Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

COVID-19

Hay indicios de que el bloqueo de Shanghái se está comercializando para el público occidental como el equivalente a la invasión rusa de Ucrania

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Durante la última semana, los medios de masas y las redes sociales han sido inundados con imágenes horribles del cierre de Shanghai. Obviamente, el mensaje subyacente es que “la China comunista” es el origen de esta pesadilla. Sin embargo, como advierte Emanuel Pastreich, esta campaña es tan extrema que invita al ridículo. Y es que, aunque se achaca este cierre al comunismo, no hay ningún precedente de cierre de una gran ciudad en la tradición comunista china. Además, el modelo para el cierre de Shanghái es el mismo del cierre de Boston tras el atentado del maratón de Boston del 15 de abril de 2013. Así, la pregunta que deberíamos hacernos es la de ¿quién podría estar involucrado por parte de China en este cierre de Shanghai?, pues hay numerosos indicios de que se está comercializando para el público occidental como el equivalente a la invasión rusa de Ucrania. Según Pastreich, hay muchos multimillonarios activos en Shanghai con estrechos vínculos con los ultraglobalistas del eje anglo-estadounidense.

 

Por Emanuel Pastreich

Los periódicos corporativos y las redes sociales se han visto inundados de imágenes espeluznantes del bloqueo de Shanghái durante la última semana, una empresa masiva que ha confinado a millones de chinos en sus casas durante semanas y que ha supuesto la aplicación de severas restricciones en el acceso a suministros básicos. Las imágenes de los ciudadanos gritando desde sus apartamentos en señal de frustración, o gritando sentidas protestas en conmovedores soliloquios, los vídeos de drones y robots patrullando las calles vacías de Shanghai, nos presentan una visión aterradora del gobierno totalitario por la tecnología que tantos han predicho.

El mensaje subyacente es que China es el origen de esta pesadilla.

La historia oficial difundida por la ciudad de Shanghai, y no desmentida por el Partido Comunista Chino, es tan extrema que invita al ridículo.

Una nueva política de “tolerancia cero” para el COVID-19, que es una enfermedad falsa e inexistente en primer lugar, fue impuesta a todos los ciudadanos de Shanghai, primero en el lado este del río Huangpu a partir del 28 de marzo, y luego para toda la ciudad a partir del 1 de abril. Supuestamente, todos los ciudadanos serán sometidos a pruebas de COVID-19. Según los informes de los medios de comunicación, sólo se han encontrado 26.087 nuevos casos de COVID-19, y de ellos, sólo 914 eran sintomáticos (y no había imágenes de cadáveres en el suelo, como fue el caso de Wuhan a finales de 2019).

Es decir, que las justificaciones del cierre son tan absurdas que convierten todo el proceso en una farsa, quizá una acción destinada a demostrar a los ciudadanos que deben hacer exactamente lo que se les dice, por muy ridículas e infundadas que sean las premisas. Los medios corporativos occidentales tenían una respuesta preparada para lo que estaba ocurriendo: El Partido Comunista Chino, siguiendo sus ideas socialistas antidemocráticas, está violando los derechos fundamentales de los ciudadanos que los occidentales respetamos.

El estadounidense Jack Posobiec, que se refiere a sí mismo como un “veterano oficial de inteligencia de la Marina”, publicó extensamente en Twitter sobre el encierro, culpando al comunismo y haciendo declaraciones como “Esto es lo que el PCCh está haciendo a los 26 millones de personas de Shanghai”.

Human Rights Watch se apresuró a condenar a China por sus violaciones de los derechos humanos en Shanghái, comenzando el 6 de abril que “El gobierno chino debería respetar el derecho a la salud y otros derechos básicos en su respuesta a la oleada de Covid-19 en el país”, pero lo hizo sin ninguna referencia a políticas similares, o peores, que se están llevando a cabo en todo el mundo.

El problema es que, aunque este cierre se atribuye al comunismo, no hay ningún precedente del cierre de una gran ciudad en la tradición comunista china; ninguna parte de la imposición del tecnofascismo puede remontarse a los llamamientos de Mao Zedong y Zhou Enlai a la lucha de clases y a la resistencia al imperialismo.

El modelo para el cierre de Shanghái, resulta ser el cierre de Boston después del atentado del maratón de Boston del 15 de abril de 2013, hace exactamente nueve años. En aquella ocasión, el gobierno federal de Estados Unidos, concretamente el FBI, utilizó una turbia acusación de atentado terrorista (sobre la que siguen existiendo serias dudas) como excusa para cerrar amplias zonas de la ciudad de Boston y confinar a los ciudadanos en sus casas mientras la policía armada patrullaba las calles.

La pregunta que debemos hacernos es si lo que está ocurriendo en Shanghai está siendo organizado por las mismas personas que organizaron el encierro de Boston, y encierros similares en todo el mundo durante los últimos dos años, y no por el Partido Comunista Chino -o no principalmente por el Partido Comunista Chino.

También se difundieron ampliamente vídeos horribles de chinos que se suicidaban saltando desde sus ventanas, y puede que fueran reales, pero no hay razón para asumir que algo es cierto sólo porque se haya difundido ampliamente.

Otro vídeo muy popular mostraba a un robot con forma de perro (que se parece a un SpotMini de Boston Dynamics) patrullando las calles con un micrófono en la espalda para decir a los habitantes de Shanghai que se quedaran dentro. Cualquiera que mirara el vídeo con ojos críticos tenía que dudar. El altavoz estaba atado descuidadamente a la parte trasera del robot con cinta de barricada en lo que parece ser un truco descuidado, y ciertamente no era representativo de la política del gobierno.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Pero lo que delata que este encierro tiene socios silenciosos que no tienen nada que ver con la burocracia del PCC fue la insistencia constante en los medios de comunicación occidentales sobre el sufrimiento de los animales en Shanghai. Imágenes de gatos vivos acorralados y metidos en bolsas para su eliminación fueron pegadas por todo Internet, junto con un vídeo de un hombre chino que sujetaba cruelmente a un perro dolorido con un dispositivo y luego lo dejaba caer en un contenedor con otros perros heridos. Aunque el vídeo era ciertamente perturbador, me atrevo a que los estadounidenses horrorizados vean un vídeo de un matadero a escala de fábrica en Estados Unidos aunque sea durante unos minutos.

El enfoque en la crueldad hacia los animales es un estándar en la operación para demonizar a Rusia en Ucrania. Por ejemplo, un llamamiento del “cofundador de Soi Dog, John Dalley” para que se ayude a rescatar a los perros y gatos de Ucrania ha sido ampliamente difundido en Estados Unidos.

Hay numerosos indicios de que el cierre de Shanghái se está comercializando al público occidental como el equivalente a la invasión rusa de Ucrania. La narrativa que se presenta es la de un cruel gobierno comunista totalitario en China que oprime a los pobres ciudadanos de Shanghai que anhelan liberarse de estas irrazonables restricciones de “cero covid” (pero no se ofrece ninguna sugerencia de que las restricciones de covid en sí mismas sean incorrectas).

La MSN informó: “Hay vídeos de residentes encerrados que cantan “queremos comida” y “queremos libertad”. En un vídeo, se ve a los ciudadanos salir a sus balcones y protestar por la falta de suministros”.

Pero los vídeos, los informes, son demasiado perfectos, para ser cuidadosamente escenificados.

 

El cierre de Shanghai como guerra no convencional

Los detalles de las acciones de los operativos estadounidenses (tal vez incluyendo a Israel y otras naciones) en colaboración con funcionarios chinos corruptos para planificar, y llevar a cabo, este cierre de Shanghai no están disponibles para mí. Sin embargo, a pesar de la información completamente especulativa, y a menudo descaradamente errónea, que pasa por el periodismo en estos días, espero que se me pueda perdonar si deduzco, basándome en la amplia evidencia que he leído en inglés y en chino, lo que puede estar ocurriendo entre bastidores.

El cierre de Shanghai debe ser visto primero en una perspectiva geopolítica adecuada.

China ha sido objeto de presiones de alto nivel por parte de Washington D.C. durante los dos últimos meses en un esfuerzo por frustrar cualquier posible cooperación con la Federación Rusa desde que las tropas rusas entraron en Ucrania.

Consideremos los acontecimientos críticos que condujeron al bloqueo. El presidente estadounidense Joe Biden advirtió a la República Popular China el 18 de marzo, en una conversación con el presidente Xi Jinping, que habría graves consecuencias para China si ofrecía cualquier tipo de apoyo a Rusia, económico o, especialmente, militar. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psakiexplicó: “Dejó claro cuáles serían las implicaciones y las consecuencias si China proporciona apoyo material a Rusia mientras lleva a cabo ataques brutales contra ciudades y civiles ucranianos.”

No sabemos lo que dijo Biden, pero sólo tres días después, el 21 de marzo, el vuelo 5735 de China Eastern Airlines se dirigía a un aterrizaje suave en el aeropuerto internacional de Guangzhou cuando de repente se precipitó inexplicablemente en picado. La causa del accidente aún no se ha explicado, ni siquiera tres semanas después.

Muchos chinos creen en los argumentos expuestos en los vídeos publicados en Weibo (y en otros lugares) poco después del incidente, según los cuales el accidente fue el resultado de un secuestro a distancia (similar a los accidentes del 11 de septiembre) probablemente realizado por Estados Unidos. La historia fue confirmada por el blog de investigación de la inteligencia estadounidenseState of the Nation. Además, la atroz decisión de incluir un equipo de siete miembros de Estados Unidos en la investigación formal de este accidente doméstico sugiere algo un poco inusual.

Luego, el 28 de marzo, el Gobierno Popular Municipal de Shanghai, y no el gobierno central de Pekín que había estado suavizando las restricciones, lanzó de repente una política radical de “tolerancia cero” de COVID-19. Si los agentes de inteligencia de Estados Unidos buscaban dar a China su propia “Ucrania” y encontrar un nuevo campo para la creación de problemas que antes financiaban en Hong Kong, Shanghai era la opción lógica.

Shanghái está plagada de intereses financieros globales, con las oficinas centrales (o seguramente la principal sucursal) de todos los principales bancos de inversión multinacionales y corporaciones multinacionales ubicadas allí. Su impacto en la economía china sigue siendo inmenso.

Shanghái tiene una historia de más de cien años como centro del capital global con una relación parasitaria con el resto de la nación; después de todo, fue Shanghái la que ofreció extraterritorialidad a los ciudadanos de las potencias imperiales hasta la década de 1940.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Siguiendo esa tradición, Shanghái cuenta hoy con las políticas de zonas económicas especiales más extremas de todas las ciudades de China, políticas que permiten a las empresas extranjeras realizar una amplia gama de actividades sin la autorización del gobierno.

En su afán por satisfacer las demandas de las corporaciones multinacionales, el gobierno de Shanghái ha privatizado servicios y promovido soluciones tecnológicas para casi todo. Shanghái se ha mostrado tan entusiasta en la adopción de redes inteligentes, 5G, gobierno en línea y automatización, que este año obtuvo el primer puesto a nivel mundial como ciudad inteligente de Juniper Research.

Shanghái ha extendido la alfombra roja a las finanzas mundiales, concediendo privilegios especiales a determinados inversores institucionales, abriéndose a casi cualquier inversión procedente de fuera del país, ampliando los mercados de derivados y permitiendo a los bancos de inversión crear sus propias “empresas conjuntas de gestión de la riqueza”.

 

¿Quién podría estar involucrado por parte de China en este cierre de Shanghai?

Hay muchos multimillonarios activos en Shanghai con estrechos vínculos con las finanzas mundiales que podrían verse tentados a desempeñar el papel de Igor Kolomoisky, el multimillonario que creó el actual presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky en respuesta al estímulo estadounidense.

Por ejemplo, sabemos que el multimillonario Ma Yun (Jack Ma), que recibió enormes cantidades de financiación de Goldman Sachs y otros bancos de inversión estadounidenses cuando creó Alibaba como un gigante del marketing y la distribución mundial que rivalizaba con Amazon, estaba muy descontento con las políticas chinas.

Ma es una figura popular entre los globalistas, y es miembro del consejo de administración del Foro Económico Mundial.

Aunque los detalles son oscuros, el impulso de Ma a la agenda globalista en China chocó con los planificadores estatales de Pekín, Xi Jinping incluido, hace dos años.
Ma fundó el Grupo Ant, una institución financiera que pretendía revolucionar las finanzas creando un sistema bancario no regulado.

La historia es que pronunció un discurso el 24 de octubre de 2020 en el que pedía cambios radicales en el sistema bancario. Como resultado, el gobierno central reprimió sus actividades y desde entonces apenas se le ha visto en público.

Alibaba tiene su sede en Hangzhou, cerca de Shanghái, y su mayor presencia en esta ciudad.

También hay multimillonarios estadounidenses interesados en utilizar Shanghái para abrirse al capital extranjero. Por ejemplo, Stephen Schwarzman, director general de la empresa de capital privado Blackstone, ha comprado con su dinero a muchos intelectuales y funcionarios del Partido Comunista chino, especialmente los más de 100 millones de dólares que dio para establecer, entre otras cosas, el prestigioso programa “Schwarzman Scholars” en la Universidad de Tsinghua.

Otro multimillonario estadounidense que ha invertido mucho en China es John Thornton, fundador del John L. Thornton China Center de la Brookings Institution. Thornton es miembro del Consejo Asesor Internacional de la Corporación de Inversiones de China (el fondo soberano de China) y presiona constantemente para aumentar la influencia extranjera sobre la política financiera de China.

 

El bloqueo de Shanghái y el trastorno económico mundial

La interrupción económica causada por el bloqueo de Shanghái ya se está promoviendo en los medios corporativos como la razón de los retrasos en la producción y entrega de productos electrónicos, automóviles y otros artículos domésticos que se producen en Shanghái, se envían a través de él o dependen de piezas fabricadas en Shanghái. Aunque este trastorno es cierto, hay muchas razones para creer que esta situación será explotada y exagerada para justificar los esfuerzos de los súper ricos por destruir aún más la economía mundial y empobrecer a los ciudadanos de la Tierra.

Combinar una crisis ucraniana que justifique una repentina escasez de productos agrícolas, materias primas, gas natural y productos manufacturados, con una crisis de Shangai que cierre el comercio mundial, ofrece a los globalistas la oportunidad de explicar cualquier trastorno.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Ya hay planes para adoptar una política similar de tolerancia cero en la ciudad de Guangzhou, otro importante centro manufacturero y financiero. La desaceleración económica resultante, las interrupciones en las cadenas de suministro, el aumento de la inflación y la escasez serán justo lo que recetó el médico.

La crisis económica del cierre de Shanghái también se ha empleado como argumento para aumentar las vacunaciones en China, previsiblemente, y para introducir las primeras vacunas de ARNm COVID-19 fabricadas en China, según el Centro Nacional de Control y Prevención de Enfermedades de China.

 

Diferencias entre Rusia y China

Existen claras diferencias en la naturaleza del ataque a Rusia a través de Ucrania y a China a través de Shanghai. Estados Unidos y China, aunque hablar de guerra se ha convertido en un tema constante en la última década, son también economías altamente integradas que implican una profunda cooperación incluso en medio de un teatro político radical.

Además, China se ha negado a responder a los esfuerzos por inducirla a una acción militar en Taiwán, Hong Kong o el Mar de China Meridional. El ataque, por tanto, ha tenido que lanzarse de forma encubierta y oscura para que parezca que el Partido Comunista Chino es el origen del problema porque está abusando de la población de Shanghai. A partir de este momento, no hay ni rastro de la mano estadounidense en ningún lugar del discurso público.

Rusia, por el contrario, nunca tuvo el acercamiento a Estados Unidos que tuvo China tras la reunión del presidente Richard Nixon con el presidente Mao Zedong en 1972, ni las economías de Estados Unidos y Rusia están tan integradas. Hay rusos que estudian en Estados Unidos, pero estudiar en América no tiene el mismo atractivo para los rusos que para los chinos en los últimos treinta años.

Así, aunque hay inversión americana en Rusia, e injerencia americana en Rusia, Rusia no está tan profundamente integrada en la cadena logística y de suministro americana, y los bancos de inversión americanos tienen menos lazos y menos intereses financieros.

 

Lo que hay que hacer

Los chinos han sido objeto de su parte del gran reseteo, sirviendo como conejillos de indias para los sistemas de crédito social que permiten la vigilancia constante y la evaluación de los ciudadanos a través de la IA, y para el uso requerido de los sistemas de pago digitales. Lo más probable es que los globalistas hayan escogido a China para estos experimentos, antes de una aplicación más amplia en el mundo, porque el énfasis en el desarrollo tecnológico de la sociedad china, y la ingenuidad china sobre el impacto negativo de la innovación tecnológica en la sociedad humana, convirtieron a los chinos en víctimas listas.

Estas políticas tecnofascistas son promovidas por muchos burócratas del Partido Comunista Chino, pero no se originaron en China. No son más que una parte de una estrategia global para el control de la economía mundial por parte de las élites financieras, hombres astutos que halagan a los chinos sobre la eficacia de su respuesta a COVID-19, y su potencial para ser líderes en innovación a través de la IA.

Lo que se necesita desesperadamente en respuesta al esfuerzo actual de los globalistas para inducir conflictos innecesarios entre los Estados nación, y dentro de las naciones, a través de operaciones como el cierre de Shanghai, es una alianza de ciudadanos en China, Rusia, Estados Unidos y otros países contra las depredaciones de los bancos de inversión y las corporaciones multinacionales, una alianza que se asemeja a los movimientos antifascistas internacionalistas de la década de 1930.

El cierre de Shanghai fue diseñado para aumentar el aislamiento del individuo en una prisión tecnológica, al tiempo que crea una mayor distancia entre los estadounidenses (occidentales) y los chinos, que deberían cooperar para responder a la amenaza del tecno-fascismo.Es hora de que todos nos unamos en respuesta.

 

Sputnik Radio y Matthew Ehret hablan de las raíces de la guerra biológica de EE.UU. y del caso del bloqueo de Shanghai

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Fuente:

Emanuel Pastreich, en Korea IT Times: Is the Shanghai lockdown China’s Ukraine? 19 de abril de 2022.

Te puede interesar

Contenidos

Stepan Bandera fue agente de la Gestapo y sólo dejó el recuerdo –que algunos creen ‎positivo– de las masacres que organizó. Pero Dimitro Dontsov...

Contenidos

En un artículo previo, Kit Klarenberg documentó las actividades antidemocráticas del célebre periodista Paul Mason, asociado con la inteligencia británica, para atacar a los...

Contenidos

En este vídeo, grabado el 13 de junio de 2022 y extraído de la conferencia del Instituto Schiller del 18 y 19 de junio,...

Contenidos

Por Red Voltaire Decae el apoyo de Occidente a Ucrania Doyle McManus, editorialista del diario estadounidense Los Angeles Times, estima que el rápido ‎‎empeoramiento...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY