Gordon Duff: Sindicatos criminales, no políticos, dirigen las guerras de Oriente Medio

Cuando uno lee que Trump ha vetado las resoluciones que intentan bloquear la venta de armas a Arabia Saudita y sus sindicatos criminales derivados, artículos como este nos aclaran los motivos que un presidente puede tener para hacer semejante estupidez. El artículo fue escrito por el veternao de guerra y whistleblower del ejército de los Estados Unidos, Gordon Duff, y fue publicado el 25 de julio por New Eastern Outlook. A lo largo del mismo, usando las guerras del Oriente Medio como hilo conductor, Gordon Duff expone cómo la búsqueda de “fondos negros” e ilimitados ha llevado a las agencias de seguridad e incluso los comandos militares y a los gobiernos a convertirse en organizaciones criminales. “Está claro que los procesos políticos de Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel están entrelazados bajo el control del crimen organizado multigeneracional. También está claro que las agencias de seguridad de estas naciones han optado por buscar financiamiento a través de la venta ilegal de armas y narcóticos y que las actividades de estas agencias se han vuelto inconsistentes con sus tareas designadas”, apunta Duff para después vincular a los actores visibles de estas redes criminales (grupos terroristas y funcionarios como el propio Donald Trump, su mentor Roy Cohn, etc.), con actores invisibles que operan en la sombra, como el Kosher Nostra (la mafia judío-estadounidense controlada por la nobleza negra). Las acciones de estas estructuras —guerra psicológica, “máquinas de mentiras” masivas para cubrir sus actividades, corrupción sin fin, complicidad en la guerra por lucro, terrorismo de bandera falsa, manipulación de los mercados mundiales, manipulación de elecciones, incluso manipulación de la historia— deben considerarse reales y una seria amenaza, concluye Gordon Duff. De lo contrario, todas ellas son capaces de cegar y paralizar a cualquier gobierno, cualquier organización, y cualquier persona que intente resistir.

 

 

En 2015, me dirigí a una conferencia de seguridad en Damasco sobre el tema de los sindicatos del crimen organizado y su relación con las guerras posteriores al 11 de septiembre y la llamada “Primavera Árabe.” Incluso en Damasco, se hicieron esfuerzos para detener la presentación que me obligó a dirigirme directamente al Ministro de Justicia de Siria, Dr. Najm Hamad al Ahmad, quien amablemente ordenó extender la conferencia a mi pedido.

Con la presencia de los oficiales de seguridad regional y los medios de comunicación, el coronel (retirado) del ejército estadounidense James Hanke y yo nos dirigimos al cónclave con el Dr. Najm a mi lado. El efecto fue sorprendente, y hay razones para esto.

Nadie habla la verdad, no en público. Hubo repercusiones de esto, un intento de envenenamiento, un intento de plantar un kilo de heroína en nuestra habitación de hotel en el Líbano, un complot frustrado por el editor financiero de Veterans Today, Mike Harris.

Esa historia no ha terminado pero, lo que es peor, ya no se cuenta, incluso en Siria. Revisemos el mensaje y veamos cómo se aplica hoy.

 

Siria

Actualmente, Siria está siendo saqueada por kurdos respaldados por Estados Unidos que han limpiado étnicamente y confiscado no cientos sino miles de millas cuadradas de campos de petróleo y gas, tierras de cultivo fértiles y miles de millones de dólares en recursos industriales y comerciales.

Antes de eso, Siria fue saqueada abiertamente por el crimen organizado turco, algo que revisé en detalle con el gobierno sirio, no solo antigüedades interminables vendidas en Londres y Nueva York, sino fábricas completas, máquinas herramienta, tubos de cobre de las escuelas, cualquier cosa que pudiera ser desarraigada fueron robadas de áreas supuestamente bajo el control de ISIS y Al Qaeda o el supuesto Ejército Libre Sirio.

 

La Hermandad Musulmana como fuerza de tareas de MI6 y de la CIA

Se trajeron equipos pesados a Siria, líneas de camiones, incluso equipos de ingenieros, a través de una frontera cuidadosamente vigilada, bajo la atenta mirada de los servicios de seguridad turcos, en total asociación con los carteles del crimen organizado que rastreamos hasta Ucrania, Georgia, Azerbaiyán y en toda Europa y en Estados Unidos.

Además, miles de camiones petroleros fueron traídos a la región, principalmente de los Estados Unidos. Los camiones cisterna usados ​​se compraban al por mayor en los Estados Unidos y se cargaban en transportes en el Puerto de Houston, se enviaban a Turquía y, desde allí, se trasladaban a Irak y Siria para robar petróleo.

Los anteriores robos de petróleo, perpetrados en su mayoría por Exxon y British Petroleum, ayudados por funcionarios corruptos de los Estados Unidos, se realizaron utilizando el oleoducto Bakú-Ceyhan, saqueando hasta $ 5 billones en petróleo del campo petrolero Kirkuk de Irak, el más grande del mundo, durante y después de la ocupación estadounidense de Irak. Alex Powers, un jefe de la oficina de Veterans Today, se desempeñó como asistente de Paul Bremer, quien fue nombrado “Gobernador de Irak” y supuestamente supervisó este proceso.

Mientras representaba a las Naciones Unidas, me reuní con funcionarios iraquíes para hablar sobre este tema desde mi oficina en Erbil. Todo era conocido.

La razón por la que mencionamos esto es porque sin el precedente establecido por los Estados Unidos y Gran Bretaña en Irak desde 2005 en adelante, no habría habido saqueo de petróleo sirio, a gran velocidad y a los niveles más altos de la historia.

El robo de petróleo sirio que comenzó en 2012, transportado principalmente por camiones estadounidenses entregados a Siria e Irak a través de Turquía, coincidió, por supuesto, con el nuevo saqueo de los campos petroleros de Kirkuk, al norte y noreste de Bagdad.

El problema es que cuando este petróleo fue robado de Irak, los únicos sistemas de carreteras que lo entregarían a las refinerías y al mercado mundial, y la interminable corriente de miles de camiones, atravesaron la ciudad de Erbil, la capital del Gobierno Regional Kurdo (KRG), luego la Mosul controlada por ISIS, y desde allí al norte, más allá de una región turca dentro de Irak y luego a Turquía.

Lo que estoy diciendo aquí, es que ISIS, las poderosas organizaciones turcas y el Gobierno Regional Kurdo en Irak se asociaron completamente en el robo masivo de recursos que se llevó a cabo con la aprobación tácita de los militares estadounidenses y británicos.

Esto, por supuesto, significa que todo el esfuerzo de la “coalición” contra ISIS fue falso entonces y sigue siendo falso ahora. ISIS fue financiado por Arabia Saudita y Qatar, ayudado abiertamente por la Fuerza Aérea Israelí y facilitado por muchos gobiernos, Rumania, Bulgaria, Ucrania, Georgia, Turquía, Jordania, Bahrein y muchos más.

¿Por qué? Nuestra hipótesis muestra la larga asociación entre el crimen organizado multigeneracional y los gobiernos, algunos controlados, otros asociados, que organizan el terrorismo y organizan guerras como telón de fondo para actividades delictivas.

 

Irak

Esto no es una cuestión de política entre naciones, sino del crimen organizado, una mafia que opera dentro de la región kurda que trabaja en concierto con la mafia turca, que desde hace mucho tiempo se ha asociado con lo que se llama “Kosher Nostra” (mafia judío-estadounidense), los “oligarcas” que dirigen gran parte del rimen organizado del mundo desde las Torres de Trump en Nueva York y la ciudad de Londres, donde son dueños de bancos, de Ucrania y de todo el mundo.

El gobierno en Bagdad, con el flujo de efectivo de los Estados Unidos en los principales políticos sunitas, se mantuvo dividido e indefenso. Me reuní con funcionarios de seguridad en Bagdad en enero de 2014 para hablar sobre la amenaza de ISIS. Varios con los que hablé me ​​aseguraron que ISIS era fácil de usar y controlar. Meses después, la mayoría de los funcionarios con quienes había hablado habían sido decapitados.

Nadie fue preparado para el nivel de robo de petróleo planeado bajo ISIS.

Hasta que fue detenido por las fuerzas aeroespaciales rusas, esta corriente de camiones que robaban petróleo de Siria e Irak era tan grande que habría sido visible posible verlo a simple vista desde de la superficie de la luna, o por un pequeño telescopio de Marte, sin embargo, la flota interminable de drones de vigilancia estadounidenses no vieron nada. ¿Cómo es eso posible?

Los legisladores estadounidenses recibieron su parte, pagaron sus fondos de campaña a través de corporaciones ficticias permitidas por una decisión muy controvertida de la Corte Suprema, Citizens United v. Federal Election Commission (2005) y a través de cuentas en las Islas Caimán bajo los auspicios de un ex candidato presidencial estadounidense.

En 2012, un ex agente del FBI me trajo los archivos de estas recompensas y lo envió a un video informando sobre miles de millones pagados a funcionarios estadounidenses. Ese video fue borrado de YouTube pero aún existe en Vimeo. Se ofreció a los investigadores de Mueller durante una entrevista en la sede del FBI. No aceptaron por razones desconocidas.

La misma “línea de ratas” utilizada para lavar fondos para pagar al Congreso también lava dinero en efectivo de los carteles de la droga de México y Colombia, directamente en el sistema político de EE.UU. y también administra un flujo de efectivo de Afganistán.

 

Afganistán

Cuando EE.UU. se hizo cargo de Afganistán a fines de 2001, el Secretario de Defensa Donald Rumsfeld presentó pruebas de que Al Qaeda tenía grandes ciudades subterráneas en Afganistán y albergaba a decenas de miles de terroristas. Presentó su evidencia en MSNBD al presentador Tim Russert. El video de esta farsa está aquí.

Por supuesto, las docenas de bases nunca existieron, pero bajo el control de Estados Unidos, Afganistán pasó de ser una nación libre de drogas a una nación de adictos, una nación que es el mayor productor mundial de heroína procesada que existe hasta el día de hoy. En una entrevista en 2009 con un ex comandante del Seal Team y director regional del mayor contratista estadounidense en la región en ese momento, me dijeron que EE.UU. estaba usando drones de largo alcance Global Hawk, como el que derribó Irán en julio de 2019, sobre el estrecho de Ormuz, para llevar la heroína a Europa y los Estados Unidos. Los editores de Veterans Today, el coronel James Hanke y Mike Harris estuvieron conmigo durante ese intercambio.

El rastro del dinero para esta heroína condujo no solo hasta funcionarios clave de los Estados Unidos a través de México y las Islas Caimán, sino también a través de Suiza y funcionarios pagados en Afganistán, ex funcionarios en Pakistán, miembros clave del partido Likudista de Israel y organizaciones extremistas financiadas en toda Europa.

 

Los Estados Unidos

El reciente escándalo de Epstein en los Estados Unidos también ha tenido algunas repercusiones sorprendentes. Con la gran cantidad de acusaciones, aún no comprobadas, que supuestamente vinculan a un gran número de funcionarios estadounidenses a un anillo de sexo infantil dirigido por una agencia de inteligencia extranjera, la misteriosa riqueza de Epstein ha revelado información útil.

Rastreando a su patrocinador financiero clave, nos topamos con una asociación de muchos años: la familia criminal Gambino de Nueva York (Nota del editor: que a su vez pertenece a la familia Gaetani o Caetani, que es una línea de sangre de la Nobleza Negra internacional), y desde allí, desarrollamos lazos inexorables con la figura histórica Meyer Lansky. Un fascinante artículo de fondo publicado por MintpressNews describe las raíces estadounidenses de la red del crimen organizado que, según fuentes altamente informadas, se manifiesta en ISIS y también en algunos de los movimientos de derecha en Europa.

 

Familia criminal Gaetani

El artículo cita cómo la Prohibición, una ley promulgada en los Estados Unidos en 1919, condujo a una importante operación de contrabando canadiense, para traer licor a los Estados Unidos. La financiación masiva de esto vinculó a la familia criminal canadiense Bronfmans, con Meyer Lansky de “Murder Incorporated” y supuestamente los vincula a ambos con el fundador del FBI, J. Edgar Hoover y el fundador de la CIA Alan Dulles, haciendo que ambas organizaciones, al menos en cierto nivel, estén arraigadas en el Kosher Nostra y posiblemente atadas al asesinato de John y Robert Kennedy y ciertamente al conflicto a Irán Contra y la conspiración criminal masiva que barrió al gobierno estadounidense bajo el presidente Reagan.

Ese rastro, de la década de 1920, conduce hasta Roy Cohn, el exconsejero legal del senador Joseph McCarthy. A fines de la década de 1960, Cohn se había mudado a un poderoso bufete de abogados de Nueva York, ayudado por el exdirector de la CIA, Alan Dulles. Fue Dulles —a quien John Kennedy despidió como director de la CIA— quien encabezó la Comisión Warren que investigó el asesinato de Kennedy.

En 1975, el Comité Selecto de Asesinatos de la Cámara de Representantes descartó oficialmente el informe de la Comisión Warren citando que John Kennedy fue asesinado por “alguna persona o personas desconocidas”, un asunto censurado en la historia estadounidense. MintPress escribió lo siguiente:

“La máquina Roy Cohn

Al comienzo de su carrera, Roy Cohn se abrió paso en la red clandestina de chantaje sexual aparentemente dirigido por Lewis Rosenstiel. De hecho, cuando Cohn conoció a Hoover, solo tenía 23 años. Durante las siguientes tres décadas más o menos, antes de su muerte por complicaciones relacionadas con el SIDA en 1986 a la edad de 56 años, Cohn construyó una eficiente maquinaria de contactos, en gran parte a través de sus estrechas amistades con algunas de las figuras más influyentes del país.

Entre los amigos de Cohn se encontraban las principales personalidades de los medios de comunicación como Barbara Walters, ex directores de la CIA, Ronald Reagan y su esposa Nancy, los magnates de los medios de comunicación Rupert Murdoch y Mort Zuckerman, numerosas celebridades, destacados abogados como Alan Dershowitz, importantes figuras de la Iglesia Católica e importantes organizaciones judías como B’nai B’rith y el Congreso Judío Mundial. Muchos de los mismos nombres que rodearon a Cohn hasta la muerte a fines de la década de 1980 luego rodearon a Jeffrey Epstein, y sus nombres aparecieron más tarde en el ahora infame ‘pequeño libro negro’ de Epstein.

 

Trump, los Rothschild, Príncipe Andrew y Bill Clinton en el ‘Libro Negro’ del pedófilo Jeffrey Epstein

 

Si bien el presidente Trump está claramente conectado con Epstein y Cohn, la red de Cohn también se extiende al ex presidente Bill Clinton, cuyo amigo y asesor político de larga data, Richard ‘Dirty Dick’ Morris, era primo de Cohn y socio cercano. Morris también estaba cerca del ex director de comunicaciones de Clinton, George Stephanopoulos, quien también está asociado con Jeffrey Epstein.

Sin embargo, estas eran solo conexiones de Cohn con miembros respetables del establishment. También era conocido por sus profundas conexiones con la mafia y ganó prominencia en gran parte por su capacidad para conectar a figuras clave del bajo mundo criminal con figuras influyentes respetadas y aceptables para la esfera pública. En última instancia, como declaró el abogado de Nueva York John Klotz, la herramienta más poderosa de Cohn fue el chantaje, que utilizó contra amigos y enemigos, gángsters o funcionarios públicos por igual. La cantidad de chantajes que manejó a través de su operación de chantaje sexual probablemente nunca se sabrá.”

Roy Cohn, por supuesto, fue el mentor de Donald Trump, compañero constante y representante legal hasta la muerte de Cohn.

 

Donald Trump: Agente sionista del Estado Profundo y la nobleza europea

 

Conclusión

Está claro que los procesos políticos de Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel están entrelazados bajo el control del crimen organizado multigeneracional. También está claro que las agencias de seguridad de estas naciones han optado por buscar financiamiento a través de la venta ilegal de armas y narcóticos y que las actividades de estas agencias se han vuelto inconsistentes con sus tareas designadas.

Verás, si se permite buscar “fondos negros” y, sin límites, las agencias de seguridad, incluso los comandos militares y los gobiernos, se convierten en organizaciones criminales.

Sus acciones —guerra psicológica, “máquinas de mentiras” masivas para cubrir sus actividades, corrupción sin fin, complicidad en la guerra por lucro, terrorismo de bandera falsa, manipulación de los mercados mundiales, manipulación de elecciones, incluso manipulación de la historia— deben considerarse reales y una seria amenaza. De lo contrario, todas ellas son capaces de cegar y paralizar a cualquier gobierno, cualquier organización, y cualquier persona que intente resistir.

 

Thierry Meyssan: La Hermandad Musulmana como cofradía de asesinos

 

Fuente:

New Eastern Outlook — Criminal Syndicates, Not Politics, Drives Middle East Wars.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion