Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

In Memoriam para el Dr. Luc Montagnier y las próximas revoluciones en biofísica óptica

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Matthew Ehret

El ganador del Premio Nobel, Dr. Luc Montagnier, falleció el 8 de febrero de 2022.

Desde los primeros momentos de la aparición de la COVID-19, Montagnier fue calumniado y ridiculizado por sus desafíos a las suposiciones subyacentes de las causas y los remedios de la enfermedad, a pesar de las constantes hondas y flechas del Estado Profundo que trató de cerrar la puerta a toda discusión tan peligrosa.

 

Luc Montagnier (Premio Nobel): La vacunación masiva contra el COVID es un ‘error inaceptable’ que está ‘creando las nuevas variantes’

 

Más importante que las afirmaciones de Montagnier sobre el orígen de laboratorio de una enfermedad (que en retrospectiva puede tener más que ver con causas bacteriológicas que virales), es el dominio ignorado de la biofísica óptica que el buen científico revolucionó completamente durante los últimos 15 años de su fructífera vida.

Es este aspecto menos comprendido, pero infinitamente más importante, de la contribución de Montagnier al conocimiento humano, que ha caído bajo el radar de demasiados analistas y ciudadanos, por el que creo que él querría ser recordado.

 

¿Qué es la biofísica óptica y qué descubrió Montagnier?

La biofísica óptica es el estudio de las propiedades electromagnéticas de la física de la vida. Esto significa prestar atención a las emisiones de luz y a las frecuencias de absorción de las células, el ADN y las moléculas de la materia orgánica, cómo éstas interactúan con el agua (que constituye más del 75% del cuerpo humano) y cómo son moderadas por el conjunto anidado de campos magnéticos situados en el nivel cuántico y que se extienden hasta el nivel galáctico.

Para no descartar la naturaleza bioquímica de la vida, que es hegemónica en el ámbito de las ciencias de la salud, el biofísico óptico se pregunta: ¿cuál de ellas es PRIMARIA en el crecimiento, la replicación y la división del trabajo de las células individuales o de especies enteras de organismos? ¿Son los atributos químicos de la materia viva o las propiedades electromagnéticas?

Permítanme explicar la paradoja un poco más.

En el cuerpo humano medio hay aproximadamente 40 billones de células altamente diferenciadas, cada una de las cuales realiza funciones muy específicas y requiere un inmenso campo de coherencia e intercomunicación. Cada segundo mueren aproximadamente 10 millones de esas células, para ser sustituidas por 10 millones de células nuevas que nacen. Muchas de esas células están formadas por bacterias, y gran parte del ADN y el ARN de esas células está formado por virus (en su mayoría inactivos), pero que pueden ser activados/desactivados por diversos métodos tanto químicos como electromagnéticos.

Esta es la gran pregunta:

¿CÓMO puede mantenerse este complejo sistema sólo mediante procesos químicos, ya sea en el transcurso de un día, un mes o toda una vida?

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La simple física del movimiento de las enzimas que transportan la información en el cuerpo de un lugar a otro simplemente no se acerca a la coordinación de la información necesaria entre todas las partes. Aquí es donde entra la investigación de Montagnier.

Después de ganar el Premio Nobel en 2008, el Dr. Montagnier publicó en 2010 un artículo revolucionario y herético titulado “Las ondas de ADN y el agua”, que tomó por asalto a la comunidad médica. En este trabajo, Montagnier demostró cómo la radiación electromagnética de baja frecuencia dentro de la parte de ondas de radio del espectro era emitida por el ADN bacteriano y viral y cómo dicha luz era capaz tanto de organizar el agua como de transmitir información. Los resultados de sus experimentos se muestran maravillosamente en este vídeo de 8 minutos:

 

 

Utilizando un dispositivo de fotoamplificación inventado por el Dr. Jacques Benveniste en la década de 1980 para captar las emisiones de luz ultrabaja de las células, Montagnier filtró todas las partículas de ADN bacteriano de un tubo de agua y descubrió que las soluciones postfiltradas que no contenían partículas materiales seguían emitiendo ondas de ultrabaja frecuencia. ¡Esto se volvió más fascinante cuando Montagnier demostró que, bajo condiciones específicas de un campo de fondo de 7 Hz (el mismo que la resonancia Schumann que se produce naturalmente entre la superficie de la Tierra y la ionosfera), el tubo de agua no emisor que nunca había recibido material orgánico podía ser inducido a emitir frecuencias cuando se colocaba cerca del tubo emisor! Y lo que es más interesante, cuando se introdujeron en el agua pura proteínas básicas, nucleótidos y polímeros (componentes básicos del ADN), ¡se formaron clones casi perfectos del ADN original!

El Dr. Montagnier y su equipo plantearon la hipótesis de que la única manera de que esto ocurriera era que el plano del ADN se imprimiera de alguna manera en la propia estructura del agua, lo que daba lugar a una forma de “memoria del agua” de la que había sido pionero el inmunólogo Jacques Benveniste (1935-2004), cuyos resultados se muestran en este increíble documental de 2014 “Water Memory”.

 

 

Al igual que Benveniste sufrió una de las más feas cazas de brujas de los tiempos modernos (liderada en gran medida por la revista Nature en 1988), el premio Nobel de Montagnier tuvo un destino similar, ya que una campaña internacional de difamación le ha perseguido durante los últimos 10 años de su vida. Cerca de 40 premios Nobel han firmado una petición denunciando a Montagnier por su herejía y el gran científico se vio obligado incluso a huir de Europa para escapar de lo que describió como una cultura de “terror intelectual”. En respuesta a esta calumnia, Montagnier declaró a la revista LaCroix

“Estoy acostumbrado a los ataques de estos académicos que no son más que burócratas jubilados, cerrados a toda innovación. Yo tengo las pruebas científicas de lo que digo”.

Al describir los mayores retos para avanzar en esta investigación, Montagnier declaró

“Hemos optado por trabajar con el sector privado porque no podían venir fondos de las instituciones públicas. El caso Benveniste ha hecho que cualquiera que se interese por la memoria del agua sea considerado… Quiero decir que huele a azufre. Es el infierno”.

 

La larga ola de descubrimientos (y el choque de dos ciencias)

La lucha de Montagnier no es más que la sombra de un enfrentamiento mucho mayor dentro de la propia ciencia occidental. Aunque mucha gente piensa de forma simplista que existe una rama singular de la ciencia, desde Galileo a Descartes, pasando por Newton y hasta el presente, la realidad nos muestra que en realidad hay dos paradigmas opuestos, uno de los cuales ha sido sistemáticamente oscurecido por la caza de brujas de motivación política desde incluso antes de los días del Club X de Huxley y la fundación de la revista Nature en 1869.

Dado que esta lucha se pasa por alto con tanta frecuencia, conviene decir unas palabras aquí y ahora.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Frente a la tradición materialista que ha intentado imponer “causas materiales” a los fenómenos naturales, la escuela más potente de la biofísica óptica encarnada por Montagnier fue puesta en marcha nada menos que por Louis Pasteur. Mucho antes de que surgiera la controversia Beschamp-Pasteur, y mucho antes de realizar trabajos sobre la pasteurización, los primeros trabajos científicos de Pasteur estuvieron marcados por los descubrimientos sobre las propiedades ópticas de la materia viva y los fenómenos de la mano de la vida. En resumen, durante su primera etapa de creatividad, Pasteur descubrió que las soluciones que tenían materia orgánica disuelta en su interior tenían la increíble propiedad de hacer girar la luz polarizada hacia la “izquierda”, mientras que las soluciones líquidas desprovistas de materia orgánica no tenían esa capacidad.

 

 

En una carta de 1870, Pasteur describió su visión cosmológica de la propiedad disimétrica de la vida a un amigo, Jules Raulin, diciendo

“Sabes que creo que existe una influencia disimétrica cósmica que preside constante y naturalmente la organización molecular de los principios inmediatamente esenciales para la vida; y que, como consecuencia de ello, las especies de los tres reinos, por su estructura, por su forma, por la disposición de sus tejidos, tienen una relación definida con los movimientos del universo. Para muchas de esas especies, si no para todas, el Sol es el primum movens de la nutrición; pero creo en otra influencia que afectaría a toda la organización [geometría], pues sería la causa de la disimetría molecular propia de los componentes químicos de la vida. Quiero, por medio de la experimentación, captar algunas indicaciones sobre la naturaleza de esta gran influencia cósmica disimétrica. Debe, puede ser la electricidad, el magnetismo…”

Esta propiedad zurda de la vida sigue confundiendo a los astrobiólogos más de un siglo después.

Con la misteriosa muerte en 1906 de Pierre Curie, que había avanzado en la investigación de Pasteur, y cuando la Primera Guerra Mundial desbarató este curso de investigación (muchas de las mentes jóvenes más brillantes de Europa fueron enviadas a una picadora de carne de cuatro años de guerra de trincheras), el testigo se dejó caer en Europa, sólo para ser retomado por dos científicos ruso-ucranianos que trabajaron juntos en la Universidad de Crimea: Vladimir Vernadsky (padre de la ciencia atómica rusa y fundador de la escuela de biogeoquímica 1863-1945) y su amigo Alexander Gurwitsch (1874-1954).

 

Vernadsky revive la visión de Pasteur

Vernadsky utilizó ampliamente el trabajo de Pasteur en su propia construcción de la biosfera y siempre hizo hincapié en que las propiedades electromagnéticas de la vida eran la fuerza motriz de la bioquímica. Yendo más lejos que nadie en la definición de los mecanismos de la biosfera, Vernadsky explicó que el verdadero científico no debe empezar con los organismos individuales y “trabajar de abajo hacia arriba”, como solían hacer demasiados darwinianos radicales, sino que debe empezar, como hizo Louis Pasteur antes, con la galaxia y la conciencia de la fuerza motriz de las radiaciones electromagnéticas/cósmicas que dan forma al flujo dirigido de la evolución de la biosfera.

En su libro de 1926 La biosfera, Vernadsky comenzó su descripción de la biosfera con las siguientes observaciones

“La biosfera puede considerarse como una región de transformadores que convierten las radiaciones cósmicas en energía activa en forma eléctrica, química, mecánica, térmica y otras. Las radiaciones de todos los astros entran en la biosfera, pero sólo captamos y percibimos una parte insignificante del total. No se puede dudar de la existencia de radiaciones originadas en las regiones más lejanas del cosmos. Las estrellas y las nebulosas emiten constantemente radiaciones específicas, y todo indica que la radiación penetrante descubierta en las regiones superiores de la atmósfera por Hess se origina más allá de los límites del sistema solar, quizá en la Vía Láctea, en las nebulosas o en las estrellas.”

Mientras que Vernadsky pasó su vida centrándose en los macroestados de la biosfera y en cómo ésta interactuaba con la litosfera y la noosfera (los dominios anidados de la no vida, la vida y la razón creativa) organizados dentro de conjuntos de campos magnéticos que moderaban el flujo de la radiación cósmica a través del universo, su colega Gurwitsch se centró en la intersección de la luz y los campos magnéticos dentro de los microestados de las células vivas.

 

La radiación mitógena de Alexander Gurwitsch

Vernadsky utilizó ampliamente los trabajos de Pasteur en su propia construcción de la biosfera y siempre insistió en que las propiedades electromagnéticas de la vida eran la fuerza motriz de la bioquímica. Mientras que Vernadsky pasó su vida centrándose en los macroestados de la biosfera y en cómo ésta interactuaba con la litosfera y la noosfera (los dominios anidados de la no vida, la vida y la razón creativa) dentro de matrices anidadas de campos magnéticos que moderaban el flujo de la radiación cósmica a través del universo, su colega Gurwitsch se centró en la intersección de la luz y los campos magnéticos dentro de los microestados de las células vivas.

Al describir su descubrimiento en un estudio de 2011 sobre la biorradiación cósmica(img), el investigador Cody Jones describió la idea básica de Gurwitsch:

“Gurwitsch desarrolló tres niveles anidados de estructuras de campo, ordenados según su complejidad y extensión espacial, que van desde lo molecular (constelaciones moleculares), pasando por lo celular (relaciones entre células), hasta los niveles organísmicos (los diferentes órganos y sistemas que constituyen un único organismo). Cada campo anidado podía describirse en términos de diferentes mecanismos en cuanto a cómo avanzaba la morfología de cualquier estructura particular, y sin embargo todos estaban unificados hacia la realización de un estado futuro definido de la existencia.”

Gurwitsch revolucionó por primera vez las ciencias de la vida al dar forma a un elegante experimento que demostraba que las células emitían débiles ráfagas de luz ultravioleta al pasar por la mitosis. Para demostrar su teoría, Gurwitsch colocó dos raíces de cebolla que crecían en direcciones perpendiculares y descubrió que las mayores tasas de emisión de luz que se producían en la punta más nueva de las raíces inducían un crecimiento celular del 30-40% cuando se acercaban a una raíz de cebolla más vieja. Aunque durante su vida no existían instrumentos lo suficientemente sensibles como para captar estas frecuencias ultradébiles, Gurwitsch demostró que la luz del espectro ultravioleta debía generarse a partir de las células nuevas separando las raíces de cebolla viejas y nuevas mediante varios tipos de lentes que bloqueaban diferentes partes del espectro y descubrió que sólo cuando se bloqueaba la luz ultravioleta se acababa el efecto del aumento del 30% del crecimiento celular. Gurwitsch llamó a esto “Radiación Mitogénica”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Alexander Gurwitsch y su original experimento de la raíz de la cebolla. Dos cebollas (Z1 y Z2) crecen perpendicularmente con un punto W que representa el punto de intersección de la raíz más joven emitida por Z1 y la raíz más vieja de Z2, separadas por una lente de cuarzo que bloquea las emisiones de ultravioleta de Z1 a Z2.

Alexander Gurwitsch y su original experimento de la raíz de la cebolla. Dos cebollas (Z1 y Z2) crecen perpendicularmente con un punto W que representa el punto de intersección de la raíz más joven emitida por Z1 y la raíz más vieja de Z2, separadas por una lente de cuarzo que bloquea las emisiones de ultravioleta de Z1 a Z2.

 

Aunque Gurwitsch fue condenado al ostracismo por la clase científica durante su vida, en los años 50 surgieron tecnologías en la comunidad astrofísica que permitieron a los científicos medir frecuencias de luz extremadamente débiles en el rango de la radiación mitogénica de Gurwitsch (obviamente útil para captar señales débiles de otras galaxias en el espacio profundo). Cuando equipos de astrónomos italianos aplicaron sus equipos a la materia orgánica, el descubrimiento de Gurwitsch se verificó experimentalmente por primera vez.

Se podría pensar que tal descubrimiento habría revolucionado toda la biología, la medicina y las ciencias de la vida en el acto; sin embargo, tras un breve repunte de interés, el descubrimiento fue pronto olvidado y relegado a una característica secundaria “insignificante” de la vida que no tenía ningún papel causal en ninguna de las mecánicas o el comportamiento de la actividad orgánica. Los materialistas y reduccionistas que querían mantener que toda la vida era una mera suma de partes se impusieron.

Entonces apareció en escena otro biofísico llamado Fritz-Albert Popp.

 

Los descubrimientos biofotónicos de Fritz Popp

En la década de 1970, Popp era un investigador del cáncer que intentaba averiguar por qué sólo uno de los dos isómeros del benzopireno causaba cáncer. Un isómero se conoce a veces como una configuración de imagen especular de una molécula que son químicamente idénticas, pero cuyas propiedades pueden diferir enormemente. Según la lógica materialista/reduccionista, no había ninguna razón para que un isómero (el benzopireno 3,4), que se encuentra en los cigarrillos y el alquitrán, indujera el crecimiento del cáncer en el tejido pulmonar, mientras que otro isómero (el benzopireno 1,2) fuera completamente benigno.

 

 

Después de descubrir el trabajo de Gurwitsch, el Dr. Popp comenzó a medir las emisiones de luz ultra débiles de las moléculas de Benzpyrene y sus efectos sobre el crecimiento celular en los tejidos del hígado y encontró que las propiedades de absorción/emisión de luz extremadamente altas del Benzpyrene 3,4 eran la causa de la desarmonía de la regulación celular. La medición de la actividad de los fotones del crecimiento de las células hepáticas cancerosas frente a las sanas es una forma sorprendente de ver claramente que el crecimiento canceroso coincide con las emisiones exponenciales de fotones, mientras que las emisiones de fotones del hígado sano son muy estables.

 

 

A lo largo de su productiva vida, el Dr. Popp descubrió que estas emisiones de luz se producían en diferentes longitudes de onda según los tipos de células, la función y la especie. Cuando Popp acercó dos muestras biológicas, las cosas se volvieron aún más interesantes, ya que el “ritmo” de sus emisiones de fotones se sincronizaba maravillosamente cuando estaban juntas y se desincronizaba cuando estaban separadas. Esto se describe en su artículo Sobre la coherencia de los biofotones (On the Coherence of Biophotons).

Al describir la aplicación clínica de estos descubrimientos, el Dr. Popp declaró

“La luz puede iniciar, o detener, reacciones en cascada en las células, y que los daños celulares genéticos pueden ser prácticamente reparados, en cuestión de horas, por débiles rayos de luz. Todavía estamos en el umbral de comprender plenamente la compleja relación entre la luz y la vida, pero ahora podemos afirmar con rotundidad que la función de todo nuestro metabolismo depende de la luz”.

Los descubrimientos de Popp amplían los del gran científico ruso A.B. Burlakov, que descubrió que las emisiones de luz ultra débil que emanaban de dos conjuntos de huevos de peces fecundados separados por un cristal demostraban un poderoso efecto armonizador. Si uno de los conjuntos de huevos era más viejo, los huevos más jóvenes madurarían y se desarrollarían mucho más rápido si se les acercaba. Sin embargo, si la diferencia de edad entre los dos conjuntos era demasiado grande, el científico descubrió que el conjunto más joven experimentaría una mayor tasa de muerte, deformidades y retraso en el desarrollo.

Este modo de pensar sobre la vida hace que la mente del científico se acerque a la vida de una manera más parecida a la de un músico que afina su instrumento en una orquesta o a la de un director de orquesta que mantiene múltiples ondas sonoras en su mente simultáneamente como una idea musical completa que es mayor que la simple suma de sus partes. Es un modo de pensar mucho más natural y eficaz que el enfoque materialista/reduccionista que hoy domina en la mayoría de las universidades occidentales y que trata al organismo como una máquina y al todo como una suma de partes químicas.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Un barrido más completo de estos descubrimientos se presentó en una conferencia de 2020 presentada por este autor, que puede verse completa aquí:

 

 

La investigación de Montagnier bajo una nueva luz

Volviendo una vez más a Luc Montagnier con una apreciación renovada de la larga ola de tradición científica de la que forma parte, podemos apreciar algunas de las conclusiones que ha sacado de las propiedades, a menudo ignoradas pero completamente verificables, de las ondas de luz, el agua estructurada, las bacterias y el ADN, que pueden hacer que redefinamos nuestra comprensión de la “vida”, la “enfermedad” y la “medicina” para siempre. Este ejercicio posiblemente nos hará apreciar la importancia de un programa internacional de choque en la investigación de la biofísica óptica y la terapia de ondas de luz/interferencias para tratar las enfermedades que asolan a la humanidad, incluida la COVID-19.

En una entrevista de 2011, el Dr. Montagnier recapituló las consecuencias de sus descubrimientos:

“La existencia de una señal armónica que emana del ADN puede ayudar a resolver antiguos interrogantes sobre el desarrollo celular, por ejemplo cómo el embrión es capaz de realizar sus múltiples transformaciones, como si fuera guiado por un campo externo. Si el ADN puede comunicar su información esencial al agua por radiofrecuencia, entonces existirán estructuras no materiales en el entorno acuoso del organismo vivo, algunas de las cuales ocultan señales de enfermedad y otras participan en el desarrollo saludable del organismo”.

Con estas ideas en mente, Montagnier ha descubierto que muchas de las frecuencias de las emisiones electromagnéticas de una amplia variedad de ADN microbiano también se encuentran en los plasmas sanguíneos de los pacientes que padecen gripe A, hepatitis C e incluso muchas enfermedades neurológicas que no suelen considerarse influenciadas por las bacterias, como el Parkinson, la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide y el Alzheimer. En los últimos años, los equipos de Montagnier incluso han encontrado ciertas señales en los plasmas sanguíneos de personas con autismo y varias variedades de cáncer.

Más de una docena de médicos franceses se han tomado las ideas de Montagnier lo suficientemente en serio como para recetar antibióticos para tratar el autismo en el transcurso de seis años y, en contra de las teorías convencionales, han descubierto que, entre los 240 pacientes tratados, ¡4 de cada 5 vieron cómo sus síntomas retrocedían drásticamente o desaparecían por completo!

Estos resultados implican de nuevo que ciertas especies de microbios emisores de luz difíciles de detectar están más cerca de la causa de estos males de lo que la industria farmacéutica moderna quiere admitir.

 

Un nuevo dominio de pensamiento: Por qué las grandes farmacéuticas deberían tener miedo

Como demostró el experimento filmado en 2014, Montagnier fue aún más lejos al demostrar que las frecuencias de las emisiones de ondas dentro de un filtrado ubicado en un laboratorio francés pueden ser grabadas y enviadas por correo electrónico a otro laboratorio en Italia, donde esa misma grabación armónica fue infundida en tubos de agua no emisora, ¡haciendo que los tubos italianos comenzaran a emitir señales lentamente! Estas frecuencias de ADN fueron entonces capaces de estructurar los tubos de agua italianos desde la fuente madre a miles de kilómetros de distancia, ¡resultando en una réplica de ADN 98% exacta!

Estando como estamos, en la cúspide de tantos avances emocionantes en la ciencia médica, deberíamos preguntarnos: ¿qué podrían significar estos resultados para el multimillonario complejo industrial farmacéutico que se basa en mantener al mundo encerrado en una práctica de medicamentos químicos y vacunas?

En este sentido, Montagnier declaró:

“El día que admitamos que las señales pueden tener efectos tangibles, las utilizaremos. A partir de ese momento podremos tratar a los pacientes con ondas. Por lo tanto, es un nuevo dominio de la medicina que la gente teme, por supuesto. Sobre todo la industria farmacéutica… un día podremos tratar los cánceres con ondas de frecuencia”.

El amigo y colaborador de Montagnier, Marc Henry, profesor de Química y Mecánica Cuántica en la Universidad de Estrasburgo, declaró:

“Si tratamos con frecuencias y no con medicamentos, resulta extremadamente rentable en cuanto a la cantidad de dinero que se gasta. Gastamos mucho dinero para encontrar las frecuencias, pero una vez encontradas, no cuesta nada tratarlas”.

Tanto si se ha producido en un laboratorio, como afirma Montagnier, como si ha aparecido de forma natural, como afirman la revista Nature, Bill Gates y el Dr. Fauci, el hecho es que la actual pandemia de coronavirus ha acelerado el colapso del sistema financiero mundial y ha obligado a los líderes del mundo a debatir la realidad de un necesario nuevo paradigma y un nuevo orden económico mundial. Queda por ver si ese nuevo sistema será impulsado por los cárteles farmacéuticos y los financieros que dirigen la política sanitaria mundial o si será impulsado por los Estados nación que configuran los términos de ese nuevo sistema en torno a las necesidades humanas.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Si los estados nación consiguen mantenerse en el asiento del conductor de este nuevo sistema, entonces tendrá que ser impulsado por ciertos principios fundamentales de asistencia sanitaria para todos, la reforma de la práctica de la ciencia y una reforma política/económica más amplia en la que el carácter sagrado de la vida humana se sitúe por encima de todas las consideraciones de beneficio monetario. En este sentido, estos programas de choque en proyectos a largo plazo en la ciencia espacial, la defensa contra los asteroides y el desarrollo de la Luna/Marte serán tan necesarios en el ámbito astrofísico como los programas de choque en la energía de fusión lo serán en el ámbito atómico. Uniendo ambos mundos, está el dominio de las ciencias de la vida que cruza las propiedades electromagnéticas de los átomos, las células y el ADN con las propiedades electromagnéticas a gran escala de la Tierra, el Sol y la galaxia en su conjunto.

 

La crisis actual se debe al choque entre dos fuerzas políticas que representan dos corrientes opuestas de la ciencia y que luchan por moldear el mundo

 

 

Fuente:

Matthew Ehret: A Memorial for Dr. Luc Montagnier and the Coming Revolutions in Optical Biophysics.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Mientras que el sumo sacerdote transhumanista Yuval Noah Harari aboga por gestionar a los “comedores inútiles” bajo un nuevo orden feudal tecnocrático global, otras...

Ciencia y Tecnología

En el siglo XVII, en Gran Bretaña y Francia, un grupo de cultistas rosacruces asociados con la masonería británica introdujeron un anti-renacentismo anticiéntico basado...

Ciencia y Tecnología

Nota del editor: Los globalistas Peter Thiel y Marc Andreessen han estado financiando sigilosamente a Ultima Genomics, una empresa que promete que puede secuenciar...

Contenidos

Han pasado muchos años desde que JFK y su hermano murieron, y las mejores tradiciones de la república que murieron defendiendo se han olvidado....

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY