Según reportó el periódico pan-árabe Al-Quds Al-Arabe, “durante dos días seguidos, las Fuerzas de Defensa de Israel han estado llevando a cabo bombardeos contra lo que dicen son “objetivos iraníes en Siria.” El ejército ruso ha anunciado que las defensas aéreas de Siria han destruido más de 30 misiles de crucero y bombas guiadas al repeler un ataque israelí.” Y según el Ministerio de Defensa de Rusia, el ataque israelí mató a cuatro militares sirios e hirió a otros seis. Además de esto, el ataque aéreo ha “dañado parcialmente la infraestructura del aeropuerto internacional de Damasco”, señala el comunicado. Así que hay dos posibilidades: Quizás Al-Quds, malinterpretó sus fuentes o simplemente inventó la historia, o los israelíes lanzaron intencionalmente una segunda serie de bombardeos solo para demostrar que no respetarán ninguna línea roja rusa. ¿Cómo indagar la respuesta? A través de los indicios —aparentemente paradójicos— que implican a los EE.UU. con la agenda sionista en Medio Oriente. Se sabe que Donald Trump es una creación de los Rothshchild, la nobleza negra y la vieja aristocracia otomana y europea; y como advierte el pastor cristiano estadounidense, Chuck Baldwin, “los conservadores estadounidenses también son sionistas, y saben que la única razón por la que Estados Unidos está luchando en estas guerras de agresión en el Medio Oriente es con el propósito de asistir a las maquinaciones militares ofensivas del Estado de Israel. Por lo tanto, aquellos trompistas anti-establishment que piensan que Donald ha cumplido algún tipo de promesa de campaña en contra de la guerra y que está purgando al Estado Profundo han vuelto a ser víctimas de uno de las engañifas magistrales de Trump”, afirma Baldwin. “Mientras Trump le decía al mundo que estaba retirando a las fuerzas estadounidenses de Siria, el Ejército de los Estados Unidos estaba construyendo dos nuevas bases en la provincia de Anbar, a menos de 100 kilómetros de la frontera con Siria. Y el Times de Israel informó que después de mantener reuniones extensas con el presidente Trump, el senador Lindsey Graham, un halcón de guerra ultra-globalista, aseguró alegremente que Trump no va a abandonar el teatro sirio.” Chuck Baldwin incluso se anima a acusar que Trump está coordinando la guerra contra Siria (y el Líbano, Irán, etc.) a través de Israel y Turquía de tal manera que les brinde a esos dos países la oportunidad de desatar sus máquinas de guerra (suministradas por los Estados Unidos, por supuesto) contra Siria (y finalmente Irán) sin riesgo para las tropas estadounidenses, mientras que, al mismo tiempo, amplía los esfuerzos estadounidenses para expulsar a Bashar al-Assad y acercar la guerra a la puerta de Irán. Incluso con la asistencia de las fuerzas militares estadounidenses, los ejércitos proxy de los Estados Unidos e Israel (ISIS, al-Nusra, etc.) fracasaron estrepitosamente en su misión de derrocar a Assad. Trump no está enojado por las fuerzas de los Estados Unidos que están allí; está enojado porque no lograron derrotar a los adversarios fabricados por Israel en la región.

 

Los bombardeos “sin precedentes” seguían en curso a las 02:04 a.m., hora de Damasco. Los lugareños se refirieron la situación como “como el Armagedón.”

 

Testigos en tierra informan que escuchan enormes explosiones sobre Damasco resonando por toda la ciudad. Presuntos videos de sirios que muestra el alcance de la respuesta de la defensa aérea contra los ataques israelíes.

 

’Israel es el único país en la región con un programa de armas nucleares secreto’

 

El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Javad Zarif, ha acusado en su cuenta de Twitter a Israel de ser el único país en la región que cuenta con un programa secreto de armas nucleares.

“Ningún espectáculo de arte y artesanía jamás ofuscará que Israel sea el único régimen en nuestra región con un programa de armas nucleares secreto y no declarado, incluido un arsenal atómico real», escribió el ministro. «Es hora de que Israel confiese y abra su programa ilegal de armas nucleares a los inspectores internacionales”, añadió.

 

La verdad sobre el retiro de Trump de las fuerzas estadounidenses de Afganistán y Siria

Como advierte el pastor cristiano estadounidense, Chuck Baldwin, los conservadores estadounidenses también son sionistas, y saben que la única razón por la que Estados Unidos está luchando en estas guerras de agresión en el Medio Oriente es con el propósito de asistir a las maquinaciones militares ofensivas del Estado de Israel. Y están haciendo pucheros ante la posibilidad de que Israel pueda ser realmente bloqueado por parte de su sed de sangre y las atrocidades del apartheid. Sin embargo, no deberían preocuparse. Los Estados Unidos no tienen la intención de cortar el cordón umbilical con sangre del estado sionista.

Basado en su experiencia y un análisis de fuentes que puede leerse en este enlace, Baldwin expone cómo la mayoría de las fuerzas de los Estados Unidos (más de 5.000) que luchan en Siria se basan realmente en Irak. Y como Trump les aseguró, “no van a ir ninguna parte”, a pesar del hecho de que los legisladores iraquíes han exigido que los Estados Unidos abandonen su país.

Por lo tanto, aquellos trompistas anti-establishment que piensan que Donald ha cumplido algún tipo de promesa de campaña en contra de la guerra y que está purgando al Estado Profundo han vuelto a ser víctimas de uno de las engañifas magistrales de Trump.

Mientras Trump le decía al mundo que estaba retirando a las fuerzas estadounidenses de Siria, el Ejército de los Estados Unidos estaba construyendo dos nuevas bases en la provincia de Anbar, a menos de 100 kilómetros de la frontera con Siria.

Y el Times de Israel informó que después de mantener reuniones extensas con el presidente Trump, el senador Lindsey Graham, un halcón de guerra ultra-globalista, aseguró alegremente que Trump NO va a abandonar el teatro sirio.

Chuck Baldwin incluso se anima a acusar que Tump está coordinando la guerra contra Siria (y el Líbano, Irán, etc.) a través de Israel y Turquía de tal manera que les brinde a esos dos países la oportunidad de desatar sus máquinas de guerra (suministradas por los Estados Unidos, por supuesto) contra Siria (y finalmente Irán) sin riesgo para las tropas estadounidenses, mientras que, al mismo tiempo, amplía los esfuerzos estadounidenses para expulsar a Bashar al-Assad y acercar la guerra a la puerta de Irán. Incluso con la asistencia de las fuerzas militares estadounidenses, los ejércitos proxy de los Estados Unidos e Israel (ISIS, al-Nusra, etc.) fracasaron estrepitosamente en su misión de derrocar a Assad. Trump no está enojado por las fuerzas de los Estados Unidos que están allí; está enojado porque no lograron derrotar a los adversarios fabricados por Israel en la región.

Pero no solo Trump está complaciendo a Israel y Turquía (un estado miembro de la OTAN que está a punto de aliarse con Rusia por las acciones agitadoras de Washington hacia Ankara). Está la verdadera historia que hay detrás de las decisiones militares de Trump en el Medio Oriente, y debería horrorizar a la humanidad, pero desafortunadamente no será así.

 

Embajada de EE.UU. en Bagdad: Centro de logística secreta del Estado Profundo estadounidense

 

 

 

Fuentes:

Russia Insider — Bombs Over Damascus: Has Israel Crossed a Russian Red Line in Syria?

Russia Insider — The Truth About Trump’s Withdrawal Of U.S. Forces From Afghanistan Ans Syria.

Arutz Sheva — Russia to Israel: No more air strikes on Damascus airport.

RT— Canciller iraní: “Israel es el único país en la región con un programa de armas nucleares secreto”.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion