Cuando los escépticos se rehusan a creer que el abuso ritual infantil es una práctica común entre la élite global, una de las primeras preguntas que formulan para sustentar su incredulidad es: “Y si es real, ¿por qué nunca los atrapan?” En otras palabras, ¿cómo puede una sociedad organizada cumplir y ejecutar rituales en secreto sin dejar ninguna evidencia incriminatoria que pueda llevar a una convicción? ¿Cómo se puede mantener tal secreto en esta época? Seguramente dejarían un “rastro” que alertaría a los demás sobre lo que está sucediendo. En un artículo reciente, la insider Svali responde a los cuestionamientos anteriores desde su propia experiencia con un grupo de culto, en el que aprendió cómo opera la seguridad interna del grupo para evitar ser detectado, a través de una red de telefonía, códigos de silencio, equipos expertos de limpieza, restricciones logísticas, horarios clandestinos, y seguridad especializada in situ. Svali también proporciona enlaces a artículos sobre otros grupos ritualmente abusivos que han sido “atrapados en el acto” y posteriormente condenados ante un tribunal estadounidense. El problema del abuso ritual infantil es un problema global, y en países subdesarrollados las autoridades no cuentan con estadísticas al respecto. Por lo que, como revela la periodista Nancy Flores, países como México ni si quiera “parecen contar con investigaciones serias que conduzcan al desmantelamiento de estas redes criminales.”

 

La Cosa Nostra

En primer lugar me gustaría hablar sobre otra sociedad secreta que opera en los Estados Unidos desde principios de la década de 1920, aproximadamente. Una sociedad secreta que comete actos de brutalidad que incluyen no solo golpes físicos, sino también asesinatos a sangre fría. Un grupo criminal que se dedica a una variedad de actividades ilegales. Una organización con miembros que nacen en ella y, que por lo tanto, puede denominarse “generacional”, y que hasta poco antes de la década de 1970 no existía para el FBI, a pesar de que muchos sabían de su existencia. Me refiero, por supuesto, a “La Cosa Nostra”, también conocida como “La Mafia.”

En “Who Is The Mob Today?” (25/2/1996), Peter Maas cita al director del FBI, Louis J.Freeh, admitiendo el terrible error pasado cometido por el FBI al rechazar los testimonios sobre la existencia de la Mafia: “durante décadas bajo el difunto J. Edgar Hoover, la posición oficial del FBI era que la existencia de Cosa Nostra era un mito”, del mismo modo que hoy en día mucha gente sigue creyendo que los Illuminati no existen y que son solo parte de una teoría de la conspiración. Esto se debe al nivel de desinformación al que hemos llegado debido a que la mayoría de los medios de comunicación convencionales están comprometidos con la élite global, así como la industria del entretenimiento, a través los cuales se programa mentalmente a los seres humanos para hacerles creer sólo lo que las élites quieren que crean.

“No podemos permitir que se cometan los mismos tipos de errores hoy”, dijo Freeh al Congreso. “El fracaso de la aplicación de la ley estadounidense, incluido el FBI, permitió el desarrollo de un sindicato del crimen organizado poderoso y bien establecido, y se requirieron 35 años de esfuerzos concertados para hacer cumplir la ley y destinar los recursos necesarios para enfrentarlo.”

La actual posición “oficial” del FBI es que no existen sociedades organizadas y secretas que ritualmente abusan y participan en actividades ilegales, a pesar de la abrumadora evidencia de lo contrario. Aunque el buró parece contar con un historial consistente y con evidencias. En pocas palabras, a pesar de las afirmaciones de quienes todavía lo niegan, el abuso ritual es una realidad y sí está siendo procesado con éxito en los tribunales estadounidenses hoy en día, aunque en secreto. Ha sido encontrada mucha evidencia de abuso ritual —como pentagramas y parafernalia diversa— en muchos de los casos abordados por el buró, y eso no es una casualidad.

Además, cada vez más sobrevivientes —niños y adultos— están saliendo al público para compartir memorias y testimonios de abuso ritual alrededor del mundo. Los testimonios son muy específicos y coinciden en cuanto a fechas, horarios, personas presentes, y detalles que sucedieron durante los abusos rituales.

ritual satánico

VIDEO: Fiona Barnett — Testigo de Ritual Satánico VIP en Bathurst, 1985

 

Cómo opera la seguridad interna del grupo para evitar ser detectado

Como dije anteriormente, yo fui miembro de los Illuminati durante los primeros 38 años de mi vida, desde 1957 hasta 1995. A continuación expondré mi conocimiento sobre cómo opera un grupo específico para evitar la detección, en el norte de Virginia y en San Diego, California. No puedo hablar de otros grupos ni de sus medidas de seguridad.

svali insider illuminati

1. Árbol telefónico

Las reuniones generales son programadas por el consejo directivo con bastante anticipación (generalmente varios meses) durante sus reuniones privadas. A su vez, estas fechas se entregan a los líderes en el grupo para que activen un árbol telefónico varios días antes de cada reunión.

Los miembros superiores llaman primero a sus compañeros, y luego a los que están debajo de ellos en la jerarquía del grupo. Los que de nivel más bajo son notificados una noche antes de la fecha de la reunión, ya que los consideran “de alto riesgo para la seguridad.”

2. Acondicionamiento para permanecer en silencio

Desde la edad de 24 meses, a todos los niños del grupo se les enseña la importancia de no discutir las actividades del grupo durante el día. Los métodos de enseñanza incluyen “operaciones señuelo”, en las que si algún miembro “delata” al grupo, es “castigado” mediante tortura.

Las operaciones señuelo están diseñadas para parecer realistas, y a través de eññas se expone al “traidor” gritando durante el “castigo”, que puede ahogamiento, quema o incluso asesinato. Esta experiencia gráfica de lo que les sucedería a aquellos que “delaten al grupo” sirve como una lección inolvidable para los niños pequeños.

Otros métodos incluyen golpear al niño si habla de actividades nocturnas durante el día. Los adultos que rodean al niño también moldean su comportamiento al no mencionar jamás las actividades nocturnas a la mañana siguiente. Si el niño menciona algo, se le dice que “estuvo soñando» y que lo “olvide.”

También se usa el castigo físico severo y brutal contra los niños. Y a través de operaciones señuelo, como entierros falsos, se extrae a un niño de un ataúd y se le dice que permanecerá bajo tierra para siempre si se le ocurre la idea de hablar sobre las actividades del grupo. Yo pasé por eso siendo niña, y como adulto también pude ver cómo lo hacían a niños pequeños. Los niños siempre terminan gritando y jurando que nunca dirán nada.

3. Equipos expertos de limpieza

Muchos rituales relacionados con el asesinato son operaciones señuelo que no forman parte del culto y en las que no se asesinan niños. No obstante, algunas de las operaciones señuelo son tan realistas que provican poderosos efectos psicológicos en los niños que las presencian.

Comúnmente se usa un animal durante los rituales espirituales, y hay muchos otros tipos de reuniones. Solo una de las seis áreas de actividades grupales era de índole espiritual, y las otras eran militares, científicas, de estudio, liderazgo y gobierno.

Desde la infancia, los miembros reciben capacitación en técnicas de limpieza posteriores a las reuniones. Las mesas de madera se desarman, se blanquean, se limpian y luego se cargan en camionetas. La ropa es doblada y se prepara para su lavado posterior. Si el ritual es al aire libre, entonces el área es rastrillada. Si es dentro de una casa privada grande, entonces el lugar es lavado completamente.

4. Restricción del tamaño de la reunión

Para evitar reuniones demasiado grandes, el grupo de San Diego se divide en 24 grupos hermanos (cada uno de aproximadamente 60 miembros) que se reunen en días alternos en sitios alternos.

Algunos grupos se reúnen los lunes y jueves, otros los martes y viernes, y otros los miércoles y sábados. Por lo general, dos grupos (ocasionalmente tres) se reúnen en un sitio. Sólo en las principales reuniones anuales se congregan grandes números. Como mencioné anteriormente, los horarios de reunión son coordinados a través de los “árboles telefónicos.”

5. Horarios clandestinos

Las reuniones se llevan a cabo entre las 12:30 am y las 2:00 am y en ocasiones se extienden hasta las 4:00 am. El tráfico es ligero. Los miembros a menudo viven en comunidades en las que todos son miembros del grupo. Sí, hay “comunidades de culto” porque lo similar se atrae, y con frecuencia hay vecindarios enteros compuestos exclusivamente por miembros de culto.

La gente se va tranquilamente en la noche, con las luces del auto apagadas hasta que llegan a la calle. El adulto en el asiento de copiloto actúa como “observador” y verifica que no estén siendo seguidos.

Cada familia tiene preparada una falsa coartada que se usa en caso de que un extraño los atrape al salir. Típicamente, la historia involucra a un familiar hospitalizado de urgencia, lo que explica satisfactoriamente la hora y la presencia de niños pequeños. En el camino a la reunión se usa ropa normal, y la gente se cambia una vez en el sitio.

En mi familia a veces nos íbamos a dormir con la ropa puesta, lo que nos ahorraba tiempo cuando nos levantaban a mitad de la noche para asistir a las reuniones. Nunca consideré inusual acostarme con ropa dos o tres noches a la semana.

6. Seguridad en el sitio

El grupo implementa varios perímetros de seguridad alrededor de las reuniones. El primer punto de control (perímetro exterior) está en la marca de los ocho kilómetros. Siempre hay al menos dos caminos que conducen al lugar de la reunión y ambos están ocupados por miembros que poseen una lista de números de matrículas aprobados. Todos los vehículos (entrantes y salientes) son revisados.

El flujo de vehículos se minimiza, ya que las familias a menudo se agrupan. En caso de que un vehículo no autorizado rompa el perímetro, una persona de seguridad —oculta detrás de un árbol— se comunica por radio y la reunión se aborta de inmediato se dispersando rápidamente a los asistentes.

Mientras tanto, el vehículo entrante es retrasado por la seguridad no oculta que fingiría estar varada y en necesidad de asistencia. Se les enseña cómo involucrar al forastero durante varios minutos cruciales.

Si la estrategia falla, ellos alertan al siguiente perímetro donde se colocan troncos para bloquear la carretera. Del equipo de seguridad de tres hombres, uno es responsable de alertar a los miembros, mientras que los otros dos ejecutan tácticas de demora si es necesario.

Este procedimiento de seguridad se repite tanto en el perímetro de 5 kilómetros como en el de 1.5 kilómetros, lo que significa que los miembros tienen que pasar por un total de tres puntos de control antes de llegar a la reunión. Para evitar el aburrimiento o la inmovilidad, los miembros de seguridad son rotados cada dos meses.

A menudo, en la propiedad privada, las reuniones en interiores o las capacitaciones se llevan a cabo en grandes fincas con múltiples acreditaciones y con perímetros cercados de manera segura. El sitio se ubica en un sótano de la planta baja que puede ser aislado del resto de la casa por una pared falsa. Estas propiedades usualmente cuentan con al menos un camino privado en la parte trasera, y con los perímetros de seguridad habituales ubicados en su lugar.

Como se puede apreciar, es extremadamente difícil “sabotear una reunión” teniendo en cuenta las medidas de seguridad usadas por el grupo. En caso de que un intruso descubra la hora y la fecha de una reunión, aún así tendría que viajar en un vehículo con placas aprobadas para llegar al sitio. Además que requeriría la cooperación de un miembro activo del grupo, lo que es muy difícil de lograr, ya que los miembros están obligados a informar a su líder situaciones como esa.

He compartido esta información con departamentos de policía y ellos han dicho que se trata de un “sistema de seguridad altamente sofisticado.” Este es el único “sistema” que llegue a conocer mientras formé parte de el grupo.

¿Qué se hace con los cuerpos?

Como mencioné anteriormente, la realidad es que muchos de los “asesinatos rituales” son sólo señuelos (aunque no todos). Algunos involucran llenar un cadáver (obtenido antes del ritual) con sangre caliente. También se permite a los niños jugar con un bebé vivo antes de la ceremonia, mientras se “preparan” antes de entrar en escena.

Los niños nunca cuestionan las operaciones señuelo, ya que están demasiado asustados y realmente creen que mataron a alguien. El grupo quiere que crean en esto porque de ese modo el sentimiento de culpa los unirá a los niños y hará que estén menos dispuestos a revelar las actividades del grupo.

A partir de entonces, se le dice al niño que ahora es un asesino y que irá a la cárcel si alguna vez habla de las reuniones. Hay matanzas rituales reales, pero creo que las operaciones señuelo inflan un poco las cifras. Las personas sin hogar, y los fugitivos también son usados en raras ocasiones.

A veces se usan animales. Sin embargo, generalmente pertenecen a miembros del grupo. Cuando vivía en San Diego, tenía cuatro gatos y tres perros que “desaparecieron” misteriosamente, así como la mayoría de mis pollos (vivía en la campiña). Estas mascotas, sin duda, fueron utilizadas en ceremonias.

Después de eso dejé de tener mascotas, el trauma era demasiado grande. Cabras, gallinas, vacas y ciervos son usados ​​ocasionalmente. Las carcasas son posteriormente destruidas, enterradas o arrojadas a los perros para que parezca que los perros salvajes cometieron los asesinatos. A veces se incineran las pieles y se entierran las cenizas.

No es mi intención ser siniestra. Simplemente estoy tratando de explicar la mecánica de cómo este grupo mantuvo su secreto. Sin duda otros grupos utilizan métodos distintos.

Para terminar, me gustaría ofrecer una comparación sobre la cual reflexionar. La mafia, compuesta por miles de miembros que asesinan abiertamente a personas, mantuvo su secreto durante más de cincuenta años en los Estados Unidos.

Hoy nadie duda de su existencia, pero esas mismas personas cuestionan que otros grupos puedan permanecer en secreto. El secreto no es difícil. La mafia utilizó su propio código de silencio: “Omerta.” El culto de los Illuminati también mantiene su propio código de silencio hasta nuestros días.

Por Svali, insider Illuminati convertida en denunciante

 

Fuentes:

Humans Are Free — Svali Details How Illuminati Blood Rituals Are Organized — And Explains Why They Are Never Caught.

Fiona Barnett — Witness of VIP Satanic Ritual in Bathurst, 1985.

Mente Alternativa — PedoGate: Testimonios y lista de políticos y famosos de Hollywood implicados en pedofilia y tráfico infantil.

Mente Alternativa — Masivo, el robo de menores en México para explotación sexual y tráfico de órganos.

 

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion