Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Estudio publicado por The Lancet concluye que el Covid-19 no se originó en el mercado húmedo de Wuhan

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



[Nota del editor: En un artículo publicado el 24 de enero de 2020 en la revista médica británica The Lancet, un grupo de científicos concluye que el mercado húmedo no fue el origen del Covid, que como se sabe por otras fuentes ya estaba en Italia en septiembre de 2019.

Ya se ha demostrado cómo los charlatanes del Imperial College de Londres se apoderaron del control de las políticas que han aplicado EE.UU., Reino Unido y la UE ante la pandemia, las cuales hoy hasta la ONU ha acusado. Una investigación publicada por Americans for Innovation, en marzo de 2020, trazó los vínculos entre el coronavirus, la Pilgrims Society y el Instituto Pirbright de la corona británica, que es la principal impulsora —a través del Príncipe de Gales— de lo que llama la “solución” a la crisis sanitaria del Covid-19 o “Gran Reseteo”.

En el siguiente artículo, Michael Steger, de LaRouche PAC, explica cómo el zoólogo británico Peter Daszak, quien arruinó la investigación del COVID de la OMS en China, no le hace la pelota a China, como muchos piensan, sino que en realidad es el típico ecologista maltusiano y agente de la Corona británica que uno suele ver infiltrado por ahí. En pocas palabras: un camino más que conduce a la nobleza anglo-veneciana que controla occidente a través de uno de sus epicentros en Londres. Tal vez hasta la propia China debería tomar nota de esto.]

 

 

Por Michael Steger

Ni los CDC de China están de acuerdo con la hipótesis principal del equipo de investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que el mercado húmedo de Wuhan sigue siendo el origen más probable de la pandemia de COVID. Un equipo de científicos chinos, en un artículo publicado el 24 de enero de 2020 en la revista médica británica The Lancet, concluye que el mercado húmedo no fue el origen.

En el centro del equipo de investigación de la OMS, y reportado como el representante “estadounidense” (aunque no hay americanos en el equipo), está el zoólogo británico y reconocido experto en ranas Peter Daszak. Poco después del brote en China, hace ya más de un año, Daszak dirigió un equipo para publicar un artículo en la revista The Lancet del 19 de febrero de 2020 que decía

“Nos unimos para condenar enérgicamente las teorías conspirativas que sugieren que el COVID-19 no tiene un origen natural”.

 

La revista Boston City Life, en un artículo publicado el 9 de septiembre de 2020, lo recogía así:

“Antonio Regalado, editor de biomedicina de MIT Technology Review, lo dijo más claramente. Si resulta que el COVID-19 procede de un laboratorio, tuiteó, ‘destrozaría el edificio científico de arriba abajo’”.

 

Daszak es beneficiario de millones de dólares en subvenciones de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) para investigar los coronavirus de los murciélagos. También ha sido un conducto clave para las pruebas de ganancia de función entre Estados Unidos y China, es decir, la investigación Frankenstein para crear virus patógenos mortales, en nombre de Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos. Los beneficios de los experimentos de ganancia de función han sido considerados dudosos en el mejor de los casos por un número creciente de científicos estadounidenses.

Hay muchas razones para sospechar que el Instituto de Virología de Wuhan desempeñó un papel en la propagación del SAR-COV 2. La ciencia, la historia y los argumentos plausibles están bien documentados. Para los curiosos, la publicación del New York Magazine del 4 de enero de 2021 es exhaustiva, y el artículo de Latham, et al., es bueno en cuanto a referencias científicas, al igual que el trabajo de Deigin y el de Chan.

Sin embargo, por mucho que los críticos consideren que Daszak le hace la pelota a China, en realidad es el típico agente de la Corona británica y ecologista maltusiano. Quizás China debería tomar nota. Después de llegar a Estados Unidos y ser voluntario del CDC, se unió y dirigió el Consorcio de Medicina de Conservación (CCM) a partir de 2004.

El CCM, y su sucesor, EcoHealth Alliance, es un brebaje posmoderno que combina el ecofascismo y la salud pública. CCM trabaja para impedir el desarrollo de nuevos proyectos de infraestructura dentro de las naciones empobrecidas para ostensiblemente “detener la propagación de enfermedades”. Esto significa que impiden el desarrollo de proyectos de energía, agua y saneamiento, que son la base del milagro de la salud pública moderna. En su lugar, el CCM busca cultivar un catálogo de nuevos virus potenciales mientras protege sus reservorios naturales.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Esto es lo que dice su propio sitio web:

“Los animales salvajes como los murciélagos y los roedores son el reservorio natural de los patógenos zoonóticos y han sido portadores de estos patógenos durante miles de años. Ellos no son los culpables de la aparición de estas enfermedades; son los seres humanos los responsables de alterar el entorno y de aumentar el contacto y el conflicto con estas importantes especies.”

 

El CCM también hace hincapié en los murciélagos, especialmente en el sudeste asiático y el sur de China, ¡incluyendo cómo convivir con ellos!

En 2010, el Consorcio de Medicina de la Conservación de Daszak se unió a la Royal Society of Wildlife Trust, creada inicialmente por Gerald Durrell con el nombre de The Wildlife Preservation Trust en 1963, y cuyo símbolo es el pájaro Dodo, que todavía se gestiona desde la isla del Canal de la Corona, Jersey. La Royal Society of Wildlife Trust, creada en 1999, es ahora una organización de cuarenta y seis fideicomisos de vida silvestre diferentes operados desde las Islas del Canal de la Corona, Man y Alderney.

La operación Durrell, antes y ahora, ha sido apadrinada por la princesa Ana, hija mayor de la Reina, que celebró sus cuarenta años de apoyo a este proyecto eugenésico inspirado en Huxley con un acto en la isla de Jersey en 2012.

Esta unión de CCM y Wildlife Preservation se convirtió en EcoHealth Alliance, que a su vez se ha convertido en un importante conducto para la actividad eco-spook dirigida por la Corona británica, especialmente entre Estados Unidos y China, con Daszak como titular.

Daszak desempeña un papel social clave en la orquestación de la “preparación para la pandemia”, que en el mundo físico real significaría el desarrollo de una tecnología de vacunas segura y avanzada, capacidad médica redundante y sistemas de infraestructura avanzados. Pero en el mundo del “lenguaje científico”, significa inventar nuevos virus patógenos en los laboratorios. Daszak tiene claros vínculos con Shi Zengli, el famoso investigador de murciélagos del laboratorio de Wuhan que investigó la cepa más parecida al COVID (conocida como RaTG13), a partir de muestras que se encontraron en una cueva de murciélagos, así como dentro de cuatro mineros infectados, y que mataron a uno, en la provincia de Yunnan en 2012. Daszak está vinculado a Fauci a través de la financiación, y ayudó a canalizar dinero al Instituto de Virología de Wuhan en nombre de los NIH de Fauci. Daszak también está vinculado a Ralph Baric en la Universidad de Carolina del Norte, especializado en pruebas de ganancia de función, y a Jonna Mazet del programa PREDICT de Obama, que forma parte de la operación de “preparación para la pandemia”.

En realidad, Daszak no es más que otra rana sentada en el nido del pantano globalista. Lo que criaturas como Daszak y sus patrocinadores de la Corona pretenden destruir es el verdadero proceso de desarrollo científico e industrial a escala nacional y mundial. En resumen, cualquier nación que quiera sobrevivir rechazará todos los aspectos del globalismo y su impulso intrínseco al ecofascismo, y eliminará el papel de aquellos como Daszak y EcoHealth Alliance de socavar la política económica real.

 

Charlatanes del Imperial ‎College controlan las políticas que aplican EEUU, Reino Unido y la UE con respecto al COVID-19

 

Ciencia real

Tanto si el virus se filtró como si se produjo de forma natural, fue el régimen globalista de la Corona, al igual que los de Davos, el que se benefició de su armificación. Pero, el intento de controlar las poblaciones es mucho más profundo que los orígenes del COVID. La capacidad de llevar a cabo una estafa de este tipo -ya sea con el cambio climático, o los bulbos de tulipán, o la histeria del COVID- se basa en la destrucción de la ciencia real y de los poderes creativos del pensamiento humano en general.

Ninguna comunidad científica alfabetizada toleraría que un Daszak se hiciera pasar por funcionario de salud pública. De hecho, la respuesta sesgada, pesada y anticientífica del COVID sólo ha sido posible gracias a la amplia aceptación de los modelos de previsión lineal de académicos desacreditados como el británico Neil Ferguson, del Imperial College de Londres, o el Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington/Fundación Gates.

Estos modelos se utilizan ampliamente en todos los campos científicos, desde la cosmología hasta el cambio climático -y a menudo se utilizan conscientemente para instigar la histeria y el control social- y los métodos subyacentes de los modelos de predicción lineal se basan en supuestos no probados y no tienen ninguna conexión real con la realidad física. Si se descubriera a los practicantes de este método fraudulento, se haría añicos el edificio pseudocientífico de arriba a abajo. (Para más información sobre el fraude de la previsión lineal, y un debate sobre la verdadera ciencia de la previsión, véase este documento de Lyndon LaRouche).

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Es el intento de toma de posesión ideológica de la ciencia real lo que presenta la mayor amenaza para nuestra civilización, y esto tiene consecuencias mucho mayores en la Tierra que las que podría tener el dióxido de carbono o el coronavirus.

Considere lo que llaman “ética” en cualquier universidad hoy en día: “¿Imagina que estás en un tranvía y estás a punto de atropellar a cuatro personas, o que puedes redirigir la vía y matar sólo a una? ¿Qué eliges, y por qué?”.

Los degenerados británicos, como la Sra. Foot del infame Problema del Trolebús, han llegado a dominar la pseudociencia americana en los campus universitarios, y su programa ideológico pretende nada menos que destruir el genio y la creatividad del espíritu americano de la industria y la ciencia, y sustituirlo por ideologías apocalípticas, donde lo único que se puede hacer es mitigar el sufrimiento. Pensemos en supuestos expertos como John Kerry sobre el cambio climático o Anthony Fauci sobre el COVID.

Este adoctrinamiento duro comenzó con el intento directo de los demagogos británicos de principios del siglo XX, como Bertrand Russell, que coescribió un libro entero en 1910, Principia Mathematica, tratando de demostrar que uno más uno es igual a dos a través de la lógica abstracta, todo con la esperanza de destruir el pensamiento científico real y sustituirlo por modelos matemáticos lineales. Russell estaba estrechamente vinculado a eugenistas como Julian Huxley, y dijo lo siguiente en su “Impacto de la ciencia en la sociedad” en 1952

“Cabe esperar que, con el tiempo, cualquiera sea capaz de persuadir a cualquier persona de cualquier cosa si logra captar al paciente joven y el Estado le proporciona dinero y equipo. Este tema avanzará mucho cuando sea abordado por los científicos bajo una dictadura científica…. Los psicólogos sociales del futuro dispondrán de una serie de clases de escolares en las que probarán diferentes métodos para producir una convicción inamovible de que la nieve es negra. Pronto se llegará a varios resultados. Primero, que la influencia del hogar es obstructiva. Segundo, que no se puede hacer mucho a menos que el adoctrinamiento comience antes de los diez años. Tercero, que los versos musicalizados y entonados repetidamente son muy efectivos. Cuarto, que la opinión de que la nieve es blanca debe ser sostenida para mostrar un gusto morboso por la excentricidad. Pero me anticipo. Corresponde a los futuros científicos precisar estas máximas y descubrir exactamente cuánto cuesta por cabeza hacer creer a los niños que la nieve es negra, y cuánto menos costaría hacerles creer que es gris oscuro. Aunque esta ciencia se estudiará con diligencia, estará rígidamente confinada a la clase gobernante. No se permitirá que el pueblo sepa cómo se han generado sus convicciones. Cuando la técnica se haya perfeccionado, todo gobierno que haya estado a cargo de la educación durante una generación podrá controlar a sus súbditos con seguridad sin necesidad de ejércitos ni policías.”

 

Y más adelante en esa misma obra

“Hay otros (medios), que, uno debe suponer, los opositores al control de la natalidad preferirían. La guerra, como he comentado hace un momento, ha sido hasta ahora decepcionante en este sentido, pero quizás la guerra bacteriológica pueda resultar más eficaz. Si se pudiera propagar una peste negra por todo el mundo una vez en cada generación, los supervivientes podrían procrear libremente sin que el mundo se llenara demasiado. No habría nada en esto que ofendiera las conciencias de los devotos o que frenara las ambiciones de los nacionalistas. La situación podría ser algo desagradable, pero ¿qué importa? A las personas realmente elevadas les es indiferente la felicidad, especialmente la de los demás.”

 

Contrasta esto con el espíritu estadounidense visto durante la Gran Depresión con la Autoridad del Valle del Tennessee, entonces la Octava Maravilla del Mundo, o durante los años de guerra con científicos como Vannevar Bush en el MIT, el Proyecto Manhattan y el Arsenal de la Democracia. Se manifestó de nuevo con el programa lunar Apolo de Kennedy, y con la Operación Velocidad Warp del presidente Trump para un avance en la tecnología de las vacunas, y su regreso a la Luna con el proyecto Artemis de la NASA. Esta es la actitud estadounidense de poder hacer, que resuelve los problemas del mundo real con ideas, descubrimientos e inventos totalmente nuevos.

Los británicos y sus acólitos aduladores en las universidades estadounidenses han pretendido sustituir este espíritu prometeico por una perspectiva aristotélica medieval de muerte mórbida y control social, y han estado trabajando para ello durante más de un siglo. Con operaciones psicológicas como el Rusiagate, el Covidgate, el cambio climático o el fraude electoral, no hacemos más que ver las secuelas de este programa de un siglo.

En resumen, necesitamos un cambio fundamental en la institución de la ciencia. Con el descubrimiento del fuego, el desarrollo económico se convirtió en el “rey de las ciencias”, y sin esa devoción la verdadera ciencia es imposible. Sin un compromiso moral con el futuro de la humanidad, no puede haber verdadera ciencia, sólo “lenguaje científico”.

Reconocer los abrumadores beneficios para la humanidad -y para el propio universo a través de la exploración de la humanidad- de avances como la industrialización, el uso de combustibles fósiles para obtener abundante electricidad, los sistemas avanzados de agua, el uso a gran escala de la fisión nuclear y, eventualmente, de la energía de fusión, así como la colonización extraplanetaria, es la prueba de fuego para cualquier científico de verdad, hoy y siempre. Lo demás es pseudociencia.

Que los señores de las moscas vivan con las ranas, o los murciélagos si lo prefieren. Los demás tenemos que descubrir algo.

 

Los vínculos entre el coronavirus, la Pilgrims Society y el Instituto Pirbright de la corona británica

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuente:

LaRouche PAC — The Fanatical Frogman Who Stunk Up WHO’s China COVID Investigation.

 

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Una “nueva” propuesta de la administración Biden para crear una agencia federal centrada en la salud, siguiendo el modelo de DARPA, no es lo...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un documento publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos [1], instruye...

Ciencia y Tecnología

Durante el brote de SARS en 2003, China combinó eficazmente la medicina convencional con la medicina tradicional china, también conocida como MTC. Debido a...

Ciencia y Tecnología

Por Filippa Lentzos y Guy Reeves Una vez que se apruebe la vacuna contra el COVID-19 para su uso público, las autoridades de todo...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon