Qué descompuesto luce Occidente y qué difícil la tarea de limpiar la inmundicia que la nobleza negra y sus testaferros sionistas propagaron para dividir y conquistar a través del caos. La purga del pantano de Donald Trump es tan burda y grosera como su personalidad misma, y refleja la síntesis abrupta y desesperada de las tesis y antítesis que la élite occidental ha mantenido estratégicamente desperdigadas a su conveniencia a lo largo del globo y de la historia. Para ellos, llegó el momento de sintetizarlas y hacerlas encajar en el Nuevo Orden Mundial Multipolar, el nuevo sistema financiero respaldado en oro, y la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda que conectará al mundo más que nunca antes (para bien o para mal). Mientras tanto, las tesis que se resistan al plan serán purgadas, y también los enemigos de las élites que lideran el plan de transición. Lo lamentable de este modus operandi de barbarie (pensar en los periodistas descuartizados, las crisis migratorias, el resurgimiento de epidemias históricas, las banderas falsas, etc.) es que la síntesis del plan —en su rama occidental— está siendo guiada por la inmunda élite cabalista junto con la vieja aristocracia europea. En ese sentido, una nota publicada por Mint Press News en la que relata cómo “el famoso halcón de la guerra John Bolton ha estado especialmente ansioso por trabajar con un presidente con un mínimo conocimiento o experiencia en política exterior que le permita el máximo efecto en el logro de sus objetivos políticos” sionistas, pone en relieve la forma en que el Cabal usa la dualidad a través de un halcón curtido como Bolton y de un grosero patriota como Donald Trump, al que la vieja aristocracia europea ahora está vistiendo con traje de víctima para dirigir el acto venidero de sacrificio de chivos expiatorios de la facción Clinton —y del clan Rockefeller— mientras las facciones más añejas del Estado Profundo continúan usando a Israel, el testaferro primordial, para ocultarse y sobrevivir en el nuevo orden. El siguiente artículo es la Parte I de una serie que explora el pasado del actual Asesor de Seguridad Nacional John Bolton y lo que significó su nombramiento para la política exterior de los Estados Unidos, con un enfoque en el Medio Oriente, América Latina y las Coreas. La parte I explora la tradición de Bolton de anteponer los intereses del gobierno israelí a los de los EE.UU., así como lo que significó su nombramiento en el marco de la preparación por parte de Israel de una guerra de “tres frentes” que contempla la participación de Estados Unidos. El artículo de Mint Press News defiende la tesis de que Trump busca defender un mundo unipolar liderado por Estados Unidos, algo que nosotros estimamos un peligro latente pero cada vez más improbable a pesar de que ambos son controlados por distintos tentáculos del mismo pulpo. De cualquier forma, vale la pena estudiar las referencias y descripciones sobre el papel de John Bolton antes y durante la administración Trump.

 

 

El 22 de marzo de 2018, el presidente Trump anunció que el ex embajador de la ONU, John Bolton, una vez llamado “el hombre más peligroso” en todo el gobierno de George W. Bush, reemplazaría a HR McMaster como asesor de seguridad nacional, lo que lo convirtió en el hombre a cargo de lo que el presidente ve y oye sobre temas de seguridad nacional. Bolton asumió oficialmente el cargo de McMaster el 9 de abril de 2018.

 

 

La cita no fue sorprendente. De hecho, a principios marzo de 2018, MintPress ya había informado que McMaster sería reemplazado pronto, en gran parte a instancias del multimillonario donante republicano y militante sionista Sheldon Adelson, y que Bolton era un contendiente principal para esa posición, en gran parte debido a la reputación de Bolton como “amigo robusto de Israel” y a sus frecuentes llamamientos a la acción militar contra Irán, el rival regional de Israel.

Sin embargo, el nombramiento de Bolton, ubicado en el contexto más amplio de los cambios recientes al gabinete de Trump, era un presagio desgarrador para quienes se oponen a más guerras de cambio de régimen en los Estados Unidos. Mike Pompeo, otro defensor de la guerra con Irán, estaba listo para hacerse cargo del Departamento de Estado; y Gina Haspel, cuyo apodo “Bloody Gina” habla de su historia de supervisión de torturas y depreciación de la vida humana, estaba programada para reemplazar a Pompeo en la CIA. Bolton completó el triunvirato y su ultra-halconismo habla de la postura del Presidente para la guerra contra uno o varios países, con la esperanza de construir un mundo unipolar con Estados Unidos como su único líder, una distorsión perversa de su inicial promesa aislacionista de campaña.

Aunque Bolton es solo uno de los halcones de guerra que ahora se encuentran en la administración Trump, posiblemente sea el más peligroso de todos debido a su retórica belicosa, a la toma de decisiones unilaterales y a su particular estilo de interacción con superiores y colegas, lo que le permite ser notablemente efectivo para salirse con la suya. Bolton ha estado compitiendo durante mucho tiempo por un puesto en la administración Trump, y ha estado ansioso por trabajar con un presidente con un mínimo conocimiento o experiencia en política exterior, como es el caso de Trump, ya que eso le permitiría tener máximo efecto en el logro de sus objetivos políticos. Bolton ya ha ejercido una gran influencia sobre el presidente, y al parecer agregó declaraciones al discurso de Trump en las Naciones Unidas sin el conocimiento del personal de Trump.

Por lo tanto, se esperaba que Bolton tuviera un papel desproporcionadamente influyente en la administración Trump, por lo que es esencial examinar lo que su nombramiento probablemente signifique para la política del gobierno de EE.UU., en particular con respecto a los “puntos críticos” geopolíticos como Oriente Medio y las Coreas.

 

Freelancer al servicio de Israel

john bolton

Foto: John Bolton habla en la Coalición Judía Republicana, el 29 de marzo de 2014, en Las Vegas. (AP / Julie Jacobson)

Aunque la reacción doméstica a la designación de Bolton fue bastante variada, los principales ministros del gobierno israelí de derecha prodigaron elogios al futuro Asesor de Seguridad Nacional, llamándolo “uno de los aliados más destacados” de Israel en la política estadounidense, y un “verdadero amigo” del estado judío que aporta “una gran experiencia y un pensamiento original” a “la administración más comprensiva hacia Israel de todos los tiempos.”

 

 

De hecho, los vínculos de Bolton con Israel son tan profundos como antiguos, tan profundos que algunos afirman que su compromiso con el sionismo extremo lo ha llevado a traicionar el interés nacional de su propio país en más de una ocasión.

Por ejemplo, Danny Gillerman, el ex embajador israelí en la ONU, señaló recientemente que Bolton, cuando prestaba servicio en la administración de Bush, era propenso a “disparar directamente contra sus propias fuerzas”, es decir, el gobierno de los Estados Unidos, con el fin de promover la Objetivos del gobierno israelí. Gillerman, hablando en el programa de radio israelí Galei Tzahal el domingo pasado, declaró:

“Cuando el Departamento de Estado, entonces encabezado por Condoleezza Rice, que no era tan amigable con Israel a pesar de que la Administración Bush era muy amigable, estaba a punto de tomar una decisión, o no abstenerse, o no vetar, o avanzar algo que estaba en contra de nosotros (Israel), Bolton me llamaría y diría ‘Danny, tienes que llamar al primer ministro en este momento, para que él llame al presidente para detenerlo’.”

Además, Bolton se ganó una reputación, así como la ira de los funcionarios del Departamento de Estado en ese momento, por violar el protocolo del Departamento de Estado al actuar unilateralmente en asuntos de diplomacia para negociar en privado en Israel. El New York Times informó en 2005 que Bolton viajó a Israel sin la autorización requerida del Departamento de Estado en 2003 y 2004 en un esfuerzo directo para socavar al entonces Secretario de Estado Colin Powell. Como el periodista Gareth Porter señaló:

“En el preciso momento en que Powell estaba diciendo que la política de la administración no era atacar a Irán, Bolton estaba trabajando con los israelíes para sentar las bases de una guerra de ese tipo.”

Las numerosas visitas privadas e inesperadas de Bolton a Israel implicaron reuniones con funcionarios del Mossad, el servicio de inteligencia de Israel, incluido Meir Dagan, entonces director del Mossad.

A pesar de sus flagrantes violaciones de las reglas gubernamentales, Bolton siguió siendo el principal enlace entre los Estados Unidos y los gobiernos israelíes bajo Bush.

Bolton ha presionado a los funcionarios israelíes para que ataquen a Irán incluso cuando pedir un ataque de ese tipo no era la posición del gobierno de los Estados Unidos. Según el ex ministro de defensa israelí, Shaul Mofaz, Bolton “trató de convencerme de que Israel necesita atacar a Irán”, lo que Mofaz afirmó recientemente no era “una decisión inteligente, no por parte de los estadounidenses hoy en día ni de nadie más hasta que la amenaza sea efectivamente real.”

 

El multimillonario Adelson se sale con la suya

sheldon adelson

Foto: Sheldon Adelson habla con Rex Tillerson, antes del discurso del presidente Donald Trump en el Museo de Israel en Jerusalén, el 23 de mayo de 2017. (AP / Evan Vucci)

El compromiso de Bolton con el estado israelí se ha manifestado de otras maneras. Por ejemplo, ha seguido siendo un crítico constante del derecho de Palestina a la autodeterminación, calificando a un estado palestino independiente como un complot “de los opositores de Israel para debilitar y rodear al estado judío.” Bolton ha pedido que la Franja de Gaza y Cisjordania sean Entregados a Egipto y Jordania, respectivamente. Este enfoque, apodado la “solución de los Tres Estados”, eliminaría cualquier esperanza de soberanía palestina al otorgar territorios palestinos a dos países aliados de los Estados Unidos que disfrutan de relaciones cordiales con Israel, haciendo que esta solución sea preferible para los israelíes que desean acabar con la Autoridad Palestina y Hamas. (Nota del Editor: La aplicación de esta política se puede verificar en el borrador del ‘acuerdo del siglo’ para la creación de una ‘Nueva Palestina’).

 

Israel filtra borrador del ‘Acuerdo del siglo’ para la creación de una ‘Nueva Palestina’

 

Bolton también ha elogiado la reciente decisión del presidente Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y reubicar a la embajada de los Estados Unidos en Israel. En consecuencia, un cambio de política supuestamente orquestado por el mega donante republicano pro-israelí, Sheldon Adelson, ha promovido enérgicamente la construcción de asentamientos ilegales en tierras palestinas, declarando recientemente que los israelíes “deberían poder construir casas donde quieran, incluidas todas las tierras de Judea y Samaria (en la Cisjordania de Palestina).”

 

 

Dado su apoyo al sionismo extremista, no es de extrañar que Bolton haya reemplazado al Sr. McMaster, cuya expulsión fue orquestada por el donante republicano multimillonario Sheldon Adelson. Bolton ha sido promovido durante mucho tiempo por Adelson, ya que este último intervino personalmente para mantener a Bolton en contacto con Trump durante su presidencia y ha cabildeado poco después de la elección de Trump para que Bolton fuera nombrado miembro de su gabinete. Al igual que con el movimiento de la embajada en Jerusalén, Adelson cumplió sus propósitos.

El cabildeo de Adelson para que Bolton fuera instalado ocurrió en un momento crucial, ya que Israel se prepara para la guerra de “tres frentes” contra Palestina, Líbano y Siria, y está presionando activamente para obtener la ayuda y participación de Estados Unidos en el lanzamiento de esa guerra. Con Bolton en la administración Trump, junto con otros numerosos aliados de Israel en posiciones clave del gobierno, es probable que Israel obtenga esa ayuda además de las tropas estadounidenses que luchan junto a ellos, incluso si Israel es el agresor en el conflicto inminente.

El momento de la designación de Bolton como Asesor de Seguridad Nacional también es notable, se produjo poco más de un mes antes de que la embajada de Estados Unidos se mudara a Jerusalén, cuando las tensiones entre Israel, Palestina y sus vecinos estaban en su punto más alto. Bolton llegó a tiempo para asegurar un fuerte apoyo de los Estados Unidos para cualquier acción militar israelí que se lleve a cabo durante este tiempo, a pesar de que Israel planea explícitamente apuntar a civiles e infraestructura civil.

 

El ‘B Team’ (Bolton, Netanyahu, MBS y MBZ) planea una operación de bandera falsa anti-iraní

 

Fuente:

Mint Press News — Bolton’s Past Advocacy for Israel at US Expense Heralds Dangerous New Era in Geopolitics.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion