Se suele promover el reseteo económico como una operación de liberación ajena al Cártel Bancario. Pero ya desde 1988, la revista globalista de la familia Rothschild, The Economist, anunció la llegada de un sistema monetario mundial que se lanzaría en 2018 y que requeriría “el declive de la economía de los EE.UU. y el dólar para abrir la puerta al reseteo de la economía.” Asimismo, un presidente del Estado Profundo, Bill Clinton, firmó la Ley NESARA en el año 2000. Y en febrero de 2017, uno de los principales promotores de Wall Street, la revista Forbes, respaldó las intenciones de Donald Trump para reemplazar el dólar con oro como la moneda global para hacer que “América vuelva a ser grande”, revelando así sus intenciones de participar en una operación que implica “acondicionar” la Reserva Federal para el reseteo y la vuelta al patrón oro. En este sentido, como advierte el analista Brandon Smith en un artículo titulado “El fin del juego económico continúa”, no parece tan descabellada la idea de que el reseteo monetario global y la transición hacia un eje geopolítico bipolar o tripolar repartido entre Asia y Occidente no sea más que una ilusión vestida de liberación que forma parte de una estrategia de la élite global para echar adelante la agenda de un Nuevo Orden Mundial totalitario. Pues la élite global siempre diseña y financia a todos los bandos involucrados en cualquier guerra o transición económica, y es capaz de manejar cualquier desenlace a su favor de sus intereses mediante el uso de la paradoja y el relevo de linajes y áreas geopolíticas enmascarados a través de la dialéctica hegeliana y la política del cielo. Así lo han hecho a lo largo de toda la historia y hasta el momento no hay elementos suficientes para afirmar que esta vez podría ser de otra manera, por lo que es momento de empujarlos hasta el fondo y jalar la cadena del retrete.

 

A continuación transcribimos la traducción del artículo de Ralph Benko, publicado en la Revista Forbes el 25 de febrero de 2017:

En el discurso del presidente Trump en en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) en Oxon Hill, el 24 de febrero de 2017, hay un párrafo contradictorio e intrigante que la revista Forbes decidió desmontar:

“La cooperación global, tratar con otros países, llevarse bien con otros países es buena, es muy importante. Pero no existe algo así como un himno global, una moneda global o una bandera global. Es a los Estados Unidos de América a quien estoy representando.”

El discurso de Trump es engañoso, observa Forbes, pues hay una moneda global, y se llama “dólar estadounidense.”

La mayoría del comercio internacional tiene un precio en dólares. El sistema monetario internacional de Bretton Woods apostó por el dólar, que luego se definió y convirtió legalmente en oro a $35 / oz, con estatus de moneda global. El entonces ministro de finanzas de Francia, más tarde su presidente, Valéry Giscard d’Estaing, en un gesto de privilegio exorbitante denominó al dólar “moneda de reserva” de su Estado, junto con el oro, como moneda global.

En 1971, el presidente Nixon , bajo la influencia de su secretario del Tesoro, “suspendió temporalmente la convertibilidad del dólar en oro.” Ese cierre resultó duradero en lugar de temporal. El dólar se convirtió, y sigue siendo, la moneda global del mundo.

Así, lo que había sido un “privilegio exorbitante” se convirtió en una responsabilidad tan exorbitante que Wall Street escribió lo siquiente:

“Un sistema monetario basado en una moneda de reserva es insostenible, ya que las reservas en dólares de funcionarios extranjeros (por ejemplo) se adquieren y deben reembolsarse en bienes. En otras palabras, el aumento de las reservas oficiales en dólares es igual a las exportaciones netas del resto del mundo, lo que significa que también debe ser igual a los déficits de pagos internacionales de Estados Unidos, una situación insostenible.”

En otras palabras, si el presidente Trump desea abordar el déficit del comercio de mercancías de Estados Unidos (equilibrado a la perfección, por supuesto, por un superávit de cuentas de capital), descubrirá que permitir que el dólar se utilice como la moneda mundial es el verdadero problema. La carga del dólar como la moneda de reserva internacional, no la manipulación de la moneda por parte de nuestros socios comerciales o los malos tratados, es el verdadero villano en el melodrama en curso de la creación de empleos engañosos.

En el Wall Street Journal, John D. Mueller enúmeró las tres opciones abiertas para el presidente Trump:

“Primero, enredarse con el actual “estándar del dólar”, una posición apoyada por extranjeros resignados y algunos estadounidenses nostálgicos, entre ellos Bryan Riley y William Wilson en la Heritage Foundation, y James Pethokoukis en el American Enterprise Institute.
Segundo, convertir el Fondo Monetario Internacional en un banco central mundial (imprimiendo derechos de giro), como lo propuso Keynes en 1943, Robert A. Mundell desde la década de 1960, y Zhou Xiaochuan en 2009. Inconvenientes: este tipo de norma es altamente política y la asignación de derechos especiales de giro es esencialmente arbitraria, ya que el FMI no produce bienes.
Tercero, adoptar un estándar de oro internacional modernizado, como lo propusieron Rueff en la década de 1960, su protegido Lewis E. Lehrman en 1984, y más tarde Jack Kemp.”

“Enredarse” sería completamente antitético a la promesa de Trump de hacer que América sea grande otra vez. Destruiría su compromiso crucial para hacer que la economía crezca en un 3% +, mucho más rápido que en los últimos 17 años , lo que también es la receta para la creación de empleos sólidos y la movilidad de ingresos para los trabajadores, así como el ingrediente esencial para equilibrar el presupuesto federal mientras se reconstruye la infraestructura y el ejército.

Convertir al FMI en un banco central mundial sería, por supuesto, un anatema para el nacionalismo económico de Trump. Subordinar el dólar a la DEG del FMI sería equivalente a bajar Old Glory y reemplazar la bandera estadounidense con la bandera de las Naciones Unidas en cada asta de bandera en América. Algo inconcebible bajo la administración Trump.

Eso deja a la tercera opción, de “adoptar un estándar de oro internacional modernizado.” A esto hay que agregar, como ha observado el colaborador de Forbes, Nathan Lewis, la eliminación de las barreras fiscales y reglamentarias para el uso del oro como moneda.

Donald Trump muestra una fuerte afinidad por el oro. También ha demostrado una comprensión intuitiva de cómo el estándar de oro fue crucial para haber hecho grande a Estados Unidos:

Solíamos tener un país muy, muy sólido porque se basaba en un estándar de oro’, dijo Trump a la televisión WMUR en New Hampshire en marzo de 2016. Pero dijo que sería difícil recuperarlo porque ‘no tenemos el oro. El oro está en otros lugares.’

Trump también hizo el siguiente comentario a GQ : “Devolver el estándar de oro sería muy difícil de hacer, pero sería maravilloso. Tendríamos un estándar en el que basar nuestro dinero.”

Pero Trump ha sido engañado al creer que “no tenemos el oro y el oro está en otros lugares.” De hecho, los Estados Unidos, Alemania y el FMI juntos tienen casi tanto oro como el resto del mundo combinado y Estados Unidos tiene mucho más que Alemania y el FMI juntos. Tenemos el oro. Recuperar el patrón oro no sería muy difícil de hacer. La intuición política única de Trump de que “solíamos tener un país muy, muy sólido porque estaba basado en un estándar de oro” no es un asunto trivial. Es verdad.

¿Cuál sería el resultado de que Trump siguiera sus instintos y buscara el oro? Prosperidad.

En una entrevista, Alan Greenspan —presidente de Gold Investor y ex presidente de la Reserva Federal— reveló que él siempre “ha considerado que el oro es la principal moneda global”, y que cuando fue presidente de la Reserva Federal “solía testificar ante el congresista estadounidense Ron Paul, quien era un ávido defensor del oro, y tuvimos algunas discusiones interesantes. Le dije que la política monetaria de los EE.UU. intentaba seguir las señales de que se habría creado un patrón oro.”

¿Cómo podría el presidente Trump volver al patrón oro?

Como advirtió Paul-Martin Foss, del Menger Center:

“La Junta de la Reserva Federal tiene actualmente tres vacantes. Si Trump llenara esas vacantes con tres sofisticados defensores del estándar de oro como Lewis E. Lehrman, la Dra. Judy Shelton (quien se desempeñó como asesor en su equipo presidencial de transición económica), el ex candidato presidencial Steve Forbes y John Allison, ex director ejecutivo de BB&T, Trump crearía un súper equipo en la Reserva Federal para restaurar seriamente la prosperidad equitativa.”

Estos nombramientos serían los primeros pasos seguros para salir del estancamiento económico de los Estados Unidos. Esta estrategia podría combinarse con la conformación de un “Equipo B” en la Casa Blanca para planificar la promulgación de la Ley del Estándar de oro de Jack Kemp y la eliminación de las barreras reglamentarias y fiscales para usar el oro como moneda. Y luego veríamos cómo se produce un milagro económico estadounidense.

Señor Presidente: “¿No existe una moneda global?” El dólar es la moneda global. ¿Quiere prosperidad? Preste atención al presidente Greenspan y no solo vea, sino que restaure el oro como la principal moneda global. Presidente Trump: reemplace el dólar con el oro como la moneda global para hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande.

 

Fuentes:

Forbes — President Trump: Replace The Dollar With Gold As The Global Currency To Make America Great Again.

Brandon Smith — La guerra psicológica detrás del colapso económico.

Brandon Smith — El fin del juego económico continúa.

 

Necesitamos tu ayuda...
La demanda de contenido de Mente Alternativa está creciendo, aunque las agencias y redes sociales siguen recortando nuestros ingresos y limitando el alcance de nuestras publicaciones a través de sus algoritmos de censura. Esto hace difícil que podamos continuar haciendo nuestro trabajo. Para mantenernos verdaderamente independientes, necesitamos tu ayuda. No vamos a colocar áreas de membresía en este sitio web, pues queremos que la información llegue a todas partes. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

banner bitcoin