“Un religioso violó a una niña de 7 años cuando la visitó en el hospital después de una operación de amígdalas, mientras que otro obligó a un niño de 9 años a mantener relaciones sexuales de tipo oral y, después, le enjuagó la boca con agua bendita. Los niños fueron violados por vía oral, vaginal y anal.” Con relatos detallados de algunos casos, un informe de más de 1.300 páginas desvela detalles sórdidos de agresiones sexuales perpetradas durante 70 años por alrededor de 300 sacerdotes católicos contra más de 1.000 niños en las diferentes diócesis del estado de Pennsylvania en los EE.UU. El informe es el resultado de una investigación de dos años llevada a cabo por el Gran Jurado de la Fiscalía General de Pennsylvania que también documenta el encubrimiento sistemático de los crímenes por altos funcionarios de la iglesia en Pennsylvania y en el Vaticano. Según fuentes alternativas, no son sólo mil niños los que fueron abusados, sino decenas de miles en tan sólo 70 años, aunque muchas víctimas intimidadas, amenazadas y avergonzadas no se presentaron para denunciar a la Iglesia Católica por temor a represalias del Vaticano y la alguna vez poderosa comunidad católica, que también incluye a la mafia italiana e irlandesa, a menudo utilizada por la Iglesia Católica para silenciar a sus oponentes o para encubrir sus escándalos. El impactante escándalo de abuso infantil en Pennsylvania, que involucra a cientos de sacerdotes y miles de niños, es solo la punta de un inmenso iceberg que llega hasta el Vaticano. Hace mucho tiempo que la Iglesia católica institucionalizó la práctica de encubrir el abuso más vil y horrible contra los niños hasta el punto de volverse expertos en él, permitiendo a sacerdotes pedófilos disfrutar a lo largo de su vida de abusos, sodomía, tortura e incluso asesinatos y sacrificio infantil a nivel mundial, pues estos criminales clericales se desplazan de un lugar a otro para evitar ser expuestos y llevados ante la justicia. Si ellos han podido salirse con la suya ante esta escala de abuso en un país como los EE.UU., imagínense el nivel de impunidad del que gozan en países menos desarrollados de América Central y del Sur, África, Asia, etc. Como ha señalado un investigador de Filadelfia: “matemáticamente, el porcentaje de sacerdotes católicos que han sido expuestos como abusadores y pedófilos indica que es razonable suponer que la gran mayoría de los sacerdotes católicos son pedófilos abusivos y solo una pequeña minoría no está involucrada.” Todo esto se suma a la conclusión ineludible de que la Iglesia Católica es más un club para pervertidos y pedófilos que una verdadera institución religiosa, y que es completamente corrupta y francamente malvada. ¿Cuánto tiempo más podrá sobrevivir una de las instituciones más podridas de la historia de la humanidad, conforme cada vez más víctimas comiencen a buscar justicia obligando a otras jurisdicciones a seguir el ejemplo de Pennsylvania y llevar a cabo las investigaciones pertinentes? Podrían transcurrir algunos años antes que esto suceda, pero parece inevitable que algún día, todo el edificio podrido, incluido el Papa, el Vaticano y todos los cardenales, serán revelados como completamente cómplices y completamente culpables, no solo de abuso infantil y pedofilia en gran escala, sino también de otros crímenes horribles, y que un día, la humanidad podrá liberarse de lo que ha sido una mancha terrible y un mal siniestro que durante casi 2000 años ha hecho mucho más para oprimir y abusar de sus seguidores que cualquier otra organización en la historia de la humanidad postdiluviana.

 

“Violados por vía oral, vaginal y anal”: Documentan abusos de sacerdotes a 1.000 menores en Pensilvania, EE.UU.

Un informe de la Fiscalía General de Pennsylvania (Estados Unidos) describe los abusos que alrededor de 300 sacerdotes cometieron contra más de 1.000 niños en las diferentes diócesis de ese estado y contiene relatos detallados de algunos casos.
Ese texto contiene más de 1.300 páginas y se basa en la revisión de medio millón de documentos internos de diferentes diócesis que “contienen alegaciones creíbles” contra los sacerdotes acusados.

Por ejemplo, un religioso habría violado a una niña de 7 años cuando la visitó en el hospital después de una operación de amígdalas, mientras que otro habría obligado a un niño de 9 años a mantener relaciones sexuales de tipo oral y, después, le habría enjuagado la boca con agua bendita.

La Procuraduría de Pensilvania también estima que algunos curas se coordinaron para perpetrar agresiones sexuales en las que habrían empleado “látigos, violencia y sadismo” contra sus víctimas.

Durante una rueda de prensa que ofreció el pasado 14 de agosto, el fiscal general de esa región estadounidense, Josh Shapiro, destacó que todos estos hechos tuvieron lugar con “el encubrimiento sistemático de altos funcionarios de la Iglesia en Pensilvania y en el Vaticano” y explicó que los agresores “no solo enseñaron a los niños que ese abuso era normal, sino que era sagrado.”

 

 

Forzados a beber alcohol y ver pornografía

Como ejemplo, Josh Shapiro cita que algunos implicados se aprovecharon de la fe de los menores y justificaron sus agresiones con el argumento de que “la Virgen María tuvo que lamer a Jesús para limpiarlo tras nacer.”

Asimismo, el informe detalla cómo se produjeron varios casos: “Algunos de ellos fueron forzados a beber alcohol o ver material pornográfico. Se les obligó a masturbar a a sus agresores o fueron manoseados por ellos. Otros fueron violados por vía oral, vaginal o anal.”

Ese documento refleja la seria sospecha que podrían ser “miles” los menores cuyos registros se perdieron o que temieron denunciar estas situaciones. Por su parte, el diario estadounidense The Washington Post destaca que es la investigación más completa jamás realizada en EE.UU. sobre violaciones cometidas en el marco de la Iglesia católica, una labor de 18 meses que incluyó pesquisas sobre ocho diócesis de Pennsylvania, aunque las responsabilidades no se limitan a ese estado.

 

 

‘Las víctimas son muchas más, pero la Iglesia Católica está encubriendo el escándalo’

Según el informante Leo Zagami, no son mil niños los que fueron abusados, sino miles más tan sólo durante 70 años, y esto sucedió porque muchas víctimas embrutecidas no se presentaron para denunciar a la Iglesia Católica por temor a represalias del Vaticano y la alguna vez poderosa comunidad católica, que también incluye a la mafia italiana e irlandesa, a menudo utilizada por la Iglesia Católica para silenciar a sus oponentes o para encubrir sus escándalos. Los obispos católicos estadounidenses que ahora expresan “vergüenza y dolor” por este nuevo capítulo del interminable escándalo de pedofilia, son desafortunadamente los mismos hipócritas que alguna vez ayudaron al encubrimiento con la ayuda de criminales. “Ha habido otros informes sobre abuso sexual infantil dentro de la iglesia católica, pero nunca a esta escala”, declararon los miembros del jurado sorprendidos.

La Iglesia Católica se vio obligada a revelar que hay miles de víctimas más, como admitió el gran jurado ante el público. Es una situación muy delicada para ellos, pues se trata de un encubrimiento masivo orquestado por la jerarquía católica en Pensilvania que si se revelara completamente podría poner en peligro la existencia misma de la Iglesia Católica en los EE.UU. Esta es otra posible razón por la que Infowars, el principal medio alternativo de noticias que ha estado investigando el mal de la Iglesia Católica en los últimos años, haya sido eliminado por Facebook, Youtube y Google, ya que la mafia corporativa global considera a Alex Jones como una gran amenaza para los jesuitas del Nuevo Orden Mundial.

 

Por todo esto, convocamos a la gente a seguir los siguientes pasos

1. Hacer circular las listas de ITCCS de sacerdotes católicos culpables y sus cómplices, y educar a sus vecinos y conocidos acerca de la verdad.
2. Protestar fuera y dentro de sus iglesias católicas locales y distribuir y hacer cumplir la Orden de Nulificación Papal que prohibe a cualquiera ayudar o financiar a la iglesia romana católica.
3. Unirse o asistir a nuestras Unidades de Acción Directa para detener, procesar y desterrar a abusadores de niños comprobados o bajo sospecha en iglesias católicas de sus comunidades. Para hacerse voluntario, contactar: [email protected]
4. Exigir que su gobierno cancele el estatus de exención de impuestos de caridad para la iglesia católica romana en su país, y que expulse al Nuncio Papal del Vaticano como agente de un poder criminal foráneo.

Aboliendo el Poder Criminal Truhán conocido como Iglesia de Roma:
Una Respuesta legal Internacional del Tribunal Internacional para Crímenes de la Iglesia y el Estado (ITCCS). 
Emitido por la Oficina Central de ITCCS,
Bruselas, a 16 de mayo de 2017.

 

Fuentes:

Office of Attorney General — Pennsylvania Diocese Victims Report.

The Washington Post — More than 300 accused priests listed in Pennsylvania report on Catholic Church sex abuse.

RT — “Violados por vía oral, vaginal y anal”: Documentan abusos de sacerdotes a 1.000 menores en EE.UU.

Veterans Today — New Pedophile Revelations: How Much Longer Can the Catholic Church Survive?

Leo Lyon Zagami — Could this be the end of the Catholic Church in America?

 

Necesitamos tu ayuda...
La demanda de contenido de Mente Alternativa está creciendo, aunque las agencias y redes sociales siguen recortando nuestros ingresos y limitando el alcance de nuestras publicaciones a través de sus algoritmos de censura. Esto hace difícil que podamos continuar haciendo nuestro trabajo. Para mantenernos verdaderamente independientes, necesitamos tu ayuda. No vamos a colocar áreas de membresía en este sitio web, pues queremos que la información llegue a todas partes. Por favor considera hacer una donación, por pequeña que sea. Para donar has click aquí.

banner bitcoin