Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La amenaza de los bárbaros: La desconfianza se propaga más rápido que el virus

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



La desconfianza contra otras sociedades, y la desconfianza entre los individuos de una misma sociedad desprovista de los rasgos que en otros tiempos le eran asignados por su sentido de pertenencia a una comunidad, y que ahora en cambio los debe determinar por su propia cuenta —piénsese en identidad, moralidad, género, vocación, propósito, y lugar de pertenencia—, crece de forma vertiginosa. Esta anomia ha hecho que Estados Unidos, siendo un imperio, impacte de manera aún más brutal y amplia en el orden geopolítico y en las percepciones del manejo adecuado de las economías, que en el caso de Rusia y China se basan en la experiencia de convulsiones propias que atravesaron en el pasado. Es así como Alastair Crooke reflexiona sobre la desconfianza que hoy en día se está extendiendo mucho más rápido que el Coronavirus: “La desconfianza geopolítica explosiva”, dice, “es la creencia de que los Estados que no están de acuerdo con usted no sólo están equivocados, sino que son ilegítimos y siempre amenazadores. Son los bárbaros que están más allá de los muros de la ciudad.”

 

Por Alastair Crooke

Ahora, a medida que entramos en el último mes de las elecciones de EE.UU., el esperado clímax de animosidades largamente enterradas está a la mano. Es poco probable que sea breve o decisivo. Las convulsiones internas de los EE.UU., sin embargo, son una cosa. Pero la implosión de la confianza social en los EE.UU. está irradiando, y sus efectos se extienden por todo el mundo. Si la imprecisión de nuestros tiempos – agravada por el virus – nos está poniendo nerviosos y tensos, puede ser porque intuimos que una forma de vida, una forma de economía, también, está llegando a su fin.

El miedo a la agitación social siembra la desconfianza. Puede producir el estado espiritual que Emile Durkheim llamaba anomia, un sentimiento de estar desconectado de la sociedad; una convicción de que el mundo que le rodea es ilegítimo y corrupto; que es invisible – un “número”; un objeto indefenso de represión hostil, impuesto por “el sistema”; un sentimiento de que no se puede confiar en nadie.

La literatura rusa del siglo XIX, incluidas las novelas de Dostoievski, relataban cómo esos sentimientos entre los hijos de los rusos acomodados podían evolucionar hacia un odio ardiente. Este odio se extendía a las bombas de clavos lanzadas en cafés elegantes, para “ver cómo los burgueses asquerosos se retuercen en la agonía de la muerte”.

La era de la posguerra de Occidente fue definida en gran medida por la generación de “Woodstock”: una era en la que el 20% de los ricos (blancos) del planeta vivían en un paraíso de posibilidades de elección y de consumo excesivo, mientras que el 80% de los no blancos no lo hacían. Esa generación vivió en un período de relativa cohesión cultural y estabilidad social, y rara vez se pidió que se hicieran sacrificios o que se soportaran dificultades. Era la era de una “decisión fácil” tras otra, construyendo un espíritu que ponía la libertad personal por encima de cualquier otro valor, incluyendo la obligación social.

En su ensayo The Atlantic, David Brooks argumenta que las nuevas generaciones de hoy “no disfrutan de esa sensación de seguridad”. Crecieron en un mundo en el que las instituciones fracasaron, los sistemas financieros se derrumbaron y las familias eran frágiles. Sin embargo, los seres humanos necesitan un sentido básico de seguridad para prosperar, como dice el politólogo Ronald F. Inglehart: sus “valores y comportamiento están conformados por el grado en que la supervivencia es segura”.

“Los valores de la Generación Millenial y la Generación Z que dominarán en los años venideros son lo contrario de los valores de los Baby Boomers: no buscan la liberación, sino la seguridad; no buscan la libertad, sino la igualdad; no buscan el individualismo, sino la seguridad de la colectividad; no buscan la meritocracia de hundirse o nadar, sino la promoción sobre la base de la justicia social… Las personas desconfiadas tratan de hacerse invulnerables, se blindan en un agrio intento de sentirse seguras… empiezan a ver amenazas que no existen”.

 

Brooks no lo explica completamente, pero está insinuando un cisma generacional clave que es poco apreciado: Los Millenaials y la Generación Z todavía buscan soluciones a través de una política reformada, pero algunos en la Generación X que les precede, simplemente quieren quemar el sistema por completo.

Este es el punto: Para el resto del mundo fuera de los Estados Unidos —ese 80% (con pocas excepciones)— nunca hubo una era estable posterior a la Segunda Guerra Mundial de sobreconsumo sin esfuerzo o estabilidad institucional (excepto por una pequeña porción de élites cooptadas). Para muchos, fue una era atormentada por el conflicto, la inseguridad personal y financiera, y la violencia. ¿No es una sorpresa entonces, que su conciencia nacional se viera transformada?, ¿que surgieran nuevas normas y creencias, nuevos valores para lo que se admira y se desprecia? El poder fue renegociado mayormente en medio de severas convulsiones civiles, no en la calma de la sociedad establecida.

 

El ex embajador de la India, MK Bhadrakumar, dice lo siguiente:

“La desintegración de la antigua Unión Soviética en 1991 fue un desastre geopolítico para Rusia. Pero el acontecimiento decisivo, paradójicamente, impulsó a Moscú y Beijing, antes adversarios, a acercarse más, mientras observaban con incredulidad la narración triunfalista de los Estados Unidos sobre el final de la Guerra Fría, que anulaba el orden que ambos habían considerado, a pesar de todas sus diferencias y disputas mutuas, como crucial para su condición e identidad nacional.”

“El colapso de la Unión Soviética provocó una gran incertidumbre, luchas étnicas, privaciones económicas, pobreza y delincuencia en muchos de los Estados sucesores, en particular en Rusia. Y la agonía de Rusia fue observada de cerca desde el otro lado de la frontera, en China. Los encargados de la formulación de políticas en Beijing estudiaron la experiencia de las reformas soviéticas, a fin de mantenerse alejados de las “huellas de un carro volcado”.

“[Poco después, Xi Jinping habló sobre la antigua Unión Soviética]: En diciembre de 2012, habló de “corrupción política”, “herejía de pensamiento” e “insubordinación militar” como razones para el declive del Partido Comunista Soviético: “Una razón importante fue que los ideales y creencias fueron sacudidos.” Al final, Mijail Gorbachov sólo pronunció una palabra, declarando al Partido Comunista Soviético difunto, “y el gran partido se fue así como así. Al final, no hubo un hombre lo suficientemente valiente para resistir, nadie salió a disputar (esta decisión).”

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Unas semanas más tarde, Xi volvió a tratar el tema y dijo… que había una completa negación de la historia soviética, negación de Lenin, negación de Stalin, persecución del nihilismo histórico, confusión de pensamiento; las organizaciones locales del partido estaban casi sin papel. Los militares no estaban bajo la supervisión del Partido. “Al final, el gran Partido Comunista Soviético se dispersó como pájaros y bestias. La gran nación socialista soviética se hizo pedazos. ¡Este es el camino de un carro volcado! …”

“En palabras de Xi, “El Partido Comunista Soviético tenía 200 mil miembros cuando tomó el poder; tenía 2 millones de miembros cuando derrotó a Hitler, y tenía 20 millones de miembros cuando renunció al poder… ¿Por qué razón? Porque los ideales y las creencias ya no estaban allí.”

“Pero donde Putin y Xi Jinping se juntan… es en su apreciación compartida del asombroso sprint de China hacia las filas de una superpotencia económica. En palabras de Putin, China “se las arregló de la mejor manera posible, en mi opinión, para usar las palancas de la administración central (para) el desarrollo de una economía de mercado… La Unión Soviética no hizo nada de esto, y los resultados de una política económica ineficaz impactaron en la esfera política”.

 

El ensayo The Atlantic, de David Brooks, se centra en el actual colapso de la confianza social en Estados Unidos; la confianza, dice, es una medida de la calidad moral de una sociedad. El suyo es, según él, un relato de cómo, en los últimos decenios, los Estados Unidos se han convertido en “una sociedad más poco fiable… Los estadounidenses experimentan hoy en día más inestabilidad que en cualquier otro período reciente: menos niños que crecen en hogares con dos padres casados, más hogares con un solo padre, más depresión y tasas de suicidio más elevadas”.

La gente hoy en día vive en lo que el difunto sociólogo Zygmunt Bauman llamó Modernidad Líquida – todos los rasgos que alguna vez le fueron asignados por su comunidad, ahora los debe determinar por su cuenta: su identidad, su moralidad, su género, su vocación, su propósito, y su lugar de pertenencia.

Sin embargo, lo que Brooks no aborda es cómo la desconfianza de los estadounidenses entre sí, y para cualquiera que no sea ellos mismos, siendo un imperio, ha impactado, más ampliamente, en el orden geopolítico, y en las percepciones del manejo adecuado de las economías – que en el caso de Rusia y China, se extraen de la experiencia de convulsiones anteriores propias.

La desconfianza se está extendiendo hoy en día más rápido que el Coronavirus.

Rusia se está desvinculando de Europa, porque ya no confía en Europa. Un cambio enorme. Setenta y cinco años después del final de la Segunda Guerra Mundial, el militarismo y el nacionalismo alemán se está moviendo – y sus élites están apuntando contra Rusia una vez más: “Berlín está terminando la era lanzada por Gorbachov de una relación de confianza y amistad con Moscú. Rusia, por su parte, ya no espera nada de Alemania, y por lo tanto no se siente obligada a tener en cuenta su opinión o sus intereses”, dice el respetado jefe de la oficina del Carnegie en Moscú, Dmitri Trenin.

Rusia está observando que Europa está en el proceso de construcción de una plataforma occidental anti-rusa. La era que comenzó tras la caída del Muro de Berlín parece estar expirando. Sin embargo, ¿no es este cambio un reflejo de las propias inseguridades y desconfianza social de Europa, más que de alguna “amenaza” que emana de Rusia?

Es Alemania -y Europa- la que está pasando por una metamorfosis: La UE está experimentando su propio déficit de confianza. Los partidos populistas y escépticos están en alza. El desprecio por los iniciados y por las élites de Bruselas está en espiral, así como la sospecha hacia cualquiera que tenga autoridad. Y como señala Brooks, los líderes nerviosos son propensos a “ver amenazas que no existen”.

La UE está profundamente comprometida en el intento de reinventarse a sí misma como portadora de la antorcha de los valores liberales y del mercado liberal (en ausencia de los EE.UU.). La UE “quiere ser más fuerte, más autónoma y más firme”. Y el Presidente Macron dice a los europeos “deben arraigar su pertenencia” en tales valores. Está intentando unir a Europa contra la próxima “era de los imperios”, postulando así que Europa debería convertirse en una especie de “imperio” también, para competir y sobrevivir en el próximo choque de los gigantes económicos y tecnológicos.

El problema para Rusia es doble:

Fue Samuel Huntington, quien al escribir en su Choque de Civilizaciones afirmó que “el concepto de una civilización universal ayuda a justificar el dominio cultural occidental de otras sociedades y la necesidad de que esas sociedades imiten las prácticas e instituciones occidentales”. Bueno, en primer lugar, Rusia precisamente ha rechazado durante tres siglos los intentos de obligarla a imitar las prácticas e instituciones occidentales.

Y la segunda es: ¿Existe ahora Europa como una entidad coherente y delimitada? Claramente no. Y eso significa que Alemania presta más atención a las quejas y prejuicios de estados como Polonia. Europa debe construir la cohesión, si quiere imaginarse a sí misma como el “imperio medio”emergente. De ahí la situación en Bielorrusia.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Una vez más, en otro signo de desconfianza del ’virus’ que ondula su infección a través del espacio geopolítico, este mes, el Consejo Atlántico ha puesto de relieve cómo el ‘espacio de la información’ está permitiendo a China proyectar la “Historia de China” – “es decir, proyectarse [a sí misma] como una imagen positiva a través de la narración de historias en el panorama de los medios de comunicación, tanto nacionales como extranjeros”. Esto es denunciado como una amenaza cultural para los Estados Unidos – la “amenaza” del Poder del Discurso Chino.

A medida que las convulsiones de los Estados Unidos y Covid combinadas derriban la credibilidad de la “vieja economía de libre mercado” de Adam Smith y la Escuela de Chicago, no es de extrañar que la propia experiencia de China y Rusia en materia de agitación económica y política les haya llevado a utilizar su administración central, y no sólo los mercados, para el desarrollo de su ecosistema económico empresarial. O, que estén enviando este enfoque a otros.

Paradójicamente, la economía nacional cerrada y autogestionada era, en cualquier caso, una noción occidental en primer lugar (si el Consejo Atlántico no se ha dado cuenta).

En 1800, Johann Fichte publicó El Estado Comercial Cerrado. En 1827, Friedrich List publicó sus teorías de la economía nacional, que se enfrentaron a la “economía cosmopolita” de Adam Smith y JB Say. En 1889, el conde Sergius Witte, político influyente y Primer Ministro de la Rusia Imperial, publicó un documento titulado National Savings and Friedrich List, en el que se citaban las teorías económicas de Friedrich List y se justificaba la necesidad de una industria nacional fuerte, protegida de la competencia extranjera por barreras aduaneras.

Es efectivamente el reverso de la moneda de Adam Smith. Los rusos, como Sergei Glazyev, han estado pensando en estas cosas durante años, y especialmente desde que Rusia fue expulsada del G8.

Por último, la pregunta más importante es: ¿Toda esta dispersión de expresiones de desconfianza es ahora recíproca en todos los lados, algo efímero? ¿Son simplemente un reflejo de tiempos inciertos e inquietantes? ¿O estamos siendo testigos de la acumulación de una desconfianza explosiva? La desconfianza explosiva no es sólo una ausencia de confianza, o un sentido de alienación desapegada – es una animosidad agresiva y un impulso de destrucción.

Recordemos la experiencia de la acumulación de desconfianza explosiva en la Rusia pre-revolucionaria: “Cualquiera que llevara un uniforme era candidato a recibir una bala en la cabeza o ácido sulfúrico en la cara. Se quemaban las fincas rurales (‘iluminaciones rurales’) y se extorsionaban o volaban los negocios. Se arrojaban bombas al azar en vagones de ferrocarril, restaurantes y teatros… Sin embargo, en lugar de que el péndulo se balanceara hacia atrás, la matanza crecía y crecía, tanto en número como en crueldad. El sadismo reemplazó a la simple matanza”.

“¿Y cómo respondió la sociedad educada y liberal a tal terrorismo? ¿Cuál fue la posición del Partido Democrático Constitucional (Kadet) y de sus diputados en la Duma (el parlamento creado en 1905)? El líder del partido, Paul Milyukov, declaró que ‘todos los medios son ahora legítimos… y todos los medios deben ser probados’. Cuando se le pidió que condenara el terrorismo, otro líder liberal de la Duma, Ivan Petrunkevich, respondió: “¿Condenar el terrorismo? Eso sería la muerte moral del partido!’.”

Pues bien, la desconfianza geopolítica explosiva es la creencia de que los Estados que no están de acuerdo con usted no sólo están equivocados, sino que son ilegítimos y siempre amenazadores. Son los bárbaros que están más allá de los muros de la ciudad.

 

LaRouche: El Renacimiento europeo es nuestro modelo para abordar la crisis existencial actual

 

 

Fuente:

Alastair Crooke / Strategic Culture Foundation — The Barbarians Are Threatening Us!

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

  El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo condenó las medidas de Conte, y reafirmó la plena vigencia de la Declaración Universal de...

Ciencia y Tecnología

La Dra. María José Martínez Albarracín, de Médicos por la Verdad, detalla la campaña vigente de propaganda para la vacunación contra la gripe, y...

Ciencia y Tecnología

La falsa pandemia, la inutilidad de las pruebas PCR y el barbarismo de las medidas políticas asociadas por fin están siendo puestos en evidencia...

Contenidos

El gobierno español va a implantar en los próximos días un toque de queda que, sumado a las restricciones ya aprobadas en todas las...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.