Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Estudio: Los trabajadores sanitarios totalmente vacunados tienen una carga viral 251 veces mayor y suponen una amenaza para los pacientes y compañeros de trabajo no vacunados

Un estudio en preimpresión del Grupo de Investigación Clínica de la Universidad de Oxford, publicado el 10 de agosto en The Lancet, descubrió que los individuos vacunados llevan 251 veces más carga de virus COVID-19 en sus fosas nasales en comparación con los no vacunados. El estudio aún no ha sido revisado por pares.

 

 

Por Peter A. McCullough, M.D., MPH

Un innovador estudio del prestigioso Grupo de Investigación Clínica de la Universidad de Oxford, publicado el 10 de agosto en The Lancet, incluye hallazgos alarmantes y devastadores para la implantación de la vacuna COVID.

El estudio encontró que los individuos vacunados llevan 251 veces más carga de virus COVID-19 en sus fosas nasales en comparación con los no vacunados.

 

Estudio: Los trabajadores sanitarios totalmente vacunados tienen una carga viral 251 veces mayor y suponen una amenaza para los pacientes y compañeros de trabajo no vacunados

 

Al mismo tiempo que modera los síntomas de la infección, la vacuna permite a los individuos vacunados portar cargas virales inusualmente altas sin enfermar al principio, lo que los transforma potencialmente en superdifusores presintomáticos.

Este fenómeno puede ser el origen de los impactantes repuntes posvacunación en poblaciones fuertemente vacunadas en todo el mundo.

Los autores del artículo, Nguyen Van Vinh Chau et al, demostraron el fracaso generalizado de la vacuna y la transmisión en circunstancias estrictamente controladas en el cierre de un hospital en Ciudad Ho Chi Minh (Vietnam).

Los científicos estudiaron a trabajadores sanitarios que no pudieron salir del hospital durante dos semanas. Los datos mostraron que los trabajadores totalmente vacunados – unos dos meses después de la inyección con la vacuna Oxford/AstraZeneca COVID-19 (AZD1222) – adquirieron, portaron y presumiblemente transmitieron la variante Delta a sus colegas vacunados.

Es casi seguro que también transmitieron la infección Delta a personas susceptibles no vacunadas, incluidos sus pacientes. La secuenciación de las cepas confirmó que los trabajadores se transmitieron el SARS-CoV-2 entre sí.

Esto concuerda con las observaciones de Farinholt y sus colegas en Estados Unidos, y es congruente con los comentarios del director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, quien admitió que las vacunas COVID-19 no han logrado detener la transmisión del SARS-CoV-2.

El 11 de febrero, la Organización Mundial de la Salud indicó que la eficacia de la vacuna AZD1222 era del 63,09% contra el desarrollo de la infección sintomática por el SARS-CoV-2. Las conclusiones del documento de Chau respaldan las advertencias de los principales expertos médicos de que la inmunidad parcial y no esterilizante de las tres vacunas COVID-19, notoriamente “permeables”, permite el transporte de 251 veces la carga viral del SARS-CoV-2 en comparación con las muestras de la época anterior a la vacunación en 2020.

Así pues, tenemos una pieza clave del rompecabezas que explica por qué el brote de Delta es tan formidable: los vacunados en su totalidad están participando como pacientes de COVID-19 y actuando como poderosos superdifusores de la infección al estilo de Typhoid Mary.

Los individuos vacunados están lanzando explosiones virales concentradas en sus comunidades y alimentando nuevas oleadas de COVID. Los trabajadores sanitarios vacunados están infectando casi con toda seguridad a sus compañeros de trabajo y a los pacientes, causando terribles daños colaterales.

Continuar con la vacunación sólo empeorará este problema, especialmente entre los médicos y enfermeras de primera línea que atienden a pacientes vulnerables.

Los sistemas sanitarios deberían abandonar inmediatamente los mandatos de vacunación, hacer un balance de los trabajadores recuperados de la COVID-19 que son robustamente inmunes al Delta y considerar las ramificaciones de sus actuales trabajadores sanitarios vacunados como amenazas potenciales para los pacientes y compañeros de trabajo de alto riesgo.

 

Estudio publicado por Nature dice que los vacunados pueden desempeñar un papel clave en la evolución de nuevas ‘variantes’ de COVID

 

 

Fuentes:

Nguyen Van Vinh Chau, et al: Transmission of SARS-CoV-2 Delta Variant Among Vaccinated Healthcare Workers, Vietnam; 10 de agosto de 2021, en SSRN.

The Defender: Study: Fully Vaccinated Healthcare Workers Carry 251 Times Viral Load, Pose Threat to Unvaccinated Patients, Co-Workers.

Contenidos

Por Mente Alternativo Active Measures obtuvo imágenes del ex primer ministro británico Boris Johnson alabando al batallón neonazi ucraniano Azov. Johnson además pidió que...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Se han notificado enfermedades desmielinizantes inflamatorias del sistema nervioso central (IDD del SNC) relacionadas con la vacuna COVID-19. En un estudio...

Ciencia y Tecnología

Masanori Fukushima, profesor emérito de la Universidad de Kioto, ha descrito así el programa de vacunación masiva contra el Covid: “Me atrevo a decir...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa La vacuna contra el Covid de Oxford-AstraZeneca está siendo retirada a nivel mundial, meses después de que el gigante farmacéutico admitiera...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram