Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Hay esperanza ante el indomable colapso sistémico manufacturado y decadencia de Occidente?

Los imparables colapsos económico-físico, financiero, político, y estratégico militar que atraviesa Occidente no son acontecimientos separados. Como explicaba una y otra vez el finado economista y estadista estadounidense Lyndon LaRouche, esto es lo que sucede cuando un sistema entra en una “condición límite”, en la que las viejas reglas y medidas convencionales no solo ya no funcionan, sino que cualquier acción para “controlar” un problema genera otro mayor. La única solución es salirse del sistema y encontrar los nuevos axiomas, más adecuados para el progreso de la humanidad, sobre los que debe crearse un nuevo sistema. Como ha demostrado la historia, así es como se producen los renacimientos.

 

Por EIRNS

22 de octubre de 2022 (EIRNS) — La mayoría de la gente todavía no ha reconocido la enormidad de la crisis en la que se halla toda la humanidad hoy en día, pero está empezando a darse cuenta de que algo muy, muy grande está sucediendo. Algo diferente a todo lo que se ha vivido antes. Algo que requiere nuevas ideas, nuevas formas de pensar, si queremos salir de lo que parece ser un colapso imparable económico-físico, financiero, político, y estratégico militar.

La economía física de todo el sector occidental está en proceso de desintegración. Un extenso artículo que publicó el diario de la City de Londres, Financial Times, esta semana con un encabezado de “¿Aplastará la crisis energética a la industria europea?” se lee como un informe de evaluación de la batalla después de un bombardeo aéreo. Todos los sectores manufactureros que consumen mucha energía en Europa están cerrando la producción, despidiendo trabajadores en masa, y comprando pesados abrigos y guantes de invierno para los que trabajan en las fábricas que consiguen mantenerse funcionado, pero no se pueden permitir la calefacción. El motor de este derrumbe es la escasez de energía (debido a las sanciones contra Rusia y la demente política del Gran Reajuste) y la hiperinflación en los precios (debido a la especulación y a la escasez causada por lo anterior): una crisis totalmente creada por el hombre.

La desindustrialización de Europa, a su vez, causará más ondas de choque a la ya desintegrada economía mundial. Japón, la tercera economía más industrializada del mundo, también está entrando en la vorágine, con empresas en quiebra y tormentas financieras. Occidente está de brazos cruzados mientras que la casta financiera dominante hace estallar la capacidad productiva que necesitamos urgentemente para reconstruir las economías deprimidas, otrora modernas, y ayudar a industrializar a las naciones ex colonias abandonadas a la pobreza.

El colapso político sigue al colapso económico y financiero, un proceso en el que el Reino Unido no es más que el principal ejemplo actual. Instituciones políticas enteras están desapareciendo. Hay quien dice que si realizan hoy elecciones generales en el Reino Unido, el antiguo Partido Conservador podría perder hasta 300 escaños en el Parlamento, y ganar solo 20. Una importante encuesta en Alemania reveló que Sahra Wagenknecht, del partido Linke, que se opone a las sanciones a la energía rusa y plantea una solución negociada en Ucrania, y centra su fuego contra el Partido Verde de la OTAN, es ahora la segunda figura política en popularidad en Alemania. En Estados Unidos, se ha desatado la histeria por la creciente probabilidad de que haya una mayoría republicana en la Cámara de Representantes después de las elecciones de mitad de período del 8 de noviembre, y esa mayoría, bajo la presión de sus electores, se niegue a seguir bombeando armas y dinero a la guerra sustituta de la OTAN contra Rusia en Ucrania.

En cuanto al colapso estratégico, el embajador de Rusia en Estados Unidos, Anatoly Antonov, le dijo al semanario Newsweek el 20 de octubre, que el gobierno de Biden ha “demolido” los canales de comunicación con su país. Newsweek entendió el mensaje, y tituló la nota sobre la entrevista “Enviado de Rusia a EU: el canal que detuvo la guerra nuclear hace 60 años está muerto”. El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, desestimó el comentario de Antonov, pero el secretario de Defensa, Lloyd Austin, parece que sí reconoció la importancia del mensaje de Antonov. Austin inició una conversación por teléfono con el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, por primera vez desde mayo.

Estos no son acontecimientos separados. Como explicaba una y otra vez el finado economista y estadista estadounidense Lyndon LaRouche, esto es lo que sucede cuando un sistema entra en una “condición límite”, en la que las viejas reglas y medidas convencionales no solo ya no funcionan, sino que cualquier acción para “controlar” un problema genera otro mayor. La única solución es salirse del sistema y encontrar los nuevos axiomas, más adecuados para el progreso de la humanidad, sobre los que debe crearse un nuevo sistema. Como ha demostrado la historia, así es como se producen los renacimientos.

O, como aconsejó el diario chino en inglés Global Times a los gobiernos occidentales después de la dimisión de Liz Truss: “La dramática dimisión de Truss podría verse también como un microcosmos de la decadencia de la política occidental, ya que solo sustituir a los dirigentes sin cambiar la mentalidad no resolverá ningún problema”.

El “cambio de mentalidad” necesario para salir con vida de esta crisis “de época” fue precisamente la cuestión que planteó la viuda de Lyndon LaRouche, la fundadora del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, en una entrevista en el programa “Diálogo” de la cadena internacional de TV china CGTN. “Ya es hora de que se introduzca una geometría completamente diferente; un nuevo paradigma en el pensamiento. Debemos ser patriotas, sí; pero al mismo tiempo debemos ser ciudadanos del mundo, donde la humanidad única sea lo primero”, argumento ella.

“La única manera de salir de esta crisis es que suficientes fuerzas en Estados Unidos, gobernadores, legisladores estatales, alcaldes, y también en Europa, reconozcan que solo tenemos un planeta. O trabajamos juntos con los muchos desafíos que tenemos o vamos en la dirección de una confrontación y podríamos incluso aniquilar a a especie humana si se llegara a una guerra global; de la que estamos muy cerca, por cierto”.

La candidata independiente del Partido LaRouche para el Senado por Nueva York, Diane Sare, está demostrando en su campaña que esas propuestas audaces para un cambio total en nombre de toda la humanidad es lo que está buscando la gente del estado de Nueva York, y los que siguen su campaña en todo el mundo, y están respondiendo. Los informes de la campaña en las calles de Staten Island y Buffalo son similares a las respuestas en México, como dijo Celeste Sáenz, presidente del Club de Periodistas de México, al instar a la gene a escuchar la emisión radiofónica de su entrevista pregrabada con Diane Sare este viernes 21: “Por favor, escúchenla… No se pierdan de esto: ¡Hay esperanza! Somos muchos más los ciudadanos del mundo que estamos a favor de la paz”.

Pueden escuchar la entrevista completa de Celeste Sáenz a Diane Sare en este enlace.

 

‘Modernización pacífica’: La oferta de China al Sur Global

 

Fuente:

EIRNS: “¡Hay esperanza!”. Editorial EIR 24 octubre 2022.

Contenidos

La Unión Europea presenta la elección de los eurodiputados y la designación del presidente de la Comisión Europea como muestras de su naturaleza democrática....

Contenidos

Por Andrei Fursov He dado clases en diversas ocasiones en Estados Unidos y en Europa. Y puedo ver que tanto los jóvenes rusos como...

Contenidos

Las elecciones europeas no tienen otro objetivo que hacernos creer que la Unión Europea es una entidad democrática, explica Thierry Meyssan. Sin embargo, el...

Contenidos

La guerra en Ucrania y el conflicto en el Medio Oriente dan continuación al comportamiento de los anglosajones durante la Segunda Guerra Mundial. En...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram