Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

Eliminar mensajes de apoyo a Irán podría parecer una insignificante represalia infantil por oponerse a la política intervencionista de la administración Trump, pero en realidad tiene profundas ramificaciones para la libertad de acceso a la información. En respuesta a la decisión de Facebook, el portavoz del gobierno iraní Ali Rabiei calificó la medida como una «acción antidemocrática y sin vergüenza», alegando que continúa dando a los verdaderos terroristas una «voz abierta».

 

por Alan Macleod

El gigante Facebook de Silicon Valley anunció el viernes que eliminaría todas las publicaciones positivas sobre el general iraní recientemente asesinado, Qassem Soleimani,en su plataforma y su filial Instagram. La razón de esto, explicó a CNN, fue que las nuevas sanciones de Estados Unidos hicieron ilegal promover cualquier mensaje de apoyo a una persona o grupo que el gobierno describe como una organización terrorista. «Operamos bajo las leyes de sanciones de Estados Unidos, incluidas las relacionadas con la designación por parte del gobierno de los Estados Unidos del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní (IRGC) y su liderazgo», dijo un portavoz de Facebook . Instagram ya había cerrado la cuenta de Soleimani en abril del año pasado, luego de que Trump designara al IRGC como grupo terrorista. Tras las noticias del viernes, Twitter suspendió la cuenta del líder supremo iraní Ayatollah Khamenei por «actividad inusual». Más tarde se volvió a abrir.

 

La semana pasada, Trump amenazó con causar estragos y destrucción en Irán, prometiendo destruir docenas de importantes sitios culturales iraníes, reconocidos inmediatamente por la comunidad internacional como un gran crimen de guerra y un crimen contra la humanidad. El presidente se alejó de la guerra abierta, pero también anunció nuevas sanciones «punitivas» a la República Islámica.

En la prisa por cumplir con estas nuevas reglas, las grandes compañías estadounidenses se han ido por la borda. Paypal, por ejemplo, comenzó a bloquear las donaciones al sitio web alternativo The Grayzone que mencionaba «Irán» en el título o texto. Grayzone ha sido una fuente rara de rechazo a los planes de la administración Trump para la guerra en la región.

El año pasado, Medea Benjamin viajó a Irán para catalogar el efecto de las sanciones ya existentes. Describió una población de 80 millones de personas que habían visto sus ahorros aniquilados a medida que el valor del Rial iraní se había desplomado. «Las sanciones están sofocando las opciones de vida de las personas»,  explicó , conociendo a mujeres que ya no podían asistir a universidades extranjeras y hombres que no podían permitirse el lujo de casarse. Las sanciones también han aumentado considerablemente la pobreza y la falta de vivienda y han hecho que sea mucho más difícil para las personas obtener tratamiento médico que les salve la vida, ya que es casi imposible conseguir drogas extranjeras. Sin embargo, los iraníes pudieron distinguir entre ciudadanos y gobierno; el mensaje abrumador que recibió Benjamin fue «estadounidenses buenos, Trump malo».

Si bien el apoyo o incluso el conocimiento de Soleimani puede ser muy bajo en Estados Unidos, un estudio realizado en 2019 por la Universidad de Maryland encontró que «el general Soleimani sigue siendo la figura pública iraní más popular», con el 59 por ciento de los iraníes que lo ven «muy favorablemente» y más de cuatro de cada cinco personas de su país que tienen una opinión positiva de él en general. Instagram es extremadamente popular en Irán, con al menos 24 millones de usuarios a principios de 2018, alrededor de un tercio de la población total. Es por eso que prohibir las descripciones positivas de Soleimani es un tema tan problemático y de largo alcance. Si bien eliminar mensajes de apoyo al gobierno o suspender la cuenta de Khamenei puede parecer una represalia mezquina e infantil por oponerse a la administración Trump, en realidad tiene profundas ramificaciones para la libertad de acceso a la información.

Los países extranjeros confían en los gigantes de las redes sociales de Silicon Valley para recibir noticias y opiniones tanto como los estadounidenses. Miles de millones de personas reciben sus noticias de Facebook, pero la decisión significa que el mundo no estará expuesto a un lado del argumento. Además, las redes sociales son uno de los únicos lugares donde los estadounidenses podrían estar expuestos a una opinión iraní, pero la última decisión bloquea efectivamente esta vía de información y comunicación. En cambio, estamos expuestos solo a la opinión de que el mundo y los iraníes mismos odian a su gobierno. La semana pasada, el hashtag #IraniansDetestSoleimani fue tendencia en Twitter en los Estados Unidos, pero no en el Medio Oriente. Además, el mensaje estaba siendo impulsado por los fanáticos de Trump que fingen ser iraníes.

Irán no es el único enemigo/objetivo del gobierno de EE.UU. en las redes sociales. Cientos de cuentas que apoyan al gobierno venezolano, incluido el del presidente Nicolás Maduro, han sido suspendidas o eliminadas por Facebook y Twitter, y la primera también eliminó las páginas del medio de comunicación independiente Venezolanálisis y la red internacional TeleSUR English cuando Trump se fijó en la posibilidad de invadir el país.

Que las acciones de Facebook parezcan estar coordinadas con el gobierno de los Estados Unidos no es una coincidencia. Desde 2018 ha externalizado parcialmente su control editorial sobre noticias y contenido al Consejo Atlántico, el grupo de expertos de la OTAN. La junta del Consejo es un quién es quién de altos funcionarios del gobierno como Henry Kissinger, Condoleezza Rice y Colin Powell, ex generales como Wesley Clark y David Petraeus, y jefes de la CIA como Leon Panetta, Michael Hayden y Robert Gates. Efectivamente, el «Estado Profundo» está controlando lo que los estadounidenses, y el resto del mundo, leen en busca de noticias, creando algo cercano a un aparato mediático global controlado por el estado.

En respuesta a la decisión de Facebook, el portavoz del gobierno iraní Ali Rabiei calificó la medida como una «acción antidemocrática y sin vergüenza», alegando que continúa dando a los verdaderos terroristas una «voz abierta».

Monopolio tecnológico de Silicon Valley consolida Gran Purga contra la libertad de expresión en Internet

 

Fuente:

Alan Macleod / MPN — Big Tech Firms Are Joining Trump’s All Out War Against Iran.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.