La administración sionista en la Casa Blanca está haciendo hasta lo imposible para ir a la guerra. A medida que los halcones de guerra de Washington nos acercan cada vez más a la Tercera Guerra Mundial, es posible que haya llegado el momento en que el actual Presidente de los Estados Unidos se vea obligado a decidir si pondrá a “América Primero” o a “Israel Primero”, porque ambas cosas no pueden ser. Aunque la pregunta se antoja inútil si tomamos en cuenta que detrás de Trump y del sionismo internacional operan la nobleza negra y la antigua aristocracia europea. Por lo que no es descabellado postular —como hipótesis— que la demolición “controlada” del sistema financiero actual y el traslado de la hegemonía mundial hacia un orden multipolar como el que las élites occidentales ya vislumbran con China y Rusia, aún les permitiría exterminar a su archienemigo conceptual, Irán, mientras continúan sintetizando las divisiones que tenían desperdigadas bajo modelos antitéticos en todo el mundo. Mientras tanto, después de un año de agresiva guerra económica por parte de la Administración Trump, seguida de amenazas militares no provocadas por parte de los EE.UU. contra Teherán esta semana, los líderes iraníes anunciaron que le están dando a Washington 60 días para regresar a la mesa de negociaciones del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) que los EE.UU. abandonaron hace un año bajo dirección del líder israelí Benjamin Netanyahu.

 

El presidente Hasan Rouhani se presentó en la televisión nacional y citó las razones de la reversión de Teherán como una consecuencia de las violaciones de Estados Unidos al acuerdo de JCPOA y la falla de sus signatarios europeos de compensar a Irán por el daño causado por Washington DC.

Con esta postura, Irán espera presionar a Europa para que devuelva a los Estados Unidos a la mesa de negociaciones y sacarlo de su posición actual que es imponer un bloqueo económico completo a Irán hasta que Washington logre un cambio de régimen.

Es de esperar que las tensiones aumenten después de este anuncio. Apenas ayer, el Pentágono desplegó el portaviones USS Abraham Lincoln Carrier Strike Group y un grupo de trabajo de bombarderos en el Medio Oriente en respuesta a la supuesta “gran cantidad de advertencias alarmantes” de Irán, basadas en una dudosa afirmación de inteligencia hecha por el Mossad y el sionista belicista John Bolton.

Al final resultó que, la llamada “información de inteligencia” era abruptamente exagerada, ya que nunca hubo ninguna evidencia de que Irán estuviera planeando atacar a las fuerzas estadounidenses en la región. Sin embargo, hubo otro error potencialmente catastrófico.

Para empeorar las cosas, parece aún más probable que la fuente de dicha “inteligencia” sea Israel:

“Aún no nos queda claro qué intentan hacer los iraníes y cómo lo planean, pero nos queda claro que la temperatura iraní está aumentando como resultado de la creciente campaña de presión de Estados Unidos contra ellos, y están considerando tomar represalias contra los intereses de Estados Unidos en el Golfo”, dijo un funcionario, según la cita. (Fuente: The Times of Israel)

No hace falta decir que el potencial de Israel para manipular a la Casa Blanca es tan grande como en cualquier otra administración en la historia de los Estados Unidos.

El jefe de la oficina del Washington Post en Bagdad, Tamer El-Ghobashy, informó lo siguiente sobre el anuncio nuclear de Irán:

El presidente de iraní, Hassan Rouhani, anunció el miércoles que su país estaba tomando medidas para detener el cumplimiento de los elementos de un acuerdo nuclear histórico, en un movimiento que parecía agravar las tensiones con Estados Unidos.

En un discurso televisado, Rouhani dijo que Irán mantendrá las reservas de exceso de uranio y agua pesada que se utiliza en los reactores nucleares. Dio un plazo de 60 días para los nuevos términos del acuerdo nuclear, después de lo cual Teherán reanudaría un mayor enriquecimiento de uranio.

“Estamos listos para negociar, dentro de los límites de JCPOA”, dijo refiriéndose al acuerdo nuclear del Plan de Acción Integral Conjunto. “No somos nosotros los que hemos dejado la mesa de negociación.”

El discurso coincidió con el aniversario de la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear el año pasado, y se produjo en medio de una mayor presión económica y militar estadounidense sobre Irán, incluido el despliegue de un portaaviones a Oriente Medio que, según los funcionarios estadounidenses, respondía a indicaciones creíbles. Teherán planeaba atacar los intereses estadounidenses en la región.

La intención de Teherán de no cumplir completamente con los términos del JCPOA representó las medidas más firmes tomadas por Irán para responder a las sanciones económicas generales impuestas por Washington el año pasado.

 

Irán advierte a Trump: ‘Sus asesores lo arrastran a la guerra’

 

 

Fuentes:

21st Century Wire — BREAKING: Iran Announces it Will Stop Complying with Nuclear Deal, Plans to Resume Enrichment.

Mente Alternativa — Insiders advierten reajuste de alianzas entre proyectos globales de cara a nuevo orden mundial multipolar.

Mente Alternativa — Crisis en Venezuela: Cómo el gobierno en la sombra usa jesuitas y masones para dividir y controlar naciones.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion