Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La alianza multipolar debe apretar globalmente, pues si la OTAN rompe el muro occidental de Rusia y controla el Mar del Sur de China, estará encaminada para ganar la guerra global

Por Declan Hayes

La OTAN tiene como objetivo estratégico conquistar Rusia y utilizar sus recursos para dictar términos económicos a una China debilitada. Si la OTAN puede romper el muro occidental de Rusia y controlar el Mar del Sur de China, estará bien encaminada para ganar esta guerra global, ya que esas dos victorias resonarán a nivel mundial.

Es para acelerar esa victoria que el dictador francés Macron está amenazando con intensificar enormemente la situación en Ucrania y por qué los Estados Unidos tienen a los perros rabiosos de los Estados Bálticos ladrando a rabiar. Lejos de ser una espina en el costado de Rusia, sus Territorios Occidentales se están convirtiendo rápidamente en un problema que necesita una importante respuesta para corregirlo. Esa respuesta tiene que venir de los cañones, misiles y drones rusos.

Aunque Putin, Lavrov y el resto de ellos deben estar roncos tratando de hablar suavemente y manteniendo los grandes palos de Rusia envainados, hablar no ha funcionado y no funcionará hasta que los grandes cañones de Rusia se unan a la conversación.

Veamos algunos hechos. El Vaticano y todos los demás idiotas útiles de la OTAN insisten implacablemente en que Ucrania no provocó a Rusia. Bastante bien, pero que el Vaticano explique, en inglés simple, italiano o ruso, por qué tantos hablantes de ruso fueron asesinados en los Territorios Fronterizos antes de que interviniera Rusia y, mientras están en ello, que nos den una cifra aproximada (al millón más cercano) de cuántos hablantes de ruso, monjas y sacerdotes incluidos, deberían ser asesinados antes de que las Fuerzas Armadas Rusas se monten a caballo.

A continuación, que expliquen por qué los partidarios de la OTAN de Ucrania construyeron tantas fortificaciones formidables a distancia de disparo de las principales ciudades de los Territorios Fronterizos y por qué muchos de los “combatientes por la libertad” capturados por Rusia en Mariupol estaban cubiertos de pies a cabeza con tatuajes nazis. Que nos digan también qué papel jugó la ideología nazi en las mentes distorsionadas de estos patriotas de los Territorios Fronterizos.

Después, que nos digan qué pasó con el Acuerdo de Minsk. Que nos lo digan en ruso, inglés o italiano simple, por qué Francia y Alemania no sólo renegaron de ese acuerdo, sino que nunca tuvieron la intención de cumplirlo.

Y luego están las atrocidades como Bucha. Que nos guíen paso a paso para determinar quién lo hizo. Y quién hizo Nord Stream. Y por qué Alemania, que ha pasado de ser una paloma de la paz a un halcón de la guerra en un abrir y cerrar de ojos, no se molestó en ver cómo su futura prosperidad era destruida por ese monumental acto de terrorismo.

Cui bono? ¿Quién se beneficia de toda esa criminalidad y de los laboratorios biológicos y centros de estafa que los socios comerciales de Hunter y Joe Biden dirigieron en los Territorios Fronterizos? Estamos todos atentos.

Mientras Rusia espera las respuestas a esas y otras preguntas pertinentes, Rusia, China, Yemen e Irán deberían ocuparse de construir sus propias fábricas de hechos y publicar sus hallazgos en ruso, inglés, italiano o cualquier otro idioma que les guste.

Podrían empezar por hacer que el londinense Robert Stuart detallara su trabajo sobre las falsas acusaciones de la BBC de ataques químicos en Siria por parte de los héroes del Ejército Árabe Sirio. Porque la refutación forense de Stuart de las acusaciones de la BBC es la desmentida más completa de cualquier bandera falsa que haya visto, debería estar en todos los cursos universitarios pertinentes en Yemen, Rusia, China e Irán como un modelo sobre cómo abordar mentiras como Bucha y Minsk.

Rusia y los países aliados deben hacer que sus facultades pertinentes produzcan tales hechos sobre tales singularidades, desde el supuesto secuestro de niños por parte del archienemigo de la OTAN, Putin, hasta budistas y musulmanes rusos corriendo desenfrenadamente en los Territorios Fronterizos sólo por el placer de hacerlo.

Habiendo establecido sus fábricas de hechos, estos aliados deben abordar el problema de difundir esos hechos al mundo. La triste realidad aquí es que casi todos los residentes rusos e iraníes no pueden ni siquiera empezar a imaginar lo pervasiva que es la censura dentro del ámbito de la OTAN. Es un hueso duro de roer, suponiendo que sea un hueso que valga la pena roer en primer lugar.

Eso nos lleva a este reciente editorial de SCF, que se lamentaba de que la OTAN esté silenciando al ex marine de los Estados Unidos Scott Ritter (y, como explica Defense Politics Asia, a muchos otros). Ritter, como él mismo explica, era fruta baja colgando y, aunque era parte de este huerto que contenía tres colaboradores de SCF (Crooke, Escobar y van der Ende) así como algunos estafadores norteamericanos obvios, el objetivo clave de la OTAN era el juez Andrew Napolitano, que es un entrevistador de clase mundial.

El problema con británicos como Russell Brand y yanquis como Napolitano y Tucker Carlson es que, como son buenos en su trabajo, podrían abrir los ojos de los demás a los continuos crímenes de la OTAN. Lo mismo puede decirse de los eurodiputados salientes Clare Daly y Mick Wallace, que han sido llamados de todas las maneras posibles por no estar totalmente de acuerdo con los diversos genocidios que la OTAN está llevando a cabo en la actualidad.

Pero la frontera occidental de Rusia no es un debate de la Unión de Oxford o de la cámara de la UE. Es un campo de exterminio, que la OTAN está utilizando para acaparar cientos de miles de millones de dólares en activos rusos y para utilizarlos como plataforma de lanzamiento para bombardear Moscú, San Petersburgo y todas las demás ciudades rusas, cuya mera existencia molesta a su sensibilidad.

Aunque Dmitri Medvédev ha explicado hasta dónde está dispuesta a llegar Rusia para asegurar su flanco occidental, su declaración es necesariamente escasa en detalles sobre lo que Rusia puede y debe hacer no sólo en las zonas fronterizas sino también más allá.

Lo primero que debe hacer Rusia es decidir un reparto de tareas con China, Irán, Corea del Norte, Yemen y los actores no gubernamentales de Asia Occidental, África y Micronesia. El principal problema aquí es que no sólo las alianzas de iguales o casi iguales son vehículos difíciles de poner en marcha, sino que esto resulta patentemente obvio cuando los objetivos estratégicos de los países son tan divergentes como lo son los de China, India, Rusia y los demás.

Con estas salvedades, Rusia y China deberían contratar a Corea del Norte para que aumente masivamente la producción de armas, y Rusia debería considerar la posibilidad de unirse a la armada china para navegar más allá de Zamboanga y tal vez realizar ejercicios con fuego real frente a las neocolonias francesas de Mayottte, Bougainville, las Comoras, Nueva Caledonia, Madagascar y tal vez emular a la OTAN mediante el otorgamiento subrepticiamente manpads, RPGs y aviones no tripulados, sólo con fines defensivos, a los moderados luchadores por la libertad Kanak, así como los Houthis y otros con un perro en este y otros combates relacionados.

Aunque no tengo ningún deseo de ver a China y/o Rusia aumentar las tensiones en Mindanao y las islas Sulu, la OTAN, mientras se prepara para los Juegos Olímpicos de París y las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre, les está dando pocas opciones viables para argumentar su caso. Aunque China piense que puede mantenerse al margen haciendo poco más que intimidar al pueblo filipino, es como el cerdo engreído en el matadero que no puede ver que está a punto de ser degollado.

Si el modus operandi de Rusia es que lucha localmente en las fronteras y piensa globalmente, el de China es que se niega a poner su hombro, en forma del Ejército Popular de Liberación chino, al volante. Y, aunque China lleva mucho tiempo en conversaciones con Rusia, eso es todo lo que son, como muestra el reciente artículo de Finian Cunningham sobre Myanmar, conversiones, todo sonido y furia, que significan muy poco. Si China no se ensucia las manos para mantener libres a Myanmar y sus vías marítimas adyacentes, ¿qué van a hacer además de vender su mierda al mundo? Tal vez esperan que Rusia salve a Myanmar. ¿Quién puede saberlo con estos bromistas inescrutables?

Aunque Rusia, China y los demás tienen mucho de qué hablar, también tienen mucho que hacer. Aunque China sigue siendo el gigante dormido que Napoleón decía que era, parece que sigue dispuesta a dormitar hasta que le llegue el turno de ser ensartada. Aunque nadie espera que China haga temblar al mundo fuera del campo y de la pista en los Juegos Olímpicos de París, al menos podría ayudar a Rusia a reducir al pequeño Napoleón Macron a su tamaño alejando a su armada de los Sulus y dirigiéndola hacia objetivos franceses, alemanes y ANZAC más dignos, que actúan como cobertura para la agresión estadounidense desde las tierras fronterizas de Rusia hasta la volátil frontera que China comparte con Myanmar y hacia las pequeñas repúblicas insulares y los dominios franceses que salpican el Pacífico Sur, así como otros futuros campos de batalla donde la bandera francesa todavía ondea desamparada.

 

Rusia, India, China e Irán: la Cuadrilateral que realmente importa

 

Fuente:

Declan Hayes, en Strategic Culture Foundation: Russia must think globally but first fight locally if it wants to call the shots. 10 de junio de 2024.

Contenidos

Por Mente Alternativa El ex primer ministro británico Boris Johnson, conocido por haber saboteado las conversaciones de paz ruso-ucranianas en la primavera de 2022...

Contenidos

Por Mente Alternativa La historia muestra que un cambio de hegemonía es imposible sin una guerra mundial. Y dos años después de iniciada la...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa La falla tecnológica global de hoy en los sistemas de Microsoft ha demostrado una vez más que poner toda la vida...

Contenidos

Por Stewart Battle Ha habido mucha hiperventilación sobre los recientes comentarios realizados por Donald Trump en una entrevista con Bloomberg el 16 de julio....

Archivos

Publicidad siguenos en telegram