Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La asociación de Occidente con los neonazis en Ucrania, una historia incómoda

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Aunque es un hecho ampliamente documentado, ¿por qué una persona promedio ignora que Estados Unidos y sus aliados colaboran actualmente con ultranacionalistas en Ucrania para luchar contra los rusos? Sin duda esto se debe a un problema de cobertura mediática, propaganda de guerra y también al desconocimiento de la historia revisionista, pues la historia de la colaboración nazi de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) durante la Segunda Guerra Mundial, y la historia del papel ultranacionalista en el golpe de Estado de 2014 y el posterior ejército y gobierno ucranianos han sido documentadas, aunque rara vez por los principales medios de comunicación. Sin embargo, cronológicamente, entre esos dos acontecimientos, está la historia, mucho menos contada, de la asociación de Estados Unidos y sus aliados con los colaboradores nazis ultranacionalistas ucranianos para luchar contra la Unión Soviética en la Guerra Fría. De cualquier forma, es innegable que el conflicto actual entre Rusia y el régimen neonazi de Ucrania controlado por Occidente, pone en relieve la continuidad histórica de un conflicto de larga data que tiene por objetivo sabotear la integración euroasiática.

 

Por Ted Snider

Volodymyr Zelensky derrotó a Petro Poroshenko en las elecciones de 2019 con una plataforma que incluía hacer la paz con Rusia y firmar los Acuerdos de Minsk. Los Acuerdos de Minsk habrían concedido cierto grado de autonomía a las regiones de Donetsk y Lugansk del Donbás, que habían votado a favor de la independencia de Ucrania después de que el golpe de Estado de 2014, respaldado por Estados Unidos, pusiera en el poder a un gobierno elegido a dedo por Estados Unidos y que era prooccidental y antirruso. Fue la intensa presión de los ultranacionalistas de extrema derecha la que hizo que Zelensky pasara de ser un partidario de Minsk a convertirse en un rechazador de Minsk. Bajo esa presión de los partidos neonazis que tienen un gran poder desproporcionado con respecto a su pequeño apoyo, Zelensky abandonó su promesa de paz de la campaña y se negó a hablar con los líderes del Donbás y a aplicar los Acuerdos de Minsk.

Esas organizaciones ultranacionalistas, incluidos el Partido Svoboda y el Sector Derecho, durante el golpe de Estado de 2014, volvieron a proyectar una sombra mucho más grande y oscura que su apoyo popular. Se apoderaron de la protesta pacífica y la reconfiguraron. Rechazaron el acuerdo pacífico que habría exigido un alto el fuego y elecciones anticipadas. Varias líneas de evidencia ahora sugieren fuertemente que los francotiradores en la masacre del 20 de febrero de 2014 que envió las protestas girando hacia la guerra civil no eran fuerzas del gobierno sino miembros de la insurgencia ultranacionalista. Y fueron ellos quienes ocuparon el edificio del gobierno y obligaron al presidente electo a huir de Ucrania.

Tras el golpe, esas fuerzas neonazis encabezarían brutalmente la lucha contra las fuerzas separatistas en el Donbás. Estaban en condiciones de dirigir la lucha porque el más famoso de ellos, el Batallón Azov, había sido incorporado oficialmente a la Guardia Nacional de Ucrania. Estos ultranacionalistas se habían convertido, no sólo, como dice Richard Sakwa en Frontline Ukraine, en “una parte legítima de la [protesta] Maiden” y “la nueva normalidad del desarrollo del Estado ucraniano”, sino que se habían convertido en una parte oficial del ejército de Ucrania.

También se convertirían en parte oficial del gobierno de Ucrania. Sakwa afirma que varios puestos ministeriales centrales del gobierno golpista ucraniano fueron ocupados por el Sector Derecho y Svoboda, ambos partidos abiertamente neonazis, incluyendo los puestos más altos de seguridad nacional, defensa y asuntos legales. El viceprimer ministro y el ministro de Justicia eran miembros de Svoboda. Andriy Parabiy, uno de los fundadores de Svoboda, con lo que Sakwa llama “un largo historial de activismo ultranacionalista”, se convirtió en secretario del Consejo de Defensa de la Seguridad Nacional. Sakwa califica el nombramiento de Parabiy de “sorprendente”.

Stephen Cohen, que fue profesor emérito de estudios y política rusa en Princeton, en un artículo sobre Ucrania titulado “La colusión de Estados Unidos con los neonazis“, dice que el gobierno golpista de Ucrania ha rehabilitado y conmemorado sistemáticamente a los colaboradores ucranianos de la Alemania nazi. Entre los colaboradores nazis conmemorados por el gobierno de Ucrania está Stepan Bandera, que se alió con los nazis y cometió atrocidades contra judíos, polacos y rusos. Sakwa informa que “un retrato gigante de Bandera estaba… en el escenario durante las protestas del Maidan”.

Stepan Bandera y el menos conocido Mikola Lebed fueron miembros destacados de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN). En 1940, la OUN se dividió y Bandera se convirtió en el líder de la facción más radical de la OUN-B. La OUN de Bandera se alió con los nazis. Y aunque la alianza puede haberse formado principalmente por la oportunidad de establecer un estado ucraniano, la OUN de Bandera demostró ser unos colaboradores muy dispuestos.

Según Sakwa, “Bandera propugnaba una forma virulenta de nacionalismo integral, una definición exclusiva y étnicamente centrada de la nación ucraniana, acompañada de la denigración asesina de aquellos que supuestamente socavaban su visión, especialmente los polacos, los judíos y los rusos. . . .” Las fuerzas de Bandera participarían en los asesinatos en masa de esas personas.

En Covert Regime Change, Lindsey O’Rourke cita la declaración de la OUN-B de julio de 1941 de que los judíos “tienen que ser tratados con dureza. . . . Hay que acabar con ellos. . . . Con respecto a los judíos, adoptaremos cualquier método que lleve a su destrucción”. Dice que “En los días siguientes a la invasión alemana, las tropas de la OUN-B lanzaron pogromos por toda Galacia Oriental, matando a unos 12.000 civiles judíos”.

La OUN-B y otros se unirían más tarde en el Ejército Insurgente Ucraniano (UPA) para luchar por la independencia de Ucrania tanto de los rusos como de los nazis. Para hacer realidad su sueño de una nación étnicamente exclusiva, O’Rourke afirma que “se dedicaron al terrorismo generalizado, la matanza masiva y la limpieza étnica entre las poblaciones polaca, alemana, soviética y judía de la región”. Su llamamiento era “Viva una Ucrania más independiente sin judíos, polacos ni alemanes: Los polacos detrás del San, los alemanes a Berlín, los judíos a la horca”. El líder de la OUN-A, Mikola Lebed, declaró, según O’Rourke, que debían “limpiar todo el territorio revolucionario de la población polaca”. Y lo intentaron. “En la primera mitad de 1943, los partisanos de la OUN-A . …asesinaron a unos 40.000 polacos en Volhynia”.

Pero, ¿por qué alguien podría pensar hoy, entre la afirmación quizás exagerada de Putin sobre la desnazificación del gobierno y las fuerzas ucranianas, que Estados Unidos y sus aliados se asociarían con elementos neonazis en Ucrania para luchar contra los rusos o provocar un cambio de régimen en Rusia? Porque lo han hecho.

Entre la colaboración nazi de Bandera y Lebed y el secuestro ultranacionalista del golpe de Estado de 2014 hay una historia menos contada de la colaboración de Estados Unidos y el Reino Unido con la OUN de Bandera y Lebed para luchar contra la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

En septiembre de 1947, la inteligencia estadounidense se encontró con un grupo de partisanos ucranianos en Alemania. En Safe for Democracy, el experto de la CIA John Prados dice que el Consejo Supremo de Liberación de Ucrania había ordenado a los partisanos que fueran al oeste “para llamar la atención de los servicios de inteligencia aliados”. Funcionó. Y ahí comenzó la historia ultrasecreta del matrimonio encubierto entre Estados Unidos y Reino Unido y los ucranianos que habían colaborado con los nazis en su lucha de la Guerra Fría contra la Unión Soviética.

Incluso antes, en 1946, informa Prados, los soviéticos habían exigido la extradición de Stepan Bandera. Pero en una operación bautizada como “Anyface”, la inteligencia estadounidense lo protegió a pesar de estar en posesión de información que lo implicaba potencialmente como criminal de guerra.

A continuación, Estados Unidos y el Reino Unido elegirían cada uno un socio. Tras la ayuda inicial de EE.UU., el Reino Unido pasaría a trabajar con Bandera y la OUN-B; EE.UU. trabajaría con Mikola Lebed, el jefe de la rama de seguridad de la OUN-B.

En Legacy of Ashes: the History of the CIA, Tim Weiner dice que “Nightingale era el nombre en clave de una fuerza de resistencia ucraniana que [el Secretario de Defensa] Forestal había autorizado para llevar a cabo una guerra secreta contra Stalin. Entre sus líderes”, dice, “se encontraban colaboradores nazis que habían asesinado a miles de personas. . . .” Un informe del US Counter Intelligence Corp. (CIC) de 1947 señala la “estrecha conexión con el movimiento Bandera”.

Según O’Rourke, en febrero de 1947, Lebed “se dirigió al CIC sobre la posibilidad de colaboración”. El CIC aceptó y, según Weiner, la CIA introdujo a Lebed en Estados Unidos, diciéndole a los funcionarios de inmigración estadounidenses que Lebed estaba “prestando una valiosa ayuda a esta Agencia en Europa”.

Como en el caso de Bandera, la CIA no ignoraba el pasado de Lebed. Weiner dice: “Los propios archivos de la agencia describían la facción ucraniana dirigida por Lebed como una ‘organización terrorista'”. Y sabían que Lebed se había aliado con los nazis. “El Departamento de Justicia”, informa Weiner, “determinó que era un criminal de guerra que había masacrado a ucranianos, polacos y judíos”. Incluso intentaron deportar a Lebed, pero Allen Dulles intervino, diciéndole al comisionado federal de inmigración que Lebed era “de inestimable valor para esta Agencia”.

Un informe de alto secreto de la CIA de abril de 1948 para el Consejo de Seguridad Nacional citado por O’Rourke esbozaría la propuesta de colaboración en la Guerra Fría con los colaboradores nazis ultranacionalistas ucranianos y sugeriría “su posible valor para el Gobierno de Estados Unidos con fines de propaganda, sabotaje y actividad política anticomunista”.

Esa operación recibiría el nombre en clave de “Operación AERODINÁMICA” y sería lanzada por la CIA en 1948. O’Rourke cita a Frank Wisner de la CIA diciendo que “En vista de la extensión y la actividad del movimiento de resistencia en Ucrania, consideramos que este es un proyecto de máxima prioridad.” Cita un documento de la CIA adquirido en virtud de la Ley de Libertad de Información que revela planes operativos para “la explotación y expansión del movimiento de resistencia ucraniano” para “la guerra política y psicológica [y] la resistencia y la guerra de guerrillas.”

La Operación Aerodinámica fue un fracaso, o “nefasta y trágica”, como la calificó la CIA.

La historia de la colaboración nazi de la OUN durante la Segunda Guerra Mundial y la historia del papel ultranacionalista en el golpe de Estado de 2014 y el posterior ejército y gobierno ucranianos han sido contadas, aunque rara vez por los principales medios de comunicación. Pero cronológicamente entre esos dos acontecimientos está la historia, mucho menos contada, de la asociación de Estados Unidos y sus aliados con los colaboradores nazis ultranacionalistas ucranianos para luchar contra la Unión Soviética en la Guerra Fría.

¿Por qué alguien creería que Estados Unidos y sus aliados colaborarían con ultranacionalistas en Ucrania para luchar contra los rusos? Porque lo han hecho.

 

La incesante guerra de desgaste del Imperio contra Rusia, con Ucrania como peón, es una guerra contra las Nuevas Rutas de la Seda

 

Fuente:

Ted Snider, en Anti War: Partnering With Neo-Nazis in Ukraine: An Inconvenient History. March 31, 2022

Te puede interesar

Contenidos

Objetivamente, estamos tanto al borde de la Tercera Guerra Mundial, como también a punto de iniciar un sistema completamente nuevo. Qué camino se tomará,...

Ciencia y Tecnología

Estados Unidos financió actividades de laboratorio de ántrax en un laboratorio biológico ucraniano en 2018, según registros de la Agencia de Reducción de Amenazas...

COVID-19

En la visión del historiador ruso Andrey Fursov, el conflicto actual en Ucrania y otros muchos acontecimientos que se desarrollan simultáneamente y aparentemente sin...

Contenidos

En la Cumbre del G20, Volodímir Zelenski, pidió que se excluyese a Rusia del ‎‎«G19» (sic). No le hicieron caso. Todos ‎los participantes de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY