“La gente debe saber que la mayoría de las investigaciones sobre el cáncer son un fraude, y los más grandes organismos de investigación del cáncer trabajan para los individuos que los financian.” (Fuente: National Press Foundation).

Así se expresó el Doctor Linus Pauling (1901-1994), dos veces ganador del Premio Nobel de Química y considerado uno de los científicos más importantes de la historia. Pauling fue uno de los fundadores de la química cuántica y la biología molecular, y también un conocido activista por la paz que rechazó la invitación a formar parte de la División de Química del Manhattan Project.

 

enfermedad deficiencia nutricional

 

Pauling no es el único experto en el mundo que se ha expresado de manera similar haciendo pública su opinión para no llevársela a la tumba y poner en evidencia el fraude y manipulación que dominan la ciencia global.

Otro ejemplo de críticas de científicos reputados a la ciencia convencional, es el de la Doctora Marcia Angell, medico y editora en jefe del New England Medical Journal (NEMJ), que es considerado una de los más prestigiosas publicaciones médicas en el mundo.

“Sencillamente, ya no es posible seguir creyendo en la investigación clínica que se publica, ni depender del juicio de médicos ‘de confianza’ o guías de autoridades médicas. No me complace llegar a esta conclusión, a la que llegué lentamente y a regañadientes después de dos décadas de trabajar como editora del New England Journal of Medicine.” (PLoS Med).

El Doctor John Bailer, quien fuera staff del National Cancer Institute por 20 años, así como editor de su revista, señaló públicamente —en una reunión de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia:

“Mi evaluación general es que el program nacional contra el cáncer debe calificarse como un fracaso. Toda nuestra investigación durante los últimos veinte años ha sido un fracaso.” (Vivi Section Research).

El doctor Bailer también hizo alusión al hecho de que los tratamientos para el cáncer, en general, son un fracaso.

Otro hecho interesante es que la mayor parte del dinero donado para la investigación del cáncer se gasta en investigación animal, que para muchos especialistas es inservible. Por ejemplo, en 1981, el Doctor Irwin Bross —director del Sloan-Kettering Cancer Research Institute (el más grande centro de investigación del mundo), dijo:

“Casi nadie sabe que los estudios basados en el modelo animal son inservibles. Por ejemplo, el descubrimiento de agentes quimioterapéuticos para el tratamiento del cáncer humano es considerado como un triunfo debido a su uso en sistemas de modelo animal. No obstante, estas pretenciones exageradas provienen y/o son auspiciadas por la misma gente que financia la investigación animal. Hay muy poca, si acaso, evidencia de facto que respalde tales pretenciones. Prácticamente todos los agentes de quimioterapia que están valorados positivamente para el tratamiento del cáncer humano no provienen de la investigación animal, sino de un contexto clínico.” (Ídem).

Hoy en día, el tratamiento de enfermedades es un negocio corporativo. Se trata de una industria que produce muchas ganancias económicas, y que se enfoca a tratamientos y no a medidas preventivas ni curación. Y eso es un factor muy importante a tener en cuenta.

En un artículo titulado “La Determinación en Constantes de Disociación en Encimas,” una de las investigaciones más citadas en toda la historia de la bioquímica que fue publicada en la revista del American Chemical Society en 1934, el bioquímico norteamericano y químico senior del National Cancer Institute, Dr. Dean Burk, dice:

“Cuando tienes poder, no necesitas decir la verdad. Esa es una regla que ha funcionado en este mundo por generaciones. Y hay muchas personas que no dicen la verdad cuando se desempeñan en posiciones del poder administrativo.” (Reality Ireland).

Burk también afirmó que:

“El fluoruro causa más muertes por cáncer que cualquier otro químico. Esta es una de las más contundentes conclusiones científicas y biológicas con evidencia a la que he llegado en mis cincuenta años de investigación en el campo del cáncer.” (Ídem).

En la edición del 15 de abril de 2015 de Lancer, la revista médica líder en Gran Bretaña, el editor en jefe Richard Horton dijo:

“La situación de la ciencia básicamente es que mucha de la literatura científica, tal vez la mitad, es simplemente falsa. La ciencia ha tomado un giro hacia la oscuridad.” (The Lancet).

En 2005, el Dr. John P.A. Ioannidis, actual profesor de prevención de enfermedades en la Universidad de Stanford, publicó el artículo más leído en la historia de la Librería Pública de Ciencias (PLoS), titulado “Por qué la mayoría de las publicaciones de descubrimientos de investigación son falsas.” En el reporte, dijo:

“Hay una creciente preocupación sobre e hecho de que la mayoría de descubrimientos recientes publicados son falsos.” (PLoS Medicine).

En 2009, el Centro de Cáncer de la Universidad de Michigan publicó un análisis que reveló que los estudios sobre cáncer más famosos son falsos, y que hubo un incremento de resultados manipulados debido a conflictos de intereses. La universidad sugirió que los resultados falseados obedecían a lo que convenía más a las corporaciones farmacéuticas en términos de negocio. Después de todo, una amplia porción de la investigación contra el cáncer está financiado directamente por ellas.

El corporativismo en el que vivimos hoy en día, en que las grandes corporaciones que pertenecen a un reducido grupo de la élite básicamente han tomado el control del planeta y de sus recursos.

 

La medicina natural como alternativa al corporativismo asesino

Es precisamente por esto que muchas personas se han convertido a los tratamientos de curación de la medicina alternativa, así como a la prevención del cáncer. Gran parte de las cosas que nos rodean, día con día, están asociadas al cáncer. Desde pesticidas, alimentos transgénicos, productos cosméticos, tabaco, wi-fi, telefonía móvil, micro-ondas, y muchas otras.

Esto es algo que no se enfatiza lo suficiente, y siempre parecemos asumir que donando dinero a instituciones de caridad ayudaremos a acabar con el problema, cuando de hecho la realidad es que la transparencia y los intereses de dichos organismos son altamente cuestionables.

Pero los horizontes parecen empezar a abrirse, y muchas personas ya han tenido éxito con tratamientos alternativos naturales, como el de aceite de cannabis en combinación con dietas naturales e incluso incorporados a sus regímenes de quimioterapia.

Las propiedades anti-tuméricas del cannabis han sido demostradas por décadas, y la oficialidad aún condena su uso. Esto es un ejemplo muy claro de la desinformación desligada y los intereses de la élite global que nos manipula y nos mantiene enfermos para lucrar.

 

 

Fuente: Collective-Evolution.

 

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion