Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La Alianza Multipolar como última línea de defensa de la Carta de la ONU

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



En este artículo, Matthew Ehret hace un ejercicio de revisionismo histórico para explicar cómo, hasta hoy, el intento de reemplazar gradualmente todo rastro de estados-nación con mecanismos supranacionales que anulan la Carta de la ONU y todas las estructuras legales asociadas construidas sobre ella, es parte de un sabotaje británico para preservar su imperio. Desde la absurda “Nueva Carta Atlántica” firmada conjuntamente por el presidente Biden y el primer ministro Johnson el 10 de junio de 2021, hasta la misión principal de Churchill de usar la Segunda Guerra Mundial —financiada y organizada por banqueros anglo-estadounidenses— para salvar al Imperio Británico, sigue viente la pregunta de si: ¿la intención de Franklin D. Roosevelt de desmantelar el Imperio Británico era un plan auténtico o sólo una treta para crear la especial relación anglo-estadounidense en una nueva reconquista del mundo liderada por Estados Unidos?

 

 

Por Matthew Ehret

Quienes pretenden establecer sistemas de gobierno basados en la regimentación de todos los seres humanos por un puñado de gobernantes individuales lo llaman un nuevo orden. No es nuevo y no es orden.” — Franklin Delano Roosevelt.

Muchos aceptan cada vez más la realidad de que el sistema multipolar actual, liderado por Rusia y China, tiene como premisa la defensa del derecho internacional y la soberanía nacional, tal y como se recoge en la Carta de la ONU, firmada el 26 de junio de 1945.

 

Las raíces imperiales del orden basado en reglas

El paradigma opuesto que surgió con la disolución de la Unión Soviética en 1992 ha tomado la forma de una doctrina de seguridad titulada Responsabilidad de Proteger (R2P) que marcó la pauta para el “orden basado en reglas” unipolar de la clase dirigente angloamericana, que ha tratado de reemplazar gradualmente todo rastro de estados-nación con mecanismos supranacionales que anulan la Carta de la ONU y todas las estructuras legales asociadas construidas sobre ella.

Este paradigma post-estado-nación se ha esbozado recientemente en la absurda “Nueva Carta Atlántica” firmada conjuntamente por el presidente Biden y el primer ministro Johnson el 10 de junio de 2021.

Mientras que la Carta Atlántica original del 12 de agosto de 1941, firmada conjuntamente por FDR y Churchill, enmarcaba la soberanía internacional y la autodeterminación como su principio organizador, la nueva Carta Atlántica intenta establecer la adhesión a la Defensa Colectiva de la OTAN, la “Sociedad Abierta” y el “Estado de Derecho” como primordiales. En estas condiciones, cualquier intento de mantener un barniz de coexistencia armoniosa en la Tierra carece de sentido.

No es de extrañar que este “Orden Basado en Reglas” resulte poco acogedor para la gran mayoría de los Estados miembros de la ONU y que constituya un ataque directo a la propia Carta de la ONU (que a su vez había sido redactada sólo dos días después de que se hiciera pública la Carta del Atlántico, el 14 de agosto de 1941).

Desde el crecimiento canceroso de la RdP en los asuntos mundiales, el sistema unipolar se ha enmascarado detrás de campañas de bombardeos humanitarios, regímenes supranacionales que exigen la sumisión a nuevos protocolos de descarbonización y nuevos regímenes bancarios internacionales que exigen que la soberanía nacional sea sustituida por algo llamado “capitalismo de los accionistas”, en el que las corporaciones privadas, el Big Tech, las agencias de inteligencia, los grupos de la sociedad civil y los sombríos equipos de tecnócratas gestionan una sociedad embrutecida en lugar de aquellas instituciones democráticas irresponsables que, según se nos dice, dieron lugar a todos los males de los últimos 200 años.

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

¿Qué es la Carta de la ONU y por qué hay que defenderla?

Puesto que Putin y Xi Jinping han denunciado este fraude y han optado por la cooperación en la que todos ganan en lugar del pensamiento hobbesiano de suma cero, y puesto que toda su estrategia se basa en la Carta de la ONU, merece la pena tomarse el tiempo de examinar brevemente este documento legal, cómo surgió y por qué sus hermosos principios fueron saboteados cuando aún estaba en la cuna.

Comencemos por revisar las cuatro primeras secciones del artículo primero de la carta, donde encontramos que la nueva organización recibió el mandato de:

1. Mantener la paz y la seguridad internacionales y, a tal fin, tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz y para suprimir actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz, y lograr por medios pacíficos, y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho internacional, el ajuste o arreglo de controversias o situaciones internacionales susceptibles de conducir a quebrantamientos de la paz;

2. Desarrollar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y de la autodeterminación de los pueblos, y adoptar otras medidas adecuadas para fortalecer la paz universal;

3. Lograr la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el fomento y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión; y

4. Ser un centro de armonización de las acciones de las naciones para la consecución de estos fines comunes.

 

Y por si algún legalista de mentalidad imperialista quisiera leer la carta a la ligera, el artículo dos no tardó en dejar claro que “la Organización se basa en el principio de la igualdad soberana de todos sus Miembros”.

Estos y otros artículos contenidos en este histórico documento, que debe leerse íntegramente aquí, suponen una clara ruptura con la anterior Sociedad de Naciones creada a raíz de la Primera Guerra Mundial y que exigía una disolución total a la soberanía nacional de todos los miembros. Mientras que las fuerzas patrióticas de todo el mundo se unieron para bloquear a la Sociedad de Naciones en la aplicación de su programa imperial a mediados de la década de 1930, las jóvenes Naciones Unidas establecidas tenían como premisa la intención de extender la infraestructura intensiva en capital por todo el mundo en forma de un New Deal internacional.

Se trataba de programas diseñados para dar vitalidad económica y sentido a la era de la posguerra, ya que cientos de delegados internacionales de India, América Latina, China, Rusia y África esbozaron grandes programas de infraestructuras en Bretton Woods. Estos proyectos contaron con el pleno apoyo de la delegación estadounidense dirigida por Harry Dexter White y Henry Morgenthau, por un lado, y con el desprecio de la delegación imperial británica dirigida por Lord Keynes y sus compañeros británicos amantes de Bancor, leales únicamente a la City de Londres y al Banco de Inglaterra.

A pesar de que esta historia debería ser conocida por todos, 80 años de revisionismo hacen maravillas para confundir el zeitgeist y, por lo tanto, la pregunta debe seguir siendo formulada: ¿la intención de FDR de desmantelar el Imperio Británico fue sólo una treta para crear la relación especial anglo-estadounidense en una nueva reconquista del mundo liderada por Estados Unidos, o fue un plan genuino?

Como el hijo de FDR, Elliot Roosevelt, describió en su libro de 1946 “As He Saw It”, en 1941 tuvo lugar un revelador enfrentamiento entre su difunto padre y Winston Churchill. En el transcurso de este enfrentamiento, la intención de FDR de un mundo posterior a la cooperación en el que todos salgan ganando impulsó su pensamiento estratégico para disgusto de Churchill.

Elliot cuenta que su padre le habló así a Churchill de la necesidad de abandonar los métodos del siglo XIX en favor de los del siglo XX:

“Cualquiera de sus ministros recomienda una política que saca la riqueza en materias primas de un país colonial, pero que no devuelve nada al pueblo de ese país en consideración. Los métodos del siglo XX implican llevar la industria a esas colonias. Los métodos del siglo XX incluyen aumentar la riqueza de un pueblo incrementando su nivel de vida, educándolo, llevándole saneamiento, asegurándose de que obtiene un retorno por la riqueza en materias primas de su comunidad”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Alrededor de la sala, todos nos inclinamos hacia adelante con atención. Hopkins sonreía. El comandante Thompson, ayudante de Churchill, tenía un aspecto sombrío y alarmado. El propio P.M. estaba empezando a parecer apoplético.

“Usted mencionó la India”, gruñó.

“Sí. No puedo creer que podamos librar una guerra contra la esclavitud fascista y, al mismo tiempo, no trabajar para liberar a los pueblos de todo el mundo de una política colonial retrógrada”.

“¿Y las Filipinas?”

“Me alegro de que las mencione. Consiguieron su independencia, ya sabe, en 1946. Y han conseguido una sanidad moderna, una educación moderna; su tasa de analfabetismo ha bajado constantemente…”

“No se pueden manipular los acuerdos económicos del Imperio”.

“Son artificiales…”

“Son la base de nuestra grandeza”.

“La paz”, dijo Roosevelt Padre con firmeza, “no puede incluir ningún despotismo continuado. La estructura de la paz exige y conseguirá la igualdad de los pueblos. La igualdad de los pueblos implica la máxima libertad de comercio competitivo. ¿Puede alguien sugerir que el intento de Alemania de dominar el comercio en Europa central no fue un factor importante que contribuyó a la guerra?”

Elliot describió la conversación del día siguiente, en la que Churchill comenzó diciendo:

“Señor Presidente”, gritó, “creo que está usted intentando acabar con el Imperio Británico. Cada idea que tiene sobre la estructura del mundo de la posguerra lo demuestra. Pero a pesar de eso” -y su dedo índice hizo un gesto- “a pesar de eso, sabemos que usted constituye nuestra única esperanza. Y” -su voz se hundió dramáticamente- “ustedes saben que lo sabemos. Usted sabe que nosotros sabemos que sin América, el Imperio no se mantendrá en pie“.

Churchill admitió, en ese momento, que sabía que la paz sólo podría ganarse según los preceptos que los Estados Unidos de América establecieran. Y al decir lo que dijo, estaba reconociendo que la política colonial británica sería un pato muerto, y los intentos británicos de dominar el comercio mundial serían un pato muerto, y las ambiciones británicas de enfrentar a la URSS con los Estados Unidos serían un pato muerto. O lo habrían sido, si papá no hubiera muerto”.

 

Sólo dos meses después de esta reunión, un Churchill enfadado aceptó que FDR redactara la Carta del Atlántico del 12 de agosto de 1941, que arrastró a los británicos por primera vez en la historia a un nuevo paradigma de cooperación y multipolarismo. Cuando se lee junto con el discurso de las Cuatro Libertades de FDR de 1941 ante el Congreso a principios de ese año, se pueden ver no sólo las semillas germinales de la posterior Carta de la ONU redactada el 14 de agosto de 1941 y firmada como ley el 26 de junio de 1945, sino también el surgimiento de la Alianza Multipolar y el marco de la BRI en la actualidad.

Trágicamente, FDR murió en circunstancias dudosas el 12 de abril de 1945, lo que dio lugar a una rápida toma de posesión del gobierno estadounidense por parte de las fuerzas supranacionales que hoy han llegado a llamarse “el Estado profundo”. En un breve intervalo de tiempo tras la muerte de FDR, todos los principales aliados que compartían la visión del gran presidente para una era de cooperación de posguerra estaban muertos o eran tachados de traidores rojos-comunistas, y nunca volverían a recuperar su influencia.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

 

La advertencia de Stalin a Elliot

Al explicar a Elliot por qué se rechazó la solicitud de su madre para entrar en Rusia, Stalin declaró apasionadamente que se debía a la negativa de Eleanor a todas las peticiones de los representantes soviéticos para examinar el cuerpo o incluso permitir una autopsia. Cuando Elliot presionó para que se respondiera a los que Stalin creía que eran los asesinos de su padre, el líder ruso respondió “¡La pandilla de Churchill! Envenenaron a tu padre y siguen intentando envenenarme a mí… ¡la pandilla de Churchill!”.

También es revelador que Churchill no se atreviera a aceptar la Orden de la Jarretera al final de la Segunda Guerra Mundial, ya que no logró su misión principal como líder británico en tiempos de guerra. Sin que muchos historiadores lo sepan aún hoy, la misión principal de Churchill no era ganar la guerra, ni aplastar al fascismo, sino la salvación del Imperio Británico, que había creado un monstruo de Frankenstein que se negaba a tocar la segunda cuerda en el Nuevo Orden Mundial, al darse cuenta de que el poder militar de Alemania daba a Hitler la ventaja que necesitaba para liderar este baile distópico.

Sin embargo, sólo una semana después de la muerte de Stalin, el 5 de marzo de 1953, la conciencia de Churchill le permitió aceptar el honor. Tal vez el rabioso imperialista miró la nueva era de la Guerra Fría que había puesto en marcha junto con la Alianza Anglo-Americana que puso en marcha que el rabioso imperialista podía dormir satisfecho sabiendo que hizo su trabajo.

En la próxima entrega repasaremos con más detalle los orígenes de la Carta de la ONU, seguida de una tercera parte sobre el Tratado de Westfalia de 1648 que puso fin a la guerra de los 30 años y la importancia estratégica de esta política que cambió el mundo en la actualidad.

 

Matthew Ehret: El verdadero EEUU es compatible con la Iniciativa del Camino y Ruta de la Seda china

 

Fuente:

Matthew Ehret, en Stategic Culture Foundation: The Multipolar Alliance as the Last Line of Defense of the UN Charter.

Te puede interesar

Contenidos

Por Matthew Ehret La naturaleza deplora el vacío, y uno de los mayores vacíos de la historia reciente espera ser llenado cuando los angloamericanos...

Contenidos

Por Dennis Small El 16 de septiembre comienza en Dushanbe (Tayikistán) una cumbre de dos días de los Jefes de Estado y de Gobierno...

Ciencia y Tecnología

  “Boris Johnson, BBC: vacunar a los niños británicos es un acto criminal. Ahora mismo estamos siendo testigos del crimen más grande que ha...

Ciencia y Tecnología

Por Matthew Ehret (10 de septiembre de 2021). Las líneas de batalla para el futuro de la humanidad quedaron explícitamente claras durante el Foro...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon