Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La campaña de propaganda masiva secreta del Reino Unido en las antiguas repúblicas soviéticas siembra el desprecio

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Desde el caso Skripal hasta el ascenso de Navalny, pasando por el escándalo del dopaje olímpico ruso, estas revelaciones condenatorias deberían bastar para disipar cualquier noción de verdad en lo que el Reino Unido y sus aliados cuentan a sus ciudadanos a través de los principales medios de comunicación y el panorama de las redes sociales que controlan.

 

Por Raul Diego

LONDRES – En el podio de la UE a finales de 2017, la entonces primera ministra británica Theresa May prometió mendazmente “contrarrestar la desinformación [rusa]” en todas las antiguas repúblicas soviéticas de Europa del Este, Eurasia y el Báltico, prometiendo 110 millones de euros (130 millones de dólares) durante cinco años para luchar contra la influencia del Kremlin en la región.

Una filtración masiva de datos publicada por el grupo de hacktivistas Anonymous el pasado mes de febrero ha revelado cómo parte de ese dinero se utilizó para crear y difundir desinformación, narrativas alternativas y efectuar la manipulación descarada de los medios de comunicación por parte de la Oficina de Asuntos Exteriores, de la Commonwealth y de Desarrollo del Reino Unido (FCDO) a través de una serie de asociaciones con incondicionales de la desinformación como Bellingcat, empresas especializadas en la guerra de la información como Zinc Network, entre otras docenas que estaban trabajando en secreto con la entidad gubernamental responsable de promover los intereses británicos en todo el mundo.

Hasta ahora se han descubierto varias operaciones diferentes dedicadas a una región o un país específico, a medida que los reporteros examinan el tesoro de documentos. Campañas de propaganda altamente sofisticadas e inquietantemente insidiosas para influir en la sociedad, moldear las percepciones sobre Rusia y afectar a los resultados políticos fueron llevadas a cabo por equipos de organizaciones de medios de comunicación occidentales, consultores, activos pagados y operativos desde el Báltico hasta las costas del Mediterráneo.

La Open Information Partnership (OIP), como se denomina una de estas operaciones de gran alcance, recibió una financiación del FCDO, según RT, de al menos 10 millones de libras esterlinas y estaba compuesta por 44 socios, entre los que se encontraban los ya mencionados Bellingcat y Zinc, a los que se sumaron el DFRLab del Atlantic Council y la ONG londinense Media Diversity Institute, entre otros.

 

Reuters, la BBC y Bellingcat participaron en programas encubiertos del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido para ‘debilitar a Rusia’

 

Los socios de la OIP, que se presentaban como una “red diversa de organizaciones e individuos unidos en nuestra determinación de exponer y contrarrestar la desinformación”, tenían a sus agentes repartidos por toda Europa Central y del Este para cumplir con el alcance del trabajo delineado en sus contratos con la FCDO, que determinaría los lugares a los que dirigirse en cada momento.

El norte de Macedonia fue seleccionado desde el principio y Zinc inició la operación identificando el mayor medio de comunicación del país, MOST Network. El equipo de guerra de la información y los socios de la OIP se pusieron en contacto con DFRLab y Bellingcat para ofrecer un curso de dos semanas sobre “formación en ciberseguridad, tutoría en forense digital, investigación de código abierto y ética de los medios”. Aunque los documentos no proporcionan fechas concretas, se infiere que las elecciones de 2019 en Macedonia del Norte fueron las que movieron al FCDO a darle prioridad en ese momento, dada la elección entre candidatos pro-UE y pro-rusos.

 

Subversión en el Báltico

Un reciente reportaje de RT reveló esfuerzos de desinformación por parte del Reino Unido que son anteriores al discurso de May en al menos un año, dirigidos a rusos étnicos en Estonia, Letonia y Lituania. Una solicitud de propuestas de 2016 emitida por el FCDO busca contratistas para “proporcionar intervenciones innovadoras de poder blando que fomenten mejores vínculos entre el Reino Unido y los individuos en los Estados Bálticos cuyo idioma principal es el ruso.”

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Los rusos étnicos que viven en los tres países bálticos constituyen aproximadamente una sexta parte de la población de la región. Estonia y Letonia nunca les concedieron la plena ciudadanía tras el colapso de la Unión Soviética, por lo que dos tercios de ellos son “efectivamente apátridas”. El documento perfila la generación de más edad de este grupo demográfico en particular y advierte a sus posibles socios que cambiar sus actitudes podría resultar más difícil de lo que vale. En su lugar, el FCDO sugiere ir a por los rusófonos más jóvenes, dada su “mediana consciencia, conocimiento e interés por las narrativas y la ‘cultura’ euroatlánticas”, que “pueden hacerlos más abiertos a las narrativas alternativas” y, por tanto, “menos vulnerables a la propaganda rusa”.

Hasta dónde estaban dispuestos a llegar los mercenarios de la propaganda occidental para infiltrarse en la idiosincrasia cultural báltica, lo pone de manifiesto uno de los socios del FCDO, Albany Associates, que ya ha trabajado antes con el Reino Unido, dirigiéndose a los niños en Siria. Aprovechando su historial de subversión de las mentes jóvenes, Albany hizo una serie de propuestas en respuesta a la petición del FCDO, entre ellas la de utilizar a los hijos e hijas de los rusos de mayor edad en el Báltico para “amplificar una identidad ‘eurobáltica’ distinta”.

Para ello, se organizarían una serie de actividades de divulgación, estrategias de amplificación en las redes sociales y, en general, “ideas y conceptos de divulgación cultural y comunicación estratégica derivados de innovaciones metodológicas probadas en otros contextos relevantes y/o similares”.

Se utilizaría Facebook para “difundir información sobre el patrimonio eurobáltico, publicitar, agregar y amplificar las actividades y el contenido de los medios de comunicación” y se aprovecharían “las fechas y eventos clave de importancia para los rusoparlantes, como las celebraciones de la Segunda Guerra Mundial” para transmitir un sentimiento claramente antirruso.

Todas estas tácticas se ampliarían a medida que la operación creciera e incorporara a otros socios del FCDO, como Zinc, que ofrecía “apoyo clandestino” a personas de los países bálticos que podían utilizarse para perfeccionar el alcance de los propagandistas. Esencialmente, se creaban “influenciadores” enseñándoles a “desarrollar, lanzar y colocar artículos en medios de comunicación nacionales e internacionales”, así como a recibir formación en marketing digital para su “plataforma de medios sociales elegida”.

 

Dejen en paz a nuestros abuelos

Sin embargo, la amplitud y el alcance de estas operaciones no se limitan a la difusión de narrativas alternativas. Un documento separado del FCDO reveló el deseo de profundizar en la composición psicológica de los rusos étnicos en el Báltico, buscando financiar la investigación de los “antecedentes socioculturales de los individuos y sus percepciones y actitudes generales, y específicamente sus actitudes hacia el Reino Unido y Occidente” en beneficio de los responsables políticos británicos.

El documento enumera los principales temas que debería abarcar esta investigación, entre ellos “la satisfacción con el gobierno, las actitudes hacia la vida y las actitudes hacia el futuro”. El FCDO deseaba precisar sus “motivaciones y deseos vitales actuales” y sus “intereses clave”, como las aficiones; conocer sus “mayores temores” y cómo interactúan con los medios de comunicación a los que están expuestos.

Estos niveles de información tan granular sólo podían ser soñados por Allen Dulles y los esfuerzos de desinformación de la CIA tras el Telón de Acero durante la Guerra Fría. Pero, hoy en día, nuestro mundo digitalmente integrado permite que tales sueños distópicos se hagan realidad. Al mismo tiempo, hace que sacar a la luz estas operaciones sea mucho más fácil.

Desde el caso Skripal hasta el ascenso de Navalny, pasando por el escándalo de dopaje olímpico ruso, todos ellos ocurridos después del discurso de May en Bruselas en el que se comprometió a “denunciar a la Rusia hostil”, estas revelaciones condenatorias sobre un esfuerzo concertado y continuo por parte de una importante potencia atlantista para sembrar narrativas desfavorables a través de la cooptación y la subversión contra un Estado enemigo deberían ser suficientes para disipar cualquier noción de verdad en lo que el Reino Unido y aliados como Estados Unidos cuentan a sus propios ciudadanos a través de sus principales medios de comunicación y el paisaje de las redes sociales que controlan.

Como pensadores independientes y críticos, en lugar de acercarnos a los medios de comunicación desde el punto de vista de la comprobación de las “noticias falsas” a través de organizaciones de comprobación de hechos comprometidas o de personas influyentes populares, nos convendría asumir que todo lo que vemos y oímos a través de estos canales y plataformas es un intento de manipularnos con medias verdades e interpretaciones sesgadas. Depende de nosotros confiar en nuestra propia capacidad para averiguar lo que es cierto y lo que no lo es y dejar a nuestro abuelo al margen.

 

Fuente:

Raul Diego / MPN — Massive Secret UK Propaganda Campaign in Former Soviet Republics Seeds Contempt.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

Está surgiendo un nuevo paradigma y las amenazas económicas de Occidente no pueden detenerlo. Sólo una guerra nuclear podría garantizar el descarrilamiento del gran...

Ciencia y Tecnología

Por Tyler Durden Los “apagones” de Internet como consecuencia de una “ola de quiebras” en las redes de banda ancha podrían estar en camino....

Contenidos

Por Executive Intelligence Review 23 de mayo de 2022 (EIRNS) — Malcolm Chalmers, subdirector general del Real Instituto de Servicios Unidos (RUSI, por sus...

Contenidos

Si no encontramos la humildad para reconocer los crímenes que Occidente ha cometido en nuestro nombre; si no cambiamos de ruta; si volvemos a...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY