Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Ha renunciado Occidente a la libertad de expresión?

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Era un debate que ya se creía resuelto. En Occidente se había afirmado que la libertad de ‎expresión era una condición inseparable de la democracia e imprescindible para ella y ‎los Estados occidentales se habían comprometido a no violarla nunca más. Pero ‎Estados Unidos, Reino Unido, Polonia, Italia y Alemania avanzan por el camino de la ‎censura. Hay cosas que no pueden ser dichas. ‎

 

Por Thierry Meyssan

En Francia, la secretaria de Estado encargada de la Ciudadanía, Sonia Backes, trata de ‎desacreditar las opiniones que no coinciden con el “pensamiento correcto”. Simplemente las tilda de “derivas sectarias”. En la Unión Soviética metían a los opositores en asilos psiquiátricos. ‎En Francia esta señora anunció que el gobierno francés va a organizar “cortes de derivas sectarias y complotismo”.‎

En Francia, la secretaria de Estado encargada de la Ciudadanía, Sonia Backes, trata de ‎desacreditar las opiniones que no coinciden con el “pensamiento correcto”. Simplemente las tilda de “derivas sectarias”. En la Unión Soviética metían a los opositores en asilos psiquiátricos. ‎En Francia esta señora anunció que el gobierno francés va a organizar “cortes de derivas sectarias y complotismo”.‎

La libertad de expresión fue una característica de Occidente desde el siglo XVIII. Fue el cimiento ‎sobre el cual se construyó el régimen político respaldado por las clases medias: la democracia. ‎Dejó de ponerse en duda el principio según el cual la voluntad general surgiría del debate entre las ‎opiniones más diversas. Toda violación de esa libertad se veía como un golpe a la resolución de ‎los conflictos por la vía pacífica. ‎

Sin embargo, a principios del siglo XX, cuando Occidente se vio sumido en la guerra, ‎los británicos y posteriormente los estadounidenses no vacilaron en utilizar medios modernos de ‎propaganda no sólo contra sus enemigos sino también frente a sus propios compatriotas [1]. Los gobiernos supuestamente democráticos instauraban ‎entonces programas destinados a engañar a sus conciudadanos. Al final de aquella guerra, ‎los británicos enorgullecían de su éxito, dejando entrever el posible uso de la propaganda en ‎tiempo de paz. Así que, con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, se dio de lado a la ‎democracia y la libertad de expresión, se reactivó la propaganda, primeramente en Italia y ‎en Alemania y después en todo Occidente. ‎

Hace ahora 75 años que los gobiernos de Occidente juran que defienden sus «valores» y que ya ‎no usan la propaganda interna.‎

Como en los años 1930, el sistema capitalista actual se ve amenazado por el recrudecimiento de ‎las desigualdades entre los electores. Pero eso está sucediente ahora de una manera nunca vista ‎anteriormente. En medio de la crisis de 1929, el industrial Henry Ford que la remuneración de un ‎patrón no debía exceder en 40 veces el salario de uno de sus obreros y hoy resulta que Elon ‎Musk gana 38 millones y medio de veces el salario de algunos de sus empleados ‎estadounidenses. Ante tal desigualdad, el principio democrático de «un hombre, un voto» ya ‎no tiene absolutamente nada que ver con la realidad. ‎

Es en ese contexto que Occidente cuestiona en la práctica la libertad de expresión. Las redes ‎sociales, principalmente Facebook y Twitter, han aplicado la censura contra gobiernos e incluso ‎contra un presidente estadounidenses en funciones. Pero al hacerlo no estaban violando la ‎Constitución ya que esta garantiza la libertad de expresión únicamente frente a los abusos del ‎poder político. Por cierto, que Elon Musk haya comprado Twitter y que ahora diga que quiere ‎convertir esa plataforma numérica en una red libre no cambia nada de lo sucedido. La idea de ‎que “hay cosas que no pueden decirse” ya está incrustada en las mentes. ‎

Los intelectuales perciben que el cambio de régimen económico y política que ya está en marcha. ‎Y en los últimos año, muchos de esos intelectuales se han convertido en repetidores del poder, ‎ya sea este financiero o político, abandonando así su función de críticos. ‎

Sea cual sea la evolución ulterior, esos intelectuales estarán siempre del lado del mango, nunca ‎bajo el martillo. Hace 6 años que nos hablan constantemente de las fake news, o sea de la ‎información sesgada, y nos repiten que es necesario controlar lo que la gente dice o escribe. ‎Ese discurso establece una diferencia entre quienes están “del lado de la verdad” y quienes ‎supuestamente dicen y escriben cosas “equivocadas”. Ese discurso niega el principio de la ‎igualdad democrática. ‎

Metidos hasta el cuello en la trampa de Tucídides, los anglosajones desataron la guerra civil ‎en Ucrania y crearon la situación que obligó a Rusia a intervenir en ese país para poner fin a esa ‎guerra civil. Poco a poco, Occidente va implicándose más y mas en la guerra –en el sentido ‎militar– contra Rusia y, en el sentido económico, contra China. Han sido desmentidos todos los ‎principios que decían no era posible guerrear contra potencias con las que se mantenían intensos ‎intercambios económicos. Al igual que durante las dos guerras mundiales, el mundo se ve ‎dividido en dos bandos, que se alejan cada vez más uno del otro. ‎

Y también puede verse en Occidente el regreso a la propaganda. ‎

Durante la elección presidencial estadounidense de 2020 se puso en duda la honestidad del ‎conteo de los votos. El Congreso declaró vencedor a Joe Biden, pero en realidad nadie sabe ‎quién ganó esa elección. ‎

Como sucedió en el año 2000, durante la elección disputada entre George W. Bush y Al Gore, es ‎simplemente imposible recurrir a un nuevo conteo de los votos, el problema ya ni siquiera es ese ‎sino que en muchos lugares los votos se contaron a puertas cerradas. Incluso si aceptásemos ‎que quizás nadie recurrió al fraude aún quedaría un problema fundamental: no hubo ‎transparencia en la elección y la transparencia es un elemento fundamental de la democracia. ‎Basta recordar que en la elección estadounidense del 2000 (con Bush y Gore como ‎contendientes) la Corte Suprema de Estados Unidos suspendió el nuevo conteo de los votos ‎alegando que la Constitución de ese país no estipula que la elección del presidente de ‎Estados Unidos depende del sufragio directo sino que depende de la voluntad de cada Estado. ‎Según ese principio, las instancias federales no tenían nada que decir sobre la designación del ‎vencedor en el Estado de la Florida. ‎

Ahora, ante cualquier otro debate, las elecciones de medio mandato se ven por lo tanto ‎profundamente marcadas por la cuestión del no respeto de los procedimientos democráticos ‎por parte del bando de los «demócratas». ‎

 

grafico

 

‎La propaganda en Estados Unidos

Estados Unidos dispone de un Global Engagement Center (GEC o “Centro de Compromiso ‎Global”), una estructura que, en el seno del Departamento de Estado, se dedica a coordinar los ‎discursos oficiales de los aliados de Washington. También dentro del Departamento de Estado ‎hay un subsecretario a cargo de la propaganda estadounidense en el extranjero, denominada ‎‎Public Diplomacy and Public Affairs (“Diplomacia Pública y Asuntos Públicos”). Pero en abril ‎de 2022, se inició una nueva fase de este despliegue cuando el «presidente proclamado», Joe ‎Biden, tomó a su servicio una especialista de la propaganda: Nina Jankowicz.‎

El secretario de Seguridad de la Patria, el ex juez Alejandro Mayorkas, creó una ‎‎Disinformation Governance Board (“Junta de Gobierno de Desinformación”), cuya presidencia ‎puso en manos de Nina Jankowicz. Se trataba ni más ni menos que de reinstaurar el aparato de ‎desinformación creado en 1917 por el presidente Woodrow Wilson [2]. ‎

 

grafico

 

A Nina Jankowicz la presentan como una joven investigadora, especialista de la «desinformación ‎rusa». En realidad, era una empleada del National Democratic Institute de Madeleine Albright, ‎encargada de defender los intereses de la familia Biden en Ucrania. ‎

Esta encantadora dama trabajó en el equipo del candidato Volodimir Zelenski, actual presidente ‎de Ucrania [3] y, en plena ‎guerra civil ucraniana, estuvo al servicio de Pavlo Klimkin, el ministro de Exteriores del Petro ‎Porochenko, el anterior presidente ucraniano. Nina Jankowicz se oponía entonces a los acuerdos ‎de Minsk, a pesar de que el Consejo de Seguridad de la ONU había dado su aval a esos ‎acuerdos. ‎

Durante su larga estancia en Ucrania, Nina Jankowicz elaboró una teoría la “desinformación rusa”, ‎tema al que dedicó un libro titulado “Cómo perder la guerra de la información: Rusia, las noticias ‎falsas y el futuro del conflicto” (How to Lose the Information War: Russia, Fake News, and the ‎Future of Conflict). Sin mencionar la realidad de la guerra civil y sus 20 000 muertos, Nina ‎Jankowicz repetía en su libro todos los clichés actuales sobre los “malvados rusos” que querían ‎extender su imperio al Donbass mintiendo a los europeos. ‎

En aquel tiempo, Nina Jankowicz utilizaba la asociación ucraniana StopFake, generosamente ‎subvencionada la National Endowment for Democracy (NED) –o sea, por la CIA–, por ‎el gobierno británico y por el omnipresente George Soros, para hacer creer que el putsch de la ‎plaza Maidan era una revolución popular [4].‎

En el siguiente video, Nina Jankowicz sigue mintiendo y canta loas a los nacionalistas integristas de ‎la milicia Aidar –públicamente denunciados como torturadores por Amnistía Internacional–, de ‎Dnipro-1 y, por supuesto, del batallón Azov.

 

 

En 2018, Nina Jankowicz defendió también a la milicia nazi C14 [5] asegurando que sus miembros no ‎habían realizado pogromos contra los gitanos y que todo eso era… “desinformación rusa”. ‎

En Estados Unidos, esta experta en mentiras volvió a mentir nuevamente sobre las acusaciones de ‎traición contra Donald Trump (el exprediente Steele) y al negar los delitos cometidos por Hunter ‎Biden, el hijo del presidente Joe Biden. Nina Jankowicz llegó incluso a decir el ordenador de Hunter ‎Biden –dispositivo que está en manos del FBI– también era una «invención rusa». ‎

Ante las críticas, la “Junta de Gobierno de Desinformación” fue disuelta, el 17 de mayo de [6]. Pero ‎algunas minutas de una región en el seno de la Cybersecurity and Infrastructure Security Agency ‎‎(CISA) –una agencia del Departamento de Seguridad (Homeland Security) muestra que esa ‎estructura sigue existiendo bajo otra forma [7]. Además, el inspector general de la administración estadounidense ‎afirma que la función de esa “Junta” sigue siendo necesaria [8]. ‎

La propaganda en el Reino Unido

Los británicos, por su parte, han preferido apoyarse en una “asociación” –el Institute for Strategic ‎Dialogue– que se encarga de hacer en lugar del gobierno lo que el gobierno quiere hacer ‎sin tener que cargar con la responsabilidad. ‎

El Institute for Strategic Dialogue (ISD) es un “tanque pensante” creado por lord George ‎Weidenfeld, Barón de Weidenfeld –un «sionista inflexible», según sus propias palabras– ‎supuestamente consagrado a la lucha contra el extremismo. Pero en realidad se dedica a la ‎divulgación de mentiras con intenciones de enterrar verdades incuestionables. El ISD redacta ‎informes, por iniciativa propia o a pedido de los gobiernos europeos que lo financian. ‎

‎¡Importante! Lo que “es verdad” para los británicos –los verdaderos inventores de la propaganda ‎moderna– también lo es para el resto de Europa. ‎

El oleoducto de la BBC a la OTAN: Cómo la emisora estatal británica sirve a los poderosos

 

Polonia

En febrero de este año, o sea desde el inicio de la intervención rusa en Ucrania, el Consejo ‎de Defensa polaco ordenó a la firma francesa Orange –principal proveedora de acceso a internet ‎en Polonia– censurar de inmediato varios sitios web, incluyendo el nuestro, Red Voltaire ‎‎(Voltairenet.org). Aunque nos pusimos en contacto con Orange, esa compañía francesa no quiso ‎entregarnos la orden que las autoridades polacas le enviaron. Y cuando nos dirigimos ‎directamente a las autoridades polacas, estas no contestaron. Según los tratados aprobados en ‎el marco de la Unión Europea, el Consejo de Defensa puede imponer una censura militar… ‎únicamente cuando tal medida es necesaria para proteger la seguridad nacional. ‎

 

Italia

En marzo, el diario Corriere della Sera reveló la existencia de un programa ‎gubernamental de vigilancia sobre las personalidades catalogadas como “prorrusas”. [9]. La agencia de prensa ANSA incluso publicó una edición ‎del Hybrid Bulletin que el Dipartimento delle Informazioni per la Sicurezza (Departamento de ‎Información para la Seguridad) dedicó a ese programa gubernamental de espionaje interno ‎‎ [10].‎

 

grafico

 

Alemania

En Alemania, la socialdemócrata Nancy Fraeser, ministro del Interior, ‎también creó un órgano de control. Yendo mucho más lejos que los demás la señora Fraeser dio ‎como misión a ese órgano «armonizar las noticias» en los medios. Desde hace meses, la ministro ‎del Interior viene haciendo reuniones –en el mayor secreto– con los dueños de los grandes medios ‎de prensa, reuniones donde les explica lo que no debe publicarse. ‎

 

grafico

 

Es importante recordar que Italia y Alemania son países que vivieron una cruel experiencia de la ‎censura bajo el fascismo y el nazismo, lo cual hace que sea todavía más preocupante ver que ‎marchan nuevamente por ese camino. ‎

Las mismas causas producen siempre los mismos efectos, así que no es sorprendente que Italia ‎y Alemania hayan votado, en la Asamblea General de la ONU, contra una resolución de condena ‎al nazismo. ‎

 

La censura en línea es la nueva normalidad y tiene menos que ver con la lucha contra la desinformación que con el restablecimiento del control de las élites en el ámbito de la comunicación

 

Notas a pie de página

[1] «Las técnicas de la propaganda militar moderna», por Thierry Meyssan, ‎‎Red Voltaire, 16 de mayo de 2016.

[2] «Why Biden is in Danger of ‎Replicating Woodrow Wilson’s Propaganda Machine», John Maxwell Hamilton y Kevin R. Kosar, Politico, 5 de ‎mayo de 2022.

[3] «How the Biden administration let right-wing attacks derail its disinformation ‎efforts», Taylor Lorenz, The Washington Post, 18 de mayo de 2022.

[4] «Meet the Head of Biden’s New “Disinformation ‎Governing Board”», Lev Golinkin, The Nation, 12 de mayo de 2022.

[5] «La ley racial ucraniana», Red Voltaire, 4 de marzo de 2022.

[6] «The ‎Disinformation Governance Board, Disavowed», The Editorial Board, The Wall Street Journal, 18 de mayo de 2022.

[7] «Disinformation Governance Board Minutes‎‎», CISA, 14 de junio de 2022.

[8] «DHS Needs a Unified Strategy to ‎Counter Disinformation Campaigns», Office of Inspector General, 10 de agosto de 2022.

[9] «La OTAN vigila a las personas y medios que ‎cuestionan la versión oficial sobre la guerra», ‎‎Red Voltaire, 18 de junio de 2022.

[10] Hybrid Bulletin n°4, ‎Dipartimento delle Informazioni per la Sicurezza, 15 de mayo de 2022.

 

 

Fuente:

Thierry Meyssan: ‎¿Ha renunciado Occidente a la libertad de expresión?‎

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un estudio revisado por pares y publicado en la revista BMC Infectious Diseases el 24 de enero de 2023 (1), estima...

Contenidos

Lamentablemente, el resumen que acompaña al anuncio de hoy del Reloj del Juicio Final no considera ninguna de las provocaciones de la OTAN, ya...

Contenidos

Mientras la fragata rusa de misiles guiados Almirante Gorshkov viaja en medio del océano Atlántico, enviando una clara señal a los dirigentes estadounidenses de...

Contenidos

En la reunión reciente de Justin Trudeau, Joe Biden y López Obrador en Ciudad de México chocaron varias dinámicas. Por un lado, se impulsaron...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY