comunicación, las agencias gubernamentales, los grupos de reflexión y el mundo académico.” — Chris Hedges.

Google ha enviado un disparo de advertencia a todo el mundo, informando ominosamente a los medios de comunicación, los bloggers y los creadores de contenido que ya no tolerará ciertas opiniones cuando se trate de la invasión rusa de Ucrania.

A principios de este mes, Google AdSense envió un mensaje a una miríada de editores, entre los que se encontraba MintPress News, informando de que “debido a la guerra en Ucrania, pondremos en pausa la monetización de contenidos que exploten, desestimen o condonen la guerra”. Este contenido, continuó diciendo, “incluye, pero no se limita a, afirmaciones que implican que las víctimas son responsables de su propia tragedia o casos similares de culpabilización de las víctimas, como las afirmaciones de que Ucrania está cometiendo un genocidio o atacando deliberadamente a sus propios ciudadanos”.

Esto se basa en un mensaje similar que la filial de Google, YouTube, publicó el mes pasado, declarando: “Nuestras Directrices de la Comunidad prohíben el contenido que niega, minimiza o trivializa eventos violentos bien documentados. Ahora estamos eliminando el contenido sobre la invasión de Rusia en Ucrania que viola esta política”. YouTube continuó diciendo que ya había prohibido permanentemente más de mil canales y 15.000 vídeos por estos motivos.

La periodista y cineasta Abby Martin se mostró muy preocupada por la noticia. “Es realmente inquietante que esta sea la tendencia que seguimos”, declaró a MintPress, y añadió:

Es una declaración absurda teniendo en cuenta que la víctima es quien nos dice nuestra política exterior. Es realmente indignante que estos gigantes de la tecnología nos digan que tomar el lado equivocado de un conflicto que es bastante complicado ahora perjudicará tus puntos de vista, te ridiculizará en las redes sociales o limitará tu capacidad de financiar tu trabajo. Así que hay que acatar la línea para sobrevivir como periodista en los medios alternativos de hoy en día”.

La víctima más destacada de la reciente oleada de prohibiciones han sido los medios estatales rusos, como RT America, cuyo catálogo completo ha sido bloqueado en casi todo el mundo. También se bloqueó la emisión de RT America en Estados Unidos, lo que provocó el cierre repentino de la cadena.

“La censura es el último recurso de los regímenes desesperados e impopulares. Aparece mágicamente para hacer desaparecer una crisis. Conforta a los poderosos con la narrativa que quieren escuchar, la que les transmiten los cortesanos de los medios de comunicación, las agencias gubernamentales, los grupos de reflexión y el mundo académico”, escribió el periodista Chris Hedges, añadiendo:

En YouTube desaparecieron seis años de mi programa de RT, “On Contact”, aunque ningún episodio trataba sobre Rusia. No es un secreto por qué mi programa desapareció. Daba voz a escritores y disidentes, como Noam Chomsky y Cornel West, así como a activistas de Extinction Rebellion, Black Lives Matter, terceros y el movimiento abolicionista de las prisiones”.

Los creadores más pequeños e independientes también han sido purgados. “Mi flujo de anoche en RBN fue censurado en Youtube después de desacreditar la narrativa de la Masacre de Bucha… Una censura irreal está ocurriendo ahora”, escribió Nick de la Red Negra Revolucionaria. “Mi vídeo ‘Bucha: Más mentiras’ ha sido eliminado por los censores de YouTube. La narrativa oficial es ahora: ‘¡Bucha fue una atrocidad rusa! No se permite la disidencia’”. añadió el periodista chileno-estadounidense Gonzalo Lira.

Otras plataformas de medios sociales han aplicado políticas similares. Twitter suspendió permanentemente la cuenta del ex inspector de armas Scott Ritter por sus comentarios sobre Bucha y del periodista Pepe Escobar por su apoyo a la invasión rusa.

Estas opiniones son ciertamente minoritarias en la actualidad, ya que los testimonios de la población local señalan a las fuerzas rusas, que han llevado a cabo actos similares durante otros conflictos. Sin embargo, incluso el Pentágono se ha negado a concluir categóricamente la culpabilidad rusa sin una investigación completa.

Más allá de Bucha, el límite en términos de discurso aceptado se mantiene vago, lo que provoca confusión y consternación entre los medios de comunicación independientes y los creadores de contenidos. “Esto va a limitar la información sobre la crisis de Ucrania porque la gente va a tener miedo”, dijo Martin. “La gente [en los medios alternativos] va a optar por no publicar o no informar sobre algo por miedo a las represalias. Y una vez que empiecen a ser desmonetizados, el siguiente temor es que sus vídeos sean prohibidos de forma generalizada”, añadió.

Mientras que el apoyo a Rusia ha sido esencialmente prohibido, la glorificación de los elementos más desagradables de la sociedad ucraniana en las redes sociales está ahora casi promovida. En febrero, Facebook anunció que no sólo revocaría su prohibición de hablar del Batallón Azov, un paramilitar nazi ahora incorporado formalmente a la Guardia Nacional ucraniana, sino que también permitiría contenidos que elogiaran y promovieran al grupo, siempre que fuera en el contexto del asesinato de rusos.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Facebook e Instagram también instituyeron un cambio de política que permite a los usuarios llamar al daño o incluso a la muerte de soldados y políticos rusos y bielorrusos. Esta rara autorización también se dio en 2021 a quienes pedían la muerte de los líderes iraníes. Ni que decir tiene que el contenido violento dirigido a gobiernos amigos de Estados Unidos, como el de Ucrania, sigue estando estrictamente prohibido.

Los medios de comunicación exigen más censura

Los medios de comunicación corporativos han liderado la campaña para una censura más intensa. El Financial Times presionó con éxito a la plataforma de streaming Twitch, propiedad de Amazon, para que eliminara a varios streamers prorrusos. The Daily Beast atacó a Gonzalo Lira, llegando a ponerse en contacto con el gobierno ucraniano para que conociera el trabajo de Lira. Lira confirmó que, tras el artículo de The Daily Beast, fue detenido por la policía secreta ucraniana.

Mientras tanto, The New York Times publicó un artículo de ataque contra el periodista antiguerra Ben Norton, acusándolo de difundir una “teoría de la conspiración” de que Estados Unidos estuvo involucrado en un golpe de Estado en Ucrania en 2014, al tiempo que afirmaba que estaba ayudando a promulgar la desinformación rusa. Esto, a pesar del hecho de que el propio Times informó en su momento sobre el golpe de 2014 de una manera no muy diferente, incriminando así su propia información anterior como propaganda rusa. Si hacer referencia a la información previa del New York Times se convierte en motivo de supresión, entonces el discurso significativo en línea está bajo amenaza. Como escribió el periodista Matt Taibbi la semana pasada, Occidente corre el peligro de establecer una “zona de exclusión aérea intelectual”, donde ya no se tolerará la desviación de la ortodoxia.

La invasión de Ucrania también ha planteado una serie de preguntas preocupantes para las figuras occidentales que se oponen a la guerra: ¿Cómo oponerse a la agresión rusa sin proporcionar más munición política a los gobiernos de la OTAN para que sigan intensificando el conflicto? ¿Y cómo criticar y destacar el papel de nuestros propios gobiernos en la creación de la crisis sin que parezca que justificamos las acciones del Kremlin? Sin embargo, este nuevo y peligroso entorno mediático plantea otro dilema: ¿cómo expresar opiniones en línea sin ser censurado?

Las nuevas normas actualizadas de Google están vagamente redactadas y abiertas a la interpretación. ¿Qué constituye “explotar” o “aprobar” la guerra? ¿Constituye la discusión de la expansión de la OTAN hacia el este o la campaña agresiva de Ucrania contra las minorías de habla rusa culpar a las víctimas? ¿Y hacer referencia a los siete años de guerra civil en la región de Donbas, donde la ONU estima que han muerto más de 14.000 personas, es ahora ilegal bajo la política de Google de no permitir contenidos sobre Ucrania que atacan a sus propios ciudadanos?

Para algunos, la respuesta a al menos algunas de estas preguntas debería ser un rotundo “sí”. El jueves, el periodista Hubert Smeets atacó al veterano activista antibélico Noam Chomsky, acusándolo explícitamente de culpar al presidente Zelensky y a Ucrania de su destino. Chomsky ha descrito anteriormente las acciones rusas como incontestablemente “un gran crimen de guerra, que se sitúa al lado de la invasión estadounidense de Irak y de la invasión de Polonia por Hitler-Stalin en septiembre de 1939”. Sin embargo, también ha advertido durante años que las acciones de la OTAN en la región probablemente provocarían una respuesta rusa. Si Google y otros monopolios de las grandes tecnologías deciden que hay que suprimir la voz de un gigante intelectual como Chomsky, esto marcará una nueva era de censura oficial que no se ha visto desde el declive del macartismo.

Vieja propaganda, nueva Guerra Fría

Estados Unidos fue aliado de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, a medida que la Guerra Fría comenzó a establecerse, también lo hicieron los ataques a las voces disidentes. El impulso anticomunista de la posguerra comenzó en serio en 1947, después de que el presidente Harry S. Truman impusiera un juramento de lealtad a todos los empleados federales. Como resultado, se investigaron las creencias políticas de dos millones de personas, y las autoridades intentaron averiguar si pertenecían a alguna organización política “subversiva”.

Las personas que ocupaban puestos de influencia fueron investigadas de forma más agresiva, lo que dio lugar a purgas de académicos, educadores y periodistas. Muchas de las personas más célebres del mundo del espectáculo -como el actor Charlie Chaplain, el cantante Paul Robeson y el escritor Orson Welles- vieron destruidas sus carreras a causa de sus creencias políticas. “El socialismo fue cancelado, la disidencia fue cancelada después de la Segunda Guerra Mundial”, dijo recientemente el presentador de Breakthrough News, Brian Becker, advirtiendo que esta nueva Guerra Fría con Rusia y China podría dar paso a una nueva era macartista.

La antigua Guerra Fría contra Rusia terminó en 1991. Sin embargo, podría decirse que la nueva Guerra Fría comenzó 25 años después con la victoria electoral de Donald Trump. El 8 de noviembre de 2016, la campaña de Clinton alegó que el Kremlin había utilizado las redes sociales para difundir noticias falsas e información engañosa, lo que condujo a la victoria de Trump. A pesar de la falta de pruebas sólidas, los medios de comunicación corporativos hicieron suyo inmediatamente el mensaje de Clinton. Sólo dos semanas después de las elecciones, The Washington Post publicó un informe en el que afirmaba que cientos de sitios web de noticias falsas habían llevado a Trump a la cima y que un grupo creíble de investigadores expertos no partidistas había creado una organización llamada “PropOrNot” para rastrear este esfuerzo.

Utilizando lo que llamó sofisticadas “herramientas de análisis de Internet”, PropOrNot publicó una lista de más de 200 sitios web que, según ellos, eran “vendedores rutinarios de propaganda rusa”. En la lista figuraban el editor WikiLeaks, sitios web que apoyan a Trump como The Drudge Report, empresas libertarias como The Ron Paul Institute y Antiwar.com, así como una serie de sitios web de izquierda como Truthout, Truthdig y The Black Agenda Report. MintPress News también aparecía en la lista. Aunque se incluyeron algunos sitios web de noticias falsas, la orientación política de la lista era obvia para todos: se trataba de un catálogo de medios de comunicación -de derecha e izquierda- que era sistemáticamente crítico con el establishment centrista de Washington.

Una señal segura de que se está leyendo propaganda rusa, afirmaba PropOrNot, era si la fuente criticaba a Obama, a Clinton, a la OTAN, a los “principales medios de comunicación” o expresaba su preocupación por una guerra nuclear con Rusia. Como explicó PropOrNot, “la propaganda rusa nunca sugiere que [el conflicto con Rusia] sólo resultaría en una Segunda Guerra Fría y la eventual derrota pacífica de Rusia, como la última vez”.

A pesar de la flagrante lista, que incluía incluso los sitios web de periodistas ganadores del Premio Pulitzer, el artículo de The Washington Post se hizo viral, siendo compartido millones de veces. La lista de PropOrNot fue posteriormente señalada por cientos de otros medios. Y a pesar de pedir que se investigue y suprima a cientos de medios, PropOrNot se negó categóricamente a revelar quiénes eran, cómo se financiaban o cualquier metodología.

Ahora es casi seguro que no era una organización independiente neutral y bien intencionada, sino la creación de Michael Weiss, un miembro senior no residente del think tank de la OTAN The Atlantic Council. Un análisis del sitio web de PropOrNot mostró que estaba controlado por The Interpreter, una revista de la que Weiss es editor jefe. Además, un investigador encontró docenas de ejemplos de las cuentas de Twitter de PropOrNot y Weiss utilizando un giro idéntico y muy inusual de la frase, lo que sugiere fuertemente que eran uno y el mismo. Así, las afirmaciones de una enorme campaña de propaganda estatal [extranjera] eran en sí mismas propaganda estatal.

La reacción a esta burda campaña de “propaganda sobre la propaganda” fue rápida y de gran alcance. A principios de 2017, Google lanzó el Proyecto Búho, una revisión masiva de su algoritmo. Afirmó que era una medida puramente para impedir que las noticias falsas extranjeras se apoderaran de Internet. El principal resultado, sin embargo, fue un catastrófico colapso de la noche a la mañana en el tráfico de búsqueda de los medios de comunicación alternativos de alta calidad, caídas de las que nunca se han recuperado. MintPress News perdió casi el 90% de su tráfico de búsqueda orgánica en Google y Truthout perdió el 25%. Los sitios web que no estaban en la lista de PropOrNot también sufrieron pérdidas devastadoras. ¡AlterNet experimentó una reducción del 63%, Common Dreams del 37% y Democracy Now! 36%. Incluso las fuentes liberales sólo moderadamente críticas con el statu quo, como The Nation y Mother Jones, fueron penalizadas por el algoritmo. El tráfico de búsqueda de Google hacia los medios alternativos nunca se ha recuperado y, en muchos casos, ha empeorado.

Esto, para Martin, es una muestra de la relación cada vez más estrecha entre Silicon Valley y el Estado de seguridad nacional. “Google ha cambiado voluntariamente su algoritmo para hacer retroceder a todos los medios de comunicación alternativos sin que exista siquiera una ley que le obligue a hacerlo”, dijo. Otros gigantes de las redes sociales, como Facebook y YouTube, introdujeron cambios similares. Todos ellos penalizaron a los medios alternativos y empujaron a la gente hacia fuentes establecidas como The Washington Post, CNN y Fox News.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La consecuencia de todo esto fue que las élites volvieron a controlar los medios de comunicación, un control que se había perdido debido al auge de Internet como modelo alternativo.

 

La “nacionalización” de las redes sociales

Desde 2016, se han tomado otra serie de medidas para poner los medios sociales bajo el ala del Estado de seguridad nacional. Esto fue previsto por los ejecutivos de Google Eric Schmidt y Jared Cohen, quienes escribieron en 2013: “Lo que Lockheed Martin fue para el siglo XX, las empresas de tecnología y ciberseguridad serán para el siglo XXI.” Desde entonces, Google, Microsoft, Amazon e IBM se han convertido en partes integrales del aparato estatal, firmando contratos multimillonarios con la CIA y otras organizaciones para proporcionarles servicios de inteligencia, logística e informática. El propio Schmidt fue presidente tanto de la Comisión de Seguridad Nacional sobre Inteligencia Artificial como de la Junta Asesora de Innovación en Defensa, organismos creados para ayudar a Silicon Valley a ayudar al ejército estadounidense con armas cibernéticas, difuminando aún más las líneas entre la gran tecnología y el gran gobierno.

El actual jefe global de política de productos para desarrolladores de Google, Ben Renda, tiene una relación aún más estrecha con el estado de seguridad nacional. De ser planificador estratégico y responsable de la gestión de la información para la OTAN, pasó a Google en 2008. En 2013, empezó a trabajar para el Cibercomando de Estados Unidos y en 2015 para la Unidad de Innovación de Defensa (ambas divisiones del Departamento de Defensa). Al mismo tiempo, se convirtió en ejecutivo de YouTube, ascendiendo al rango de Director de Operaciones.

Otras plataformas tienen relaciones similares con Washington. En 2018, Facebook anunció que había establecido una asociación con The Atlantic Council por la que este último ayudaría a comisariar los feeds de noticias de miles de millones de usuarios en todo el mundo, decidiendo qué es información creíble y digna de confianza y qué es noticia falsa. Como se ha señalado anteriormente, The Atlantic Council es el grupo de expertos de la OTAN y está financiado directamente por la alianza militar. El año pasado, Facebook también contrató a Ben Nimmo, miembro del Consejo Atlántico y ex portavoz de la OTAN, como su jefe de inteligencia, dando así una enorme cantidad de control sobre su imperio a los actuales y antiguos funcionarios del estado de seguridad nacional.

El Atlantic Council también se ha abierto camino en la dirección de Reddit. Jessica Ashooh pasó directamente de ser Directora Adjunta de Estrategia para Oriente Medio en The Atlantic Council a Directora de Política en el popular servicio de agregación de noticias, un movimiento profesional sorprendente que suscitó pocos comentarios en su momento.

También suscitó pocos comentarios el desenmascaramiento de un alto ejecutivo de Twitter como oficial en servicio activo de la tristemente célebre 77ª Brigada del ejército británico, una unidad dedicada a la guerra en línea y a las operaciones psicológicas. Desde entonces, Twitter se ha asociado con el gobierno de Estados Unidos y el grupo de expertos patrocinado por los fabricantes de armas ASPI para ayudar a vigilar su plataforma. Por orden de ASPI, la plataforma de medios sociales ha purgado cientos de miles de cuentas con sede en China, Rusia y otros países que atraen la ira de Washington.

El año pasado, Twitter también anunció que había eliminado cientos de cuentas de usuarios por “socavar la fe en la alianza de la OTAN y su estabilidad”, una declaración que suscitó la incredulidad generalizada de quienes no seguían de cerca la progresión de la empresa, que ha pasado de ser una defensora del debate abierto a estar estrechamente controlada por el gobierno.

 

La primera víctima

Quienes están en los pasillos del poder comprenden bien la importancia del arma que es el big-tech en una guerra global de la información. Así se desprende de una carta publicada el pasado lunes, escrita por una serie de funcionarios del Estado de seguridad nacional, entre los que se encuentran el ex director de Inteligencia Nacional James Clapper, los ex directores de la CIA Michael Morell y Leon Panetta, y el ex director de la NSA, el almirante Michael Rogers.

Juntos, advierten que regular o romper los grandes monopolios tecnológicos “obstaculizaría inadvertidamente la capacidad de las plataformas tecnológicas estadounidenses para … hacer frente al Kremlin”. “Estados Unidos necesitará apoyarse en el poder de su sector tecnológico para asegurar” que “la narrativa de los acontecimientos” a nivel mundial sea moldeada por Estados Unidos y “no por adversarios extranjeros”, explican, concluyendo que Google, Facebook y Twitter son “cada vez más integrales en los esfuerzos diplomáticos y de seguridad nacional de Estados Unidos.”

Comentando la carta, el periodista Glenn Greenwald escribió

[Al mantener todo el poder en manos de la pequeña camarilla de monopolios tecnológicos que controlan Internet y que han demostrado durante mucho tiempo su lealtad al estado de seguridad de Estados Unidos, se garantiza la capacidad del estado de seguridad nacional de Estados Unidos para mantener un sistema de propaganda cerrado en torno a cuestiones de guerra y militarismo”.

Estados Unidos se ha apoyado con frecuencia en las redes sociales para controlar el mensaje y promover el cambio de régimen en los países objetivo. Pocos días antes de las elecciones presidenciales nicaragüenses de noviembre, Facebook eliminó las cuentas de cientos de los principales medios de comunicación, periodistas y activistas del país, que apoyaban al gobierno sandinista de izquierdas.

Cuando esas figuras se volcaron en Twitter para protestar por la prohibición, grabando vídeos de ellos mismos y demostrando que no eran bots ni cuentas “inauténticas”, como había afirmado el jefe de inteligencia de Facebook, Nimmo, sus cuentas de Twitter fueron sistemáticamente prohibidas también, en lo que los observadores acuñaron como un “doble golpe”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Mientras tanto, en 2009, Twitter accedió a una petición de Estados Unidos para retrasar el mantenimiento programado de su aplicación (lo que habría requerido desconectarla) porque los activistas proestadounidenses en Irán estaban utilizando la plataforma para fomentar las manifestaciones antigubernamentales.

Más de 10 años después, Facebook anunció que eliminaría todos los elogios al general iraní Qassem Soleimani de sus numerosas plataformas, incluidas Instagram y WhatsApp. Soleimani -la figura política más popular de Irán- había sido asesinado recientemente en un ataque de un dron estadounidense. El suceso provocó un gran revuelo y protestas masivas en toda la región. Sin embargo, debido a que la administración Trump había declarado a Soleimani y a su grupo militar como terroristas, Facebook explicó: “Operamos bajo las leyes de sanciones de Estados Unidos, incluidas las relacionadas con la designación del gobierno de Estados Unidos del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán y su liderazgo.” Esto significaba que los iraníes no podían compartir un punto de vista mayoritario dentro de su propio país -incluso en su propio idioma- debido a una decisión tomada en Washington por un gobierno hostil.

En este sentido, el mensaje de Google a los creadores sobre la culpabilización de las víctimas en Ucrania o la trivialización y la tolerancia de la violencia es una amenaza: sigan la línea o afronten las consecuencias. Aunque seguimos considerando que los monopolios tecnológicos como Google, Twitter y Facebook son empresas privadas, su abrumador tamaño y su creciente proximidad al estado de seguridad nacional significa que sus acciones equivalen a la censura estatal.

Aunque las noticias falsas -incluidas las procedentes de Rusia- siguen siendo un verdadero problema, estas nuevas acciones tienen mucho menos que ver con la lucha contra la desinformación o la negación de los crímenes de guerra y mucho más con el restablecimiento del control de las élites en el ámbito de la comunicación. Estas nuevas normas no se aplicarán a los medios de comunicación corporativos que minimizan o justifican la agresión de Estados Unidos en el extranjero, ni a los que niegan los crímenes de guerra estadounidenses, ni a los que culpan a los pueblos oprimidos -como los palestinos o los yemeníes- de su propia condición, sino que se utilizarán como excusa para desprestigiar, degradar, eliminar de la lista o incluso suprimir las voces críticas con la guerra y el imperialismo. En la guerra, dicen, la verdad es siempre la primera víctima.

 

Nueva Ley de Servicios Digitales (DSA): la Unión Europea incrementará la censura en redes sociales

 

Fuente:

Alan Macleod, en Mint Press News: An Intellectual No-Fly Zone: Online Censorship of Ukraine Dissent Is Becoming the New Norm.

Te puede interesar

Contenidos

Por Red Voltaire Mientras que los jefes de Estado y/o de gobierno de los países de la OTAN se reúnen en Madrid y ‎se...

Contenidos

Por Kontra Info La OTAN aprobó este miércoles su “nueva estrategia”, en la que afirma que China “desafía sus intereses, seguridad y valores”, y...

Contenidos

Por Red Voltaire El presidente Joe Biden proclamó públicamente que “no habrá botas estadounidenses ‎en Ucrania” y sus repetidores de la OTAN nos remachan...

Contenidos

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, admitió recientemente algo que ya sabíamos: “La OTAN se ha venido preparando para una confrontación con...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY