El ‘oportuno’ incendio del Amazonas como preámbulo al Sínodo de Jorge Bergoglio

Incendio del Amazonas. Como un presagio, advierte Jorge Guerra, el portal Vatican News informó el lunes 25 de febrero de 2019 que la Secretaría General del Sínodo de los Obispos había dado a conocer una convocatoria del Papa Francisco para celebrar la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica, del domingo 6 al domingo 27 de octubre de 2019, “para reflexionar sobre el tema ‘Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral’.” Es decir, que poco tiempo antes de celebrarse el sínodo convocado por el Vaticano con el objetivo de relegar por primera vez un tema religioso por otro bien distinto como los peligros que acechan al equilibrio medioambiental del planeta, ocurrió en la misma zona de la celebración de dicho sínodo un voraz incendio que hoy cubre de oscuridad no sólo a la Amazonia sino también la percepción humana de la realidad.

 

Incendio del Amazonas

Durante la última semana, diversas fuentes han cuestionado con evidencias y argumentos contundentes la dimensión distorsionada de los incendios que la oficialidad le está contando al mundo. Algunos hasta sugieren que los incendios, fueron diseminados de manera no natural, siguiendo una agenda, como los incendios de Iglesias ocurridos alrededor del mundo durante Semana Santa.

 

Precisiones sobre la estafa mundial de los incendios en el amazonas

 

De cualquier forma, otro factor que indica la manipulación dirigida de los eventos es el modo en que los medios de comunicación masivos se han dedicado a deformar la magnitud de la catástrofe para moldearla al nivel de percepción que el poder quiere sembrar en la mente colectiva de la población ahora que todas las miradas están puestas en la Amazonia en llamas.

Y es que en tiempos como los actuales en que la preocupación por el medio ambiente crece de tal manera que el propio poder convoca corrientes de opinión encauzadas a la agenda eco-fascista en que basa su nuevo modelo energético, económico e incluso religioso, el hecho de que el Vaticano y su Papa acudan a la zona de la catástrofe amazónica podría parecer hasta cierto punto algo normal, si no fuera porque sospechosamente —como si se tratase de una iluminación divina— dicho sínodo fue convocado meses antes de los incendios en el Amazonas. En concreto, en febrero de 2019.

 

Filosofía malthusiana en el ‘Laudato si’ y la ‘Agenda 2030’ de la ONU

El tema a tratar en la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica coincide con el tipo de catástrofe que está ocurriendo en la Amazonía y en el África, y coincide también con las raíces genocidas de base malthusiana del Nuevo Tratado Verde impulsado por el Reino Unido, así como coincide también con la encíclica ecologista “Laudato si” del jesuita Jorge Bergoglio, que a su vez sirve como fundamento para la Agenda de despoblación 2030 de la ONU, cuyos antecedentes pueden rastrearse en la Agenda 21 y el Informe Kissinger de 1979, que con el pretexto del ecologismo, pretenden todos imponer leyes y normas restrictivas y sancionadoras dictadas por un futuro organismo supraestatal que a modo de gobierno único dirimirá los designios de inmensos territorios con materias primas u otros asuntos de interés para el poder.

Es decir, a través de dos hitos correlacionados, como son el sínodo Panamazónico y el incendio de la Amazonia, el Papa cual estrella rutilante erigida como figura divina en defensa de la biodiversidad del planeta Tierra, se presentará en el lugar de la catástrofe que la conspiración, las casualidades de la vida o designios divinos poco probables le han dispuesto como anillo al dedo.

Otro ejemplo del antihumanismo del Vaticano, se puede corroborar en el Capítulo 3 del “Laudato si” de Jorge Bergolgio, que se titula: “Raíz humana de la crisis ecológica.” Un título que en sí mismo expone cómo los linajes que controlan el Vaticano buscan despojarse de su responsabilidad protagónica en la degeneración de la humanidad y la destrucción del medio ambiente a través de guerras perpetuas, mantenimiento de redes de pedofilia, corrupción y proliferación de políticas coloniales, endeudamiento, y proliferación de tecnologías regresivas, todo ello para culpar a la especie humana de lo que ellos mismos han causado:

“Se abordan las causas que llevaron a esta crisis ecológica, entre otras, nombra el mal uso de la tecnología, el exceso de antropocentrismo, el progreso científico sin límites y aborda la necesidad de darle valor al trabajo.”

Vatican News, ha sintetizado de este modo la agenda del Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos a celebrarse del 6 al 25 de octubre:

“El primer día se examinarán algunos aspectos eclesiales y pastorales a la luz de la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium. En la segunda jornada se abordarán temas relacionados con la promoción de la ecología integral en la perspectiva de la Encíclica ‘Laudato si’. El último día habrá una síntesis de las cuestiones surgidas durante el encuentro y una comunicación sobre el camino de preparación para el Sínodo.”

Sobre el eco-fascismo de Londres, Washington y el Vaticano, Oriental Review ha explicado cómo:

“En los últimos meses, esta transformación verde del mundo ha dado forma al ‘Nuevo Tratado Verde’ (New Green Deal) promovido en los Estados Unidos por la congresista Alexandria Ocasio-Cortez y el senador Bernie Sanders. Una campaña infantil respaldada por el papa Francisco y dirigida por Greta Thunberg se ha extendido por Europa y América, mientras que un Club de multimillonarios bajo la dirección de Al Gore, y George Soros está financiando un Movimiento Sunrise para combatir el calentamiento global.”

 

Pero ¿es genuina esta pasión por salvar al planeta de los malditos seres humanos? ¿De verdad a estos eclesiásticos, oligarcas y multimillonarios les importa tanto el planeta como para impulsar un “Nuevo Tratado Verde” tan benevolente como retratan los medios… o hay algo más oscuro en juego?

Para responder a estas preguntas, primero tendríamos que revisar rápidamente qué es el “Nuevo Tratado Verde”, luego de dónde vino y finalmente lo que sus arquitectos han declarado que desean lograr con su implementación. Y eso es precisamente lo que hace Matthew Ehret en u artículo publicado por Oriental Review bajo el título: “Raíces genocidas del Nuevo Tratado Verde: Los límites del crecimiento y el desencadenamiento de Prometeo.”

Se tata de un artículo revelador, que vale la pena leer de principio a fin, a través del cual Matthew Ehret muestra que el “Nuevo Tratado Verde” no es otra cosa que una nueva forma de eugenesia disfrazada de “reforma del sistema con conciencia social.” Este Nuevo Tratado Verde no solo NO es verde (ya que un mundo cubierto por paneles solares aumentaría la desertificación de la Tierra a través del calentamiento), sino que no tiene conexión conceptual con el Tratado Verde original. Los efectos de un programa que busca reducir las emisiones globales de CO2 a “niveles aceptables” de acuerdo con la voluntad del Imperio Británico de hoy no traerá nada más que caos, hambre y despoblación a la humanidad.

 

Las raíz genocida del ‘Gran Tratado Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa

 

Fuentes:

Jorge Guerra — El oportuno y coincidente incendio del Amazonas.

Vatican News — El Papa convoca el Sínodo para la Amazonía del 6 al 27 de octubre.

Pontífica Universidad Católica de Chile — Laudato si. Carta Encíclica de S.S. Francisco sobre el cuidado de la casa común.

Mente Alternativa — Las raíz genocida del ‘Gran Tratado Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa.

Mente Alternativa — Agenda 21 y 2030 del Nuevo Orden Mundial: El plan de la ONU para la despoblación mundial.

Mente Alternativa — La estafa que preparan los bancos centrales para ‘lidiar’ con la próxima recesión.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion