“Asia está compuesta por el 60% de la población mundial y el 46% del PIB mientras que Europa más las Américas y Australia sólo tienen el 25% de la población mundial y el 43% del PIB.” Estas cifras dejan claro que es hora que Asia maneje el mundo, y la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda (BRI) de ocho trillones de dólares es la visión de China de cómo debe funcionar el mundo a través de la cooperación internacional, escribe Benjamín Fulford en su actualización geopolítica del 5 de mayo. En este contexto, la descompostura de las negociaciones comerciales entre China y el régimen estadounidense encabezado por Donald Trump, la semana pasada, podría ser el detonante inmediato de la quiebra de Washington, D.C., ya que sin el trillón de dólares prometido en ventas de productos estadounidenses a China no hay forma de que los Estados Unidos puedan mantenerse solventes, pues ya no podrán seguir fingiendo que todo está bien inyectando el mercado de valores con dinero fiat del Consejo de la Reserva Federal, falsas cifras de desempleo y otras medidas especulativas. Otro acontecimiento geopolítico valorado por Fulford es el cambio de emperador en Japón, que según sus fuentes en las sociedades secretas asiáticas “fomentará la nacionalización del Banco de Japón, lo que a su vez llevará al establishment político de Washington, DC a la bancarrota, allanando así el camino para la restauración de la República de los Estados Unidos de América.”

 

Nacionalización de los bancos centrales para prevenir el genocidio 5G

Las fuentes rusas del Servicio Federal de Seguridad (FSB) dicen que sus investigaciones indican que 20 millones de estadounidenses ya están atacando a las generaciones anteriores de armas de energía dirigida, incluidas las torres de telefonía celular 4G.

Ante el despertar del pueblo estadounidense respecto a esta situación, el actual régimen de gobierno global controlado por los banqueros centrales (de la nobleza negra) y la mafia jázara está destruyendo el mundo natural y tratando de matar al 90% de la humanidad para mantenerse en el poder.

Las agencias de inteligencia alrededor del mundo han documentado muy bien cómo quieren eliminarnos a través de una guerra nuclear, armas biológicas y ahora armas de energía dirigida (que promueven Israel y Donald Trump) disfrazadas de 5G.

La única respuesta posible es eliminar su control de la fuente principal de su poder: los bancos centrales de propiedad privada. Es por eso que la nacionalización del banco de Japón ayudará a derrocarlos.

El cambio de emperador en Japón fomentará la nacionalización del Banco de Japón, lo que a su vez llevará al establishment político de Washington, DC a la bancarrota, allanando así el camino para la restauración de la República de los Estados Unidos de América.

La ruptura de las negociaciones comerciales la semana pasada entre China y el régimen estadounidense encabezado por Donald Trump podría ser el detonante inmediato de la quiebra de Washington, DC debido a que sin el “trillón de dólares” prometido en compras de bienes estadounidenses los Estados Unidos no podrán mantenerse solventes.

La mafia jázara esperaba una gran infusión de dinero chino para entonces, agrega Fulford, pero las fuentes de la sociedad secreta asiática dicen que se tomó la decisión de dejar de financiar el aparato político controlado por los sionistas en Washington, D.C.

Los esfuerzos de Henry Kissinger, los Rothschild y otros para canjear los bonos históricos de Asia por sumas astronómicas de dinero para salvar la vieja estructura política se han encontrado con un muro de ladrillos. No va a haber un “Reseteo Monetario Global” o una revaloración milagrosa de las monedas fallecidas como el dólar de Zimbabwe, dicen las fuentes de la sociedad secreta asiática.

En cambio, el sistema de petrodólares creado por Henry Kissinger será asumido por las potencias asiáticas y pasará de ser respaldado por el petróleo a ser respaldado por una canasta de productos básicos.

 

Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda (BRI) y el mundo según Asia

Este movimiento se está llevando a cabo porque Asia está compuesta por el 60% de la población mundial y el 46% del PIB mientras que Europa más las Américas y Australia sólo tienen el 25% de la población mundial y el 43% del PIB.

Estas cifras dejan claro que es hora que Asia maneje el mundo. Y la Iniciativa del Cintúron de la Ruta de la Seda (BRI) de ocho trillones de dólares es la visión de China de cómo debe funcionar el mundo.

Esta iniciativa ha logrado obtener la cooperación de 126 países que abarcan gran parte del mundo para participar. Pero se necesita garantizar el respaldo de Rusia e India, pues Occidente aún podría sabotear la iniciativa.

La cooperación de beneficio mutuo en los grandes proyectos de infraestructura que benefician a todos es una alternativa mucho mejor al perpetuo belicismo del Oeste controlado por los sionistas.

 

Abolición del Banco de Pagos Internacionales (BIS) para impulsar el Reseteo Monetario Global

 

Fuente:

Benjamin Fulford — Bank of Japan to be nationalized as new era starts.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion