Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La alianza chino-ruso-iraní abre una nueva esperanza para Oriente Medio

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Matthew Ehret, fundador de Canadian Patriot Review, explica por qué Estados Unidos tiene poco que ofrecer a un mundo cuyo subdesarrollo es consecuencia de la elección de Estados Unidos de rechazar sus propias tradiciones constitucionales y seguir en cambio los intereses de la aristocracia anglo-veneciana.

 

Por Matthew Ehret

Mientras los Estados Unidos continúan su caída en el abismo de la obsolescencia, bajo el nuevo liderazgo de Joe Biden, que sigue el modelo de Don Quijote, Rusia y China han acelerado la siguiente fase de la reconstrucción y estabilización de Oriente Medio esta semana con la gira del ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, entre el 24 y el 30 de marzo por Oriente Medio, que dio como resultado la finalización de la tan esperada Iniciativa de Cinco Puntos para la Seguridad en el Suroeste de Asia el 30 de marzo y el acuerdo con Irán por valor de 400.000 millones de dólares el 27 de marzo. Estos hitos fueron acompañados por una poderosa declaración conjunta chino-iraní sobre la reconstrucción de Siria, en total oposición unificada a los fanáticos del cambio de régimen de Occidente.

El hecho de que la gira de Wang Yi por Oriente Medio se produzca justo después de la Declaración Conjunta Rusia-China sobre la Gobernanza Mundial del 23 de marzo no debería sorprender, ya que muchas naciones del mundo árabe, con más que un poco de sangre en sus manos, han reconocido cada vez más que su participación en el colapsado orden dirigido por Occidente ya no es compatible con su deseo de sobrevivir. Entre estas naciones se encuentran Arabia Saudí, Qatar, Turquía, Omán, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, todos los cuales recibieron a Wang Yi la semana pasada y todos ellos han comenzado su transición hacia un nuevo paradigma prochino.

La Iniciativa de los Cinco Puntos de Wang Yi incluía un protocolo explícito para el desarrollo de infraestructuras a través de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, la promoción del diálogo entre civilizaciones, la solución de dos estados para Israel y Palestina, la promoción de políticas de no proliferación de armas nucleares y la seguridad colectiva con un enfoque en nuevos y mejores mecanismos de confianza en Oriente Medio.

En su anuncio oficial, Wang Yi declaró: “Al fomentar un nuevo paradigma de desarrollo, China está dispuesta a compartir con los países de Oriente Medio las oportunidades del mercado chino, a trabajar con los países árabes para preparar activamente la cumbre China-Estados árabes, a promover la cooperación de alta calidad del Cinturón y la Ruta y a ampliar nuevas áreas de crecimiento, como las altas y nuevas tecnologías.”

Tras haber completado una gira por varios países clave de Oriente Medio (EAU, Arabia Saudí y Qatar) y haberse reunido en Moscú con altos cargos que representaban tanto a Israel como a Hezbolá, Lavrov pronunció un discurso en el Club de Debates Valdai sobre Oriente Medio, en Moscú, el 31 de marzo, en el que el estadista promocionó el Proyecto de Concepto de Seguridad de Rusia para Oriente Medio (que, no por casualidad, se parece mucho a la Iniciativa de los Cinco Puntos china).

En sus declaraciones, Lavrov afirmó: “Proponemos que Oriente Medio deje de ser un escenario donde chocan los intereses de las principales potencias. Es necesario equilibrar estos intereses y conciliarlos entre los países de Oriente Medio y el Norte de África, así como entre las potencias no regionales”.

¿Qué forma tendrá este nuevo concepto de seguridad en la mente de Rusia?

Lavrov pintó una imagen del Proceso de Helsinki como modelo a seguir… excepto con una diferencia: No se puede permitir que los geopolíticos occidentales saboteen la versión emergente de Oriente Medio como hicieron con el bien intencionado pero finalmente fallido predecesor de Helsinki, que ha perdido toda viabilidad desde que la expansión de la OTAN se ha acelerado bajo la estrategia unipolar de dominio de espectro completo. Lavrov declaró que “deberíamos intentar lanzar un proceso similar al de Helsinki… El proceso paneuropeo se lanzó sobre la base de un compromiso que garantizaba un equilibrio de intereses y Occidente empezó a demolerlo más tarde”.

En una entrevista del 1 de abril, Lavrov describió los efectos de la política bélica antieuropea diciendo

“Ahora tenemos una zona de defensa antimisiles en Europa. Nadie dice ahora que esto sea contra Irán. Esto se está posicionando claramente como un proyecto global diseñado para contener a Rusia y China. Los mismos procesos están en marcha en la región de Asia-Pacífico. Nadie está tratando de fingir que esto se hace contra Corea del Norte… Se trata de un sistema global diseñado para respaldar las pretensiones de dominio absoluto de Estados Unidos, incluso en las esferas militar-estratégica y nuclear”.

Mientras que el anterior Proceso de Helsinki se apoyaba en instituciones como el Consejo de Seguridad de la ONU y la aplicación soberana de sus 35 signatarios, la versión para Oriente Medio debe contar con la colaboración combinada de todos los organismos que representan al Norte de África y a Oriente Medio, incluidas las monarquías árabes, Irán, la Liga Árabe, la Organización de Cooperación Islámica y el Consejo de Seguridad de la ONU.

¿Cómo se puede evitar que los angloamericanos arruinen esta fiesta como lo hicieron con tanto éxito en el Proceso de Helsinki?

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La respuesta se encuentra en el poder combinado de Rusia, China e Irán, que está evolucionando rápidamente hacia un nuevo bloque de poder unificado de interés común. A través de esta nueva alianza antiimperial, la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de China ha recibido el apoyo y el impulso que necesita para lograr un desarrollo acelerado en regiones que se han mantenido bajo el talón del imperialismo durante décadas. Los imperios de todos los tiempos saben desde hace tiempo que “sin desarrollo económico = sin posibilidad de paz”.

En el momento de redactar este documento, 139 países han firmado el marco de la BRI, 17 de los cuales se encuentran en Oriente Medio y el Norte de África. Además, 39 naciones del África subsahariana, 34 de Europa y Asia central, 25 de Asia oriental y 18 de América Latina se han sumado al tren que representa el 63% de la población mundial.

Contrasta este programa multipolar con la agenda de la edad oscura del cambio de régimen y el unipolarismo de la era Obama-Bush, ya que se hace todo lo posible para reavivar las llamas que casi quemaron Siria.

El 29 de marzo, Anthony Blinken se levantó en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria donde derramó lágrimas de cocodrilo por el “pobre pueblo hambriento” de Siria cuyos dolores, hambre y necesidades médicas, exclamó, “no van a ser satisfechas por el régimen de Assad”. Blinken ignoró descaradamente las palabras de los embajadores ruso y chino de la ONU, que se apresuraron a recordarle que los problemas de Siria tenían más que ver con las despiadadas sanciones de la Ley César de junio de 2020 que con cualquier cosa de la que se pudiera acusar a Bashar al Assad. Tal y como están las cosas, las sanciones unilaterales de Estados Unidos han provocado que Siria se encuentre entre las naciones más pobres del planeta, con un nivel de pobreza del 90% y una ciudadanía desesperada que hace colas de varios kilómetros cada día para conseguir raciones de pan y gasolina. Para empeorar las cosas, los mismos estadounidenses cuyos corazones sangraban por los sirios moribundos en la ONU han sido sorprendidos robando reservas de grano y petróleo utilizando convoyes militares en las últimas semanas.

¿Cómo ha elegido el equipo de Biden para tratar de contrarrestar la Iniciativa del Cinturón y la Ruta, cuya existencia amenaza tanto el orden unipolar sobre el que descansa su estrecha idea de los “intereses de Estados Unidos”?

La locura de las dos opciones disponibles sólo es igualada por su disociación de la realidad: 1) desencadenar una guerra total de exterminio pateando el tablero de juego o 2) promover una “Iniciativa Belt and Road alternativa liderada por Estados Unidos” (según las propias palabras de Biden).

Aunque esta segunda opción pueda parecer increíble, lo cierto es que el geriátrico Títere en Jefe declaró en su reciente llamada con Boris Johnson que Estados Unidos debe crear “un plan de infraestructuras que compita con la BRI”. Biden continuó diciendo: “Sugiero que tengamos, esencialmente, una iniciativa similar… que ayude a las comunidades de todo el mundo que, de hecho, necesitan ayuda”.

Si los Estados Unidos estuvieran en condiciones morales, intelectuales y financieras de ofrecer seriamente estrategias de inversión en el espíritu de la BRI, como quiere creer Biden, el mundo tendría mucho que esperar, ya que esta forma de competencia constructiva beneficiaría realmente a la humanidad. La verdad es, sin embargo, que el imperio en bancarrota tiene poco que ofrecer a un mundo cuya pobreza y subdesarrollo tiene todo que ver con la elección hecha hace generaciones de rechazar sus propias tradiciones constitucionales y hundirse en el pozo negro del imperio sobre el cadáver de John F. Kennedy.

 

Matthew Ehret: El verdadero EEUU es compatible con la Iniciativa del Camino y Ruta de la Seda china

 

 

Fuente:

Matthew Ehret, Strategic Culture: The Chinese-Russian-Iranian Alliance Ushers in a New Hope for the Middle East.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

Por Xiao Han, Peter Hobson y Swati Verma BEIJING/LONDRES/BENGALURU (Reuters) – China ha dado permiso a los bancos nacionales e internacionales para que importen...

Contenidos

En su diálogo semanal, Helga Zepp LaRouche hizo un apasionado llamamiento a los telespectadores para que se unan a ella en la lucha contra...

Geopolítica

 ‘A la buena, o a fuerzas’ El libro “Covid-19: El Gran Reseteo”, co-escrito por dos dirigentes del Foro Económico Mundial (Klaus Schwab y Thierry...

Contenidos

Por Red Voltaire En marzo, el gobierno de la Federación Rusa recibió en una visita de 3 días a Mohamed Raad, ‎presidente del grupo...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon