Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Israel en el Medio Oriente: Una guerra metafísica y civilizatoria

Para el establishment de EE.UU., la agenda judeocristiana deIsrael implica un problema existencial y civilizatorio imperial.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Israel en el Medio Oriente: Una guerra metafísica y civilizatoria. Cuando la derecha estadounidense (como Steve Bannon) habla incesantemente de la necesidad de mantener la herencia judeocristiana de Estados Unidos, seguramente visualiza el proyecto israelí para extender su Pax Judaica a través del Medio Oriente como un claro ‘triunfo’ civilizatorio para Estados Unidos también. Puede que Trump no esté preparado para ir a la guerra por Israel, pero otros en el establishment de EE.UU. ven como un problema existencial para Estados Unidos el estar obligados a ‘ganar nuevamente’ en la guerra civilizatoria amplia.

 

El «Acuerdo del Siglo» del presidente Trump se publicó la semana pasada. En su mayoría, se ha examinado como un proyecto puramente político, ya sea en términos de las necesidades domésticas de Trump y Netanyahu, o como una presión máxima sobre los palestinos, que puede o no funcionar. Pero hay otra dimensión (implícita) que yace, un poco fuera de la vista, detrás de estas políticas explícitas.

Al menos un historiador estadounidense ha argumentado que los Estados Unidos no es un estado nación ordinario, sino que debe entenderse como un líder del sistema, un «poder civilizacional», como Roma, Bizancio y el Imperio Otomano. El «líder del sistema», históricamente, siempre ha tratado de integrar su visión civilizatoria particular en «tierras» distantes que sirven, o se apoyan en su imperio: lo que como visión universalista puede llegar a concebirse como un «destino inevitable».

No es difícil ver de qué estamos hablando cuando se refiere a Estados Unidos: políticamente son los mercados liberales, el capitalismo liberal, el individualismo y la política de laissez-faire, y la metafísica del judeocristianismo, si lo desea. Para la mayoría de los estadounidenses, su victoria en la Guerra Fría afirmó espectacularmente la superioridad de su visión de civilización, a través de la derrota y la implosión del comunismo. No fue solo una derrota política para la URSS. Más significativamente, representó un triunfo para el paradigma cultural completo de Estados Unidos: fue una «victoria» de civilizacional.

¿Qué tiene esto que ver con lo que sucedió en la Sala Este de la Casa Blanca el martes de la semana pasada? Bueno, nos da un mejor punto de vista para percibir algo menos obvio que solo la política explícita del espectáculo.

El sionismo judío, como lo expresó Netanyahu la semana pasada, aunque aparentemente secular, no es solo una construcción política: también es, por así decirlo, un proyecto del Antiguo Testamento. Laurent Guyénot observa que cuando se afirma que el sionismo es bíblico, eso no significa necesariamente que sea religioso. Puede, y lo hace, servir como leitmotiv clave para los judíos seculares también. Para los sionistas seculares, la Biblia es, por un lado, una «narrativa nacional», pero por otro, una visión civilizatoria particular, ligada a un estado moderno (Israel).

Pensar con el corazón: Moisés en el Nuevo Testamento

Ben-Gurion no era religioso; nunca fue a la sinagoga y comió carne de cerdo en el desayuno, pero se permitía declarar: «Creo en nuestra superioridad moral e intelectual, en nuestra capacidad de servir como modelo para la redención de la raza humana «. Dan Kurzman, en su biografía (Ben-Gurion, Profeta del Fuego , 1983) escribe que “[Ben Gurion] fue, en un sentido moderno, Moisés, Joshua, Isaías, un mesías, que sintió que estaba destinado a crear un ejemplar Estado judío, una ‘luz para las naciones’ que ayudaría a redimir a toda la humanidad ”. Esta es la visión universalista interna (ligada a un estado). Estas convicciones detrás del escenario, medio reconocidas, de ser ‘elegidos’, como ejemplo, claramente condicionan las acciones políticas (como ignorar las normas legales).

Ben-Gurion no fue de ninguna manera un caso especial. Su inmersión en la Biblia fue compartida por casi todos los líderes sionistas de su generación, y la siguiente. Y el Israel de hoy ya no es tan secular como lo era antes, sino que está en tránsito hacia el Yahweyism, es decir, lejos de la ley de un estado secular fundado por los sionistas, hacia la ley hebraica tradicional como se reveló en el Tanakh (el Antiguo Testamento de los cristianos). Netanyahu vuelve implícitamente a la tradición hebraica (de las normas seculares), cuando afirma rotundamente que como «líder», no debe ser removido del poder. En otras palabras, Israel se está volviendo más, y no menos, ‘bíblico’.

Entonces, volviendo al martes pasado, cuando un líder israelí habla de que Trump aseguró el destino de Israel, no solo está recurriendo a halagos floridos para el presidente de los Estados Unidos. El énfasis en el «destino» señala algo que acecha en el fondo: «El sionismo no puede ser un movimiento nacionalista como los demás», escribe Guyénot, «porque resuena con el destino de Israel como se describe en la Biblia … Israel es una nación muy especial de hecho . Y todos pueden ver que no tiene intención de ser una nación común. Israel está destinado a ser un imperio”.

Un «imperio», como en Isaías, que describe los tiempos mesiánicos como una Pax Judaica , cuando «todas las naciones» rendirán homenaje «a la montaña de Yahweh, a la casa del dios de Jacob»; cuando «la Ley saldrá de Sion y la palabra de Yahweh de Jerusalén», de modo que Yahweh «juzgará entre las naciones y arbitrará entre muchos pueblos».

Más adelante, en el mismo libro, leemos: «Las riquezas del mar fluirán hacia ti, la riqueza de las naciones vendrá a ti» (60: 5); “Porque la nación y el reino que no te sirvan perecerán, y las naciones serán completamente destruidas” (60:12); “Chuparás la leche de las naciones, chuparás la riqueza de los reyes” (60:16); «Te alimentarás de la riqueza de las naciones, las suplantarás en su gloria» (61: 5-6). Bastante claro: esto no se trata solo de nacionalismo.

¿No son tales citas demasiado históricamente arcanas? ¿Qué tiene esto que ver con el martes pasado? Pues mucho. Porque estas nociones de elección, de una misión y destino excepcionales son literalmente creídas por muchos estadounidenses, así como por judíos. El punto sobre el martes pasado, desde este punto de vista implícito, es que se hizo evidente que el «acuerdo» de Trump no se trata de ninguna solución de dos estados. ¿Por qué Trump alentaría a un estado rival a emerger, si eso es algo que obstaculizaría el camino para que Israel se convierta en el poder civilizatorio dominante en el Medio Oriente? Lo del martes pasado se trató, en primer lugar, de condicionar a los palestinos, estrujándolos, para que acepten que no tienen otra alternativa, y para ofrecer su lealtad al ‘líder del sistema’ regional (Israel). Y en segundo lugar, como fase dos, se busca asimilar los componentes sunitas subordinados , bajo el paraguas regional de Pax Judaica.

Estas viejas profecías pueden no ser lo más importante en la conciencia diaria de muchos contemporáneos. Pero están vivos y presentes en el mundo hebraico. Y están totalmente presentes en un distrito electoral clave de EE.UU.: la base evangélica de Trump (uno de cada cuatro estadounidenses dice que son evangelistas). Ven la actualización del destino de Israel como una necesidad escatológica: fueron ellos quienes insistieron en el traslado de la Embajada de los Estados Unidos a Jerusalén; apoyaron la afirmación de Trump de la soberanía israelí sobre el Golán; apoyan la anexión de los asentamientos israelíes; y estaban detrás de la demanda de que Estados Unidos desechara el JCPOA. Es poco probable que los evangélicos dejen su apoyo a Trump para votar por los demócratas.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Los evangélicos estaban, por supuesto, muy contentos con el resultado del martes. El imperio civilizatorio de Israel está, según creen, ahora asegurado, al menos entre la orilla oeste del río Jordán y el mar. La actualización de estas profecías tiene el efecto de acelerar la llegada del Redentor (para estos sionistas cristianos).

Magos cabalistas israelíes conspiran con iglesia evangélica para que Trump construya 3er Templo en Jerusalén

Y aquí nuevamente, nuestro punto de vista ayuda a comprender un paradigma más amplio, que se centra en el término ‘judeocristianismo’. Los líderes estadounidenses de hoy se refieren cada vez más a los Estados Unidos como una cultura judeocristiana. ¿Podría el término no parecer un oxímoron: no se suponía que el cristianismo representaba una ruptura fundamental con la ley textual judía? Ciertamente, San Pablo proclamó que el cristianismo era exactamente eso. La pregunta es: ¿este auto-etiquetado judeocristiano implica algún cambio sutil: que algunas élites estadounidenses se están volviendo inconscientemente más hebraicas? ¿En qué dirección viaja la «visión» cultural central? Originalmente, Israel fue visto como un puesto avanzado para los «valores» cristianos occidentales (en los días en que el sionismo era en gran medida secular). Los eventos del martes sugieren que el viaje de valores puede estar revirtiéndose.

¿Pero por qué esta nomenclatura de ‘judeocristianismo’ en primer lugar? ¿Qué está pasando aquí? Después de la caída de Roma, alrededor del año 800, los líderes de la iglesia franca recurrieron precisamente al Antiguo Testamento como base para legitimar la guerra cultural contra el cristianismo ortodoxo (oriental), que los francos etiquetaron (peyorativamente) como ‘griego’, con su clara connotación del «paganismo» oriental y la apostasía. Y aprovecharon aún más el Antiguo Testamento para reinar Dei Gratia: como soberanía divina, ya sea como papas o emperadores (es decir, Carlomagno), exigiendo la lealtad y la disciplina sin reservas de sus súbditos. Este «giro» franco hacia un «judeocristianismo» le dio a Europa su feudalismo; resultó en la destrucción de los cátaros como castigo ejemplar por falta de disciplina; y vio la imposición de su modelo de civilización (judeocristianismo) en el Medio Oriente, a través de cruzadas militarizadas. El cristianismo occidental se infundió con la tradición textual hebraica, luego, y nuevamente, por supuesto, con el surgimiento del protestantismo. El cristianismo oriental (cristianismo ortodoxo) nunca existió. Las dos Iglesias se separaron en el Gran Cisma (1054).

Este es el punto: la visión civilizatoria israelí puede no ser exactamente la misma que la de Estados Unidos, pero las historias culturales arquetípicas de Estados Unidos(Abraham ordenó sacrificar a su hijo) provienen de la Biblia hebrea. En resumen, el ejercicio de poder estadounidense nunca ha sido más «franco», por así decirlo. Y el ejercicio del mismo se justifica cada vez más en términos del idioma israelí, a saber, el asesinato selectivo de Qasem Soleimani.

Este es el mensaje principal para los eventos del martes: cuando los de la derecha estadounidense (como Steve Bannon) hablan incesantemente de la necesidad de mantener la herencia judeocristiana de Estados Unidos, seguramente verían un proyecto israelí para extender su Pax Judaica a través del Medio Oriente como un claro ‘triunfo’ civilizatorio para Estados Unidos también. Puede que Trump no esté preparado para ir a la guerra por Israel, pero otros en el establishment de EE.UU. ven a Estados Unidos ‘ganando nuevamente’ en la guerra civilizatoria más amplia, como un problema existencial para Estados Unidos.

Y este último entendimiento quizás ofrece otro punto de vista sobre la política actual. ¿Por qué los evangelistas estadounidenses son tan hostiles con Irán? Porque Irán presenta el mayor obstáculo para la hegemonía israelí de Pax Judaica; ¿o es más probable que la desaparición o implosión de la República Islámica constituya una «victoria» civilizatoria para Estados Unidos e Israel, casi a la par de la «victoria» de la Guerra Fría de los Estados Unidos sobre el comunismo? ¿De eso se trató la retirada del JCPOA, al menos para los evangelistas? ¿Es ese un paso más en el camino de América, que siente que vuelve a ‘ganar’ en su ruta hacia el judeocristianismo manteniendo el ‘liderazgo del sistema?

 

‘Acuerdo del siglo’ de Trump: Robo y prolongación de una mentira histórica

 

Fuente:

Alastair Crooke / Strategic Culture — Israel in the Middle East: A Civilisational and Metaphysical War.

Te puede interesar

Contenidos

Instaurar la paz es bastante simple, basta con parar de hacer la guerra. Pero en el Gran ‎Medio Oriente eso puede ser mucho más complicado debido...

Contenidos

Rara vez se ha reconocido que el narcotráfico (“legal”) fue iniciado por el Imperio Británico. Y sigue siendo así, aunque la etiqueta “colonial” ha...

Contenidos

En dos artículos recientemente publicados por la Fundación Strategic Culture, Matthew Ehret recopila evidencia sobre el papel de la Reina de Inglaterra y el...

Contenidos

Durante el trimestre de confinamiento decretado en los países de Occidente, el mapa ‎del Medio Oriente se tranformó profundamente. Yemen se dividió en dos...

Publicidad
Publicidad Que es LBRY

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

Archivos

Facebook

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.