Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Criptopolítica

Guerra cultural: Desmontando las operaciones psicológicas que los jesuitas y Tavistock dirigen para robar el alma a la juventud china

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Las medidas enérgicas de Xi Jinping contra la adicción a los juegos en línea, la feminización de los hombres y el endiosamiento de las celebridades son vitales para proteger a las masas de jóvenes cuyas almas han sido durante mucho tiempo objeto de corrupción por parte de los ingenieros sociales de Occidente en una forma de guerra moderna del opio. ¿Pero qué pasa con la élite joven que surgirá como líder del futuro? ¿Es suficiente la represión de la adicción a los videojuegos y el culto a las celebridades para protegerlos? ¿A qué tipo de peligros adicionales se enfrentan a este nivel?

 

Por Matthew Ehret

Xi Jinping no sólo tiene que preocuparse de los dominios de la guerra cultural y los cultos religiosos, sino también de las colmenas de agentes dirigidos desde el extranjero que operan en una multitud de dominios dentro del gobierno y la comunidad empresarial de China.

Las dos primeras partes de esta serie pueden encontrarse aquí y aquí.

Aunque ha habido muchos misioneros jesuitas honestos y buenos en China, con nombres como Matteo Ricci (1552-1610), Adam Schall (1591-1666), Ferdinand Verbiest (1623-1688) y Giuseppe Castiglione (1688-1766), algo más oscuro parece acechar dentro de la estructura bizantina de controles que maneja la Compañía de Jesús fundada por el mercenario español Ignacio de Loyola en 1540. Cualquiera que desee tener una visión completa del tipo de operaciones que se están llevando a cabo para destruir tanto a China como a los Estados Unidos desde dentro en estos días, haría bien en tomarse el tiempo para considerar esta fuerza secreta de la historia mundial.

Antes de nuestra época, el papel subversivo de las operaciones de los jesuitas era mucho más conocido por las fuerzas republicanas que comprendían la realidad de las conspiraciones como parte de la vida y de la historia mundial (1).

 

Mentes penetrantes arrojan luz sobre los jesuitas

El célebre poeta y dramaturgo Friedrich Schiller se tomó el tiempo de escribir “El gobierno jesuita del Paraguay” de 1788, donde documenta el papel de los misioneros jesuitas cuya detención reveló un manual codificado para entrenar a los nativos a matar a los colonos europeos “que están malditos por Dios”. Los jesuitas, según el informe de Schiller, habían creado una religión híbrida con motivos cristianos y se hacían pasar por los ángeles Kau. Describían sus enseñanzas (escritas en una lengua nativa) como “ángeles de Dios, que descendieron al pueblo, para enseñarles cómo se llega al cielo y el arte de destruir al enemigo de Dios”.

Un siglo antes, el afamado científico/sacerdote Antoine Arnauld escribió: “¿Deseas excitar los problemas, provocar la revolución, producir la ruina total de tu país? Llama a los jesuitas… y construye magníficos colegios para esos religiosos de cabeza caliente; permite que esos audaces sacerdotes, en su tono dictatorial y dogmático, decidan sobre los asuntos de Estado”.

Al describir las operaciones de los jesuitas en Canadá, que habían creado cultos casi sintéticos que mezclaban las creencias nativas con la Biblia y se desplegaban para llevar a cabo operaciones de terror contra los colonos, en su obra How the Nation Was Won (1987) el historiador Graham Lowry escribió: “Las tribus del norte convertidas por los jesuitas -los hurones, los algonquinos, los penobbscots, los pequawkets y, sobre todo, los abnakis- fueron lanzadas repetidamente contra la frontera nororiental y occidental de Nueva Inglaterra. Dirigidos por sacerdotes jesuitas, con sólo un oficial francés ocasional, los indios atacaban por los ríos Kennebec, Connecticut y Merrimack, masacrando e incendiando a su paso… esta amenaza para las colonias del noreste no desapareció hasta la Revolución Americana”.

La Revolución Americana no sólo aseguró un respiro de las incursiones de los jesuitas contra los colonos (provocando represalias a menudo brutales e injustas como parte de una estrategia más amplia de dividir para conquistar), sino que el Papa Clemente XIV aprobó una Bula Papal obligando a la disolución de esta sociedad insurreccional en 1773 diciendo de forma bastante ominosa:

“La supresión se ha llevado a cabo, no me arrepiento de ello, pues sólo lo he resuelto después de examinarlo y sopesarlo todo, y porque lo he considerado necesario para la Iglesia. Si no se hiciera, lo haría ahora. Aunque esta supresión signifique mi muerte”.

El Papa murió envenenado en cuestión de meses.

Aunque se vengaron del beligerante Papa, la orden sufrió un duro golpe y retiró su base de operaciones a un terreno más seguro en Rusia durante un periodo de casi 50 años. Durante este tiempo, sus intrigas no cesaron, provocando que el revolucionario francés Marqués de Lafayette escribiera durante el fragor de la Revolución Americana que:

“Es mi opinión que si las libertades de este país -los Estados Unidos de América- son destruidas, será por la sutileza de los sacerdotes jesuitas católicos romanos, pues son los enemigos más astutos y peligrosos de la libertad civil y religiosa. Han instigado la mayoría de las guerras de Europa”.

La prohibición de la orden fue levantada por el Papa Pío VII en 1814 en medio de los primeros días del Congreso de Viena. Este fue el Congreso que Kissinger declaró como su período más amado de la historia que reinstauró un puño de hierro oligárquico sobre toda Europa asolada por 20 años de guerras napoleónicas. Trabajando estrechamente con el príncipe austriaco Metternich y la nueva Santa Alianza, los jesuitas se convirtieron en un instrumento para mantener el control en toda Europa como una fuerza mercenaria secreta.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El inventor y artista estadounidense Samuel F.B. Morse expuso gran parte de esto en su escrito de 1835 Conspiraciones extranjeras contra las libertades de los Estados Unidos:

“Examinemos las operaciones de esta Sociedad Austriaca [la Fundación San Leopoldo], ya que está trabajando arduamente a nuestro alrededor, sí, aquí en este país… Con su sede en Viena, bajo la inmediata dirección e inspección de Metternich, …se hace sentir ya a través de la República [Americana]. Sus emisarios están aquí. ¿Y quiénes son esos emisarios? Son los jesuitas. Esta sociedad de hombres, después de ejercer su tiranía durante más de doscientos años, llegó a ser tan formidable para el mundo, amenazando con la subversión total de todo el orden social, que incluso el Papa [Clemente XIV] se vio obligado a disolverlos [en 1773]. Sin embargo, no habían sido suprimidos durante cincuenta años, antes de que la menguante influencia del papismo y el despotismo requiriera sus útiles labores para resistir la luz de la libertad democrática, y el Papa (Pío VII), simultáneamente con la formación de la Santa Alianza, revivió la orden de los jesuitas en todo su poder. ¿Y necesitan los americanos que se les diga qué son los jesuitas? Si alguno lo ignora, que se informe de su historia sin demora; no hay que perder tiempo; sus actividades están a la vista en los acontecimientos de cada día; son una sociedad secreta, una especie de orden masónica con rasgos añadidos de repugnante odiosidad, y mil veces más peligrosos. No son simplemente sacerdotes, o sacerdotes de un credo religioso; son comerciantes, y abogados, y editores, y hombres de cualquier profesión, que no tienen ningún distintivo externo (en este país) por el que ser reconocidos; están en toda vuestra sociedad. Pueden asumir cualquier carácter, el de ángeles de la luz o el de ministros de las tinieblas, para cumplir su único y gran fin, el servicio al que han sido enviados, cualquiera que sea éste.”

Incluso el escritor ruso Dostoyevsky señaló sus malas costumbres declarando: “Los jesuitas… son simplemente el ejército romano para la soberanía terrenal del mundo en el futuro, con el Pontífice de Roma como Emperador… ese es su ideal…”. Es simple lujuria de poder, de sucia ganancia terrenal, de dominación – algo así como una servidumbre universal con ellos como amos – eso es todo lo que defienden. Tal vez ni siquiera crean en Dios”.

 

La Constitución Jesuita de Cecil Rhodes

En su testamento de 1877, incluso Cecil Rhodes pidió que se modelara una nueva Iglesia del Imperio Británico en torno a “la constitución jesuita”, y la Sociedad Fabiana modeló directamente sus técnicas en este método de la teoría de la permeabilidad para ganar influencia sobre todos los resortes de la cultura, el gusto y la política.

Uno de los principales controladores de la Mesa Redonda de Cecil Rhodes, W.T. Stead, escribió que “el Sr. Rhodes era más que el fundador de una dinastía. Aspiraba a ser el creador de una de esas vastas asociaciones semirreligiosas y casi políticas que, como la Compañía de Jesús, han desempeñado un papel tan importante en la historia del mundo. Para ser más exactos, deseaba fundar una Orden como instrumento de la voluntad de la Dinastía, y mientras vivió soñó con ser su César y su Loyola”.

Durante el tiempo que dirigió gran parte de Sudáfrica y Zimbabue, Rhodes se aseguró de que la orden recibiera generosas tierras sobre las que se construyeron muchas iglesias, convirtiéndose pronto en los mayores propietarios de tierras de Sudáfrica

La revista America, dirigida por los jesuitas, llegó a presumir de que “a principios del siglo XX, la Iglesia católica, al igual que muchas iglesias de la época, recibió subvenciones de tierras de los administradores coloniales para la labor misionera. Cecil Rhodes, uno de los gigantes empresariales de la época colonial británica, invitó a las iglesias, la Iglesia Católica entre ellas, a sus territorios recién adquiridos. Posteriormente, la Iglesia católica colaboró estrechamente con los gobiernos coloniales, especialmente en el África británica”.

 

La nieve se vuelve negra: El caso de Tavistock

Los ingenieros sociales londinenses de Tavistock, como William Sargent, se sumergieron en los estudios de las técnicas jesuitas para el control mental en su influyente Batalla por la Mente (1955), que influyó profundamente en la guerra cultural durante los siguientes 70 años. El filósofo afiliado a Tavistock, Bertrand Russell, afirmó en su obra Perspectiva Científica (1930) que:

“La psicología, tal y como se ha llevado a cabo en todas partes en el pasado, era incapaz de proporcionar un control práctico sobre los procesos mentales, y nunca tuvo como objetivo este resultado”. A esta afirmación general hay, sin embargo, una excepción importante, a saber, la psicología estudiada por la Compañía de Jesús. Mucho de lo que el resto del mundo sólo ha comprendido recientemente fue aprehendido por Ignacio de Loyola, e impreso por él en la Orden que fundó. Las dos tendencias que dividen a los psicólogos progresistas de nuestros días, a saber, el psicoanálisis y el conductismo, están igualmente ejemplificadas en la práctica jesuita. Creo que se puede decir en general que los jesuitas se basaron principalmente en el conductismo para su propia formación, y en el psicoanálisis para su poder sobre los penitentes.”

Sólo ocho años antes de escribir esta obra, Russell había enseñado en Pekín, donde introdujo su peculiar interpretación de la “filosofía y la ciencia occidentales” en las mentes de las jóvenes élites que emergían a posiciones influyentes en el clima inspirado por los bolcheviques de la China republicana.

Al igual que las meditaciones de Ignacio de Loyola contaban con un mantra autohipnótico que inducía al practicante a creer que lo blanco es negro si Dios quería que se creyera así (2), la extensión de Russell de este mismo mantra fue elaborada en su Ciencia y Sociedad de 1953, donde convocó a equipos de psiquiatras para ver cuánto costaría convencer a los jóvenes de que la nieve es negra escribiendo:

“Cabe esperar que, con el tiempo, cualquiera sea capaz de persuadir a cualquier persona de cualquier cosa, si consigue atrapar al paciente joven y el Estado le proporciona dinero y equipo… Este tema avanzará mucho cuando sea abordado por los científicos bajo una dictadura científica”. Anaxágoras sostenía que la nieve es negra, pero nadie le creyó. Los psicólogos sociales del futuro tendrán una serie de clases de escolares en las que probarán diferentes métodos para producir una convicción inamovible de que la nieve es negra. Pronto se llegará a varios resultados. Primero, que la influencia del hogar es obstructiva. Segundo, que no se puede hacer mucho a menos que el adoctrinamiento comience antes de los diez años. Tercero, que los versos musicalizados y entonados repetidamente son muy efectivos. Cuarto, que la opinión de que la nieve es blanca debe ser sostenida para mostrar un gusto morboso por la excentricidad. Corresponde a los futuros científicos precisar estas máximas y descubrir exactamente cuánto cuesta por cabeza hacer creer a los niños que la nieve es negra, y cuánto menos costaría hacerles creer que es gris oscuro.”

Algunos podrían creer que el Tavistock londinense que dirigió gran parte del movimiento contracultural de los años 60 es un problema puramente occidental que no concierne a China.

Aunque China ha avanzado mucho en la curación de las heridas espirituales causadas por la Revolución Cultural, que convirtió a una armada de jóvenes en guardias rojos radicales antagonistas de todas las tradiciones confucianas más profundas en el marco de un gran reseteo cultural, es importante permanecer alerta ante los peligros que acechan incluso ahora, ya que las mentes y las almas de los jóvenes siguen siendo el principal campo de batalla en el que se libra el destino de la humanidad.

En este sentido, las medidas enérgicas de Xi Jinping contra la adicción a los juegos en línea, la feminización de los hombres y el endiosamiento de las celebridades son vitales para proteger a las masas de jóvenes cuyas almas han sido durante mucho tiempo objeto de corrupción por parte de los ingenieros sociales de Occidente en una forma de guerra moderna del opio.

¿Pero qué pasa con la élite joven que surgirá como líder del futuro? ¿Es suficiente la represión de la adicción a los videojuegos y el culto a las celebridades para protegerlos? ¿A qué tipo de peligros adicionales se enfrentan a este nivel?

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

La Fundación del Eterno Femenino

Sin entrar en gran profundidad, invito al lector a revisar la multimillonaria Fundación del Eterno Femenino fundada en 2015 por el gurú del análisis de sistemas David Hawk (protegido de Eric Trist de Tavistock). Esta extraña fundación, con sede en Pekín y Estados Unidos, pretende formar una nueva generación de Juanas de Arco chinas entre las herederas multimillonarias de China, que representan un cociente sorprendentemente grande de la élite joven de China debido a la política de una sola China posterior a 1979 emprendida por los seguidores maltusianos del Club de Roma asociados a Zhao Ziyang.

Al describir los orígenes de la organización a un grupo de estudiantes en 2020, Hawk dijo:

“En 2015 temí que Donald Trump se convirtiera en nuestro próximo presidente. Así que puse en marcha una fundación en China que se llamaba Fundación para el Eterno Femenino y conseguí que algunas personas me ayudaran con ella. Esas personas convencieron a algunos de los hombres más ricos de China, dueños de algunas de las mayores empresas, pero que sólo tenían una hija. Ningún hijo. Contribuyeron con 650 millones de dólares a esta fundación… era para preparar a los humanos para el cambio climático y particularmente para preparar a las mujeres para estar a cargo y ser líderes de las organizaciones durante esta cosa que vamos a llamar cambio climático. Así que esto era sobre el cambio climático y cómo encontrar el liderazgo en los próximos 30, 40, 50 años”.

Las jóvenes chinas reclutadas para esta operación reciben fuertes dosis de acondicionamiento en los diversos centros turísticos de élite de la fundación en Estados Unidos, ofreciendo reconectar a las jóvenes con la armonía de la naturaleza, el taoísmo y curar al mundo de la toxicidad masculina del confucianismo y el platonismo.

Describiendo un debate con destacados miembros del Comité Ejecutivo de China sobre qué camino filosófico era el mejor para China en el siglo XXI, Hawk declaró:

“Argumenté que China debía ir más allá de Confucio. Que Confucio no les estaba sirviendo. Demasiado orden. Demasiada estabilidad. Demasiada obediencia a las reglas. Que, en esencia, China necesitaba volver a la sabiduría de Lao Tzu y abandonar el pensamiento confuciano”.

La Fundación describe que su propósito “es aprovechar lo femenino y la diferencia que permite para un estado final. Deseamos ver si podemos marcar la diferencia para mejorar nuestras relaciones con nuestros diversos mundos a través de una perspectiva más amplia sobre quiénes somos y en qué nos convertiremos. Creemos que la perspectiva femenina de la vida ofrece una diferencia que puede ser muy útil y marcar la diferencia en los sistemas vivos. Las instituciones se basan en el tiempo y el espacio, donde el espacio de la Fundación se ve en la acción en sus dos escenarios urbanos, Shangai y Nueva York, y sus dos retiros rurales de reflexión en el Este y el Medio Oeste de Estados Unidos. Esto da una idea de la base y de los futuros que hay que descubrir en la Fundación. Todas las instituciones necesitan un símbolo, un icono de lo que protegen mientras se eternizan”.

En la página web de la Fundación, Gregory Bateson de MK Ultra ocupa un lugar destacado, junto a imágenes de niños, poesía china, música de Leonard Cohen, mariposas y dominatrix.

Cualquiera que ignore esta incursión cultural que intenta penetrar en el alma de las princesas de la corteza superior de China debería detenerse a considerar lo que ocurrió cuando se pasó por alto el papel de la multifacética guerra de Tavistock contra la generación occidental del baby boom en los años cuarenta y cincuenta. Como señalé en mi anterior artículo “Cómo se echó a Gorbachov de China en 1989”, el principal uso de Zhao Ziyang por parte de la oligarquía occidental fue forzar sistemas cerrados de equilibrio estático en la gestión de China basados en la supuesta ley universal de la entropía.

Siguiendo esta tendencia de pensamiento, la fundación de Hawk afirma que el eterno femenino “es consistente con la Segunda Ley de la Termodinámica, una regla de la ciencia prácticamente ignorada en la educación”.

Por suerte, parece que Xi Jinping entiende los peligros que plantea la fundación de Hawk, ya que el gobierno chino intervino para bloquear los deseos de Hawk de dirigir la organización, colocando en su lugar a una joven heredera de la mayor empresa cervecera de China en su presidencia, lo que llevó a Hawk a declarar que el gobierno actual probablemente desea que sea arrestado.

 

El Papa Francisco intenta acercarse a China

En un nivel más directo de la influencia jesuita que actualmente presiona sobre el futuro de China, los esfuerzos del Papa jesuita Francisco por devolver al Vaticano a la posición de control de la Iglesia católica china (cuyos lazos fueron cortados por Mao en 1951) han dado como resultado un acuerdo provisional China-Vaticano de 2018. Este acuerdo exige que Pekín someta a todos los posibles funcionarios eclesiásticos a la aprobación del Papa antes de que puedan desempeñar un papel en la comunidad católica china. Teniendo en cuenta los esfuerzos del Papa por ecologizar el cristianismo uniendo la fe con la deconstrucción de la civilización, los Acuerdos de París y el Green New Deal, es una campana de alarma que no debe ser ignorada.

Si se tienen en cuenta estos hechos, incluso el lector más devoto del Epoch Times debería entender por qué China ha considerado de gran importancia el uso de sistemas de crédito social, la vigilancia por CCTV y la regulación de los movimientos religiosos.

 

Purgar a los traidores

Xi Jinping no sólo tiene que preocuparse por los dominios de la guerra cultural y los cultos religiosos, sino también por las colmenas de agentes dirigidos por extranjeros que operan en una multitud de dominios dentro del gobierno y la comunidad empresarial de China.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Muchas de estas espeluznantes figuras fueron purgadas en 1989 con la destitución del títere de Soros, Zhao Ziyang, y el sofocamiento de un esfuerzo de cambio de régimen en la plaza de Tiananmen. Otros traidores se marcharon a toda prisa en los meses previos a la devolución de Hong Kong a Pekín en 1997, cuando muchos oligarcas leales a la City de Londres decidieron buscar un refugio más seguro en el Canadá británico y en Estados Unidos, sin saber qué destino les depararían los tribunales de Pekín.

Otros han sido purgados durante el amplio programa anticorrupción lanzado por el presidente Xi desde 2012, incluyendo la reciente purga del ex ministro de Seguridad Sun Lijun y su entorno conspirador afiliado a las redes del ex presidente Zhang Zemin.

Al expulsar a Sun, el comité disciplinario del partido escribió que el exministro había “creado y difundido rumores políticos, emprendido acciones contra otros, tejido una red de engaños para obtener capital político y… utilizado medios sin escrúpulos… para formar bandas, camarillas y grupos de interés dentro del partido y construir su poder personal.”

Esta batalla entre paradigmas opuestos dentro de China nos da una idea clara del tipo de peligro que representaba el administrador del Foro Económico Mundial, Jack Ma (miembro de la facción de Jiang Zemin en Shanghái del CPC), cuando criticó arrogantemente el paradigma económico del CPC hasta que fue trasladado a su mansión en Hangzhou y se le obligó a comer algunas porciones pesadas de pastel de humildad.

Al igual que en EE.UU. en 1776, muchos “leales al imperio unido” optaron por quedarse atrás mientras que otros leales se marcharon a un terreno más seguro en el Canadá británico. Los que se quedaron formaron una nueva oligarquía local con un barniz patriótico mientras trabajaban de forma encubierta para tener la oportunidad de golpear y devolver a la colonia renegada al redil imperial, tal y como lo había señalado Cecil Rhodes.

 

Leibniz y la raíz de la 1ª integración euroasiática saboteada por el Vaticano jesuita

 

Fuente:

Matthew Ehret, en Strategic Culture Foundation: Debunking Anti-Chinese Psy Ops: Jesuits, Tavistock and the Battle for the Soul of China.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Los ambiciosos proyectos de conectividad de Eurasia, liderados por China y Rusia, se adentran en el corazón de Asia, superando los obstáculos de Occidente....

Contenidos

La actual aspirante a líder de Gran Bretaña, Liz Truss, que sin duda tomará la batuta de la nave de Estado del Reino Unido...

Ciencia y Tecnología

Mucha gente sigue confundida sobre la naturaleza de la alianza multipolar liderada por Rusia y China. ¿Se trata de una oposición controlada que da...

Contenidos

No es frecuente que una generación viva una crisis de colapso sistémico. Y aunque muchas mentes superficiales se apresuran a culpar de la causa...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY