El orden mundial unipolar se desintegra y vivimos el fin de la hegemonía occidental

Hegemonía occidental en declive. El mundo occidental está en crisis y su abrumadora dominación geopolítica ha terminado. Las guerras híbridas y las operaciones militares contra China y Rusia, los principales adversarios del nuevo orden mundial, están fallando y estas naciones ahora son económicamente más fuertes que nunca, demasiado fuertes para el adversario. Por el contrario, las economías domésticas occidentales se encuentran extraordinariamente mal y ante una depresión de proporciones épicas.

 

Hegemonía occidental en declive

La semana pasada estuvo llena de eventos portentosos, que aunque parezcan no estar relacionados a primera vista, en realidad son parte de una misma matriz.

Por un lado, hemos visto una cobertura cada vez más fuerte en los principales medios sobre la recesión global que se acerca, con curvas de rendimiento invertidas y rendimientos negativos que alertan que el sistema financiero occidental está básicamente en coma y se mantiene vivo solo mediante generosas inyecciones de liquidez de la banca central. Mucha gente ya se ha dado cuenta de que los banqueros centrales que actúan como planificadores centrales en una economía de comando e imprimen dinero (también conocido como alivio cuantitativo) para alimentar las burbujas de activos, están a punto de eliminar los últimos vestigios de lo que solía ser una economía de mercado.

Después, vimos a Trump actuar en Twitter asestando nuevos golpes contra China como parte de su guerra comercial calculada y a intervalos, haciendo que los mercados de valores se movieran como una montaña rusa en reacción a cada nuevo tuit.

El martes pasado, en una rueda prensa del G7 en Biarritz, el lacayo de los Rothschild, Emmanuel Macron, dio un paso más al hablar sobre las razones por las que de pronto anhelaba una amistad con Rusia:

“Estamos viviendo el fin de la hegemonía occidental.”

Además, tanto Trump como Macron hablaron dulcemente de recuperar a Rusia en su club del G7 y cambiarle el nombre a G8.

En sintonía, el nuevo gobierno de Gran Bretaña de Boris Johnson comunicó a sus colegas en Biarritz que estaba decidido por un Brexit sin acuerdo, después de lo cual regresó a Londres y organizó un golpe de estado suspendiendo el parlamento, con el amparo de la corona británica, para asegurarse de que no interfiriera en la oposición elegida.

Pero quizás las noticias más extrañas para coronar toda esta serie de acontecimientos, vinieron del Jackson Hole Meeting, en Wyoming, donde los banqueros centrales occidentales se escondieron para celebrar su retiro anual. Ahí, el presidente del Banco de Inglaterra, Mark Carney, sorprendió a todos (al menos a los que no estaban presentes) al anunciar que el dólar estadounidense estaba acabado y debía ser reemplazado por un as que los banqueros centrales guardan bajo la manga.

 

Hay que permanecer alertas

Que las economías domésticas occidentales se encuentran extraordinariamente mal y ante una depresión inminente de proporciones épicas, no significa que las élites que controlan occidente se hayan quedado fuera del juego.

Es importante mantenerse alertas y no creerse la barbaridad de que todo esto se trata de una lucha entre “buenos y malos”, pues el desmantelamiento del orden mundial unipolar es prediseñado, implica el sacrificio de una facción de chivos expiatorios y está parcialmente operado por facciones que fueron parte el orden mundial unipolar mientras les fue útil a sus intereses, aunque ahora hayan optado por renunciar formalmente a dicho orden para sellar su alianza con China y Rusia y asegurarse así un lugar en el nuevo orden mundial multipolar.

La prioridad del Cabal es ganar tiempo para reposicionarse mientras impulsa proyectos deshonestos que van desde el eco-fascismo —a través de la aplicación un Nuevo Tratado Verde de origen malthusiano que busca desindustrializar el mundo y reducir la población mientras se embolsa los recursos naturales de naciones en vías de desarrollo—, hasta la fusión de los bancos centrales con el Estado para para inundar el sistema mediante “dinero de helicóptero” para calmar a las masas y proteger $ 1.5 billones de activos sin valor, mientras hacen creer a la humanidad que les están salvando y siguen alimentando la burbuja de todo.

De este modo, queda claro que el reparto global sigue en marcha, y ni siquiera un nuevo orden mundial compartido con China y Rusia es garantía de nada, sino una alternativa por descubrir.

 

La estafa que preparan los bancos centrales para ‘lidiar’ con la próxima recesión

 

 

Fuente:

Covert Geopolitics — New World Order in Meltdown.

Mente Alternativa — La estafa que preparan los bancos centrales para ‘lidiar’ con la próxima recesión.

Mente Alternativa — Isabel II suspende el Parlamento británico para facilitar ejecución del Brexit.

Mente Alternativa — Precisiones sobre la estafa mundial de los incendios en el amazonas.

Mente Alternativa — Reseteo económico: Banco de Inglaterra insta a reemplazar el dólar con criptomoneda de reserva.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion