Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

‘Guerra cognitiva’: la OTAN planea una guerra por la mente de las personas

Desde 2020, la OTAN tiene planes para una guerra psicológica que debe estar en pie de igualdad con las cinco áreas operativas anteriores de la alianza militar (tierra, agua, aire, espacio y ciberespacio). Este es el campo de batalla de la opinión pública. Los documentos de la OTAN hablan de “guerra cognitiva”, guerra mental. La guerra cognitiva consiste en cambiar las creencias “dentro de tu ejército, dentro de tu población y dentro de una población extranjera”. Tú eres el territorio en disputa, estés donde estés, seas quien seas. ¿Qué grado de concreción tiene el proyecto, qué pasos se han dado hasta ahora?

 

Por Jonas Tögel

Para vencer en la guerra, también hay que ganar la batalla de la opinión pública. Esto se viene haciendo desde hace más de 100 años con herramientas cada vez más modernas, las llamadas técnicas de poder blando. Describen todas aquellas herramientas psicológicas de influencia con las que se puede guiar a las personas de tal forma que ellas mismas no sean conscientes de este control. Así, el politólogo estadounidense Joseph Nye define el poder blando como “la capacidad de persuadir a otros para que hagan lo que uno quiere sin utilizar la violencia o la coerción”(1).

La desconfianza en los gobiernos y el ejército va en aumento, mientras que la OTAN intensifica sus esfuerzos para utilizar una guerra psicológica cada vez más sofisticada en la batalla por las mentes y los corazones de la gente. El programa principal para ello es “Guerra cognitiva” . Con las armas psicológicas de este programa, el hombre mismo será declarado el nuevo escenario de la guerra, el llamado “Dominio Humano” (esfera humana).

Uno de los primeros documentos de la OTAN sobre estos planes es el de septiembre de 2020 “El Sexto Dominio de Operaciones de la OTAN”, escrito en nombre del Centro de Innovación de la OTAN (abreviado: IHub ). Los autores son el estadounidense August Cole , antiguo periodista del Wall Street Journal especializado en la industria de defensa, que trabaja desde hace varios años para el grupo de reflexión transatlántico Atlantic Council, y el francés Hervé le Guyader.

Fundado en 2012, IHub afirma ser un grupo de reflexión en el que “expertos e inventores de todo el mundo trabajan juntos para resolver los retos de la OTAN” y tiene su sede en Norfolk (Virginia, Estados Unidos). Oficialmente no forma parte de la OTAN, pero está financiado por el Mando Aliado de Transformación de la OTAN, uno de los dos cuarteles generales estratégicos de la Alianza.

El ensayo cuenta varias historias ficticias y termina con un discurso ficticio del presidente de Estados Unidos, que explica a sus oyentes cómo funciona la guerra cognitiva y por qué cualquiera puede participar en ella:

“Los avances actuales en nanotecnología, biotecnología, tecnología de la información y ciencia cognitiva, impulsados por el avance aparentemente imparable de la troika de la inteligencia artificial, el big data y la “adicción digital” de nuestra civilización, han creado una perspectiva mucho más inquietante: un quinto pilar integrado, en el que todo el mundo, sin saberlo, actúa según los planes de uno de nuestros adversarios.”

Los pensamientos y sentimientos de cada individuo están cada vez más en el centro de esta nueva guerra:

“Tú eres el territorio en disputa, estés donde estés, seas quien seas”.

Además, hay que lamentar una “erosión constante de la moral de la población”. Por ello, Cole y Guyader sostienen que el ámbito humano es el más vulnerable. Esta zona de operaciones (“dominio”) sería, en consecuencia, la base de todos los demás campos de batalla (tierra, agua, aire, espacio, ciberespacio) que habría que controlar. Por eso los dos autores piden a la OTAN que actúe con rapidez y considere el espíritu humano como el “sexto dominio de operaciones” de la Alianza.

 

Propaganda participativa

Casi al mismo tiempo, el ex funcionario francés y director de innovación del IHub, François du Cluzel, trabajaba en el exhaustivo documento de estrategia “Guerra cognitiva”, publicado por el IHub en enero de 2021. En lugar de recurrir a escenarios imaginarios, du Cluzel escribió un análisis detallado de la guerra de las mentes. Al igual que los autores del “Sexto Dominio de Operaciones de la OTAN”, subraya que “la confianza (…) es el objetivo. Esto puede ganarse o destruirse en una guerra de información o mediante PsyOps, es decir, guerra psicológica. Sin embargo, las técnicas convencionales de poder blando ya no son suficientes, lo que se necesita es una guerra cognitiva, es decir, relacionada con la mente, una “propaganda participativa” en la que “todos tomen parte”.

 

La guerra cognitiva de la OTAN: Cómo los militares occidentales intentan convertir tu cerebro en un arma

 

No está claro quién es exactamente el objetivo de esta propaganda, pero du Cluzel subraya que todo el mundo está implicado en esta nueva forma de manipulación y que el objetivo es proteger el “capital humano” de la OTAN. El ámbito de aplicación se refiere a “todo el entorno humano, sea amigo o enemigo”. Aunque las capacidades del enemigo y la amenaza en el campo de la guerra cognitiva son “todavía bajas”, du Cluzel pide a la OTAN que actúe con rapidez y promueva la guerra cognitiva:

“La guerra cognitiva puede ser el elemento que falta para pasar de la victoria militar en el campo de batalla al éxito político duradero. El “dominio humano” bien puede ser el factor decisivo (…). Los cinco primeros teatros de operaciones [tierra, mar, aire, espacio, ciberespacio] pueden conducir a victorias tácticas y operativas, pero sólo el teatro de operaciones humano puede conducir a la victoria final y completa”. ( p. 36 )

 

La neurociencia como arma

Unos meses más tarde, la OTAN hizo suyas las demandas de los estrategas. En junio de 2021, celebró su primera reunión científica sobre guerra cognitiva en Burdeos (Francia). En una antología que acompañó al simposio (img), los estrategas del Polo de Innovación tuvieron la oportunidad de hablar junto a altos cargos de la OTAN. En su prefacio, el general francés André Lanata dio las gracias a “nuestro Polo de Innovación” y subrayó la importancia de “explotar las debilidades de la naturaleza humana” y de llevar a cabo esta “batalla” en “todos los ámbitos de la sociedad”. También se trata de implicar a la neurociencia en la carrera armamentística (“Weaponisation of Neurosciences”). Se ha señalado que la guerra cognitiva de la OTAN es una defensa contra guerras similares de China y Rusia. Sus “actividades de desinformación” han provocado una “creciente preocupación” entre los aliados de la OTAN.

En el simposio hubo un intenso debate sobre cómo utilizar la neurociencia para realizar ataques digitales al pensamiento, los sentimientos y la acción humanos:

“Desde el punto de vista del atacante, la acción más eficaz, aunque más difícil de llevar a cabo, es fomentar el uso de dispositivos digitales que puedan interrumpir o influir en todos los niveles de los procesos cognitivos del adversario.” (p. 29)

A la OTAN le gustaría confundir lo más posible a sus oponentes potenciales para “dictar” su comportamiento. (p. 29) Como parte del simposio, Du Cluzel escribió un ensayo junto con el investigador cognitivo francés Bernard Claverie en el que explicaba que -en contra de la afirmación de que sólo se reacciona ante las amenazas de Rusia o China- también es “bueno ejecutar procesos de ataque bien meditados, así como contramedidas y medidas preventivas” (p. 26):

“Atacar es el objetivo declarado y explotar, devaluar o incluso destruir la forma en que uno construye su realidad, su autoconfianza espiritual, su fe en el funcionamiento de grupos, sociedades o incluso naciones” (p. 27).

Los estrategas rara vez admiten abiertamente que estas técnicas pueden utilizarse no sólo en poblaciones enemigas sino también dentro de los países de la OTAN. Las declaraciones al respecto suelen ser vagas. Sin embargo, hay indicios de que la OTAN también está atacando a su propia población. El general francés Eric Autellet escribe en un artículo de la citada antología (p. 24) :

“Desde Vietnam, nuestras guerras se han perdido a pesar de los éxitos militares, en gran parte debido a la debilidad de nuestra narrativa (es decir, ‘ganar los corazones y las mentes de la gente’), tanto en relación con las poblaciones locales en los teatros de operaciones como en relación con nuestras propias poblaciones. Hay dos intereses en juego en nuestras relaciones con enemigos y amigos, y podemos elegir modos de acción pasivos y activos -o ambos- a la hora de considerar los límites y las restricciones de nuestro modelo de libertad y democracia. En cuanto a nuestro enemigo, debemos ser capaces de “leer” la mente de nuestros adversarios para anticiparnos a sus reacciones. Si es necesario, debemos ser capaces de “penetrar” en la mente de nuestros oponentes para influir en ellos y que actúen en nuestro favor. En cuanto a nuestro amigo (y también a nosotros mismos), debemos ser capaces de proteger nuestro cerebro y mejorar nuestra comprensión cognitiva y nuestra capacidad de toma de decisiones”.

 

El concurso de innovación de la OTAN de otoño de 2021

El siguiente paso lo dio el IHub, que anunció oficialmente el Concurso de Innovación de la OTAN Contra la Guerra Cognitiva en octubre de 2021. El Desafío a la Innovación existe desde 2017 y, desde entonces, el concurso se celebra dos veces al año. Con el fin de reunir el mayor número posible de ideas, la OTAN siempre hace hincapié en el carácter abierto del concurso: “El desafío está abierto a todo el mundo (particulares, empresarios, start-ups, industria, ciencia, etc.) situado en un país miembro de la OTAN”. Los ganadores pueden aspirar a un premio en metálico de 8.500 dólares.

Los temas se seleccionan en colaboración con la Universidad Johns Hopkins. Los temas son siempre “especialmente influyentes para el desarrollo de futuras capacidades militares”, según el lema “la mejor manera de anticipar el futuro es inventarlo”. Los ámbitos son la inteligencia artificial, los sistemas autónomos, el espacio, la hipersónica, la tecnología cuántica y la biotecnología.

Las preguntas clave de los concursos anteriores son, por tanto, contrapuestas y establecen prioridades muy diferentes. En otoño de 2018, por ejemplo, se trató de sistemas que pueden utilizarse para interceptar drones no tripulados. En este caso, ganó el fabricante holandés de drones Delft. En otoño de 2019, la atención se centró en ayudar a los soldados con estrés psicológico o fatiga para mejorar su rendimiento en combate. La primavera de 2021 versó sobre la vigilancia espacial. En este caso, ganó la start-up francesa Share My Space.

A pesar de los diferentes focos de atención, un tema sigue emergiendo: la gestión de la información y los datos en Internet. En la primavera de 2018, el concurso de innovación se dedicó a este tema bajo el lema “Complejidad y gestión de la información”, en la primavera de 2020 el tema fue “Las noticias falsas en las pandemias” y en otoño de 2021 finalmente “La amenaza invisible: neutralizar la guerra cognitiva”.

 

“La forma más avanzada de manipulación”

En octubre de 2021, poco antes de que se anunciara este concurso en el sitio web de IHub, la OTAN emitió una transmisión en directo en la que se hablaba de la guerra cognitiva y se hacía un llamamiento a la participación en el concurso de innovación. Esta tarea es “uno de los temas más candentes para la OTAN en estos momentos”, señaló du Cluzel en su discurso inaugural. El experto francés en defensa Marie-Pierre Raymond aprovechó la ocasión para explicar en qué consiste realmente la guerra cognitiva, a saber, “la forma de manipulación más avanzada que existe en la actualidad”.

Hubo diez participantes en la final del concurso, emitida casi dos meses después. Ocho de ellos habían desarrollado programas informáticos que utilizan la inteligencia artificial para escanear y analizar grandes cantidades de datos en Internet con el fin de controlar mejor y, supuestamente, predecir las opiniones, pensamientos e intercambio de información de las personas. El objetivo más popular de los programas informáticos son las redes sociales: Facebook, Twitter, Tik-Tok, Telegram.

 

Cambio de creencias y comportamientos

La ganadora fue la empresa estadounidense Veriphix (lema: “Medimos creencias para predecir y cambiar comportamientos”), que ha desarrollado una plataforma con la que es posible identificar “codazos” psicológicos inconscientes en Internet. La plataforma Veriphix se utiliza desde hace años y trabaja con varios gobiernos y grandes empresas, según su responsable, John Fuisz, que mantiene estrechos vínculos familiares con el aparato de seguridad estadounidense. Para él, la guerra cognitiva consiste en cambiar las creencias. Su software puede analizar estos cambios “dentro de tu ejército, dentro de tu población y dentro de una población extranjera”, como explicó a los jueces del concurso.

Teniendo en cuenta que la guerra cognitiva ya está en marcha y que las últimas técnicas de manipulación se están utilizando actualmente en la guerra de Ucrania para dirigir los pensamientos y sentimientos de las poblaciones de todas las naciones implicadas en la guerra, sería de agradecer una aclaración sobre las técnicas de poder blando de la guerra cognitiva, que debería ser más urgente que nunca.

 

Gaslighting: La psicología de moldear la realidad ajena o cómo se fabrica la percepción de las masas

 

Fuente:

Jonas Tögel, en Sinistrainrete: “Guerra cognitiva”: la NATO sta pianificando una guerra per le menti delle persone. 12 de diciembre de 2022.

Ciencia y Tecnología

Mientras que la atención pública se centra a menudo en los supuestos vínculos de TikTok con China, una investigación de Mnar Adley para MintPress...

Contenidos

Bajo la influencia de la Escuela de Frankfurt y organizaciones vinculadas a la inteligencia anglo-estadounidense, el neoliberalismo desacredita la cultura clásica tildándola de “colonial”...

Contenidos

En un articulo publicado por Declassified UK, Mark Curtis explica cómo el nuevo acuerdo de seguridad de Londres con Kiev beneficiará a los exportadores...

Contenidos

El historiador, demógrafo, antropólogo, sociólogo y analista político Emmanuel Todd, forma parte de una especie en extinción: Es uno de los pocos exponentes que...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram