Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

¿Guerra bioelectromagnética? Médico dice que coronavirus ‘puede autoreplicarse con nanotecnología a través de red 5G’. En la “Cumbre de salud y derechos humanos 2020”, celebrada del 10 al 12 de marzo en Tucson, Arizona, el Dr. Thomas Cowan, un médico holístico que vive y practica en San Francisco, presentó la hipótesis de que el COVID-19 podría autoreplicarse mediante nanotecnología a través de la red 5G. El Dr. Cowan es uno de los miembros fundadores de la Fundación Weston A. Price y está capacitado y tiene experiencia en medicina antroposófica.

 

¿Por qué es relevante la hipótesis del Dr. Thomas Cowan?

La movilización de cientos de científicos, políticos, ciudadanos e instituciones alrededor del mundo a través del 5G Appeal para impedir la implementación de la tecnología 5G debido a que es una amenaza contra la salud humana y la de otras especies, ha llevado a países como Suiza a suspender su implementación.

Muchos investigadores han advertido que la tecnología 5G es literalmente “un arma electromagnética” que ataca el sistema inmunológico de los seres humanos a través de radiación mucho más agresiva que la de las tecnologías 3G y 4G.

Otro investigador que defiende la hipótesis de la tecnología 5G como habilitador en la propagación del coronavirus es el ex agente CIA, Robert David Steele:

“Aún no tengo muy claro en qué medida la tecnología 5G —de la cual China es el país líder— está relacionada con el virus biológico. Pero no tengo duda de que 5G es parte de esto: lo que aún no sabemos es si (COVID-19) fue un ataque de bandera falsa, como sospecho; una prueba de la intersección de la guerra biológica y la guerra electromagnética; o un asalto total destinado a destruir la economía china y comenzar a despoblar a China; ¡o los tres!”

Wuhan, la ciudad china en la que según las fuentes oficiales surgió el brote del coronavirus, es una de las primeras ciudades “inteligentes” en la que se ha desplegado la tecnología 5G en su totalidad. En febrero de 2020, el nanocientífico-fundador de la compañía de nanotecnología NanoSys y profesor/consultor de Harvard en Wuhan, Charles M. Lieber, fue arrestado en en los Estados Unidos tras ser acusado de “hacer declaraciones falsas al gobierno de los EE.UU. sobre fondos de investigación recibidos de China”.

Según Wikipedia:

“Lieber desarrolló aplicaciones de micriscopía de sonda de barrido que podrían proporcionar una medición experimental directa de las propiedades eléctricas y mecánicas de nanotubos y nanocables de carbono individuales. Este trabajo demostró que los nanocables semiconductores con propiedades eléctricas controladas se pueden sintetizar, proporcionando bloques de construcción funcionales a nanoescala ajustables electrónicamente para el ensamblaje del dispositivo. Además, Lieber inventó la microscopía de fuerza química para caracterizar las propiedades químicas de las superficies de los materiales con una resolución nanométrica.”

Según un artículo publicado el 16 de marzo por Americans for Innovation, el nanocientífico Charles M. Lieber:

“Desarrolló sistemas de entrega de nanotubos cuyas cargas útiles de coronavirus pueden ser dirigidas a los teléfonos 5G en nuestros bolsillos…. [mediante] un sistema de entrega de coronavirus a través de una red inhalámbrica 5G armada con nanotubos, que Charles Lieber desarrolló, a pedido de Anthony Fauci, para la NIH, DARPA, la Fundación Bill & Melinda Gates y el Wellcome Trust —que engloba al Instituto Pirbright del Reino Unido, a GlaxoSmithKline-GSK y a la Pilgrims Society.”

La conexión entre el coronavirus y el monopolio angloamericano de la guerra, el comercio y la cultura

Todas estas son organizaciones financiadas y controladas por los linajes maltusianos de la corona británica y otros no tan visibles de la nobleza negra internacional que impulsa la agenda de despoblación mundial, también conocida como “fascismo verde”, “Agenda 2021”, “Nuevo Orden Mundial”, etc.

A través de un plan formulado por el Club de Roma, estos elitistas asesinos buscan:

1. Reducir la población mundial, llevándola a nivel “óptimo” de 1000 millones de personas;
2. Desindustrializar la economía mediante la construcción de una sociedad postindustrial (regreso a la Edad Media);
3. Erosionar la soberanía del Estado a través de sus políticas globalistas;
4. Crear un gobierno planetario diseñado para controlar directamente a la población mundial.

En noviembre de 2017, por ejemplo, el príncipe Guillermo de Inglaterra manifestó, durante una cena de gala de la organización benéfica Tusk, en Londres, su “preocupación por la superpoblación de la Tierra”. Como señaló RT:

“Las preocupaciones del también duque de Cambridge dan continuidad a las manifestadas por su abuelo, Felipe de Edimburgo, quien en 2011 abogó por la ‘limitación familiar voluntaria’ como un medio para resolver la superpoblación, que describió como el mayor desafío en la conservación de la biodiversidad.”

El Príncipe Felipe incluso llegó a escribir que durante su próxima reencarnación “le gustaría convertirse en un virus asesino que destruirá a la mayoría de la población mundial”.

El Príncipe Carlos acaba de darle al mundo 18 meses para salvarse. En los últimos años, el príncipe y su padre (entre otros aristócratas endogámicos de Europa) han tomado un súbito e increíble interés por la seguridad del planeta de las máquinas emisoras de contaminación que consumen y se reproducen con avidez sin ninguna consideración por la Madre Tierra.

En los últimos meses, esta transformación verde del mundo ha dado forma al “Nuevo Tratado Verde” (New Green Deal) promovido en los Estados Unidos por la congresista Alexandria Ocasio-Cortez y el senador Bernie Sanders. Una campaña infantil respaldada por el papa Francisco y dirigida por Greta Thunberg se ha extendido por Europa y América, mientras que un Club de multimillonarios bajo la dirección de Al Gore, y George Soros está financiando un Movimiento Sunrise para combatir el calentamiento global.

¿Es genuina esta pasión por salvar al planeta de la humanidad? ¿De verdad a estos oligarcas y multimillonarios les importa tanto el planeta como para impulsar un “Nuevo Tratado Verde” tan benevolente como retratan los medios… o hay algo más oscuro en juego?

En un artículo publicado por Oriental Review bajo el título: “Raíces genocidas del Nuevo Tratado Verde: Los límites del crecimiento y el desencadenamiento de Prometeo”, Matthew Ehret muestra que el “Nuevo Tratado Verde” no es otra cosa que una nueva forma de eugenesia disfrazada de “reforma del sistema con conciencia social.” Este Nuevo Tratado Verde no solo NO es verde (ya que un mundo cubierto por paneles solares aumentaría la desertificación de la Tierra a través del calentamiento), sino que no tiene conexión conceptual con el Tratado Verde original. Los efectos de un programa que busca reducir las emisiones globales de CO2 a “niveles aceptables” de acuerdo con la voluntad del Imperio Británico de hoy no traerá nada más que caos, hambre y despoblación a la humanidad.

Las raíz genocida del ‘Gran Tratado Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa

Fuente:

Thomas Cowan / New Paradigm Astrology — Dr. Thomas Cowan, M.D. discusses the Coronavirus.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.