Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Gran Bretaña quiere ‘defender los derechos humanos’, pero sólo donde tiene intereses geoestratégicos

El Reino Unido es la base central del terrorismo internacional y uno de los epicentros de la nobleza negra internacional que controla el tráfico ilícito de drogas a nivel mundial y el sistema financiero actual. A los británicos les encanta hablar de justicia, pero son los genocidas mas grandes de la historia. Gran Bretaña ha provocado hambrunas en India más de una vez, matando a entre 15 y 29 millones de personas. Como explica Brian Cloughley en el siguiente artículo, la “defensa de los derechos humanos” que actualmente promueve el gobierno de Boris Johnson con respecto a Hong Kong —su excolonia donde tiene intereses de todo tipo, incluida la posibilidad de usarla para desestabilizar a China— es también una farsa, sobre todo si uno constata el trato cruel y repugnante que se le da a los isleños de Chagos en el Océano Índico.

 

 

Por Brian Cloughley

Hong Kong era una colonia británica y fue devuelta a China en 1997. Desde entonces se han producido desacuerdos entre Gran Bretaña y China en relación con la gobernanza de la región, y el gobierno británico ha metido las narices donde no tiene derecho a dictar la conducción de los asuntos. Afirma tener un “compromiso moral” respecto a una ley de seguridad aplicable a Hong Kong, y en un discurso sobre la región el 29 de enero el primer ministro británico, el egregio Boris Johnson, declaró que él y su país “defienden la libertad y la autonomía”.

Resulta que el mismo día en que Johnson predicaba sobre su amor a la libertad, el Tribunal Marítimo de las Naciones Unidas en Hamburgo anunció que Gran Bretaña no tiene soberanía sobre las Islas Chagos en el Océano Índico. Como informó el UK Guardian, el Tribunal “criticó a Londres por no haber devuelto el territorio a Mauricio y se produce después de que el Tribunal Internacional de Justicia anunciara el año pasado que la actual administración británica de las islas era ‘ilegal’.”

El trato de Gran Bretaña a los antiguos habitantes de las islas Chagos ha sido escandaloso y está totalmente en desacuerdo con sus críticas farisaicas a otros países por negar supuestamente los derechos humanos de los ciudadanos.

La cadena de Chagos, formada por unos sesenta islotes, está en medio del océano Índico y solía ser un paraíso para sus habitantes, pero, como señala la BBC, “entre 1968 y 1974, Gran Bretaña expulsó a miles de chagosianos de su tierra natal y los envió a más de 1.000 millas de distancia, a Mauricio y las Seychelles, donde se enfrentaron a la pobreza extrema y la discriminación”. Hay unos 3.000 que residen a regañadientes en Gran Bretaña y a muchos de los más jóvenes, nacidos en el exilio, se les ha negado la ciudadanía británica y viven con el temor de ser expulsados. Como dijo un anciano deportado en una entrevista de la BBC: “Los jóvenes merecen tener la nacionalidad británica”. Las Islas Chagos fueron colonizadas por los británicos, así que es su responsabilidad”.

Como he escrito varias veces en el pasado, el archipiélago de Chagos fue “despoblado” en los años 60 y 70 porque Gran Bretaña había acordado que hubiera un aeródromo militar estadounidense en la isla principal, Diego García. Como se reveló en 2004, los burócratas de la Oficina Colonial británica habían escrito que “el objetivo del ejercicio es conseguir algunas rocas que seguirán siendo nuestras; no habrá población autóctona, salvo las gaviotas que aún no tienen comité. Desgraciadamente, junto con los pájaros van algunos tarzanes u hombres viernes cuyos orígenes son oscuros, y a los que se espera desear que vayan a Mauricio, etc.”

La condescendencia burlona de ese fanatismo racista es repulsiva, pero la actitud se mantiene, y los habitantes de las islas Chagos seguirán siendo víctimas de esa mentalidad. Mediante diversos subterfugios, los habitantes del archipiélago fueron expulsados, en el curso de los cuales el gobernador colonial Sir Bruce Greatbatch “ordenó matar a todos los perros de compañía de Diego García”. Casi 1.000 mascotas fueron acorraladas y gaseadas con los gases de escape de los vehículos militares estadounidenses”. Como dijo una isleña desalojada, Lizette Tallatte, en un documental de 2004, “cuando se llevaron a sus perros delante de ellos, nuestros hijos gritaron y lloraron”, y luego los isleños restantes “fueron cargados en barcos, permitiéndoles llevar sólo una maleta. Dejaron atrás sus casas y muebles, y sus vidas”.

Las islas habían sido una colonia francesa y fueron entregadas a Gran Bretaña en 1814 por el Tratado de París que puso fin oficialmente a las guerras napoleónicas. Formaban parte de la colonia de Mauricio, un grupo de islas mucho mayor situado a unos 2.000 kilómetros al sureste de Chagos.

En 1965, el Reino Unido y Mauricio firmaron el Acuerdo de Lancaster House, por el que las islas Chagos se separaban de Mauricio y se incluían en un nuevo territorio llamado Territorio Británico del Océano Índico. Mauricio alegó posteriormente que este desprendimiento fue forzado, especialmente debido a su posición vulnerable como antigua colonia británica. Debido a la posición geográficamente estratégica de Chagos -situada a partes iguales entre Indonesia, Australia, Irak y el este de África-, el Reino Unido y Estados Unidos llevaban tiempo considerándola para la instalación de una base militar. En 1966, el Reino Unido y Estados Unidos firmaron un acuerdo para la implantación de dicha base en la isla de Diego García por tiempo indefinido…”

Así pues, los “Tarzans y Man Fridays”, como consideraban a sus habitantes los británicos fanáticos, fueron sacrificados en el altar de la dominación de Washington, que añadió otra base militar a las 800 que hay en el mundo. En 2016, el contrato de arrendamiento de la base se prorrogó hasta 2036. No se mencionó a los isleños que habían sido desalojados por la fuerza de su hogar.

El 22 de mayo de 2019, la Asamblea General de la ONU votó 116 a 6 a favor de una resolución que exigía al Reino Unido retirar “su administración colonial incondicionalmente del archipiélago de Chagos” en un plazo de seis meses. Sólo Estados Unidos, Hungría, Israel, Australia y las Maldivas apoyaron al Reino Unido, pero aunque el resultado fue indicativo de la opinión mundial y profundamente condenatorio para Estados Unidos y Gran Bretaña, la resolución no es vinculante y será ignorada por los más directamente implicados, y los isleños seguirán sumidos en la pobreza en el exilio. Al fin y al cabo, son meros “tarzanes y hombres viernes”, y sin duda se espera que pronto mueran todos y dejen de ser un problema.

La gente que niega a los isleños sus derechos humanos es una porquería venenosa, como se pone de manifiesto en un cable diplomático británico de 2009 revelado por Wikileaks (no es de extrañar que el establishment británico deteste a Julian Assange y lo haya tratado de forma tan repugnante) en el que se afirmaba que el gobierno “querría establecer un ‘parque marino’ o ‘reserva’ que proporcionara una amplia protección medioambiental a los arrecifes y a las aguas del Territorio Británico del Océano Índico [BIOT]… [que] no afectaría en modo alguno al uso que hace Estados Unidos del BIOT. UU del BIOT, incluido Diego García, para fines militares… [y garantizaría] que a los antiguos habitantes les resultaría difícil, si no imposible, perseguir su reclamación de reasentamiento en las islas si todo el archipiélago de Chagos fuera una reserva marina”.

Los habitantes de Hong Kong, en cambio, son más apreciados en Londres, y el 29 de enero el gobierno británico anunció su satisfacción por “el compromiso histórico y moral del Reino Unido con los habitantes de Hong Kong que han visto restringidos sus derechos y libertades”. Al fin y al cabo, el Reino Unido ha declarado que desea “defender los derechos humanos en todo el mundo.”

En noviembre de 2016, el Financial Times informó de la prórroga del contrato de arrendamiento de la base estadounidense en Diego García por otros veinte años y señaló que “el Ministerio de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth dijo que no se permitiría el regreso de los chagosianos “por motivos de viabilidad, intereses de defensa y seguridad, y el coste para el contribuyente británico”. También se anunció que los isleños desalojados recibirían una indemnización de 40 millones de libras.

Pero el 31 de enero se reveló que menos de 12.000 libras de esos cuarenta millones se han destinado a ayudar a los isleños exiliados y a sus familias. Henry Smith, el diputado británico en cuya circunscripción se encuentran ahora muchos chagosianos, declaró sin tapujos que “es indignante que casi nada de esta financiación se haya utilizado realmente… [es] otro fracaso de las promesas del Ministerio de Asuntos Exteriores durante medio siglo a la comunidad chagosiana”.

La “defensa de los derechos humanos” por parte del gobierno de Boris Johnson es una farsa, y el trato a los chagosianos es indefendiblemente cruel y repugnante. Pero el gobierno y sus pequeños ayudantes en Londres piensan que es un asunto tan poco importante que simplemente se desvanecerá. Como los isleños.

Por desgracia, probablemente tengan razón. Y el mundo verá otra victoria de la duplicidad sobre la moralidad.

 

Nueva evidencia que pone al imperio británico moderno al descubierto

 

Fuente:

Brian Cloughley / Strategic Culture Foundarion. Britain Says It Wants ‘To Defend Human Rights Across The Globe’ But Is Selective About Its Support.

Contenidos

Por Mente Alternativa La ONG Global Energy Monitor, financiada por los Rockefeller y otras entidades ultraglobalistas, acaba de publicar una encuesta anual en la...

Contenidos

Por Giancarlo Elia Valori La destacada posición de China en la fabricación industrial ha atraído la atención mundial, sobre todo por su gran éxito...

Contenidos

Por José Luis Preciado En su 75 aniversario, el futuro y credibilidad disuasiva de la OTAN dependen de la victoria contra Rusia en Ucrania,...

Contenidos

Por Mente Alternativa Perú se anticipa a la inauguración del puerto de aguas profundas de Chancay, un proyecto con una importante participación china destinado...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram