Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Investigación: Las actividades inmorales, poco éticas y delictivas de Pfizer hasta 2010 (con miles de millones en condenas penales)

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Un artículo publicado en 2010 por el doctor Robert G. Evans, profesor emérito de la Escuela de Economía de Vancouver, UBC, titulado “¿Tough on Crime? Pfizer and the CIHR” describe las actividades inmorales, poco éticas y delictivas de Pfizer hasta 2010.

 

Por Arjun Walia

El gigante farmacéutico Pfizer, conocido recientemente por el desarrollo de una vacuna contra el COVID-19, ha sido descubierto en múltiples ocasiones por su comportamiento poco ético e inmoral. Esto no es un secreto, pero a lo largo de los años este hecho sigue siendo escondido bajo la alfombra y permanece en su mayoría sin ser reconocido por los medios de comunicación. Dado que los medios de comunicación dominantes tienen una influencia tan grande sobre la percepción de las masas, no es de extrañar que mucha gente responda a la palabra “big pharma” con “teoría de la conspiración”. Si uno mira más de cerca, no es difícil ver por qué hay realmente un gran motivo de preocupación.

Hay muchos ejemplos para elegir a la hora de concienciar sobre el comportamiento poco ético de las grandes empresas farmacéuticas, uno de ellos proviene de un artículo publicado en 2010 por el doctor Robert G. Evans, profesor emérito de la Escuela de Economía de Vancouver, UBC. El artículo, titulado “¿Duros en el crimen? Pfizer y la CIHR” (¿Tough on Crime? Pfizer and the CIHR”) es accesible a través de la Biblioteca Nacional de Medicina (PubMed), y en él se describe cómo Pfizer ha sido un “delincuente habitual” que participa constantemente en actividades ilegales y delictivas. Este documento en particular señala que desde 2002 hasta 2010, Pfizer ha sido “evaluada en 3 mil millones de dólares en condenas penales, sanciones civiles y premios del jurado” y ha establecido récords tanto para las multas penales como para las sanciones totales. Hay que tener en cuenta que estamos en 2021.

Evans proporciona una serie de ejemplos, uno de ellos de septiembre de 2009, cuando la empresa resolvió una serie de cargos por un total de 2.300 millones de dólares (O’Reilly y Capaccio 2009). Este acuerdo en particular estableció un nuevo récord para una multa penal, ya que se declararon culpables de un cargo de un delito grave y del uso de marcas falsas en un producto farmacéutico.

Esto significa que se utilizaron múltiples prácticas de marketing fraudulentas para promocionar varios medicamentos. En este caso, los cargos penales se centraron en la “promoción ilegal” de varias marcas de Pfizer: Bextra (valdecoxib, un analgésico), Geodon (un antipsicótico atípico), Zyvox (linezolid, un antibiótico) y Lyrica (un medicamento anticonvulsivo). Estos se promocionaron para usos que no estaban aprobados por la FDA y también hubo sobornos a los médicos (lo que significa que se les pagó por recetar estos medicamentos).

Es una reminiscencia de Pfizer que no informó de una reducción del riesgo absoluto de menos del 1 por ciento, mientras que informó de una reducción del riesgo relativo del 95 por ciento para su vacuna COVID.

“Este no fue en absoluto el primer delito de Pfizer. En 2007, Pharmacia & Upjohn, filial de Pfizer, pagó 34 millones de dólares y se declaró culpable de pagar sobornos para la colocación de sus medicamentos en el formulario y firmó un acuerdo de enjuiciamiento diferido por la distribución no autorizada de Genotropin, su marca de la hormona de crecimiento humano somatropina. En 2004, Warner-Lambert, filial de Pfizer, se declaró culpable y pagó más de 430 millones de dólares para resolver los cargos penales y la responsabilidad civil derivados de sus prácticas de comercialización fraudulentas con respecto a Neurontin, su marca para el medicamento gabapentina. Desarrollado originalmente para el tratamiento de la epilepsia, Neurontin se promocionó ilegalmente para el tratamiento de diversas formas de dolor neurológico, y en particular para la migraña. -Evans”

Evans continúa explicando cómo en 2010 Pfizer fue condenada a pagar 142 millones de dólares estadounidenses en concepto de daños y perjuicios por la comercialización fraudulenta de un medicamento anticonvulsivo llamado gabapentina, que se comercializaba con el nombre de Neurontin. Pfizer fue sorprendida comercializando “fraudulentamente” el medicamento “y lo promocionó para un uso no aprobado”. Se descubrió que la empresa farmacéutica promocionaba el fármaco como tratamiento para el dolor, las migrañas y el trastorno bipolar, a pesar de que no era eficaz para tratar estas afecciones y de que, en realidad, era tóxico.

“Los ensayos obligaron a la empresa a publicar todos sus estudios sobre el fármaco, incluidos los que mantenía ocultos. Un nuevo análisis de esos ensayos no publicados, realizado por la Iniciativa Terapéutica, sugiere que la gabapentina funciona en una de cada seis u ocho personas que la utilizan, en el mejor de los casos. La revisión también concluyó que una de cada ocho personas tuvo una reacción adversa al fármaco.”

Es bastante obvio por qué la empresa nunca quiere ir a juicio y siempre acaba pagando grandes sumas para llegar a un acuerdo. Además de sobornar y pagar a médicos y otros profesionales de la medicina, el periódico señala que repartieron millones de dólares a más de 200 centros médicos académicos y otros grupos de investigación para realizar ensayos clínicos. Me viene a la mente una gran cita de Arnold Seymour Relman (1923-2014), profesor de medicina de Harvard y antiguo editor jefe del New England Medical Journal.

“La profesión médica está siendo comprada por la industria farmacéutica, no sólo en cuanto a la práctica de la medicina, sino también en cuanto a la enseñanza y la investigación. Las instituciones académicas de este país se están permitiendo ser los señores pagados de la industria farmacéutica. Me parece vergonzoso”. — ¿Quién paga la pizza? Redefiniendo las relaciones entre médicos y empresas farmacéuticas. 1: Enredo.

Evans esboza otro punto interesante que demuestra por qué nunca se hace realmente “justicia” y estas empresas parecen siempre libres de incurrir en este tipo de comportamiento delictivo.

“Una empresa puede tratar las sanciones penales y civiles como simples gastos empresariales, que deben sopesarse con los ingresos obtenidos por el comportamiento ilegal. Pero los seres humanos pueden ser encarcelados, y eso es un asunto completamente distinto. Es posible que condenar a los ejecutivos de las empresas por su comportamiento delictivo y condenarlos a penas de prisión sea un elemento disuasorio más eficaz para el comportamiento de “reincidencia” demostrado por Pfizer.”

Estas empresas también están protegidas de cualquier daño que se produzca como resultado de sus vacunas. Por ejemplo, el gobierno canadiense anunció que está implementando un programa pancanadiense de apoyo a las lesiones causadas por vacunas, sin culpa, para todas las vacunas aprobadas por Health Canada. Esto significa que las empresas farmacéuticas no pueden ser consideradas responsables de las lesiones causadas por las vacunas, y la compensación por las lesiones no proviene de la empresa, sino del dinero de los contribuyentes.

Es similar a los programas que ya tienen muchos países, en Estados Unidos se llama Ley Nacional de Compensación de Lesiones por Vacunas en la Infancia. Estas medidas protegen a las empresas farmacéuticas y hacen que muchos de sus productos, incluidas las vacunas, estén exentos de responsabilidad. Sólo en Estados Unidos se han pagado casi 4.000 millones de dólares a las familias de los niños lesionados por las vacunas, y varios estudios ponen en duda su seguridad.

En todos estos casos mencionados por Evans, la propia corporación, es decir, sus accionistas, incurrió en las sanciones financieras y los ejecutivos involucrados fueron presuntamente inocentes. Evans afirma: “En ausencia de tal responsabilidad personal, tanto las sanciones penales como las civiles parecen ser, al menos para Pfizer, un gasto empresarial en el que vale la pena incurrir. Hay que gastar dinero para ganar dinero”.

“El fraude, la mala conducta y la actividad ilegal son aspectos bien conocidos de las prácticas comerciales de las empresas farmacéuticas. A diferencia de otras grandes industrias, mientras que las prácticas empresariales pueden ser potencialmente poco éticas, pero no ilegales, los miembros de la industria farmacéutica participan de forma rutinaria y flagrante en actividades ilegales sin enfrentarse a ninguna consecuencia disuasoria. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la Ley de Reclamaciones Falsas (FCA) consideran a las empresas farmacéuticas responsables penal y civilmente por participar en conductas que incluyen, pero no se limitan a, el marcado y etiquetado erróneos de productos, la promoción de productos para usos no aprobados por la FDA o fuera de la etiqueta, la tergiversación o adulteración de los datos y los resultados de los ensayos clínicos, y la no divulgación o advertencia adecuada a los consumidores de los posibles riesgos y efectos secundarios. Las violaciones de estas leyes y reglamentos están tan extendidas y son tan habituales que es difícil argumentar que no son intencionadas.” – Annastasia Morairty, Revista de Derecho Sanitario y Biomédico.

Hay que tener en cuenta que este documento se publicó en 2010 y sólo se refiere a las acciones criminales de Pfizer entre 2002 y 2010. Ahora estamos en 2021, y el problema se ha extendido tanto que incluso los científicos de organizaciones como los Centros de Control de Enfermedades (CDC), por ejemplo, están denunciando. Por ejemplo, hace unos años, más de una docena de científicos de alto nivel de la agencia publicaron una carta en la que decían lo siguiente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Somos un grupo de científicos de los CDC que estamos muy preocupados por el estado actual de la ética en nuestra agencia. Parece que nuestra misión está siendo influenciada y moldeada por partes externas e intereses deshonestos. Parece que nuestra misión y la intención del Congreso para nuestra agencia están siendo eludidas por algunos de nuestros líderes. Lo que más nos preocupa es que se está convirtiendo en la norma y no en la rara excepción. Algunos altos cargos de los CDC son claramente conscientes de estos comportamientos e incluso los aprueban. Otros lo ven y hacen la vista gorda. Algunos funcionarios se sienten intimidados y presionados para hacer cosas que saben que no son correctas. Tenemos representantes de toda la agencia que son testigos de este comportamiento inaceptable. Ocurre en todos los niveles y en todas nuestras respectivas unidades. Estas prácticas cuestionables y poco éticas amenazan con socavar nuestra credibilidad y reputación como líder de confianza en la sanidad pública. Nos gustaría que se restablecieran en los CDC unas normas éticas elevadas y una gestión reflexiva y responsable.”

Hay muchos ejemplos para elegir.

Un estudio publicado en el British Medical Journal en 2016 por investigadores del Centro Cochrane Nórdico de Copenhague demostró que las empresas farmacéuticas no divulgaban toda la información relativa a los resultados de sus ensayos de medicamentos. Los investigadores examinaron los documentos de 70 ensayos diferentes, doble ciego y controlados con placebo, de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y de inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN), y descubrieron que no se comunicaba todo el alcance de los daños graves en los informes de los estudios clínicos. Se trata de los informes enviados a las principales autoridades sanitarias, como la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos.

“Incluso las compañías farmacéuticas han sido capaces de comprar el Congreso. Son la mayor entidad de lobby en Washington D.C. Tienen más cabilderos en Washington D.C. que congresistas y senadores juntos. Dan el doble al congreso de lo que da la siguiente mayor entidad de lobby, que es el petróleo y el gas… Imagina el poder que ejercen sobre republicanos y demócratas. Los han capturado (nuestras agencias reguladoras) y los han convertido en marionetas. Han comprometido a la prensa… y destruyen las publicaciones que publican ciencia real.” – Robert F. Kennedy Jr.

La ocultación de pruebas que ponen en tela de juicio diversos productos de estas empresas es bastante habitual.

 

Un importante bufete de abogados denuncia que la FDA mintió con su ‘aprobación’ de la vacuna de Pfizer contra el COVID-19

 

 

Fuentes:

Robert G Evans, en PubMed: Tough on Crime? Pfizer and the CIHR. PMID: 21532766 PMCID: PMC2875889.

Arjun Walia, en The Pulse: Pfizer Has Been Assessed Billions In Criminal Convictions.

Te puede interesar

Abuso Infantil

El organismo oficial que coordina las distintas organizaciones pediátricas de Bélgica ha pedido que se abandonen las actuales medidas contra el coronavirus en las...

Ciencia y Tecnología

El Proyecto Veritas acaba de publicar el quinto vídeo de su serie de investigación sobre la vacuna COVID, que incluye una entrevista con Melissa...

Ciencia y Tecnología

En este artículo, Arjun Walia explica por qué Frances Haugen, la “denunciante de Facebook” que fue mediatizada poco antes de que la red social...

Ciencia y Tecnología

La revista científica Science Direct publicó el 1º de octubre un informe preliminar desarrollado por investigadores del Colegio de Medicina Texas A & M,...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon